Burgos: Día 1.

Publicado en: Burgos | 14

 

    Cuando decidí cual sería el destino para el regalo de cumpleaños de Rubén, ni por un momento imaginé que la provincia de Burgos me iba a sorprender tanto como lo hizo, y no os engaño cuando os digo que ninguna foto de las que había visto antes de viajar hasta allí, me mostró realmente lo que me encontré: Una provincia cargada de pueblos con encanto, de zonas de belleza incalculable, pueblos encastrados en la roca, colgados de las montañas, el verde contrastando con las rocas, agua por todos lados,… esto fue lo que nos encontramos en Las Merindades.

 

las merindades burgos

Habíamos llegado a Burgos la noche anterior. 3 horas y media de trayecto nos esperaban por delante cuando el navegador del coche le quitó el encanto a mi regalo de cumpleaños. En los cumpleaños nos solemos regalar una escapada a algún lugar con encanto, y no le suelo decir el destino final cuando salimos en el coche. En este caso, el navegador metió la pata y justo cuando nos disponíamos a salir comenta “iniciando ruta hacia Burgos”. Fin de la sorpresa. Al menos hizo que nos riéramos a carcajadas y esta vez no tuve que oír, como el año anterior cuando salíamos hacia Pamplona, el “no sé si lo sabes, pero en Burgos ya he estado” y aunque sí que había estado, su visita había sido muy fugaz, con lo que estaba contento por volver. Menos mal.
Después de desayunar en la plaza de la Catedral de Burgos, iniciamos nuestro recorrido hacia las Merindades.

 

Las Merindades es una comarca del Norte de Burgos que limita con Cantabria, Vizcaya y Álava. En el trayecto hacia nuestro primer destino del día ya me doy cuenta de cuanto me va a gustar Burgos. De echo, creo que me va a encantar y es que la misma carretera, pasando por parajes tan verdes, contrastando con las rocas kársticas que dan ese aspecto tan … “¿roto?”. En fin, que iba maravillada con el paisaje, queriendo detener el coche en cada rincón cuando por fin llegamos al Ojo Guareña. Las Cuevas de Ojo Guareña están formadas por más de 100 km de túneles subterráneos de los que más de 89 están conectados entre si. Se trata del sistema kárstico más grande de España y uno de los más grandes de Europa. Su interés no solo radica en esto sino que en su interior se han encontrado numerosas especies de invertebrados de los cuales 16 son únicos en el mundo.

De los 100km de canales y las 18 cuevas que existen en el complejo, solo son visitables unos 400 metros de canal y la Cueva o Ermita de San Bernabé.

La duración de la visita es de unos 45 minutos en los que pasas, tras la visualización de un vídeo donde se muestra parte de la historia y formación de los canales, por unos 400 metros de canal, donde el guía te explica como se formo, por donde pasaba el agua y como fue utilizada por distintas civilizaciones desde el Paleolítico hasta la Edad Media.

El Precio conjunto de la Cueva y la Ermita  de San Bernabé es de 3.5 euros y si solo quieres visitar la Ermita son 2.5 euros, pero merece la pena hacer la visita completa.

ojo guareña burgos

La Ermita de San Bernabé está ubicada en una de las entradas del complejo de Ojo Guareña, y se aprovechó la bóveda de una cueva para general la Ermita. En su interior se encuentra una talla de San Tirso y está decorada con pinturas con distintas viñetas de la vida de San Bernabé. El interior llama la atención por su austeridad y por el colorido de las pinturas realizadas sobre la bóveda de la cueva. No hay un solo hueco sin pintar.

 

Un poco más abajo de la Ermita, a unos 60 metros (está señalizado) se encuentra el “Ojo” o Sumidero del río Guareña.

 

complejo karstico ojo guareña burgos

 

Después de quedarnos totalmente sorprendidos con la belleza de Ojo Guareña y el entorno al mismo, continuamos el camino hacia nuestro próximo destino: Puentedey. Se encuentra localizado al norte de Burgos, en la merindad de Valdeporres y es una imagen muy conocida de esta provincia. Un puente natural de roca sobre el rio Nela deja impresionados a quienes pasamos por aquí. El nombre proviene de “Puente de Dios” ya que se cree que este puente fue una obra divina.

 

Cuanto más nos movíamos por la provincia más nos estaba gustando y sorprendiendo. Desde luego, ni en mi sueños, hubiera imaginado que Burgos escondiera tantos secretos y tantos lugares únicos. Pero la cosa no quedaba aquí.

puentedey burgos

 

Muy cerca de Puentedey se encuentra la Cascada de la Mea, y como no era una ruta nada larga y estaba muy cerca de la zona donde se deja el coche decidimos dar el paseo, pero encontramos la cascada totalmente seca, así que con nuestro gozo en un pozo y dimos la vuelta.

 

cascada de la mea burgos

Situación de la Cascada, totalmente seca

 

Nuestro siguiente destino: Monasterio de Santa María de Rioseco, donde nos llevamos otra desilusión porque para poder visitarla es necesario concertar cita previa, algo que evidentemente no sabíamos con anterioridad, así que nos quedamos con las ganas de entrar. No obstante dimos una vuelta por los alrededores, que aunque nos supo a poco, nos hizo tener una idea general de lo que se escondía tras sus muros.

 

El Monasterio de Rioseco se encuentra en el Valle de Manzanedo, a orillas del río Ebro. Se trata de las ruinas del antiguo monasterio del S. XIII. Hoy en día se encuentra en la lista Roja de patrimonio en peligro, dado su estado de abandono. No obstante distintas instituciones sin animo de lucro, lo están intentando recuperar.

 

 monasterio de santa maria de rioseco burgos
Muy cerca del Monasterio encontramos otra joya escondida, el Eremitorio de San Pedro de Argés. Tras dejar el coche en un aparcamiento situado justo en el desvío hacia el pueblo de Argés, encontramos la señalización que nos indica que a escasos 100 metros se encuentra el Eremitorio.

 

Se trata de una iglesia rupestre románica, también conocida como “Cueva de los gitanos”. Su año de construcción es muy difícil de datar dado el mal estado de conservación,  pero se cree que una primera fase fue construida durante los S. IX o X, cuando proliferaban las iglesias y monasterios, en pleno proceso de repoblación de la zona. Una segunda parte se cree que fue construida como ampliación en el S. XII. Lo que se conserva hoy en día es poco y muy erosionado, ya que se encuentra escavado en arenisca.

 

 Eremitorio de San Pedro de Argés 2

 

Eremitorio de San Pedro de Argés

 

Siguiente destino: Orbaneja del Castillo. Cuando llegamos a la entrada del pueblo me quedé. literalmente, con la boca abierta. Si mirabas a un lado veías las piscinas de agua totalmente turquesa, y si mirabas hacia el otro, divisabas un pueblo totalmente colgado de la montaña, del que salía de sus entrañas una cascada de agua.

 

orbaneja del castillo burgos

orbaneja del castillo burgos 2

 

Aquí me di cuenta de la cantidad de veces que había visto este pueblo en internet, fotos que me habían llamado la atención y que jamás hubiera ubicado en Burgos. Pero aquí estábamos, ante este pueblo encantador y fotogénico en el que no solo gastamos cientos de fotos, sino que me armé de valor, me descalcé y metí mis pies en el agua helada.

 

Pasamos unas horas en el pueblo, paseamos por sus calles, nos sentamos en una terraza y aprovechamos para picar algo, ascendimos por un camino hasta ver el pueblo en todo su esplendor y entramos en una cueva. La verdad que el pueblo entero es como para perderse. Aquí comentamos por primera vez la posibilidad de volver en un futuro a esta zona, para poder disfrutarla como se merecía. Quedarnos en una casa rural, poder realizar senderismo y estar unos días en consonancia con esa tranquilidad.

 

orbaneja del castillo burgos 3

 

Vistas de la plaza del pueblo donde comimos, con este espectacular paisaje ante nosotros:

 

callejeando por orbaneja del castillo

 

El río pasa por el medio del pueblo y por el medio del mismo desciende en forma de cascada. Espectacular.

 

callejeando por orbaneja del castillo burgos

 

Creo que me quedo corta al intentar explicar la belleza que encontramos en toda la zona, y pasando por la carretera nos apetecía para en cualquier sitio solo por contemplar las formaciones que iba dejando el Ebro al erosionar toda la zona. Encontramos un montón de señales de ruta de senderismo que nos apetecería hacer, con los caminos escavados en la misma roca. Estamos en las Hoces del Alto Ebro  y Rudón. Un lugar, desde luego, para volver.

 

Nuestro siguiente destino era Pesquera del Ebro, en pleno cañón del Ebro. En su centro histórico destaca la Iglesia de San Sebastian, donde fue sepultado el militar Merino, que venció a los galos en la batalla de San Quintín

 

iglesia de pesquera del ebro burgos
Iglesia de San Sebastian.

 

De Pesquera del Ebro destaca, sobre todo, su puente medieval, perfectamente conservado.

 

puente de pesquera del ebro burgos

Puente y Ermita de San Antonio

 

En el camino que nos llevó a Valdelateja no pudimos contenernos, aparcamos el coche en el arcén y caminamos para observar el cañón del Ebro, que impresionaba por su altura, por sus cortantes precipicios, por sus miradores que nos dejaron con los ojos como platos.

cañones del ebro burgos

Cuando llegamos a Valdelateja empezaba a llover y nos dio mucha pena, porque decidimos concluir con las visitas a la zona, dejando en el tintero subir hasta el Castillo, un cerro que fue antiguo castro prerromano. Aquí fueron decapitadas en época romana las santas Centola y Elena y cuenta la leyenda que si pasas un pañuelo por la piedra sobre la que fueron decapitadas con el paso del tiempo se vuelve rojo. Actualmente, en esta zona, se erige una ermita en nombre de las dos santas.

 

valdelateja burgos

 

El final del día lo dedicamos a celebrar el cumpleaños de Rubén y para ello escogimos un buen restaurante: El 24 de la Paloma, en el que cenamos muy bien. Un magret de pato, steak tartar de potro que según nos comentaron había ganado un premio recientemente (yo no lo probé, que estas cosas no me gustan, pero según Rubén estaba buenísimo) todo ello con un buen vino de Rivera del Duero. Dos entrantes, los postres y el café fue nuestra suculenta cena.

 

 cenando en 24 de la paloma burgos

 

El hotel escogido esta vez fue el Abba Burgos. Me llamó la atención que los precios de los hoteles en la zona eran más bajos de lo que yo me imaginaba así que esta vez escogimos un cuatro estrellas ubicado en pleno centro histórico de Burgos y con buenas vistas de la Catedral.

 

habitación abba burgos

 

vistas desde la habitacion abba burgos

 

Esto fue lo que dio de si nuestro primer día en Burgos, pero todavía quedaban dos más.

          BURGOS
– Día 1: Ojo Guareña, Puentedey, Monasterio de Santa María de Rioseco,…
Día 2: Tobera, Frías, Oña…
Día 3: La Catedral de Burgos.

 

14 Comentarios

  1. Mis viajes y sensaciones
    | Responder

    Preciosas fotos! hace años realizamos este viaje por las merindades, nos sorprendió muchísimo. La visita a ojo guareña no la realizamos por falta de tiempo y es una espinita que tenemos clavada, por eso y porque no tenemos fotos, es otro viaje que se suma a nuestra lista de pendientes. 😉

    Saludos, Belén

    • Maria Garcia
      | Responder

      LA verdad es que a nosotros nos sorprendió muchísimo y mira que habíamos mirado fotos pero como estar ahí… pues nada, vosotros tendreis que repetir y nosotros creo que lo haremos tambien porque nos quedaron un montón de cosas por ver.

      Saludos.

  2. goikoviajes
    | Responder

    Una ruta muy interesante. Quizá os faltó acercaros a Espinosa de los Monteros o el Valle de Mena, pero muchas vece el tiempo apremia y no se puede ir a todos los sitios.

    Yo soy de Balmaseda, el primer municipio de Bizkaia tras Las Merindades y muchas veces en mi entorno la zona no esta todo lo valorada que debiera. Es una comarca preciosa, con pueblo encantadores y más verde de lo que acostumbra Castilla.

    Me alegro de que os gustase.

    • Maria Garcia
      | Responder

      Cierto, Goiko, nos han quedado mil cosas por ver, pero ese será un motivo para volver. La verdad es que tenemos el tiempo que tenemos y como no lo podemos estirar más… pues en eso nos quedamos en disfrutar de lo que pudimos ver en tres días. (Todavía nos quedan 2 por contar).

      Un saludo.

  3. Caliope
    | Responder

    Oye me he quedado alucinada con la belleza de tus fotos, sobre todo el Eremitorio de San Pedro, que por cierto nunca había oído hablar de él, me ha dejado con ganas de coger el coche ahora mismo y plantarme allí. Muchas gracias por descubrirme un Burgos desconocido que añadir a lo que tengo ya ganas desde hace tiempo, el Museo de la Evolución y Burgos capital. La comida tiene muy buena pinta! Un saludito 🙂

    • Maria Garcia
      | Responder

      Caliope, de verdad que es una zona increíblemente bonita. Además, lo pondré en la siguiente entrada, pero te lo adelanto, hay una aplicación para el móvil que aunque no la probamos en su día porque la desconocíamos, creo que está genial para descubrir esta zona.

      Un saludo.

    • Eva - Una idea, un viaje
      | Responder

      Qué maravilla de comarca. Me he quedado fascinada con la cueva y la ermita, así como con San Pedro de Argés y Orbaneja del Castillo. ¿Cuántos días os llevó hacer esta rutilla? Me la voy a plantear en cuanto empiece la primavera 🙂 Preciosa Las Merindades!

  4. Libreta Viajera
    | Responder

    Estuvimos en Semana Santa en las Merindades y es una maravilla de zona. Ojo Guareña, Orbaneja… tiene paisajes y pueblos preciosos.
    Besos

    • Maria Garcia
      | Responder

      La verdad es que sí, tiene unos lugares con muchísimo encanto. La verdad es que no creía que me iba a gustar tanto.
      Besitos.

  5. Anónimo
    | Responder

    Muchas gracias por tu trabajo y esfuerzo Maria. vivo en las Merindades y me siento orgulloso de mi comarca, pero si de vez en cuanto descubres comentarios tan halagüeños sobre estos lares, y de alguien con criterio y experiencia, pues bueno, el ego se dispara.
    Por otro lado, y gracias a tu visita, he descubierto este fantástico blog que te aseguro visitaré sin duda. Es genial el contenido, y aún mejor el tono.
    Mi más sincera enhorabuena, y me despido con un nuevo, gracias!!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Gracias a ti por el comentario. Es normal que cuando leemos algo sobre nuestra tierra, de alguien a quien le ha gustado y habla tan bien de ella nos sintamos halagados. A mi me pasa igual con Asturias, así que te entiendo perfectamente. Os lo vuelvo a decir, Burgos enamora.

      Un saludo.

  6. Anónimo
    | Responder

    Es cierto que Burgos tiene rincones increíbles e impensables para muchas personas que desconocen nuestra provincia, yo soy de Las Merindades y cualquier lugar es bueno para observar el maravilloso paisaje, la belleza y tranquilidad de sus pueblos, la riqueza monumental, sus riquísimos productos, etc. Es una lástima que este bello paisaje este en riesgo ya que numerosas empresas gasísticas han puesto sus ojos y su codicia en esta zona, pretendiendo extraer gas del subsuelo mediante una técnica que entraña muchos riesgos (contaminación de acuíferos, posibles terremotos, contaminación del aire, destrucción del subsuelo, consumo desmesurado de agua, destrucción del paisaje, etc) conocida como FRACKING O FRACTURA HIDRÁULICA. La ciudadanía se opone como ya ha manifestado en distintas ocasiones (alegaciones, manifestaciones, etc.), pero los planes del gobierno y de la Junta de Castila y León es continuar con sus planes, poniendo en riesgo tanta belleza y riqueza natural.

    • Maria Garcia
      | Responder

      Es una pena,la verdad, que pasen estas cosas. Debemos luchar por conservar estos rincones y esta naturaleza que tenemos y es de lo que más provecho podemos sacar.
      Un saludo y gracias por comentar.

  7. Anónimo
    | Responder

    Faltan muchas cosas aun aquí por meter de esta zona. El pozo azul de covanera, el mirador de Tu bulla del agua con sus iglesia y un antiguo molino, el encanto de Sedano y su vamos torca, los dolmen de Sargentes de la Lora y sus pozos de petróleo, la muralla de cuando la guerra de Bricia, la ermita de valdelateja, la cascada de las pisas… y puedo seguir mucho más… soy de esa zona y la tengo muy pateada

Dejar un comentario