Francia Cátara y Templaria

Publicado en: Francia | 4

 

Cuanto más conozco Francia más me atrapa. Un país grande, donde en cada rincón te encuentras un pueblo con encanto de esos que tanto me gustan a mi, con solera, con historia. Un país cargado de leyendas y donde a cada paso te vas encontrando con un trocito de la gran historia de este país. Castillos, palacios, pueblos medievales, … todo reunido enmarcado por una gran extensión de viñedos. Hoy vamos a hablar de la zona sur-este, donde se encuentra la mayor aglomeración de castillos templarios y cátaros. Hoy os llevo a la Francia Cátara y Templaria.

 

carcassone
carcassone

 

Castillos del S.XIII, soportados sobre pueblos medievales que te transportarán hacia seis siglos atrás de un plumazo. El castillo de Aguilar, que junto con el castillo de Queribús, el de Peyrepertuse, el de Puilaurens y el  de Termes, forman parte de los conocidos como los cinco hijos de Carcasona. Algunos de estos castillos, como el de Aguilar por su cercanía al condado de Barcelona fue pasando de los reyes catalo-aragoneses al de Francia.

 

 vista general castillos cataros francia

 

Esta es una posible ruta de un día para visitar esta zona del Sur de Carcasone:

 

carcasone ruta de los castillos cataros

 

Si quieres ver como lo organicé yo, aquí te dejo mi entrada sobre esta ruta: Paises Cátaros (dia 2).

 

Además de estos castillos puedes ir en busca del Santo Grial y acercarte al Castillo de Foix, donde dice la leyenda que se escondió el Santo Grial. Además de por su importancia en la historia de los Cátaros, este castillo tiene una belleza singular, ya que parece que se encuentra suspendido por encima del pueblo y destaca por encima de cualquier otra cosa. Es difícil no divisar su ubicación.

 

 castillo de foix

 

Pero sin lugar a dudas, uno de los pueblos que más me llamó la atención fue Mirapoix, al que llegamos por casualidad y nos quedamos prendados de su ambiente medieval y sus coloridas callejuelas.

 

Mirapoix
Mirapoix

 

Muy cerca, no te puedes perder los castillos de Montsegur y Puilaurens, que aunque no se encuentran en un gran estado de conservación, tienen un halo de misticismo que les envuelve y te devuelve a la época medieval. Ademas, aunque la subida no es un camino de rosas, las vistas desde la cima hacen que todo esfuerzo merezca la pena.

 

Puilaurens
Puilaurens

 

Nosotros organizamos el día de esta manera: Castillos Cátaros (día 3)

 

Estas rutas son para hacerlas con tranquilidad ya que en cualquier pueblo encontrarás un encanto especial, algo que sea distinto del anterior y por el que merezca la pena parar.

 

Eso nos ocurrió en numerosas ocasionas, como en nuestra parada en Alet les Bains, donde no solo nos sorprendió encontrar las ruinas de una abadía sino el aspecto de haberse parado el tiempo.

 

alet les bains francia

 

No puedo terminar este resumen de los castillos cátaros sin nombrar al centro de todo: Carcasone, ciudad por la que tendrás que pasar, sí o sí, en una ruta por el sur de Francia. Ciudad amurallada y con una conservación excepcional, Carcasone, no dejará indiferente a nadie. Aquí parece que el tiempo se detiene y pasear por sus calles te devuelve a un tiempo de caballeros y princesas.

 

Podéis leer lo que encontramos, lo que nos gustó y lo que nos sorprendió de Carcasone aquí: Carcasone, día 4.

 

Saisacs y Lastours,  más al norte de Carcasone, te dejarán una sorprendente imagen. Imagen a la que ya te habrás acostumbrado durante el viaje, pero que no te dejará de sorprender en ningún momento. Lastours, ubicado sobre una cresta, está constituido por 4 ruinas de castillos, que en su tiempo dominaban y controlaban el acceso a Cabardés y la Montaña Negra.

 

lastorus

 

Puedes ver más fotos y leer sobre esta zona aquí: Castillos Cataros, día 4
Además de castillos, en esta zona podemos hacer multitud de actividades espeleológicas. La Gruta de Cabrespine conforma una cueva milenaria en la que las estalactitas y estalagmitas llegan a unirse formando unas enormes columnas que parecen sostener el techo, que en su zona más profunda llega a estar a 200 metros de altitud.

 

Muy cerca de aquí, no dejará de sorprendernos la aldea de Minerve, que destaca por los profundos cañones que la rodean, motivo por el que en esta zona tuvo lugar el más sangriento y crudo escenario de la resistencia cátara.

 

Más al norte, encontramos lo que se conoce como la Francia Templaria. Otra zona sembrada de castillos y paisajes medievales que vale la pena explorar: Saint Joan y Saint Paul o Viala du pas de Jaux son dos ciudadelas que no pasarán desapercibida. Pero sin lugar a dudas, la cuna de la cultura templaria  la encontramos en Sainte Eulalie de Cernon, ciudad fortificada en forma hexagonal. Dentro de sus muros, perfectamente conservados en su altura original (unos 10-12 metros) encontramos la arquitectura típica y original, donde destaca la Place de la Fontane.

 

Lo que más sorprenderá al visitante de toda la zona Templaria, es sin duda La Couvertoirade, enclavada en un mar de rocas, destaca por su configuración totalmente medieval y por la cantidad de puestos de artesanía, un reflejo de lo que supuso en su día esta ciudad, uno de los principales centros templarios.

 

Toda la zona es para verla con tranquilidad. Unos días no son suficientes para todo lo que nos puede aportar la zona Sur – Este de Francia. Acompañados por su tranquilad podremos disfrutar de sus calles empedradas, de sus abadías, sus castillos, de ciudades como Toulusse o Montpellier. Esta última, la podemos utilizar como base de operaciones para hacer un largo recorrido, con tiempo, con paciencia, disfrutando de cada pueblo, cada carretera, cada castillo, deteniéndonos como se ha detenido el tiempo en esta zona. Aprovecha para tomarlo con tranquilidad, para aprender francés, y para tomar un buen vino de la zona en alguna de sus terrazas, viendo el ir y venir de la gente, enmarcado todo por un escenario medieval.

 

Vuelve al pasado y revive la historia en la Francia Cátara y Templaria.

 

         RUTA POR LOS PAISES CATAROS. (Semana Santa de 2012)
Día 1. El viaje y llegada a Carcasona.
Día 2. Primer intento de conquista Cátara.
Día 3. En busca del Santo Grial y nos quedamos a las puertas.
Día 4. Un día de regalo.

 

  iati seguros callejeando por el mundo

4 Comentarios

  1. Mayte
    | Responder

    Siempre digo algo,Paris no es Francia……….la capital francesa no es precisamente una mis capitales preferidas,pero Francia me encanta,………..el valle del Loira es impresionante, y lo que tus nos enseñas me gusta muchisimo

    • Maria Garcia
      | Responder

      La verdad es que a mi Francia, es un país que me parece que tiene muchísimo que ver, muchísmo que aportar, muchísimo que contar… me encantan todos sus pueblos, y estoy deseando volver a París, porque estuve hace muchos años y no tengo una idea bien formada. Como zonas para conocer hay tantas que siempre es una buena opción para una escapada desde España.

      Un saludo.

  2. Ana O
    | Responder

    Me encanta tu descripción de Francia, coincido totalmente. Lo único negativo es que me queda cruzando el océano!

    Adoro esos pueblos medievales. Mi cuñado vivía más al norte, cerca de Toulouse y cuando lo visitmaos, recorríamos las ciudadelas. Por allí, el tema central es el Camino de Santiago y no tanto los cátaros y templarios. Me encantaría volver y hacer el recorrido que mencionás. Gracias por compartirlo!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Me alegra mucho que te guste Ana. Francia es uno de los paises a los que siempre queremos volver, tiene pueblos con tanto encanto que cuesta mucho decidirse por una zona o una ruta.
      Saludos.

Dejar un comentario