Las playas de Holbox

Publicado en: América, Caribe, México | 0

Empezaba nuestro segundo día en Holbox y el último, ya que hoy partiríamos, a última hora del día, hasta nuestro siguiente destino en la península de Yucatán: Rio Lagartos. Habíamos llegado el día anterior desde Canún, y puesto que nos quedaban poquitas horas (queríamos salir con tiempo suficiente para llegar a Rio Lagartos antes de anochecer) teníamos que aprovecharlas bien. Hoy tocaban grandes paseos por la playa y maravillarnos una vez más con las playas de Holbox.

 

No teníamos el desayuno incluido en el hotel Cielito Lindo de Holbox, pero ya el día anterior habíamos decidido donde queríamos desayunar este día. Así que tras recoger todas nuestras cosas y dejar la mochila y la maleta en la recepción del hotel, nos dirigimos hacia el centro del pueblo donde nos esperaba un contundente desayuno.

PLAYAS DE HOLBOX

Escogimos el restaurante Colibrí por el colorido del local y por lo mexicano que nos parecía. No nos equivocamos. Nos gustó.

desayuno el colibri holbox mexico (2)

desayuno el colibri holbox mexico

Era hora de ponerse en marcha y disfrutar de las maravillosas playas de Holbox. Si el día anterior nos había parecido espectacular, el día de hoy no se quedaba atrás, y superó con creces a lo vivido el día anterior. Holbox se convirtió en nuestra playa favorita de México y al finalizar el viaje esa percepción se mantuvo. Holbox nos enamoró totalmente, nos pareció un sitio único, un lugar para vivirlo y recomendarlo, un lugar donde sin duda, se puede estar tranquilamente sin las aglomeraciones de gente de determinadas partes de Riviera Maya. A Holbox es seguro que volveremos y repetiremos.

holbox mexico

paseando por holbox mexico

 

Las playas de Holbox.

 

Si el día anterior habíamos visitado las playas de la izquierda, esta vez íbamos a dirigirnos a la derecha. Hacía mucho viento estos días en Holbox, con lo que el calor no se notaba mucho, se estaba de maravilla en la playa, aunque teníamos que escoger bien el sitio donde poner las toallas, porque la arena te azotaba.

playas de holbox (9)

Para evitar ese azote de la arena lo mejor era meterse en el agua, y en el agua estuvimos metidos buena parte de la mañana, paseando de un lado a otro de la playa, volviendo a bañarnos, volviendo a pasear. No se podía estar mucho tiempo tumbado así que lo mejor era moverse y en cada paseo descubríamos un sitio nuevo y cada vez más bonito, si cabía, que el anterior.

Así, entre paseo y paseo llegó la hora de comer. Esta vez, y dejando de lado todas las recomendaciones que llevábamos sobre restaurantes en Holbox, nos decantamos por un local llamado “Tortillería española” donde nos atendió una italiana muy maja. Comimos poco porque no teníamos mucha hambre, pero sí que bebimos más. Pese a que por la brisa que hacía no se notaba mucho el calor, la verdad es que el cuerpo lo acusaba y pedía beber más que comer.

playas de holbox (1)

playas de holbox (2)

playas de holbox (3)

playas de holbox (5)

Tras la comida, que dicho sea de paso estaba muy rica, fuimos a la tienda que habíamos visto el día anterior que tenía tarjetas 3G para poder vendernos y aprovechamos que estaba abierta para no abandonar Holbox sin tener conexión (por lo que pudiese pasar a partir de ahora, y porque nosotros durante el viaje tenemos que trabajar y en Holbox la conexión a internet era regular). Unos últimos baños, unos últimos paseos y tocaba despedirse, con mucha pena, de Holbox.

playas de holbox (8)

playas de holbox (10)

playas de holbox (12)

playas de holbox (14)

playas de holbox (15)

playas de holbox (25)

playas de holbox (22)

playas de holbox (23)

playas de holbox (24)

playas de holbox (25)

Estos escasos dos días que pasamos en la isla nos dieron para bastante poco. Para alguien como yo que le encantan las playas, las buenas playas, sobre todo aquellas donde no hay mucha gente, que son paradisíacas y si están al lado de un pueblo tan bonito como este, dos días se hicieron muy cortos. Nos quedaron muchas cosas por ver y hacer, así que me hubiese quedado, al menos un par de días más, pero como el tiempo es oro y no teníamos mucho en este viaje, tocaba moverse y empezar a conocer el resto de los encantos que nos iba a descubrir este México Lindo.

 

Como hacerlo más fácil.

 

Si estas pasando unos días en un resort de Riviera Maya o Cancun, también puedes visitar la hermosa isla de Holbox en una excursión de un día.

Puedes consultar aquí:

 

Nos vamos a Río Lagartos.

 

Recogimos las mochilas en el hotel. Aprovechamos además para adecentarnos un poco y pedimos un carrito de golf que nos llevase al embarcadero. Esta vez no íbamos a caminar.

 

En el embarcadero sacamos el ticket para el ferry y esperamos pacientemente a que saliese. Eran pasadas las tres y media de la tarde y nos parecía que era tiempo de sobra para poder llegar con luz a Río Lagartos.

 

El trayecto en ferry de vuelta a Chiquilá fue bastante movido. Esta vez tuvimos que ir dentro del ferry porque fuera, con tanto bamboleo del barco y tanto viento nos estábamos mojando.

 

Al llegar a Chiquilá fuimos directamente a recoger nuestro coche, que se había quedado, perfectamente cuidad, en uno de los parkings que hay en el pueblo. Pagamos solo 100 pesos por esta estancia, cuando pensábamos que nos iban a cobrar por dos días completos. La verdad es que fueron muy majos y os lo recomendamos. Se llama “5 hermanos”.

 

Llegada a Río Lagartos.

 

Antes de salir de Holbox habíamos comentado con el señor de recepción del hotel que nos íbamos a Rio Lagartos y que si bien el navegador nos daba una ruta, que es la más corta, nos ponía una alerta como que se pasaba por zonas privadas. El nos dijo que sin problemas, que ese era el camino que debíamos seguir y que no nos preocupásemos, que además era el camino que utilizaba el transporte público.

 

Salimos entonces sin preocuparnos por nada. Llegar desde Holbox a Río Lagartos es muy fácil, porque no se pasa por ninguna ciudad, no se tiene que coger autovía y por lo tanto hay únicamente que seguir las indicaciones, primero hacia Colonia y Tizimin, y una vez en Tizimín continuar hacia Rio Lagartos. No tiene pérdida.

 

Llegamos a Rio Lagartos cuando ya el día empezaba a caer. Antes de empezar a pensar ni siquiera que íbamos a hacer una ruta así por Yucatán, pretendía utilizar las últimas horas del día, cuando ya hubiese anochecido para hacer los trayectos de un sitio a otro. Sin embargo, cuando me puse a profundizar un poco en esto, vi que no se recomendaba utilizar el coche por la noche, y no por nada en especial, sino porque hay mucha gente que no utiliza las luces, y hay otra mucha que va caminando por la carretera sin ningún tipo de identificación ni señalización, con lo cual puedes llevarte algún que otro susto. Así que para evitar problemas decidimos conducir solo de día.

 

Nos costó encontrar el hotel: Posada El Perico Marinero, ya que el navegador me lo situaba en otro sitio. No obstante preguntamos y en seguida lo localizamos.

 

Ya nada más llegar nos pareció que Río Lagartos era un pueblo muy poco turístico. Prácticamente no encontramos a nadie por las calles, estaba todo muy desierto así que cuando pasó lo que pasó a continuación no me lo podía creer.

Mientras yo espero en el coche Rubén entra en el hotel para preguntar por la reserva y por donde dejar el coche. Sabíamos que el hotel tenía parking gratuito. Al regresar me dice que no tenemos reserva: ¿cómo? No solo no tenía reserva si no que además estaba pagada.

hotel rio lagartos 2

Salgo del coche, busco la reserva en papel que llevaba y voy con ella a recepción. El hombre en cuestión, que ni se dignó en  mirar mi papel, me dice que no hay ningún tipo de reserva y que el hotel está lleno.

 

Tal y como nos había pasado en su día en Aguas Calientes, en Perú, me pedían un justificante del banco de haberlo pagado, porque según ellos no tenían constancia de nada. En fin. Estuvimos casi dos horas luchando contra aquel señor que nos contaba muchas aventuras, que si de booking, que si de Expedia, que si de agencias de viajes… en resumen que nos quedamos con la boca abierta al comprobar que las reservas las recibía desde otro lugar vía foto en el Whatsapp. Bueno, pues tras discutir con él abiertamente, finalmente y tras amenazar con llamar a la policía, aceptó hacernos un hueco en el hotel, alegando que había una reserva de otras personas que no habían llegado todavía. MENTIRA. Era mentira porque si te pones a pensar, si el hotel está lleno, cuando esta gente llegue ¿qué le cuentan? ¿lo mismo que a mi?. El caso es que nos dieron una habitación, que era lo único que queríamos y ya más tranquilos fuimos a buscar un sito donde cenar y un sitio donde contratar la excursión a Río Lagartos para el día siguiente.

 

Nos negábamos a contratar una excursión en el hotel y quizá hubiese sido lo mejor. Al salir a la calle nos encontramos con el primer problema: en Río Lagartos no hay bancos, ni cajeros, ni nadie que te cambie dinero (a no ser dólares, pero los euros no los aceptan en ningún sitio), así que empezamos a preocuparnos. Si teníamos que regresar a Tizimín para sacar, nos iban a dar las mil y conduciendo de noche, que no nos hacía gracia. Finalmente, en un hotel, la recepcionista, una chica muy maja y muy amable, quiso ayudarnos de alguna manera, así que la buscó. Tras hablar con su jefe, que no nos quiso cambiar dinero, habló con una empresa de excursiones de Río Lagartos, la única que aparece en Lonely Planet y para la que no tenemos muy buenas palabras para recomendar. Lo único que hizo bueno fue intentar ayudarnos con el cambio, pero a cambio le teníamos que contratar la excursión: 1200 pesos, sin opción a regateo y según ella saldríamos a la mejor hora para poder visitar la reservar, a las 6:00 de la mañana. Así le dimos 100 euros y ella nos dio el cambio en pesos, con lo que salió ganando de todas las maneras posibles, pero al menos teníamos excursión, teníamos algo de dinero y no teníamos que hacer más kilómetros ni perder más horas para conseguirlo.

 

Así, más relajados nos fuimos a intentar cenar en el pueblo. Río Lagartos es pequeñito, y se está muy a gusto y muy tranquilo, pero no encontramos muchos sitios donde cenar. Así que nos unimos a la animada gente del pueblo, que estaba cenando en la plaza, sentados en unas sillas de playa y comiendo de unos puestos de tacos.

cenando en rio lagartos mexico

rio lagartos mexico marquesitas

Se me ocurre decirle a Rubén: “la pena es que no tenemos sitio donde sentarnos”. Rápidamente sale el dueño del local de tacos y nos dice: “Sí, si tenéis” y se puso a montarnos una mesa con un par de sillas. Allí cenamos 4 tacos y un refresco, de estos que te dan en botella de cristal con una pajita,y que son rellenados de nuevo una vez que acabas tu consumición.

Después de esta cena, a la luz de las farolas, nos fuimos a otro puesto y compramos una marquesita de chocolate. Buenísima es decir poco. Estaba tan buena que estuvimos tentados a compar otra, pero bueno, nos contuvimos, aún quedaba mucho viaje y muchas cosas que probar.

 

La aclaración.

 

Al regresar al hotel el chico de recepción nos llama y nos pregunta a nombre de quien estaba la reserva. Yo pienso que a buenas horas hace la pregunta. Miro la reserva y le digo, a mi nombre. A continuación nos explica que ya sabe lo que pasó y es que Rubén al entrar por primera vez le dijo que estaba a su nombre y que claro, a su nombre no había reserva, pero a mi nombre sí. Yo me quedo con la boca abierta y le contesto: “si se hubiese dignado a mirar la reserva, ya se hubiese aclarado todo desde el primer momento”. Dicho lo cual, di media vuelta y  me fui a mi habitación. Al día siguiente, además, nos dijo, que había sido mala suerte porque la habitación que tenía reservada para nosotros era mejor, estaba un piso más arriba y era de categoría superior.

Bueno, a estas horas me daba igual lo que me dijese, me pareció fatal todo lo que nos montó para nada.

 

Gastos del día por persona:

  • Desayuno en Colibrí: 132 pesos. (6.6 euros)
  • Carrito de golf (taxi) al puerto: 20 pesos. (1 euro)
  • Parking: 50 pesos. (2.5 euros)
  • Cenan en los puestos de la plaza: 36 pesos. (1.8 euros)
  • Marquesita de chocolate: 20 pesos.(1 euro)
  • Excursión a Rio Lagartos: 600 pesos (30 euros)

Total gastos por persona: 858 pesos (42.9 euros)

 


Si quieres que te presupuestemos un road trip por Yucatan, y que te ayudemos a preparar tu viaje,no dudes en ponerte en contacto con nosotros: info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño mexicano se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
 

 

Si quieres leer el diario completo: Road Trip por Yucatan en 15 días.

  iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario