Segundo día en la Bahía de Halong

Publicado en: Asia, Vietnam | 0

Siempre supe que cuando visitara la Bahía de Halong, esa maravilla del mundo Natural, pasaría 3 días y dos noches en ella, porque eso nos permitiría estar un día entero, navegando en una barca mucho más pequeña y mucho más adentro de la bahía, y podríamos disfrutarlo mucho más.

SEGUNDO DIA EN LA BAHIA DE HALONG

Para aquellos que queráis, o estáis pensando en hacer dos días solos, tras leer lo que hicimos en nuestro primer día en la bahía, podéis pasar a leer lo que hicimos el tercer día (próximamente), porque estos dos días, el primero y el último es lo que hacen y ven aquellos que hacen solo dos días. Es decir, nosotros compartimos el primer día con aquellos que solo hacen 2, y cuando ellos continúan con su último día y regreso a Hanoi, nosotros nos cambiamos de barca y hacemos nuestro día extra en la Bahía mientras esperamos a que el barco vaya a puerto y recoja a los nuevos integrantes, que harán su primer día, y al día siguiente el último de su estancia de dos días (que coincidirá con nuestro tercer día de viaje). La verdad es que es un poco lioso de explicar y nunca me imaginé que lo hiciesen así, pero realmente está muy bien pensado. Resumiendo, que el que hace dos días solo, harán lo que nosotros hicimos en el primer día y en el tercero de nuestra estancia en Halong. Éste, el que os cuento hoy,  es el día que no harán.

 

Amanecer en el segundo día en la Bahía de Halong

 

Nos levantamos muy temprano. Rubén y yo queríamos ver el amanecer en nuestro segundo día en la  Bahía de Halong, pero hacía muy mal día, mucho peor que el día anterior. Estaba muy nublado y amenazaba lluvia constante, así que el amanecer no fue lo que esperábamos.

PANORAMICA SEGUNDO DÍA EN LA BAHIA DE HALONG

segundo día en la bahía de Halong (3)

segundo día en la bahía de Halong (16)

Tras esos minutos en soledad en la cubierta del barco, sin ninguna persona más, viendo como la luz se hacía sobre la bahía de Halong en silencio, bajamos a la habitación donde me relajé un rato, tumbada en la cama y contemplando como el barco giraba y me iba mostrando la belleza de la bahía a través de los ventanales de nuestra habitación. Esto es un lujo, la verdad  y puede que el barco no fuese el más lujoso de la había, pero desde luego, esas vistas, ese ventanal, no se paga con dinero. Allí me di cuenta de que habíamos acertado al 100%, porque no solo la tripulación era una maravilla, el barco nos gustaba mucho, la comida era exquisita y muy muy abundante, si no que pensábamos que nuestro dinero había estado bien invertido, y con todo lo que se oye hablar de las estafas en Halong, yo en ese momento, me sentía la mujer más afortunada del mundo.

segundo día en la bahía de Halong (22)

Después de esperar a que llegase la hora del desayuno recostada en mi cama con vistas, salimos a buscar a Tino y Paula y nos dirigimos al comedor del barco. Otro día más que el tiempo no acompañaba y no pudimos desayunar en la cubierta.

Tras el desayuno, teníamos que preparar la mochila para pasar el día en otro barco más pequeño. Nuestro barco grande, con el resto de los viajeros y la tripulación, se disponían a hacer su segundo día (más bien la mañana) que nosotros haríamos al día siguiente, y regresarían a tierra, a desembarcar a esta gente y a recoger a otros. Mientras, nosotros en nuestro barco más pequeño pasaríamos el día disfrutando de cuevas, cavernas, navegando por la bahía, haciendo kayaking… y todo lo que el día nos ofreciese.

 

Día 2: En un barco más pequeño

navegando por el interior de la Bahía de Halong.

 

Tras el desayuno la barca nos dejó en tierra firme, en la isla Tip Top y allí esperamos a que el barco donde pasaríamos el día nos viniese a recoger. Eramos 8 personas. Nosotros 4, una pareja muy joven y otra de mediana edad. La tripulación eran 3, un guía, el cocinero y el capitán del barco, y todos (los 11), que abandonábamos Tip Top, nos disponíamos a pasar el mejor día de los 3, el segundo día en la bahía de Halong.

El barco zarpó y dejamos atrás la zona de Luom Bo donde habíamos pasado la noche y donde estaban la mayoría de los barcos en la bahía. Al rato de abandonar la zona nos encontramos totalmente solos. Nosotros 11 y los más de 2000 islotes que forma la bahía de Halong. Lentamente nuestro barco nos fue sumergiendo en un mar de islotes diseminados por el mar. Era una pena que el tiempo no fuese mejor. En cubierta hacía frío y empezaba a llover ligeramente. Estuvimos un rato mirando por las ventanas del barco, a cubierto, pero llegó un momento en el que dejó de llover y pudimos salir a disfrutar de las vistas.

segundo día en la bahía de Halong (6)

 

Haciendo Kayak, o no, por la Bahía de Halong.

 

No podíamos estar mucho tiempo fuera porque el viento era frío y acabábamos congelados, pero entre salir y entrar fue pasando el tiempo hasta que la barca se detuvo en una zona bastante cerrada de islotes en la bahía, donde había una zona habilitada para bajar y donde había unos cuantos kayak para poder utilizar. Paula y yo permanecimos en el barco junto con la pareja de mayor edad y la tripulación, y Tino y Rubén, con la pareja más joven, se hicieron con ambos kayak y salieron a navegar.

segundo día en la bahía de Halong (4)

segundo día en la bahía de Halong (5)

Hacía bastante frío pero no queríamos bajar de la cubierta del barco, donde teníamos unas tumbonas desde donde podíamos observar aquella maravilla de paisaje. Que lastima que no hiciese sol, porque sin sol los colores del agua eran muy bonitos, así que  me imagino que con el día soleado esos colores y ese contraste entre el agua y los islotes debía de ser mucho más intenso.

segundo día en la bahía de Halong (7)

Tuvimos que taparnos con la toalla. Hacía frío, no os voy a engañar. Observamos como la mujer se sienta con una libreta en uno de los bancos de cubierta y se pone a dibujar. Que maravilla tiene que ser poder sentarse a contemplar y plasmar en un cuaderno lo que tus ojos están viendo. Al rato pasó uno de los tripulantes a ofrecernos una bebida (coca cola, cerveza…) Paula y yo le miramos con cara de… “no, no… que hace frío”. Y nos entendió perfectamente. Nos ofreció un café al que no pudimos decir que no. Y hemos de decir que fue el café más rico de los que tomamos en Vietnam, y mira que el café en Vietnam es buenísimo, pero este estaba de muerte. (puede ser también que teníamos frío y ganas de él, así que nos entró y nos sentó de maravilla).

segundo día en la bahía de Halong (8)

segundo día en la bahía de Halong (9)

segundo día en la bahía de Halong (10)

Aquello nos parecía un lujo. Estar en medio de la bahía de Halong, nosotros solos, en ese momento ya solas Paula y Yo en la cubierta del barco, sin ningún otro barco que nuestros ojos alcanzasen a ver, en silencio, con nuestro café y observando a Tino y Rubén mientras iban con su kayak de un lado para otro, desembarcaban en playas y desaparecían por detrás de las rocas.

Había pasado ya un largo tiempo cuando Tino y Rubén regresan al barco.

segundo día en la bahía de Halong (11)

segundo día en la bahía de Halong (12)

Estas son algunas de las fotos que sacaron, con el móvil, en su paseo por la bahía en Kayak.

Segundo día en la bahía de halong (24)

Segundo día en la bahía de halong (25)

Segundo día en la bahía de halong (27)

Rubén fue un poco más allá y venció al frío. Se tiró al agua y nado sobre las aguas color esmeralda de la bahía de Halong.

segundo día en la bahía de Halong (19)
Ese que está ahí, en el agua, es Rubén.

 

La suculenta comida del barco.

 

Después de este alarde de valentía, le ofrecimos tomar un café para entrar en calor, pero era ya casi la hora de comer, teníamos las mesas preparadas y decidimos esperar. Levamos anclas y nos pusimos de nuevo en marcha. Tras un tiempo de navegación volvimos a parar en el medio de la bahía y ahí, degustamos otra copiosa comida.

Segundo día en la bahía de halong (28)

Segundo día en la bahía de halong (30)

Segundo día en la bahía de halong (31)

De nuevo una buena comida y en cantidad, y aquí nos sorprendió aún más que todo estuviese tan bueno. Es cierto que nos gustó más la comida del barco grande, pero esta estaba muy rica también.

Tras la comida nos dirigimos a una granja de perlas que se divisaba a lo lejos.

 

La visita a la granja de perlas.

 

La visita fue muy interesante. Bueno, a mi es que me llama mucho la atención visitar fábricas, granjas, bodegas… o lo que sea, es decir, saber como se fabrican, se hacen o se elaboran las cosas, así que imaginaros lo atenta que estuve a todas las explicaciones que nos dio la guía que llevamos.

Segundo día en la bahía de halong (33)

Segundo día en la bahía de halong (37)

Nos explicó desde todos los tipos de perlas que existen, hasta cuales son las que se producen en la granja, y cuantos son los tiempos que deben tener cada perla cultivándose para poder llegar a tener un tamaño importante. Nos fueron pasando por todos los ciclos de producción y finalmente, no me pude contener, me compré un anillo.

 

Dong Me Cung, visita a una de las cuevas de la bahía.

 

Más que una cueva, la Dong Me Cung es una gruta. Se accede por un lado y se sale por otro lo que permite a visitante no cruzarse con gente que viene en dirección contraria.  Eso sí, la subida, una buena subida de escaleras empinadas, deben ser una auténtica tortura en los días de calor. Nosotros como calor precisamente no teníamos nos vino de maravilla. La Dong Me Cung se podría traducir como la gruta del laberinto así que ya sabemos lo que nos vamos a encontrar dentro. Fue nuestro primer encuentro con las cuevas y grutas de la bahía de Halong y puedo deciros que sorprenden mucho, muchísimo, ya que es una nueva forma, que yo además descocía, de ver la bahía de Halong (desde el interior).

segundo día en la bahía de Halong (21)

Segundo día en la bahía de halong (39)

 

De vuelta al barco.

 

Después de la visita a la gruta tocaba volver a navegar y que nos llevasen de nuevo al barco, donde nos esperaban el resto de la gente que había realizado su primer día en Halong.

segundo día en la bahía de Halong (13)

segundo día en la bahía de Halong (14)

Allí nos relajamos en la cubierta, volvimos a tomar una pequeña merienda a base de café, te y frutas, y esperamos a que llegase el atardecer, otro atardecer, esta vez desde el barco que nos dejó sin palabras.

Después de la nueva copiosa y abundante cena, nos fuimos a la cubierta del barco, donde entre charlas, risas y cócteles, llegó la hora de irnos a dormir. Todavía nos esperaba una mañana más en Halong, así que todavía nuestra visita no había concluido. Nuestro segundo día en la Bahía de Halong había sido, sin duda, el mejor.

segundo día en la bahía de Halong (17)

segundo día en la bahía de Halong (23)

 

Gastos del día:

  • 0 euros.

Total gastos del día por persona: 0 euros. 

Las bebidas dentro del crucero son de pago, pero se abre una cuenta al inicio y se paga todo al final, lo cual viene de maravilla.

Si quieres que te presupuestemos un Viaje por Vietnam, por libre o con touroperador, y que te ayudemos a prepararlo, o simplemente cotizar los hoteles que hayas mirado, no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
.

Si quieres leer el diario completo de viaje: 24 días en Vietnam y los templos de Angkor.

  iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario