Menu
Diario Kuala Lumpur, Bali y Las Islas Gili en 18 días
El día anterior antes de despedirnos de Riasa le habíamos preguntado si sabía de algún taxi que nos pudiera llevar al día siguiente al Sur. Su primera reacción fue de sorpresa y nos dice: “¿A Kuta? ¿A qué?” vamos que se sorprendió muchísimo de que quisiéramos ver el sur, que desde su punto de vista  no tiene nada que ver y lo único que hay son coches, motos, muchas motos y mucho estrés. Es cierto que desde mi punto de vista también es algo que… teniendo en cuenta todo lo que tiene que ver Bali pues merece poco la pena, pero ¿Cómo vas a estar en Bali y no ver Kuta? ¿Siendo esto lo más conocido de Bali? Bueno pues al final, contratamos al mismo taxi con el que hacíamos las excursiones por 350000 rupias, todo el día. Quedamos con él a las nueve de la mañana y después de desayunar nos reunimos en el Hall con el taxista y salimos dirección a Kuta.

Es verdad que según vas descendiendo te vas a alejando de la tranquilidad de Ubud para adentrarte en el caos de motos de Kuta. Cambia totalmente el panorama. El taxi nos dejó en el centro de Kuta, justo donde la zona Cero. El taxi espero en un aparcamiento mientras nosotros íbamos a… comprar, básicamente a comprar. Después de unas dos horas de compras regresamos al taxi, dejamos las bolsas y nos encaminamos hacia la playa.

Volvemos al taxi y le decimos que queremos ir a Geneva Handicraft. Allí al menos no hay que regatear. Después de comer lo que pudimos comprar en un supermercado porque en esa zona no encontramos ningún sitio para comer, subimos hacia Geneva y allí compramos, a precio fijo.
Era ya tarde, así que le dijimos al taxista que nos íbamos a Uluwatu. Poco más y no llegamos, vaya trafico, entre una hora o dos horas tardamos en llegar. Que locura, no cabía una moto ni un coche más en la carretera. 
Llegamos justo a tiempo de ver Uluwatu con los últimos rayos del sol. Lastima también que el día estuviera nublado, lo que nos impedía ver como se merecía la puesta de sol tras el templo. Una pena, y una pena es que no pudiéramos llegar a tiempo para ver la danza, ni que tuviéramos tiempo para ver el Parque de Garuda. Todo esto quedará para otra vez, si es que hay un “próxima vez”.
Una vez que nos quedamos sin luz, emprendemos el regreso. A esto hay que decir que cuando nos damos vuelta teníamos al taxista con nosotros para que no nos perdiéramos ya que a estas alturas ya era de noche cerrada y allí la iluminación brilla por su ausencia.
Pues nada, después de este día solo nos quedaba darnos un buen homenaje cenando marisco en Jimbaram.
Llegamos al hotel a las diez de la noche, así que solo nos quedaba decir «Hasta mañana».

Datos:
-Taxi a nuestra disposición todo el día: 350000 rupias
– Cena en Jimbaran: 650000 rupias / 4 personas.

Otras entradas del viaje:
         Antecedentes
         Día 1: 27 de Mayo: Vuelosssss
         Día 2: 28 de Mayo: Llegada a Kuala Lumpur
         Día 3: 29 de Mayo: Kuala Lumpur
         Día 4: 30 de Mayo: Llegada a Ubud
         Día 5: 31 de Mayo: 1ª Excursión en Bali
         – Día 6: 1 de Junio: Kuta y el Sur de Bali
         Día 7: 2 de Junio: 2ª Excursión en Bali
         Día 8: 3 de Junio: 3ª Excursión en Bali
         Día 9: 4 de Junio: Un paseo por Ubud
         Día 10: 5 de Junio: Llegada a las Islas Gili
         Días 11 a 16: del 6 al 11 de Junio. Estancia en las Islas Gili
         Días 17 y 18: 12 y 13 de Junio: El regreso
descuento seguros iati descuento Mopane Game Safaris

Viaja con nosotros

Si quieres que te ayudemos a organizar un viaje igual a este o parecido, por libre o con agencia receptiva, o que simplemente te coticemos los hoteles que hayas elegido, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, haremos de tu sueño una realidad.

Callejeando por el Mundo es un blog de viajes propiedad de Viajes Callejeando por el Mundo, agencia con licencia AV-240-AS.

1 Comentario

  1. Lo del atardecer fue un poco fastidio por que el gran problema es que en esa parte de la isla y en temporada seca es mas fácil que se acumule la humedad en forma de nubes bajas…en el horizonte y eso nos privó de contemplar el atardecer ya que no se podia ver el sol metiéndose en el mar :(. La cena estuvo genial.. yo creo que la "culpa"de que todo estuviera buenísimo es que las parrillas las alimentan con cocos secos..que le da un gusto especial a la salsa..Eso sí tened cuidadín al escoger el sitio de Jimbaran, por que como todos están pegados y entras por la calle al final acabamos sentándonos en el de al lado! jajaja..pero estaba muy muy rico igual..aun recuerdo la cara de sueño del conductor..al llegar al hotel..todavia le quedaba una hora de camino hasta su casa y a la mañana siguiente nos recogia…!

Escribe un comentario