Bragança 2011 – Portugal: 15 de Agosto.

Publicado en: Portugal, Sin categoría | 2
Este era el último día de nuestro fin de semana en Puebla, y aprovechando que teníamos que dejar el hotel y que Rubén llevaba todo el viaje pensando en acercarse hasta Bragança, pues nada… desayunamos, hicimos las maletas y el check out y pusimos rumbo a Bragança.
Adios Puebla!!

 

 El camino de ida no tiene perdida y aunque una vez que pasas a terreno de Portugal las señales brillan por su ausencia, llegamos sin problema. No así para salir de Bragança, pero esta aventura la contaré más adelante.
Dimos unas cuantas vueltas hasta encontrar las cercanías del centro histórico, y encontramos un aparcamiento, en zona azul, pero cuando fuimos a pagar vimos que en Portugal tambien era festivo, así que que la zona azul era gratuita y tuvimos mucha suerte con el aparcamiento, porque aparcamos en pleno centro, justo junto al lado de la Catedral.

 

Decidimos dar un paseo por el pueblo e ir caminando hasta el castillo y así lo hicimos.

 

Cuando llegamos al castillo vimos que aquí también había mercado. Vaya fin de semana de mercadillos que nos pegamos. Dimos unos paseos por la zona y entramos al Castillo.

 

La verdad es que este es mucho más pequeño que el de Puebla y más sencillo, pero aún así es bonito, sobre todo por la muralla que lo rodea.

 

 

 

Después de sacar mil fotos y subir y bajar miles de escaleras, con el sol pegando fuerte, decidimos bajar y tomar algo fresquito. Una chica cubana nos preparó un granizado de limón que sabía a mojito, solo le faltaba el ron, porque le añadió hierbabuena y lima. La verdad es que estaba buenísimo. Después de un rato dando vueltas, era ya la hora de comer.
Y comimos allí mismo, en la Casa do Castelo:

 

 

 

 

Después del viaje a Lisboa del que me vine con la idea de que ni en Portugal me gustaba el Bacalao, pensé que debía darle una nueva oportunidad y volvimos a probarlo. Pero sigo pensando lo mismo, de todos los pescados este es el único que no me gusta. De postre tomamos: Rubén un crepé de chocolate y yo tarta de Castañas (que estaba muy buena pero vaya como llena). Después de comer nos encaminamos hacia el coche, pasando antes por una cafetería para intentar mantenernos despiertos con un buen café. Esto si que me gusta en Portugal. No tomé ninguno que no me gustara.
Y ya de vuelta… menudo episodio. Salimos de Bragança por el mismo sitio por el que entramos y seguimos la misma carretera llena de curvas, pero no se en que momento nos despistamos y seguimos la carretera que no era, y digo que no se en que momento porque yo creía que habíamos hecho todo el camino desde Puebla sin desviarnos en ningún punto, con lo que para la vuelta debía ser lo mismo. Rubén no paraba de decir que ese no era el camino, que no era el camino, que no era el camino, así que llegado a un punto en el que había una señal que ponía España, pues cogimos ese desvío.  Y en mal momento lo cogimos porque nos llevó por una carretera en obras, sin asfaltar y que nos llevó a un pueblo por el que casi no pasamos. Cuando conseguí tener cobertura con el móvil y mirar en internet por donde habíamos ido casi me asusté, jeje, menuda vuelta.  Eso si turismo rural si que hicimos. Y ahora creo que la carretera por la que íbamos en un principio era la correcta y que nunca nos teníamos que haber desviado.
Bueno pues aquí se termina el viaje. Un fin de semana maravilloso, lleno de aventurillas y que desde luego llenó todas mis expectativas. Supongo que las de Rubén también, que con las ganas que tenía de ir aquí…
__________________________________________


El castillo de Braganza en Portugal, de Mi baul de blogs.
Que ver en Braganza de Lugares que Visitar.
viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

2 Comentarios

  1. que hacer en Madrid
    | Responder

    Me encanta esa zona de Portugal y sobre todo Bragança. Además se come un bacalao dourado buenísimo!

  2. Mya J-c
    | Responder

    Hola que bonito tu blog, me encantan todos los viajes que hacéis 🙂 que suerte!!
    me quedo por aquí para seguirte!
    me ha encantado cuando comentas que en portugal no hay casi señales, es cierto, que yo ahora vivo allí y como no sepas el camino tela.. jeje, un besote
    María 🙂
    http://atelierdemya.blogspot.com

Dejar un comentario