Canal de Savuti, los baobabs y las pinturas San

Publicado en: Africa, Botswana | 0

El día anterior había sido un día espectacular, impresionante, de documental, y casi ya no podíamos pedir más. Dice la Lonely Planet en su guía más reciente sobre esta zona del Parque Nacional Chobe, la zona del Canal de Savuti, que “en una tarde se pueden ver hasta 15 leones y dos leopardos” y nosotros podemos dar fe de ello. En un día en Savuti se puede ver, con un buen equipo de guías rastreadores, todo eso y mucho más. Nosotros lo habíamos experimentado el día antes así que nos plantemos ¿Qué más nos puede ofrecer el Canal de Savuti? Eso lo íbamos a contestar a lo largo del día, con las decisiones que se fueron tomando en función de los avistamientos, sobre todo de la mañana.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (20)

Era nuestro último día en Savuti y queríamos aprovecharlo de la mejor de las maneras. Así que había que ponerse en marcha.

 

El despertar en el Canal de Savuti.

 

5:00 de la mañana. ¡Good morning! ¡Good Morning! Palabras mágicas para despertar.

Mi noche no había sido especialmente buena. El esguince del tobillo se hacía notar. No encontraba buena posición en la cama donde pudiese descansar el pie y que no me doliese. Además, tal y como me había pasado el día anterior, a las 3 de la mañana me vuelvo a despertar con ganas de ir al baño. Si el día anterior me había costado tomar la decisión, ésta iba a ser más complicado. Porque ahora al baño ya no podía ir sola, me tenía que acompañar Rubén porque yo no podía apoyar el pie, o al menos no podía apoyarlo bien y menos dentro de la tienda. No me quería caer.

Esta noche la recuerdo más tranquila, aunque las hienas nos volvieron a acompañar y hasta se oyó como se caían unas cacerolas en la cocina. Creo que las hienas estaban rebuscando algo que llevarse a la boca.

5:30 de la mañana. Tras el copioso desayuno, increíble como siempre, nos ponemos en marcha, no sin antes, cambiar la venda de mi pie y ponerle una mejor sujeción.

 

El amanecer en el Canal de Savuti.

 

Dicen que los atardeceres en África son mágicos, y no les quito razón. Los atardeceres de África son ese momento del día, calmado, sosegado, romántico si me permitís. Un momento mágico, un momento sobre todo anaranjado, y un momento que invita a reflexionar sobre lo que ha dado de sí el día. Pero ¿qué me decís de los amaneceres? Nosotros vivimos unos amaneceres en el Canal de Savuti, difíciles de olvidar. Tan mágicos o más que el atardecer. En este caso se les da menos importancia, pero ir en tu coche, viendo como el sol aparece tras las acacias, los mopanes o tras los árboles de marula, apreciando el momento de comenzar el día, de estar expectante y dispuesto a recibir aquello que Botswana te tenga preparado.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (1)

Las mañanas en Botswana son frías. Mopane Game Safaris, prepara para ello unos ponchos de forro polar que vienen de maravilla para abrigarse durante estas primeras horas. Allí, bajo mi manta polar, con el aire gélido pegando en mi cara, el coche surcando los caminos de arena suelta, contemplé el hermoso amanecer que Savuti nos tenía preparados para comenzar un nuevo día en la Sabana.

 

 

El canal de Savuti.

 

Era la Séptima vez que cruzábamos este puente, el puente sobre el canal de Savuti. Nuestro campamento se encontraba muy cerca de él y cada día, en cada safári, pasábamos por él.

En el canal de Savuti se produce uno de tantos fenómenos hidrográficos de extraña naturaleza que tienen lugar en el norte de Botswana. El Canal de Savuti une los pantanos de Savuti  con los de Linyanti, y a través del Selinda Spilway, con el Delta del Okavango. Sin embargo el agua  no siempre fluye. Durante periodos largos de tiempo, el canal permanece seco, sin que se sepa, con certeza cuales son los motivos. Si por el canal fluye agua, cambia por completo el ecosistema, porque hay agua en abundancia durante todo el año, lo que supone un mayor número de animales y sobre todo, de aves acuáticas.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (10)

Cuando Livingston pasó por aquí en su ruta de exploración que le llevó hasta lo que él bautizó como Cataratas Victoria (recordad que hablamos de él en el primer artículo del viaje), en año 1851, por el canal no fluía agua. Livingston lo describió entonces como “un triste pantano”, pantano que unos años después, en 1857 se inundó y el canal volvió a traer mucha vida a Savuti. Así el canal se seca y se inunda, permaneciendo años en cada estado, sin ser constantes, sin tener explicación aparente, y sin saber exactamente cuando ocurrirá un fenómeno o el otro.

Hay muchas hipótesis sobre este extraño suceso del Canal de Savuti. La primera de ellas venía a intuir que el Canal llevaba agua si los ríos Chobe y Okavango experimentaban crecidas debido a las lluvias copiosas que se producían en terrenos de Angola. Sin embargo, esta teoría ya fue descartada hace años. En 1925 se produjo una crecida histórica del río mientras que el Canal permaneció seco.

 

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (2)

La última de las teorías apunta a que tiene más que ver con el movimiento de las capas tectónicas. En el año 2008, un año de intensas lluvias en Angola (lugar donde nacen estos ríos), junto con dos terremotos de elevada intensidad, hicieron que las tierras de Savuti se moviesen, las piezas encajasen y por el canal volviese a fluir agua. Aquello trajo consigo la felicidad a estas tierras, la llegada de animales y un cambio completo del ecosistema.

A nuestro paso por el canal de Savuti, lo que vimos, fue lo mismo que vio Livingston 167 años antes. Un lugar seco, tremendamente azotado por la sequía, con alguna que otra charca que aún a estas alturas del año conserva algo de agua. El canal dejó de tener agua en el año 2015 y permanece seco desde entonces sin tener certeza de cuando volverá a fluir.

 

Los primeros avistamientos del día.

 

La mañana se dio bien, muy bien, en cuanto a avistamientos se refiere. Con los primeros rayos del sol llegaron los primeros animales. Recorrimos la zona del Canal de Savuti, buscando zonas donde aún quedase algo de agua y por tanto los animales se acercasen a beber. Jirafas, Steenbok (rafícero Común), avestruces, Avutarda kori, ñus…. allá donde ponías la vista encontrabas algo agradable que ver. ¿Cómo puede subsistir toda esta cantidad de animales en un lugar aparentemente tan hostil, sin agua, sin casi agua? Es la gran pregunta que nos hacemos cuando vamos a África en época seca. Y sí, en esta época, pese a lo que pueda parecer, por la escasez de agua, es cuando más animales, podemos ver, ya que se concentrar al rededor del bien más escaso: EL AGUA.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (18)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (19)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (21)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (22)

Pero como es habitual lo que más nos llama la atención son ellos, los reyes de la sabana, los leones. Poco después de empezar el recorrido de la mañana allí estaban ellos, los dos leones del primer día.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (3)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (4)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (6)

Unos 15 minutos después de abandonarles encontramos una camada de pequeños leones, metidos entre los arbustos y aparentemente solos. Aunque no tardó mucho en aparecer por allí la primera leona.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (7)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (8)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (9)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (12)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (13)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (14)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (16)

Fijaros como estaba la cosa, a estas alturas del viaje, del que tan solo llevábamos dos días completos de safari en el interior de los parques, en los que ya habíamos visto de todo, que hasta nuestros ojos se iban hacia otro tipo de animales: los de dos patas. Nos fijamos en este reportero, con este coche tan chulo, que encontramos en varias ocasiones por el parque. Parado siempre, observando, con un portátil en la mano… Bea llegó a elaborar una teoría: estaba haciendo un reportaje sobre el Hipopótamo de la charca. Del que os hablaré más adelante.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (25)

La hora del café.

 

La parada para el café se convirtió en algo muy esperado a media mañana. Tras habernos levantado a las 5 de la mañana y desayunado a las 5:30, el  poder tomar un café con galletas a las 10 de la mañana, era todo un detalle. Y esperado y ansiado. No sabéis lo bien que entra, después de ya 4 horas de safari, parar en la sabana, en un bonito sitio, siempre bajo la sombra de un árbol, y tomar un café contemplando esta hermosura. Esta vez, nos vuelven a acompañar las risas y… los elefantes.

canal de savuti parque nacional chobe botswana (1)

canal de savuti parque nacional chobe botswana (2)

canal de savuti parque nacional chobe botswana (3)

canal de savuti parque nacional chobe botswana (5)

canal de savuti parque nacional chobe botswana (6)

La charca de Savuti el Hipopótamo.

 

Las siguientes horas de la mañana estuvieron muy marcadas por la Charca de Savuti.

¿Qué hace un hipopótamo solitario en un lugar donde casi no hay agua? Esta es la primera pregunta que te planteas la primera vez que ves la charca de Savuti, de esto ya hacía dos días, y en su centro, intuyéndose solo, un hipopótamo. La mayor parte de las veces que pasamos por la charca, el hipopótamo solo se podía intuir y cualquier persona común, no africana o no habituada a visualizar animales, hubiese jurado que aquello era una roca y hubiese pasado desapercibido. Pero no, en aquel lugar sin casi agua, donde solo había una charca que aún conservase algo de este líquido tan preciado, había un hipopótamo. ¿Qué hace ahí? ¿Porqué esta solo? Podríamos decir que éste es el “hipopótamo despistado”. Cuando el nivel de aguas bajó, cuando todos los hipopótamos salieron en busca de más agua, el hipopótamo de Savuti, se quedó rezagado, y cuando quiso alcanzar a sus compañeros, ya era demasiado tarde. No había agua lo suficientemente cerca para poder llegar. Así que se tuvo que quedar y aquí, en la charca, le encontramos, solo,cada día, sin más compañía que la de aquellos que se acercan a beber.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (28)
No es una piedra lo que hay en el agua, es el hipo de Savuti

Y estábamos en la hora del día en la que muchos animales se acercan a la charca a beber. Poco a poco aparecieron los ñus, y un ruano. No habíamos visto muchos ruanos, ni en Kenia y Tanzania, ni ahora en Botswana ¿o sería más bien que hasta ahora nos había llamado más la atención otras especies y era el momento de empezar a fijarnos en el resto de lo que nos rodeaba? Puede ser. Lo cierto es que el conjunto de la charca, el hipopótamo que intuíamos nada más, los ñus y el ruano, junto con otras especies de gacelas, era como un oasis en medio del desierto, un vergel que nadie se querría perder.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (29)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (30)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (31)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (32)
Ruano

 

De nuevo los leones.

 

Y de nuevo más leones ¿cuántos habíamos visto ya y llevábamos solo 4 días de viaje? No los podíamos ni contar, pero muchos, muchos más de los que nos pudiésemos imaginar, hasta el punto de ya encontrarlo como algo habitual. Otra manada de leones descansando, esperando el momento para cazar. A esta hora del día se les veía más animados de lo que sería habitual. Jugaban, se movían, … incluso parecían sonreír.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (23)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (23)

Entre leones, gacelas, ñus y algún Lechwe (que no habíamos visto hasta entonces), llegó la hora de regresar al campamento para comer. Nos esperaba una tarde de muchas aventuras.

 

La Avenida de los Baobabs, en el canal de Savuti.

 

Los baobabs, esos grandes árboles, imponentes, distintos, que destacan entra cualquier otro, y que parecen estar al revés, con las raices hacia arriba, los llevábamos viendo ya varios días. Nosotros tambien los habíamos visto en Tanzania, en el Tarangire National Park y en la costa de Kenia. Pero siempre es un gusto, cuando además, los vemos en grupos. Esta tarde, decidimos dedicarla a otro aspecto distinto del área de Savuti, que no solo es conocido por sus animales, también por su fascinante historia y por su geología.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (33)
Kudu

La primera parada de la tarde, tras sacarle unas cuantas fotos a un Kudu de impresionante tamaño, fue en un área de grandes Baobabs. Los guías son los primeros que llegan al lugar e inspeccionan. Esta zona, la zona de las colinas de Suvuti, es área de leopardos y nunca se sabe cuando pueden aparecer. Los guías son los primeros que suben la pequeña colina en dirección a los Baobabs. El camino no es fácil. No hay camino más bien. Las piedras están muy sueltas y no es fácil para mi, con un esguince recién hecho. Pero me propuse no quejarme, me propuse continuar el camino y me propuse, sobre todo, no ralentizar al grupo. Así que fui la primera que me puse en marcha tras los guías y poco a poco, fui subiendo la colina.

 

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (35)

 

Allí estuvimos un gran rato, sentados bajo la sombra de los grandes árboles. Árboles que daban para muchas fotos, y cada uno a su manera, se fue subiendo y metiendo por entre ellos. Yo, como comprenderéis, me senté, y esperé a que el resto del grupo terminase con sus fotos. Desde mi posición privilegiada fui sacando fotos “robadas” del resto del grupo.

Era aquel un lugar estupendo para sacar fotos de grupo, así que poco a poco me puse en posición y esperé que el resto se pusiese a mi alrededor. Más ya no podía hacer.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (37)

canal de savuti parque nacional chobe botswana (8)

En el camino hacia nuestra siguiente visita del día, ocurrió algo sorprendente. Ya tenía claro que íbamos con los mejores guías del mundo, pero lo que ocurrió entonces vino a corroborarlo. El coche avanzaba por entre las arboledas de Savuti, más rápido que lento, por un paraje de lo más seco, y con un sol que ya empezaba a bajar. Tan bajo estaba el sol que mirando de frente, a contraluz, y con un sol intenso que nos daba de frente, nuestro guía fue capaz de ver, entre los árboles, y en la sombra, un búho. ¿Cómo era posible que viese en ese entorno un búho? ¿Cómo hacen para verlos? Si además es que van conduciendo y nosotros pensando que van a lo suyo, y realmente siguen rastreando y mirando en cada momento. Auténticos profesionales, sí señor.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (38)

Las pinturas San.

 

Relativamente cerca de la zona de Baobabs se encuentra la Colina Gobabis, donde el mayor de sus atractivos es subir la empinada cuesta de unos 150 metros, en zona, esta sí, de leopardos, y visualizar las pinturas rupestres de los san, o como les conocemos habitualmente, los bosquimanos. Los bosquimanos fueron los primeros en llegar a la zona del Canal de Savuti, y dejaron plasmado en la zona rocosa de las colinas de Savuti, su paso en forma de pinturas. Hoy íbamos a visitar unas de ellas.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (42)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (43)

Las pinturas rupestres que vemos aquí, están ligadas a las de Tsodilo Hills, cuatro colinas situadas en pleno desierto del Kalahari, hoy en día patrimonio de la Humanidad por la Unesco, por la gran cantidad de pinturas rupestres que allí se encuentran. A día de hoy Tsodilo Hills se sigue considerando un lugar sagrado, y las pinturas de Savuti están ligadas a ellas.

150 metros de subida que para mi fueron una tortura. He de decir que me tuve que quedar a mitad de camino, ya que para mi, seguir subiendo entre rocas, era algo muy complicado y difícil. Conmigo se quedó Edwin, alguien tenía que velar por mi seguridad.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (41)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (44)

Desde mi posición les vi ascender hasta las cercanías de la pintura. Por mi parte y desde donde estaba, las veía perfectamente. Llegar exactamente a la posición de las pinturas, requiso mucho esfuerzo, y no todos fueron capaces de llegar (tened en cuenta que lo principal aquí es si tienes miedo a las alturas o no estás seguro de donde te vas a meter, más que nada por no tener otro accidente en un lugar así). Vero, Rubén y Silvia fueron los que más cerca estuvieron y así lo plasmé yo.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (39)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (40)

El atardecer en el Canal de Savuti.

 

Cuando terminamos la visita a las pinturas, nuestro día estaba terminando ya. El día empezaba a caer y nos preguntamos ¿dónde está el leopardo? Si estamos en una zona de leopardos y habíamos visto leopardos casi cada día, y el día anterior dos, ¿cómo es posible que hoy nos fuésemos a quedar si la presencia de este animal? Pero lo que no sabíamos es que el día aún no había terminado.

Otro espectacular atardecer y viendo caer la tarde y en dirección ya al campamento, nos encontramos, tan tranquilo, en medio del camino, un leopardo. Sabíamos que no nos podíamos ir de Savuti sin que Savuti nos mostrase el último leopardo del día.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (45)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (46)

Esto ya fue de lo más increíble. Era el cuarto leopardo que veíamos en el viaje y no podía sentirme más feliz y orgullosa del equipo que llevábamos. Si ver este leopardo había sido más fortuito (o no) lo claro es que en el resto había tenido mucho que ver Moshé, un guía increíble pero sobre todo una gran persona.

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (47)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (48)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (50)

el canal de savuti parque nacional chobe botswana (51)

Antes de llegar al campamento, pasamos un rato por la charca de Savuti y esta vez, con el atardecer cayendo, el hipopótamo se dejó ver y nos mostró algo más que su lomo fuera del agua.

Estas fueron las últimas imágenes del día, aunque no nos despedíamos aún de Savuti, porque todavía quedaba la mañana siguiente de camino a nuestro siguiente destino.

 

La noche en el Canal de Savuti.

 

Todavía nos quedan más sorpresas antes de terminar el día y es que Savuti nunca deja de sorprender. Nos bajamos de los jeeps en el campamento y… ¡Sorpresa! Rugidos de león. No os podéis imaginar lo cerca que se escuchaban. Nos quedamos todos paralizados, mirándonos unos a otros sin pronunciar palabra. Cuando alguien habla lo que nos cuenta es lo siguiente: “en la entrada al campamento, en el camino que sale a la derecha, hay un león. Está llamando a otros”. Y sí, era evidente, porque tras un rugido se oía otro un poco más lejos. Nos metimos en las tiendas, nos duchamos, nos cambiamos de ropa y cuando salimos a cenar, con el fuego, más grande este día, ya encendido.

Las normas de esta noche fueron muy claras. Cenar y esta noche nada de vino en torno a la hoguera. Esta noche, a las 9, todo el mundo dentro de las tiendas, las cremalleras bajadas y a dormir. ¿Y quién duerme en esta situación?

Y más cuando al rato de meternos en la cama ocurren cosas. Oímos un coche, no sabemos si llegar o salir. Alguien había venido al campamento, o alguien había cogido uno de nuestros coches y se había puesto en marcha. No sabíamos el qué pero mejor ni preguntar. Esa noche dormimos, o mal dormimos, con los rugidos de un león de sonido de fondo.

 

Este es un viaje de Mopane Game Safaris. Un viaje auténtico, de aventura, un viaje increíble y un viaje que te marcará para siempre. Recuerda, que si reservas el viaje a través de nuestra agencia te llevarás totalmente gratis, el sobrevuelo en avioneta por el Delta del Okavango y nosotros cargamos con los gastos de transferencia a Botswana. 

info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
.

Si quieres leer el diario completo de viaje: Botswana y Victoria Falls en 14 días.

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario