Centro de recuperación del Oso: Sepilok

Publicado en: Borneo, Malasia | 0

El último día de selva en Borneo lo íbamos a invertir en un montón de actividades y traslados, por un lado nos quedaba el último safari por el río Kinabatangan, después nos trasladaríamos a Sepilok donde visitaríamos el centro de recuperación del Oso, para después y tras un vuelo, dirigirnos a Kota Kinabalu, último de los destinos de nuestro tour por Borneo.

 

amanecer en el río kinabatangan borneo malasia (2)

 

Último Safari al amanecer en el río Kinabtangan.

 

Nuestro último día de selva en Borneo volvía a empezar muy temprano. Eran las 5:30 de la mañana de un día del mes de Marzo cuando sonó el “gong” que anunciaba la salida de nuestro último safari. Nos dirigimos al embarcadero y nos encontramos con una imagen del río espectacular y nostálgica. El río había decidido despedirse de nosotros con una bruma mañanera que nos dejó unas impactantes imágenes. Desde luego, la inversión en aquel tour de 3 días y dos noches por el río Kinabatangan había merecido la pena. Esta mañana, todo lo que nos había mostrado en días anteriores el río, tanta vegetación impenetrable, tantos animales y tan variados, quedaba enmarcado por esta espectacular neblina. Solo nos íbamos con la pena de no haber podido ver elefantes pigmeos, pero todavía nos quedaba la esperanza de poder ver algún orangután en libertad, aunque ya nos habían avisado de que las probabilidades son muy escasas, puesto que se dejan ver muy mal. Ya os aviso, no lo conseguimos.

 

amanecer en el río kinabatangan borneo malasia (3)

amanecer en el río kinabatangan borneo malasia

 

La mañana transcurrió entre neblina, y divisando más animales, sobre todo monos y proboscis. La cantidad de Proboscis que vimos en el río Kinabatangan nos dejó sin palabras. Esta mañana era la mejor que nos podía haber mostrado el río para despedirnos de la Selva de Borneo. Como ya había fotografiado muchos monos y proboscis, me dediqué a buscar aves y esto es lo más aceptable que conseguí:

 

aguila rio kinabatangan borneo malasia

pajaro rio kinabatangan borneo malasia

pajaro rio kinabatangan borneo malasia (2)

 

Tras el safari al amanecer nos dirigimos de nuevo al hotel, donde después de desayunar nos despedimos de todo el equipo, agradeciéndoles todo lo que nos habían dado en estos 3 días, un equipo maravilloso, atento y dispuesto a ayudar en todo lo que fuese necesario, con unos guías, sobre todo un guía, que lo hizo todo mucho más fácil y que fue el mejor de todos los que vimos. Recomendamos la estancia en Nature Lodge Kinabatangan al 100%.

 

Era el momento de volver a cruzar el río, despedirnos de algunos de nuestros compañeros y empezar el regreso a Sepilok. Unas dos horas de trayecto que nos llevaron de nuevo al hotel donde teníamos las mochilas guardadas. Tras intercambiar unas palabras con el jefe, agradecerle toda la atención recibido y el trato, dejamos la mochila que nos había acompañado hasta el río Kinabatangan y caminando nos fuimos hasta el centro de recuperación del Oso de Sepilok.

 

Centro de recuperación del oso de Sepilok.

 

En nuestro primer día en Sepilok, cuando visitamos el Centro de recuperación del Orangután, nos fijamos que al lado estaba el centro de recuperación del Oso, un centro con similitud al anterior cuya finalidad es proteger esta especie, recuperar o rehabilitar aquellos osos que encuentran en mal estado y devolverlos a la selva. Entonces no nos había dado tiempo a visitarlo, pero dado que hoy no nos daba tiempo a entrar de nuevo en el centro de recuperación del Orangután de Sepilok (si no no nos hubiera importado repetir), decidimos invertir las últimas horas del día en visitar este centro.

 

centro de recuperacion del oso sepilok borneo malasia (2)

centro de recuperacion del oso sepilok borneo malasia (3)

centro de recuperacion del oso sepilok borneo malasia

 

He de decir que el sitio no me gustó ni impactó tanto como cualquiera de los otros sitios y centros en los que estuvimos en Borneo. Quizá porque al venir de Asturias algún que otro oso hemos visto y quizá también porque el centro parece más un zoo que un centro de recuperación. No me pareció el espacio tan grande ni con tanta libertad como cualquiera de los otros que habíamos visitado.

mariposa centro de recuperacion del oso sepilok

Tras la visita al centro, que no nos llevó más de una hora, salimos a tomar algo. El sol a esta hora ya era abrasador y necesitabamos hidratarnos un poco.

Emprendimos el regreso hacia el hotel. Nos cambiamos de ropa, recogimos las mochilas y con taxi nos fuimos directos al aeropuerto.

 

De Sepilok a Kota Kinabalu.

 

Era hora de abandonar Sepilok y emprender la última fase de nuestro viaje por Borneo. Nos íbamos a Kota Kinabalu, destino casi obligado para poder coger el vuelo a las Islas Perhentian. Puesto que teníamos que pasar obligatoriamente por aquí habíamos planteado varias opciones. Una de ellas era visitar el parque Nacional Kinabalu, y aunque ya desde un principio habíamos descartado la ascensión a su pico (por el elevado precio que tenía, más de 200 euros por persona, y dos días de viaje) entendíamos que el parque tenía más cosas que ofrecer y no solo ascender a su pico, uno de los más altos del Sudeste asiático y con más altitud de Malasia, con sus 4095 metros. Después de descartar la visita al parque nos planteamos pasar un día en Kota Kinabalu ya que el vuelo directo a Perhentian no sale todos los días, y pasar este día en la ciudad, una ciudad a la que le veíamos pocos atractivos, por lo que nos planteamos vistiar el cercano Parque Marino Tunku Abdul Rahman.

 

Durante el vuelo vimos estas preciosas imágenes del Monte Kinabalu, con su cima despejada.

monte kinabalu desde el aire borneo malasia

 

El vuelo con destino a Kota Kinabalu salía de Sandakan a las 14:35 y esta vez lo hizo de forma puntual. Unos 50 minutos después aterrizábamos en el aeropuerto internacional Beg Berkunci de Kota Kinabalu. Tras comprar el ticket del taxi, algo habitual en los aeropuertos malayos, y recargar la tarjeta de datos 3G, nos fuimos a nuestro hotel.

En esta ocasión escogimos el Hii 5, un hotel pequeño y con estilo moderno, donde nos alegramos enormemente de tener aire acondicionado ya que al entrar en la habitación el impacto de calor fue sofocante. Más de 40 grados en una habitación a la que le daba el sol durante casi todo el día.

Podeis ver fotos y comentarios de otros viajeros en Tripadvisor: http://goo.gl/Yfvk6k

 

Tras una ducha reparadora salimos a descubrir la ciudad.

 

Un paseo al atardecer por Kota Kinabalu.

 

Si algo me llamaba especialmente la atención cuando preparaba este viaje sobre Kota Kinabalu fue el mercado filipino. Nuestro hotel había sido escogido más que por precio, que también, por ubicación. Ya que íbamos a pasar muy poco tiempo en Kota Kinabalu queríamos que el hotel estuviese perfectamente ubicado y que nos permitiese ir caminando a todos los destinos. El mercado filipino quedaba muy cerca de donde nos encontrábamos.

mercado filipina kota kinabalu borneo malasia

comida mercado filipino kota kinabalu borneo malasia

 

Si hay algo que me gusta especialmente en los viajes es visitar sus mercados, ver como se comporta la gente, que comen, que compran y así pasar un rato observando. Aquí, en el mercado filipino, podemos degustar todo tipo de pescado fresco. Si se va con tiempo y ganas de pasar calor, podríamos comer aquí por precios muy reducidos, marisco y pescado fresco, escogido en el momento y cocinado a tu gusto. Nosotros llevábamos unos cuantos días aislados de la civilización por los parques nacionales de Borneo y nos apetecía cenar en un sitio más tranquilo, más relajados, y sobre todo sin calor y sin agobios. Así que después de dar una buena vuelta por el mercado y entrar en algunas tiendas por el camino, nos dirigimos a la Beach Street, una calle peatonal, cubierta, llena de bares y donde hay música en directo. Allí, por primera vez en muchos días, pude tomar una cerveza.

Así se lo comunicábamos a nuestros familiares y amigos, habíamos vuelto a la civilización:

 

beach street kota kinabalu borneo malasia

No sabéis lo bien que nos sentó este momento a la sombra, bajo un ventilador y degustando algo fresquito.

 

Para cenar optamos por mirar una de nuestras aplicaciones favoritas mientras viajamos: Foursquare, donde si te fijas en los comentarios de la gente local, aunque no les entiendas sí que sabes la puntuación que dan, podrás escoger sitios chulos o al menos donde se coma bien. Optamos esta vez por un italiano que tenía muy buenas críticas, eso sí, ya anunciaban que barato no era, pero en este viaje ya habíamos dejado atrás el tema económico y estábamos dispuestos a disfrutar de nuestras vacaciones. Nos fuimos a Little Italy, donde por regla general suele haber cola para entrar pero tuvimos suerte, y quizá por la hora que era encontramos mesa sin problema.

 

Cenamos mucho y bien, y no conseguimos acabar las pizzas, pizzas hechas con horno de piedra como debe ser. El precio no fue batato, unos 20 euros al cambio por los dos, pero el sitio y la comida lo mereció.

cena little italy kota kinabalu borneo malasia

 

Tras comprar agua, café y bollos para el desayuno nos fuimos a acostar, el día había sido muy largo.

 

Gastos del día:

  • Entrada al centro de recuperación del Oso, 31.80RM (7.10 euros)
  • Café: 4.35 RM (0.97 euros)
  • Taxi al aeropuerto: 25RM (5.58 euros)
  • Taxi del aeropuerto al hotel: 15RM (3.34 euros)
  • Cerveza: 11.6RM (2.59 euros)
  • Cena Little Italy: 51.5 RM (11.5 euros)
  • Para desayunar, café, bollos, agua: 4.3RM (0.97 euros)

Total gasto del día por persona: 32.05 euros

 

 

Si quieres leer el diario completo del viaje: 14 días en Borneo

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.