De Hue a Hoi An por el paso de las nubes

Publicado en: Asia, Vietnam | 0

Tocaba un nuevo día de viaje y quizá el día de peor tiempo de los 24 días que pasamos por Camboya y Angkor, un día muy nublado, con amenaza de lluvia que quizá nos hizo no disfrutar como se debía de este día que nos llevaría de Hue a Hoi An por el paso de las nubes, visitando además, las Montañas de Mármol. Por este motivo, por no haber podido disfrutar como se debe del día dado el mal tiempo y frío que hacía, llegamos antes a Hoi An y nos tomamos la estancia aquí de una forma muy relajada.

DE HUE A HOI AN POR EL PASO DE LAS NUBES VIETNAM

 

Desayuno y salida hacia el pueblo de pescadores.

 

Tocaba madrugar de nuevo. A las 7:30 de la mañana habíamos quedado en la entrada del hotel con el chófer con el que habíamos contratado el viaje de Hue a Hoi An, parando en un pueblo de pescadores, en el propio paso de las nubes y en las montañas de Marmol. Nuestra intención era invertir el día entero en esto pero al final se quedó todo en una mañana, con lo que pudimos disfrutar de la tarde en Hoi An. Este trayecto lo contratamos el día anterior en el restaurante donde comimos durante nuestro paseo por la ciudad imperial de HUE. Tenéis toda la info en: Hue y su ciudad púrpura prohibida

Amaneció el día muy nublado y amenazando lluvia. Además, las temperaturas habían bajado notablemente y era algo que no esperábamos, sobre todo porque este día, pasaríamos por el Paso de las Nubes y como su nombre indica, es un punto alto, situado en la cima de una montaña, y por tanto, con nubes y frío, quizá no fuese la visita más atractiva.

El desayuno del hotel en el que estábamos, el Alba Spa, fue sublime, y uno de los mejores del viaje, aunque esta distinción es difícil de hacer, ya que precisamente los desayunos en los hoteles es algo de lo que no nos podemos quejar ya que todos fueron fantásticos.

Todos los hoteles que utilizamos en nuestro viaje en: Mis Hoteles en Vietnam

 

desayuno en el alba spa hotel de hue (1)

desayuno en el alba spa hotel de hue (2)

Abandonamos Hue, dejando la ciudad envuelta en un manto gris y nos dirigimos a la primera parada del día: el pueblo de pescadores.

Cuando el tiempo acompaña, es decir, cuando las temperaturas en Hue son más elevadas y hace buen tiempo y sol, una parada habitual o a destacar en este trayecto es en Suoi Voi, las conocidas como cascadas Elephant Springs. Aquí, tras una breve caminata se puede llegar a unas cascadas donde darnos un baño en los días más calurosos. Meter las Elephant Springs en el itinerario puede suponer unos 200.000 vnd más en el coste del trayecto, pero es algo que es asumible. Nosotros lo quitamos del planning ya que nos lo desaconsejaron totalmente. Por un lado no hacía buen día para bañarnos, el tiempo amenaza lluvia y el camino para llegar hasta allí cuando está todo embarrado no se hace nada cómodo. Por otro lado las cascadas no son tan impresionantes como para ir hasta allí si no te vas a bañar en ellas.

Continuamos por tanto el camino y nuestro chófer paró en un pequeño aparcamiento al lado del Lang Co Lagoon. Se supone que en esta zona podríamos ver el ir y venir de los pescadores, sin embargo, tras dar un vistazo, no había pescadores en el lago, bueno, sí, pero estaba fuera de nuestro alcance y no había ninguno en tierra, así que estaba todo bastante solitario y calmado. Echamos un vistazo pero dado el poco interés que le encontramos decidimos continuar el camino.

 

El paso por las nubes o Van Hoi Pass.

 

El Van Hoi Pass, o más conocido por los Vietnamitas, como paso por las nubes, se encuentra situado en la cordillera Truong Son, que separa Vietnam en dos, el norte y el sur, y que a su vez forma parte de la cordillera Annamita, que con sus más de 1100 kilómetros atraviesa Vietnam, Laos y parte de Camboya. Si nos fijamos solo en la parte de Vietnam, la mayor altitud de esta cordillera, son 1500 metros sobre el nivel del mar y el paso más alto por carretera se encuentra aquí, entre Hue y Hoi An, en el conocido como Paso por las Nubes.

de hue a hoi an el paso de las nubes vietnam (1)

Hoy en día, este paso se puede evitar dado que han construido un gran túnel bajo las montañas que permite evitar esta carretera con curvas. Este túnel ya lo habíamos pasado el día anterior en nuestro camino a Hue desde Da Nang. Sin embargo muchos turistas se animan a seguir esta carretera para admirar las buenas vistas que, en días despejados, se obtienen de todo el mar Meridional y la costa de Vietnam.

de hue a hoi an el paso de las nubes vietnam (2)

En el camino de subida desde el Lang Co Lagoon hasta el paso de las nubes tiene varios miradores. Si vamos en moto la parada es mucho más fácil que si vamos en coche. Ya percibimos desde estos miradores que nuestra visita al Paso de las Nubes no nos iba a aportar las bonitas imágenes que habíamos visto antes de venir. Había una fina niebla que lo cubría todo e impedía ver las vistas que se supone que hay desde estos miradores.

de hue a hoi an el paso de las nubes vietnam (3)

Decidimos continuar el camino y parar directamente en el Van Hoi Pass, donde hay unos puestos de suvenirs, y algunos bares.

de hue a hoi an el paso de las nubes vietnam (5)

Nos vino muy bien para quitar el frío que hacía en este punto  tomarnos un café, un buen café casero que nos preparó una de las señoras de uno de los puestos. Yo creo que aquí lo mismo te sirven un te, que te venden una pulsera o una botella de vino.

de hue a hoi an el paso de las nubes vietnam (4)

En el paso por las nubes lo primero que llama la atención es un edifico de color marrón, una especie de puerta en medio de la nada, con una inscripción que dice “puerta de las nubes junto al mar”.

de hue a hoi an el paso de las nubes vietnam (6)

de hue a hoi an el paso de las nubes vietnam (7)

Desde este punto deberíamos poder ver las playas de Hue, la costa hasta Da Nang, pero nuestra vista hoy, cuando además estaba empezando a llover, era más bien pobre. No obstante no estuvo mal y vimos pasar el tren entre el medio de las montañas.

 

Las playas de Da Nang.

 

Abandonamos el paso de las nubes con pena, pero empezaba a llover bastante y todavía nos quedaba un rato hasta llegar a nuestra siguiente parada: Las Montañas de marmol.

Nuestro chofer, al ver que nuestra visita del día de hoy se estaba quedando algo empañada por el mal tiempo, decidió hacer la bajada lentamente, de forma que al menos pudiésemos sacar alguna foto desde el coche. Algo que desde luego le agradecimos ya que no tenía porqué hacerlo.

En nuestro camino hacia las Montañas de mármol, situadas a 10 kilómetros de Da Nang en dirección Hoi An, pasamos por las playas de Da Nang. No se muy bien porqué nuestro chófer decidió llevarnos por ahí, no se si hay otro camino más corto o simplemente lo hizo para que echásemos un vistazo, lo cierto es que me vino muy bien para comprobar que las playas de Da Nang no me gustaron en exceso. También es cierto que el tiempo no acompañaba y que el mar estaba muy revuelto, las olas eran bastante grandes (no como las del Cantábrico, por supuesto, pero tampoco lo que uno se espera de las playas del sudeste asiático).

Si ya en la noche que pasamos en Da Nang, la ciudad no nos pareció como para pasar un día, hoy, al pasar de día, lo vimos como una ciudad, particularmente turística, llena de rascacielos y dedicada al turismo de playa. Grandes hoteles de lujo a pie de mar, con una enorme playa que cubre toda la costa y que en temporada alta debe ponerse como la costa mediterránea en pleno agosto.

Aunque lo que verdaderamente nos llamó la atención fue una especie de puerto donde había muchísimos barcos atracados, unos pegados a los otros… Impresionante y muy fotogénico.

de hue a hoi an pasando por Danang vietnam (1)

de hue a hoi an pasando por Danang vietnam (2)

 

Las Montañas de Marmol.

 

Las Montañas de Mármol son 5 grandes montículos de mármol y caliza, que destacan sobre un terreno perfectamente llano. Desde la distancia se ven tan enormes, como si alguien hubiese decido poner un enorme pedrusco en medio de la nada. De las 5 montañas que conforman este grupo, la mayoría de los turistas optamos por visitar la más grande y llamativa de todas, la montaña del Agua (Tuy Son). Las 5 montañas llevan el nombre de los 5 elementos naturales, por lo que hoy visitaremos la conocida como montaña Agua.

de hue a hoi an pasando por las montañas de marmol vietnam (1)

de hue a hoi an pasando por las montañas de marmol vietnam (2)

Quizá las conocidas como Las Montañas de Mármol sea lo más turístico de todo lo que habíamos hecho en muchos días, porque si bien no nos habíamos tropezado con grandes acumulaciones de gente en ningún sitio, aquí vimos que había enormes cantidades de autobuses, minibuses, coches y por tanto, mucha gente.

de hue a hoi an pasando por las montañas de marmol vietnam (3)

de hue a hoi an pasando por las montañas de marmol vietnam (4)

de hue a hoi an pasando por las montañas de marmol vietnam (5)

Nos armamos de paciencia y fuimos hasta la entrada, donde pagamos y continuamos el trayecto. Hay un ascensor para salvar el gran desnivel, sin embargo  nosotros preferimos subir caminando. El precio creo recordar que era de 30.000 vnd.

El principal atractivo de las montañas de mármol no es precisamente esto, que sean de mármol, aunque puede verse en los pies de las mismas, numerosas tiendas y fábricas dedicadas a este material, sino las numerosas cuevas, templos y pagodas que encontraremos diseminadas por la gran montaña.

de hue a hoi an pasando por las montañas de marmol vietnam (6)

de hue a hoi an pasando por las montañas de marmol vietnam (7)

de hue a hoi an pasando por las montañas de marmol vietnam (9)

Lo bueno de la visita es que bagarás sin rumbo, encontrándote casi como por sorpresa, un montón de llamativos templos y lo mejor de todo, las impresionantes cuevas.

Antes de bajar,  nos dirigimos al mirador, desde donde obtenemos una vista panorámica del resto de las montañas con un precioso telón de fondo, el mar de China.

 

La llegada a Hoi An.

 

Llegamos a Hoi An mucho antes de lo que pensábamos. La intención había sido pasar el día, o casi el día, de visitas entre Hue y Hoi An, pero el tiempo había hecho que llegásemos antes al hotel, y como aún no tenían nuestras habitaciones listas, decidimos dejarlo todo e irnos a buscar un sitio donde comer.

Nuestro hotel en Hoi An, por cierto todo un acierto y el mejor, sin dudas, de todos los que tuvimos, además, con una relación calidad – precio impresionante, ya que por menos de 30 euros teníamos unas impresionantes habitaciones, en un entorno muy bonito, con una gran piscina…. y si se pudiese poner alguna pega, que para nosotros no lo fue, es que no se encuentra en el Centro de Hoi An, de ahí la tranquilidad, además, que se respiraba.

hoi an emotion villa hoteles en vietnam (22)

hoi an emotion villa hoteles en vietnam (27)

Mi principal comentario antes de pisar este hotel había sido, que con lo que costaba, con que solo se pareciese mínimamente a las fotos que mostraban en su página web, me hubiese conformado y si era lo mismo que se mostraba entonces estaría encantada y muy sorprendida. Y la realidad superó a las fotos.

Estas son las fotos de la web, que han quedado bastante mejores que las mías:

baño hoi an emotion villa hoteles en vietnam

hoi an emotion villa hoteles en vietnam

Estábamos a 2 kilómetros del centro, lo que para nosotros no es ningún inconveniente, pero disponen de bicicletas gratuitas para los clientes con lo que te puedes mover fácilmente con ellas. Nosotros no las llegamos a usar, aunque nuestra intención, si el tiempo hubiese estado mejor, habría sido cogerlas y atravesando los arrozales visitar las playas de Hoi An.

Teníamos un restaurante anotado como recomendado cerca de nuestro hotel, así que nos fuimos para allá. Se llama Nhan´s Kitchen, y básicamente es una pizzería, con su horno y todo, es decir, son pizzas auténticas y estaban muy buenas, aunque no todos las comimos puesto que también tienen comida vietnamita.

comida en nhas kitchen (1)

comida en nhas kitchen (2)

Recomendamos el restaurante totalmente.

Tras este pequeño parón regresamos al hotel, era hora de hacer uso de nuestras habitaciones y aquí fue donde nos quedamos impresionados, por el tamaño, por el diseño, por la atención, por todo.

 

Un paseo por Hoi An.

 

Nuestro primer encuentro con la ciudad fue del todo placentero. Llegamos a una ciudad llena de gente, de motos pero sobre todo de carritos de bici que llevan a una persona (mayoritariamente chinos) por la ciudad, y que como suelen ser grupos bastante numerosos, cuando pasan un grupo parece que la ciudad ha de paralizarse. Menos mal que hacia las 3 de la tarde, las calles principales de Hoi An cierran al paso de cualquier vehículo y entonces la visita se hace mucho más agradable.

de hue a hoi an paseando por hoi an (2)

de hue a hoi an paseando por hoi an (4)

de hue a hoi an paseando por hoi an (6)

de hue a hoi an paseando por hoi an (7)

de hue a hoi an paseando por hoi an (8)

de hue a hoi an paseando por hoi an (9)

Digo que nuestro primer encuentro con la ciudad fue placentero, porque en esas horas que nos quedaron libres, esas horas en las que llegamos a la ciudad cuando realmente no teníamos que haberlas tenido, las dedicamos a pasear placenteramente por las, básicamente, 3 calles que conforman el barrio antiguo de Hoi An, tomando café, cerveza, cócteles… y sin tener nada que ver ni nada que hacer.

de hue a hoi an paseando por hoi an (10)

de hue a hoi an paseando por hoi an (11)

de hue a hoi an paseando por hoi an (12)

de hue a hoi an paseando por hoi an (13)

de hue a hoi an paseando por hoi an (14)

de hue a hoi an paseando por hoi an (17)

de hue a hoi an paseando por hoi an (18)

cena en faifo hoi an
Típico bocadillo vietnamita en Faifo

Pasear de arriba a abajo aquellas calles de color amarillo, repletas de farolillos, que cuando la  noche cae, se vuelve aún más si cabe, una ciudad preciosa, bonita, auténtica y romántica.

Bueno, pues tras esta tarde disfrutando, sin más, de Hoi An,  nos fuimos a dormir. Queríamos madrugar para poder ver la ciudad sin gente, así que dimos por concluida la noche después de unos cócteles en el que se convertiría en nuestro bar habitual de todas las noches (e incluso de día): el Passion Fuite.

de hue a hoi an paseando por hoi an (19)
Foto final del día en el puente japonés

 

Gastos del día:

  • Café en el Hai Van Pass: 40.000 vnd (1.5 euros)
  • Conductor con coche para hacer el trayecto Hue-Hoi An con paradas: 300.000 vnd (11.23 euros)
  • Comida en Nhan´s Kittchen: 76.000 vnd (2.84 euros)
  • Cafés en el Ana 32 (cerca del hotel): 28.000 vnd (1.05 euros)
  • Café y cervezas en el Bead Beak Cafe: 31250 vnd (1.17 euros)
  • Cena en el Faifo: 65.000 vnd (2.43 euros)
  • Cocteles en Passion Fruite: 43.750 vnd (1.64 euros)

Gastos totales del día por persona: 21.86 euros.

 

Si quieres que te presupuestemos un Viaje por Vietnam, por libre o con touroperador, y que te ayudemos a prepararlo, o simplemente cotizar los hoteles que hayas mirado, no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
.

Si quieres leer el diario completo de viaje: 24 días en Vietnam y los templos de Angkor.

mopane game safaris oferta de viaje gratis delta del okavang iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario