Día 1. Bardenas Reales y Olite.

Publicado en: Navarra, Sin categoría | 8
Sábado, 25 de Agosto de 2012.
       A las 8 de la mañana suena el despertador. Lo primero que hago, como casi siempre que estamos en vacaciones, es ir corriendo a la ventana y mirar que tiempo hace. Menuda obsesión con el tiempo pero es que no soporto que llueva en vacaciones. Y… lo que había dado el tiempo para el sábado parecía que si que iba a ocurrir. El día estaba totalmente nublado y amenazaba lluvia. Que rabia!! No puede ser!! Cuando empecé a planear este viaje, allá por mediados de Junio, no paraba de llover en Asturias y en la más absoluta depresión solo pensaba en ir a algún sitio y salir de ese tormento de lluvias. Así que lo principal era ir a un sitio en el que las probabilidades de lluvia fueran más bajas que en Asturias. Había que salir del norte. Y mira con lo que me encontraba. No me podía creer que fuera a llover. Toda la semana habían tenído altas temperaturas y un sol de justicia y llego yo y se pone a llover. La mala suerte me persigue y allá donde vaya yo, llueve.
Vamos a desayunar y sigo lamentando mi mala suerte. El planning para hoy se había ido al carajo y de repente se me ilumina la mente. Vamos a ver, si las Bardenas Reales son realmente un desierto, ahí llover, lo que se dice llover, no debe de llover mucho. Así que cambié sobre la marcha todo el planning y decidimos ir hasta allí.
Ponemos en el Navegador: Bardenas Reales y…. otro error. Vamos a ver. A estos señores tan inteligentes que han inventado un aparatito tan sumamente útil no se les ha pasado por la cabeza que cuando ponen un punto de interés turístico en el mapa este, digo yo que debería de coincidir con el centro de información turística de dicho punto. Pues no. El navegador nos llevó al sur del parque, que poco tenía de las imágenes que estábamos buscando. Que yo no digo que no fuera bonito, pero… el caso es que claro, nosotros no sabíamos ni donde estábamos, nos guiábamos por el Navegador, hasta que poco a poco, caminito a caminito, nos damos cuenta que estamos mal, ya que estábamos llegando al otro extremo del parque y vemos un cartel que pone: Zaragoza.
Llegada a la conclusión de que íbamos mal, entré en internet. Al mapa que hago siempre. Busco la información y ponemos rumbo al pueblo más cercano, a lo que yo entendía que debía de ser la verdadera entrada al parque: Arguedas. Ahí nos bajamos del coche y preguntamos. Y tras unas indicaciones por fin llegamos a la entrada del parque.
Las Bardenas Reales: se trata de un parque Natural y Reserva de la Biosfera situado al Sureste de Navarra. Su aspecto abrupto e inhóspito fue lo que más me llamó la atención cuando hace poco más de un año, leyendo una revista de viajes me encuentro con unas fotos que más parecían sacadas de plena Arizona. Leo que es en España y me imagino que pertenecerán a Almería… o una zona similar. Cuando leo un poco más el artículo, no puedo creerme que esto se encuentre en Navarra, tan al norte, no me lo podía imaginar y pensé que algún día debía ir allí. Y ese día había llegado.
Mi pequeño todoterreno

 

A pesar de esta apariencia de desierto, las Bardenas Reales contienen un elevado valor natural por lo que fue declarado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera. El que el suelo de esta zona tenga un elevado contenido de arcillas, yesos y areniscas sumado al continuo viento hicieron que la enorme erosión a la que ha estado sometida esta zona durante los siglos, ha dado lugar a estas formaciones de aspecto lunar.
En esta zona se grabaron numerosos anuncios televisivos, sesiones fotográficas (de las que presenciamos dos) y películas como “Airbag”, “Acción Mutante”, “Orgullo y Pasión”.
El recorrido se hace en coche, aunque hay un montón de rutas para hacer en bicicleta o caminando. Eso si, el camino por el que pasamos tiene a un lado la zona de tiro de un asentamiento militar y al otro un coto de caza. Vamos como para despistarte un poco. No puedes entrar en muchas zonas y hay que respetar toda señalización, por esto y por no deteriorar el paisaje y acelerar su erosión.
Al llegar a las Bardenas Reales nuestras sospechas se hicieron realidad.  No llovía. Hacía un sol de justicia, un calor sofocante que solo se podía soportar por el viento intenso que hacía.
Lo que más nos gustó, pues la zona del final.

 

 

 

 

Sobre las Bardenas Reales son muchas las historias y leyendas que se cuentan. La más famosa sin duda es la que nos habla de un conocido bandolero apodado Sanchicorrota que atemorizaba, asaltaba y saqueaba a todo el que se acercara por la zona. Con todo esto llegó a hacerse con el dominio de Las Bárdenas. Cuenta la leyenda que en el año 1452 el rey creó un ejercito de 200 hombres para acabar con el bandolero y este antes de entregarse se clavó un puñal.

 

Pues con todas estas historias de bandoleros y con este territorio que se da para imaginar múltiples historias de este tipo abandonamos las Bárdenas y nos dirigimos hasta el Castillo de Olite.

Creo que ya he comentado alguna vez que me apasionan los Castillos y los Faros así que no podía estar por la zona y no ver el Castillo de Olite, que fue la principal razón para acercarme este fin de semana a Navarra. Después de dar muchas vueltas al fin de semana, al final decidí que debíamos ir a Olite y así fue. Y aquí estábamos, a puntito de entrar en el Castillo. Antes, comer un poquito y tomar algo en una taberna cercana y a continuación: A conquistar el Castillo!!!

 

Y el Castillo cumplió todas mis expectativas. Que bonito, eso si, que cansado. Escaleras para arriba, escaleras para abajo, domina el viento que llega del Norte, ahora cambia la dirección a Sur. Madre mía, como cansa. Pero merece la pena porque el Castillo es precioso.

Realmente el Castillo no es un Castillo, sino que es un palacio, el Palacio Real de Olite.

 

 

 

Bueno, pues cuando acabamos el paseo por Olite y después de tomar un tentenpie (tanto subir y bajar nos había dejado exhaustos) emprendemos la vuelta al hotel ya que teníamos cita para el SPA a las 7:30. Y el SPA, qué deciros. Genial. Como ya había comentado es más pequeño que otros en los que he estado pero muy bien organizado para que no coincidas con nadie en las diferentes actividades.

El problema surgió al salir del SPA. Me voy a la ducha y …. quedaban dos horas para la hora de la cena así que … teníamos que esperar y ese fue el gran error. Después de todo el día de ruta: Las Bardenas Reales, Olite, casi no comer… y la relajación del SPA, me quedé en un estado de KO. No sabía de que tenía más necesidad, si de dormir o si de comer. Si no fuera por el hambre que tenía, lo hubiera dado todo por no ir a cenar. No me podía ni mover. Pero… me pudo el hambre. Así que me preparé y a degustar otra gran cena.

Esta vez la cena consistió en: Ensalada templada de pulpo y tomate, parrillada de verduras con contraste de balsámico y romesco, bacalao ajoarriero con langostinos, repetimos las fallitas mejicanas rellenas de pollo con mostaza y alioli, y de poste souflé de arroz con leche y helado de chocolate para los dos. Otra vez quedamos llenísimos pero esta vez, dado lo agitado del día, todavía comimos más que el día anterior.

Al acabar de cenar, sobre las 12:30 de la noche nos fuimos directos a dormir porque el cuerpo ya no aguantaba más.

__________________________________________

 

Navarra y San Sebastian, de Diario de Viaje de Kiana

 

 NAVARRA 2012
Antecedentes
          La llegada: Hotel Castillo de Gorraiz Golf y Spa.
Día 1: Bardenas Reales y Olite
Día 2. Nacedero del Urederra y más…
Día 3. Pueblos de Navarra: San Martín de Unx, Ujué, Lerga. 

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

8 Comentarios

  1. quientusabes
    | Responder

    Ufff que cansadisimos ….pero fue un dia muy aprovechado, una pena que al temer el Spa a esa hora , nos quedáramos sin por ir a algún sitio mas! Pero, dado el nivel de cansancio, quizá fuera lo mejor.. Tanto las bardenas como el castillo son visitas altamente recomendables…de las bardenas que quedo con el últimos tercio del trayecto..temeré cuidado y no vayáis muy rápido..la velocidad recomendada es de. 30 km/ h y el camino, si bien transitable, tiene tramos de mucha piedra…
    El castillo ya lo conocía pero es de los sitios que te gusta repetir por que siempre ves cosas nuevas..es grande y con muchos rincones para por mirar al pueblo…subir a las almenas y Torres y disfrutar de las vistas…si el viento no te lleva..jajaja..m

    Mil Besitos amor por haber preparado esto tan bien!

  2. Sonia
    | Responder

    ¡Preciosas las fotos¡ como siempre, y muy chulo el recorrido, me tomo nota del hotel porque yo tenia entendido que lo mejor por esa zona era el Parador…pero el SPA está genial. Te entiendo perfectamente con lo de la lluvia..ya sabes que nosotros siempre tiramos para Santander y claro, precioso, pero……¡es lo que tiene que todo esté tan verde y bonito¡ que tiene que llover..jajajaja

    • Maria Garcia
      | Responder

      Gracias Sonia!!

      Pues si, estuvimos muy a gusto y muy contentos con el Hotel. Cuando me puse a mirar lo mejor que encontraba era el Parador, pero las fotos que veía de las habitaciones y demás pues… no creo que fueran del gusto de Rubén, así que indagando, indagando,llegué a este, que además con la oferta esta que pillé de ultima hora salió muy bien de precio.

  3. Cool
    | Responder

    El castillo lo conozco pero no las Bárdenas reales y es un sitio que tenemos pendiente.
    Por cierto, si quieres secano… vente a la ribera del Ebro que hace mucho que no vemos la lluvia 😛
    Aquí seguro que la lluvia no te chafa el plan jejeje

    • Maria Garcia
      | Responder

      Monica, lo mejor para que llueva en un sitio es que yo lo visite, llueve fijo!! Soy gafe!

    • Cool
      | Responder

      Pues vente pa'Zaragoza que necesitamos agua urgentemente 😉
      Te invito!!!

  4. Diario viaje Kiana
    | Responder

    Hola María, veo que hicimos la misma ruta el primer día! Pero nosotros sin SPA… 😉

    Saludos!!

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.