Día 1: Intensa llegada a Nueva York.

Publicado en: Sin categoría | 4

Jueves, 9 de Abril de 2009.

       Salimos bastante puntuales de Barajas. El vuelo se me hizo
muy corto, ya que estuve durante 4 horas jugando con la NDS. Cuando anunciaron
la llegada al JFK no me lo podía creer. Estaba acostumbrada a vuelos de más de
8 horas y aunque este fue de 7 horas y media, la diferencia era notable. Según
nos acercábamos a la pista de aterrizaje, ya divisé a lo lejos y poco nítido el
Empire State Building, y la sonrisa se me puso en la cara. Estaba emocionada.
Pero mi emoción no era tan visible como la de una chica que iba cerca de
nosotros que daba voces y chillidos de emoción.
Nos bajamos y,… primer cambio de planes.
Teníamos pensado coger el Bus y acabamos cogiendo el SuperShuttle.
Aterrizamos a la 13:00 y a las 14:00 después de pasar por inmigración sin
problemas, contratamos el supershuttle. Mientras esperábamos fui a por un
DunkinDonuts para poder cambiar y tener para los maleteros, ya que los billetes
que llevábamos eran todos superiores a 20 dólares. La verdad es que me sentó
muy bien y me supo a gloria.
A las 14:30 salíamos dirección a otras terminales para recoger a más pasajeros
y poco después ya estábamos camino de Manhattan. Intenté sacar las primeras
fotos, lo que fue casi imposible ya que la conducción era un tanto brusca.

Pasamos por el Queensboro Bridge. Era un día caluroso y
despejado, así que se divisaba perfectamente todo el skyline de Nueva York.
Impresionante y sobre todo, impresionante el tamaño del Empire. Nunca creí, por
muchas fotos que hubiera visto, que pudiera ser tan grande. Es algo que me ha
llamaba mucho la atención.

A las 15:30 llegábamos al Roosevelt Hotel y a las 16:00 ya salíamos de él.
Dirección: La Grand Central Terminal, atravesando el MetLife.

No me podía creer que estuviera aquí. Tantas fotos vistas y ahora estaba aquí.

Seguimos la 42 St hasta el Chrysler y entramos a echar un
vistazo. Este es un edificio que realmente me ha cautivado, le he sacado
montones de fotos y es que realmente me ha gustado.

Volvemos hasta Park Av. y bajamos un poco por la misma hasta
que conseguimos la imagen que queríamos y no es que haya quedado muy bien.
Sería la falta de horas de sueño que empezaban ha hacer mella.
Volvemos a la 42 St. y la seguimos hasta la Biblioteca Pública (en obras, para
variar). El sol está bajo así que no podemos sacar las fotos que nos gustaría,
pero aún nos quedan muchos días por delante.

Subimos por la 5ª Av. y al rato ya divisamos la St. Patrick
Cathedral. Como me gusta, que contraste con el resto de los edificios.
Realmente una maravilla.

Llegamos al Rockefeller Center. Todavía está la pista de
patinaje y el ambiente es excepcional. Hay muchísima gente. Damos unas vueltas
por los alrededores y decidimos que tal y como está el día lo mejor sería subir
al TOR ya que las previsiones del tiempo no son muy buenas para el resto de los
días.

Sacamos las entradas, nos las dan para las 18:15 y son las
17:45, así que damos unas vueltas más. Paseamos hasta la 6ªAv. justo donde está
el Radio City Music Hall y Magnolia Bakery.

Detrás nuestra está el edificio de McGraw Hill y me acordé
de lo caros que son los libros que utilizaba en la facultad (normal que tengan
estos pedazo de edificios).
A las 18:15 entramos en el TOR. Y estuvimos allí arriba dos
horas.
Esperamos a que oscureciera y cuando ya mi cuerpo no
aguantaba más el frío, decidimos bajar. Las vistas desde allí son realmente
espectaculares y realmente hay que verlo tanto de día como de noche.
Mirar el Empire mientras se encienden las luces así como el
resto de la ciudad es algo realmente impresionante (recomendado al 100%). Las
emociones experimentadas allí arriba, siendo sobre todo el día que tomas
contacto con la ciudad es algo que no se puede describir con palabras.

Creo que ha sido la mejor toma de contacto con Nueva York que habíamos podido
tener. Me ha llamado mucho la atención las piezas de Swarowsky que tienen por
todo el interior así como la espectacular lámpara de cristales. Una auténtica
maravilla.

Bajamos por la 7ªAv hasta Times Square. ¿Qué puedo decir que
no se haya dicho ya? La verdad es que es para quedarse con la boca abierta,
tanta luz, tanto colorido. Nada mejor que unas fotos para demostrarlo aunque no
hay nada mejor que vivirlo.

Cenamos en el Sbarro y entramos en el Duane Reade y en
ToysRus.
Era ya hora de irnos a la cama, ya que el cansancio acumulado de tantas horas en
pie y tantas emociones empezaba a notarse. Nos acostamos a las 22:15.
Como podéis ver tanto la forma de relatar como las fotos han cambiado un poco desde el año 2009 y espero seguir mejorando.
Gracias a todos por leerme.
viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

4 Comentarios

  1. AIDA
    | Responder

    Qué bonitas fotos y relato! me imagino allí otra vez… un beso

    • Maria Garcia
      | Responder

      Gracias, Aida. La verdad es que la forma de escribir desde el 2009 hasta ahora ha cambiado un poco, antes era mucho más de … paso por esta calle y llego a esta otra, más que nada porque son las anotaciones hechas más o menos en Mi libreta de viajes, con lo cual era todo un poco más escueto, pero bueno, me hacía ilusión pasarlo al blog y así aquí queda.

      Un beso.

  2. Rocio Brujita
    | Responder

    qbonitas y que experioencia… Gracias

Dejar un comentario