Aventura en el Aeropuerto

Publicado en: Perú | 25

 

Empezaba el día en que dejaríamos atrás Perú, un país que sin duda nos había llenado, nos había dejado muy buen sabor de boca y algún que otro disgusto. En general un país que nos había recibido con los brazos abiertos y que no nos iba a despedir sin ser menos. Aún nos quedaba una aventura más que vivir, aún nos quedaba la aventura de llegar al aeropuerto.
vuelo a Lima Aireuropa

 

Sábado 18 de Mayo de 2013

 

Nos levantamos muy temprano. A las siete habíamos quedado en que pasaría un taxi a recogernos al hotel por 40s/. (íbamos bajando de precio). Íbamos bien de tiempo ya que el vuelo salía a las 10:30 y en teoría se tarda una media hora en llegar al aeropuerto de Lima.

 

Os pongo un poco en antecedentes antes de contar lo que pasó:

 

En nuestro vuelo de ida, la única maleta que llevábamos, sufrió la rotura de una de las ruedas. Menos mal que yo siempre dentro llevo una bolsa de deportes muy liviana, que ni ocupa espacio,  ni tiene peso, porque suele ser muy útil en los viajes de vuelta, cuando seguramente traigas más de lo que llevas. Y menos mal. Porque al llevar rota una de las ruedas, la otra empezó a sufrir y acabó rota también. No quedaba otra que intentar subsistir con las dos ruedas que le quedaban, pero en uno de los trayectos en autobús… otra rueda fuera, así que os podéis imaginar que a partir más o menos de Nazca, aquello era como arrastrar a un muerto. Menos mal que la bolsa de deporte alivió un poco el peso pero aún así aquello había que moverlo.
En ese momento prometí no volver a viajar con maleta, fue la peor decisión de todo el viaje.

 

Bien, pues llegaba el final del viaje y tampoco ya eso importaba. Reestructuramos la maleta, llenamos la bolsa de deporte y cada uno con nuestra mochila. Preparados y listos para coger el avión de regreso a casa.

 

Por otro lado, para llegar al aeropuerto de Lima, que a esa hora se llega más o menos en media hora, hay que atravesar un puente, único puente que da acceso al aeropuerto en …. muchos kilómetros.

 

A las 7 en punto nos recogió el taxista y nos acomodamos en el taxi. Y en eso estábamos, vuelta para aquí, parar en el semáforo, seguimos un poquito…. había bastante tráfico en Lima pero nada que no hubiéramos visto otros días. En un momento dado, el taxi gira 90º a la derecha y vemos un gran atasco. Tampoco le dimos mucha importancia. Al fin y al cabo estábamos en la caótica Lima y mientras fuéramos avanzando…. pero no avanzábamos. Los minutos pasaban y el taxi permanecía en el mismo sitio. Al principio nos movíamos un poco más pero llegó el momento en el que el taxi se mantenía en el mismo punto sin avanzar ni un metro.

 

Empezamos a preocuparnos cuando vimos que llevábamos más de una hora en el taxi y que no parecía que aquello fuera a moverse mucho. Sacamos el IPad y empezamos a situarnos. Estábamos a 2 km del aeropuerto. No avanzábamos. Veíamos que teníamos que pasar por un puente y tras él a más o menos un kilómetro estaba el aeropuerto.

 

Seguíamos sin movernos. Nos movíamos un poco. Parábamos diez minutos. y cuando dieron las 8:30 decidimos no esperar más. Le preguntamos al taxista y nos dice (aún no sabemos como se enteró) que hay un accidente en el puente y que no sabe cuanto podemos tardar. Bueno, pues nada, nos bajamos del taxi. Nos comenta que no es difícil acceder al aeropuerto, que tras cruzar el puente sigamos caminando por la autopista y que va a llegar un  momento en el que veremos un paso superior por el que debemos cruzar al otro lado. Y ahí, estará el aeropuerto.

 

Armados de valor bajo un sol abrasador y un calor sofocante salimos del taxi en medio de una autopista de varios carriles. Sacamos las maletas, nos pusimos las mochilas al hombro y … a camiar. Al rato llegamos al puente y pudimos ver que había un accidente de una cuba de gasolina totalmente cruzado en el medio. Aquí nos dimos cuenta de que habíamos hecho bien abandonando el taxi ya que jamás hubiéramos cruzado, al menos a tiempo, ya que estaban desviado los coches hacia ambos lados pero no permitían cruzar el puente.
waterglobe machu picchu peru
Una vez en el otro lado empezó una verdadera preocupación. Rubén iba detrás (arrastrando el muerto que llevabamos por maleta) y yo delante, con la mirada fija en el suelo, intentando caminar lo más deprisa posible. Levanto la vista… veo el panorama. Empiezo a pensar. “A que nos secuestran, a que nos atracan… no se si saldremos de esta”. No miraba hacia ningún lado, no quería ni que me viera nadie y para que nadie me viera yo no miraba a nadie. Es como el avestruz que mete la cabeza bajo la tierra, así quedamos ocultos.

 

Sigo caminando y oigo como Rubén entabla conversación con un señor. “Lo que me faltaba”. Continuo caminando. Al rato, oigo como una moto se para a mi lado y sin levantar la vista sigo caminando. Y oigo como el de la moto habla por teléfono y solo consigo escuchar “Un par de turistas, en la autopista, van solos…” y aquí ya pienso “ya está, se acabó la aventura en Perú”. Y tu vida pasa por tu cabeza, intentando despedirte mentalmente de todo el mundo.

 

Pero…..    vuelvo a oír a Rubén hablar con alguien que le dice:  “Pon la maleta aquí!” y ahora si que me paro, y miro. Y menudo panorama me encuentro.
Veo a Rubén, parado al lado de una moto y de su piloto, la Policía Nacional. “ay, mi madre!!!, pero que es esto!!!”.

 

Un comandante de la Policía Nacional Peruana se había parado a nuestro lado y le estaba diciendo a Rubén que pusiera su maleta en la moto. Rubén insistía en que la maleta era muy grande y que no vería para conducir. Y el comandante, erre, que erre, así que pone la maleta en la parte delantera de la moto, justo en el manillar.

 

En ese momento ya estábamos rodeados por un montón de motos de la Policía. Yo ya me había relajado y me había acoplado en la parte de atrás de una moto, con mi mochila a la espalda y la bolsa de deporte en la parte de delante de la misma moto. Menudo cuadro.

 

Rubén en otra moto y la maleta en una tercera. Así arrancan las motos y vamos por la autopista, totalmente libre de coches. Mi pelo al viento, y la moto cada vez a más velocidad. Rubén que no podía colocar los pies en la moto, que era demasiado pequeña para su tamaño. Justo al pasar por debajo del paso superior que nosotros deberíamos cruzar andando se dicen unos a los otros, que por favor más despacio que todavía les va a sacar la foto el radar. En esto, el chico que me lleva a mi me dice que tienen totalmente prohibido llevar a civiles en las motos. (Bueno, si a esto añadimos, que vamos si casco, con mochilas y maletas, con exceso de velocidad y …. si nos saca el radar una foto aparecemos hasta en el telediario).

 

Entramos en el aeropuerto y la velocidad no disminuyo mucho. Adelantamos a todos los coches que acceden. Claro, nosotros vamos por el carril de “Solo personal autorizado”. Así nos saltamos todo el atasco y paramos justo en la parada de taxi. Con menuda cara se quedaron los taxistas al vernos llegar. Seguro que pensaba “¿Y estos?¿de donde salen? ¿Quién serán para venir escoltados?” Por que no solo veníamos nosotros en nuestras motos sino que a nuestro lado alguna moto más de la Policía nos iba abriendo paso.

 

Nos bajamos de las motos. Yo no articulaba palabra. Estaba totalmente alucinada. No me podía creer que hubiéramos llegado al aeropuerto a lo James Bond. No me lo podía creer y no hacía más que repetir estas palabras. Rubén, en cambio, se deshacía en agradecimientos a todos ellos por lo que habían hecho, pero….

 

La maleta no llegaba.

 

Uno de ellos empieza a llamar a su compañero para saber donde está con la maleta, pero no obtiene respuesta. Miramos hacia todos lados. Nada, no vemos nada, pero en un momento dado, allá a lo lejos, aparece una maleta en moto. Os aseguro que no se veía al conductor. Solo veíamos la maleta, con unos piececitos y unas manitas que dirigían la moto y por encima de la maleta, el casco. No había señor.

 

Bueno, pues así la aventura llegó a su fin, pero todavía teníamos que atravesar todos los controles.

 

muñeca peruana
Y nuestro tiempo nos llevó. A parte de todo el tiempo que se invierte, a parte de la cantidad de gente que había, cuando por fin llegamos nosotros va y el señor del control se va a tomar el café. Es que peor no nos podía ir el día.

 

Al final llegamos a la puerta de embarque. A tiempo, pero habíamos sufrido para hacerlo. Quedaba poco más de media hora para la salida del vuelo, vuelo que habían retrasado. Claro, no llegaba la tripulación. Si nosotros estabamos atascados, los demás evidentemente, tambien.

 

Cuando por fin me relajo sentada frente a la puerta de embarque me doy cuenta que los asientos que nos habían asignado no eran los mismos que yo había reservado  meses antes a través de la página de Aireuropa. Nosotros le damos mucha importancia a los asientos por la sencilla razón de que Rubén es muy alto y debemos ir, a ser posible en asientos de dos, pegados a la ventanilla y con pasillo, para que él al estirar las piernas no moleste a nadie.

 

Nos acercamos a la puerta de embarque y les preguntamos como puede ser que habiendo reservado los asientos con tanta antelación nos los cambien. Nos dicen que eso no es una reserva de asientos, solo una solicitud y si hay asientos los asignan y si no asignarán otros. Además, nos dice la chica que como llegamos tarde…. “No te fastidia, y el resto del pasaje, y hasta la tripulación”. Vamos que no entiendo nada y antes de ponerme a discutir, me voy a comprar unos bollos y unos cafés para desayunar que no me quiero poner de mala leche.

 

Nos vamos a sentar mientras comemos y Rubén vuelve otra vez a pensarselo mejor. Va hacia la puerta de embarque y les dice que como no lo entiende que por favor le den una hoja de reclamaciones. Evidentemente no se la dan. Le dicen que van a pedirla pero no llega. Al final, después de muchas discusiones, viene una chica y nos pregunta si tenemos algo que acredite que hemos hecho la reserva de los asientos. Faltaría más. Será por papeles, que va uno de viaje y parece que lleva la Biblia en el bolsillo.

 

Saco la reserva. Y… claro, es que hay muchos problemas. Hay overbooking. Pues por lo menos podrían haber tenido la decencia de decirlo y no decir que eso era una solicitud y no una reserva de asiento. Al cabo de un rato y viendo que seguíamos solicitando la hoja de reclamaciones se nos acerca una chica y nos pide que si hay la posibilidad de que cambiemos nuestro vuelo al día siguiente, que tienen overbooking y que así nos regalarían otro vuelo en la compañía. Y mi ira, mi cabreo y mi rabia, me hizo cometer un error. Le dije que por supuesto que no. Me equivoqué porque yo tenía un día más de vacaciones y podíamos habernos quedado un día más, pero …. le dije que no.

 

Al final… el vuelo salió con muchísimo retraso, entre el accidente en el puente y el overbooking…. y nos cambiaron los asientos a salida de emergencia así que volvimos como reyes.
Eso fue todo lo que aconteció en nuestras últimas horas en Lima. Todavía cuando llegamos a Barajas me reía sola solo de pensar en la aventura que había sido llegar al aeropuerto.

 

Este es el final del diario. Espero y deseo que os haya gustado y que sirva de mucha ayuda a futuros viajeros a Perú.Otras entradas del viaje:

  • PERU 2013
A Perú con Panama Jack y su #natural_lifestyle
Una vuelta a Perú con mis Panama Jack.Mi guía Perú 2013 (para descargar)
Mala experiencia en Posada del Parque, Park Hostel Arequipa.Día 0 y 1: Lima
Día 2: Reserva Natural de Paracas.
Día 3: Isla Ballestas y Huacachina.
Día 4: Sobrevolando las lineas de Nazca y más.
Día 5: Arequipa, la ciudad blanca.
Día 6: De Arequipa al Cañón del Colca.
Día 7: Valle del Colca, Mirador del Condor
Día 8: Los Uros y Amantaní (Lago Titicaca)
Día 9: Taquile (Lago Titicaca) y Sillustani.
Día 10: La Ciudad de Cuzco.
Día 11: Tambomachay, Puca Pucara, Qenqo, Sacsayhuaman.
Día 12: Camino a Aguas Calientes pasando por Pisac.
Día 13: La magia de un lugar llamado Machu Picchu
Día 14: Salieras de Maras, Moray y Chinchero.
Día 15: Puerto Maldonado, Reserva Tambopata.
Día 16: Lago Sandoval, Reserva Tambopata.
Día 17: De la selva amazónica a Lima.
– Día 18: La dura vuelta a casa. Aventura en el aeropuerto.
viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

25 Comentarios

  1. Nooooooooooooooooo ais que lástima que no reaccionaras diciendo que si U.U
    A mi compi de curro le dieron 700 dolares para otro vuelo O.O
    Yo estoy esperando a que me pille una situación así para pillarla al vuelo jajaja Eso si, a la vuelta :S que a la ida fastidia losplanes…
    Bueno, fijo que si te vuelve a pasar te sale el SI corriendo jeje 😉

    Vaya tela con la aventura de la autopista!!! O.O madre mía, de peli!!

    En fin, un final de viaje movidito!! Pero lo bueno es que acabó bien 😉

    • Maria Garcia
      | Responder

      Ains, Veronica, con el cabreo que tenía no fui capaz de reaccionar, pero bueno, no pasa nada. Otra vez que hubo overbookin vine en primera, jeje. En fin, que la aventura fue una autentica aventura para despedirnos de Perú.

  2. Cool
    | Responder

    otras vaya día….
    Lo de la reserva de asientos con AirEuropa nos pasó lo mismo a la ida, yo sí que les puse reclamación, a la compañía y a Aena y con eso me quedé porque no me sirvió de nada.
    ¿sabes que compré una muñequita igual? se la regalé a una nena de mi mejor amiga pero son preciosas
    besos

    • Maria Garcia
      | Responder

      La verdad es que me puse de muy mala leche con la situación. Si realmente no nos hubieran puesto en Salida de Emergencia te puedo asegurar que nosotros también hubiéramos puesto la reclamación, aunque al final no sirva para nada.

      Las muñequitas: Me enamoré de ellas, me las quería traer todas, jeje. Rubén tenía que arrastrarme cada vez que pasábamos por delante de una tienda porque no lo podía evitar. Son preciosas.

  3. noelia
    | Responder

    Graciasss por tu diario!!! A mi me quedan dos meses y 4 días para marchar!! No me llega el momento!!!

    • Maria Garcia
      | Responder

      De nada… Ya no te queda nada, que ya verás que esos dos meses pasan volando.

      Disfruta del viaje.

  4. Muy bueno el relato sobre vuestras vacaciones!! Vaya aventuras!! 🙂

    • Maria Garcia
      | Responder

      Gracias Yolanda, la verdad es que este viaje a Perú nos trajo un montón de aventuras que contar.

  5. Otra Mirada
    | Responder

    Un final de viaje la mar de original… Vaya aventura!
    Ha sido muy interesante todo sobre vuestro viaje a Perú, muy bien contado, muy ameno. Debe de haber sido muy enriquecedor para vosotros, con tantas aventuras y vivencias.
    Un saludo!
    Ah, si pasas por mi blog hay algo para tí.

    • Maria Garcia
      | Responder

      La verdad es que si, original fue un rato.

      Muchísimas gracias por el premio. Me paso ahora a darte las gracias por allí.

      Un besito.

  6. Verónica Deambulando
    | Responder

    Menuda aventura!! Yo también habría pasado miedo, menuda manera de acabar un viaje!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Pues si, una manera un tanto original, jeje. Como original fue casi todo el viaje, la verdad es que mira que nos han pasado cosas esta vez.

      Un besito.

  7. M.C. Cruz
    | Responder

    Madre mía qué aventura!!! Vaya manera de llegar al aeropuerto!! jejeje Como VIP! jajajaja
    Saludos

    • Maria Garcia
      | Responder

      Como VIP, si señora, con escolta y todo, jaja. Ahora nos reimos pero en ese momento…

  8. Unknown
    | Responder

    Muy buen diario de viajes! y bueno son detalles que pasan en los viajes las cosas extras q les pasaron!

    En mi opinion pienso que los peruanos son como muy cerrados para atender al turista y cosa que no tendria q ser asi porque es su mayor fuente de ingresos
    Saludos
    Vivi

    • Maria Garcia
      | Responder

      Gracias por tu comentario y por haber leído el diario. Me alegra que te guste.

  9. David y Neus
    | Responder

    Que aventuras! A nosotros siempre nos da miedo que nos pase algo y perder el avión y al final siempre vamos con muchas horas de antelación! Por si las moscas! Aunque luego siempre nos toca aburrirnos allí…

    • Maria Garcia
      | Responder

      Si, nosotros tambien solemos ir con bastante tiempo y mira tu que aventuras sufrimos,jeje. Bueno, una cosa más para contar porque al final todo salio bien.

  10. Berbem
    | Responder

    Eso si que es una señora anécdota 🙂

    • Maria Garcia
      | Responder

      La verdad es que sí, no creí que me pudiera pasar una cosa así.

      Un saludo.

  11. Anónimo
    | Responder

    Hola María, Soy argentina y si todo va bien estaremos yendo a Perú en Agosto. Leí todo tu diario del viaje y la verdad te felicito por la dedicación, la generosidad de hacerlo, y la cantidad de detalles que brindas, así como los precios de todo.
    Gracias! Saludos,
    Soledad

    • Maria Garcia
      | Responder

      Muchas gracias a ti por dejar el comentario. Me alegra que te guste y que te sea de utilidad.

  12. Anónimo
    | Responder

    Hola María, soy de Asturias y viajaré a Perú en los próximos días. Buscando por internet información que me fuera útil de este país, por casualidad llegué a tu blog y la verdad es que no he podido parar de leerlo. Se agradece mucho que alguien exprese sus vivencias y opiniones compartiéndolas con todo el mundo, para poder mejorar. Creo que me ha resultado muy útil leer tus experiencias. Ya iré prevenida en ciertos aspectos, y cargada de ideas y consejos gracias a tu blog, lleno de bellísimas experiencias. Muchas gracias por lo que haces. Un saludo y espero poder contar también mis vivencias al menos tan geniales como las tuyas.

    • Maria Garcia
      | Responder

      Me alegra que te guste, y que te sea útil. Con comentarios así una piensa que lo que hace y todo el tiempo que invierte en esto sirva para algo. Que tengas un feliz viaje y cualquier duda que tengas ya sabes donde puedes preguntar. 🙂

  13. Angela
    | Responder

    Buenas Noches, la Policia Nacional del Perú, cuando ve turistas que están tratando de llegar a pie, en este caso, por la calle que va al aeropuerto, lo menos que puede hacer, y lo hizo con ustedes es auxiliarlos y llevarlos al aeropuerto, la calidez de la gente peruana es así, la mayoria de gente, y tu susto pues solo fue infundado.
    En cuanto a la comida, la comida peruana es una de las mejores del mundo, el que hayas probado alguna que por ahi tiene gengibre, que en Perú se llama Kion, y que no te guste, no hace la comida fea, hay muchos platos de estupenda calidad y una gastronomía variada, solo hay que saber a donde ir.
    Tengo muchos amigos españoles que han estado en Perú y se van enamorados de él, hay que saber donde vas, que hotel tomar y que tour hacer.

Dejar un comentario