Día 2: Primera gran pateada por la Gran Manzana.

Publicado en: Sin categoría | 8
  Viernes, 10 de Abril de 2009.
     Me despierto a las 5:30 de la mañana, después de una noche en
la que despertaba cada poco. A las 6:00 no aguanto más en la cama y me levanto.
Al rato, estamos los dos en pie y preparándonos para descubrir la ciudad. Así
que ¿qué mejor cosa que hacer según llegas a la city? Pues irte al metro y
pelearte con él. La verdad es que fue todo mucho más sencillo de lo que yo
pensaba, había leído tanto sobre la dificultad de tomar el metro en Nueva York
que me resulto del todo fácil. Solo un único inconveniente: Nosotros no
queríamos coger la MetroCard, ya que teníamos intención de coger el metro muy
poco, así que solo queríamos billetes sencillos. Pues las máquinas no dan
cambio de más de seis dólares. Menos mal que rebuscando y recontando, teníamos
los cuatro dólares justos, así que nada, a sacar los dos tickets y directos al
metro. Lo cogimos en la Grand Central ya que nos quedaba justo al lado. Nuestro
destino: Union Square, a donde llegamos a las 7:30 de la mañana. Según salimos
a la calle me doy cuenta de lo “cerca” que estamos de la Grand Central, ya que
se ve el MetLife ahí al lado. Después de unos días nos dimos cuenta que lo
hubiéramos hecho perfectamente andando, aunque con el cansancio y la pateada
que hicimos este día casi mejor que lo hayamos cogido.
Desayunamos en el Starbucks. Yo me comí un muffin que estaba riquísimo.
Entramos en el WoolFoods a echar un vistazo ya que nos habían hablado muy bien
y la verdad es que si que lo está. Tienen de todo y puedes comértelo allí
mismo. Lo probamos unos días después.
Nuestra intención a la hora de ir este día a Union Square era ver el mercado,
pero al final, como era tan temprano decidimos pasar y empezar a recorrer la
ciudad. Vamos dirección a Greenwhich Village. Empezamos a caminar por la calle
14 hasta Park Av y de ahí a Washington Square Park. Según nos acercábamos divisamos
a lo lejos el arco (en obras como no?).

Después de sentarnos un rato a descansar continuamos nuestro
trayecto. Dimos un paseo por el entresijo de calles del West Village: Vimos el
edificio de Friends, nos comimos una magdalena del Magnolia Bakery y pasamos a
ver la casa de Carry en Sexo en Nueva York. Se distingue a lo lejos ya que
tiene un cartel de prohibido el paso, así que es muy fácil localizarla.

Seguimos por Perry St y vamos en dirección a la 6ª av por la
que ascendemos hasta la calle 17 y de ahí a la 5ª. Subimos por esta hasta que
me doy cuenta que estamos divisando la parte de atrás del Flatiron. Qué
emoción!!! Con la cantidad de fotos que he visto de este edificio y aquí
estamos, ante él. (Bueno, más bien, detrás de él).

Pasamos un largo rato sentados delante del Flatiron, en el
Madison Square Park, y dejando a nuestra espalda la maravillosa vista que hay
del Empire State desde aquí. Nos tomamos un Snaple, ya que el cuerpo empezaba a
pedir algo líquido.
Después de este descanso, subimos por la quinta en dirección
al EMPIRE STATE BUILDING. La verdad es que las vistas del Empire son mucho más
espectaculares desde cualquier punto de Manhatan que desde sus pies, ya que
desde aquí no se aprecia su majestuosidad. Seguimos la calle 34 hasta Victoria
Secret y después a Macys. La verdad es que me quedé con la boca abierta, estaba
lleno de flores, decorado con montones de flores. Y los escaparates… una
pasada.

Cuando salimos de Macy´s seguimos por la calle 34 hasta el
Madison Square Garden y descansamos en las escaleras de la Post Office.

Subimos por la 8ª Av y por el camino comimos un perrito en
el Gray´s Papaya (con un zumo de papaya, claro).
Continuamos por la 8ª Av (pasando por la Hearst Magazine) y
llegamos a Columbus Circle. Sacamos unas cuantas fotos y decidimos entrar en
Time Warner Center.

Después vamos por el Central Park South hasta el otro
extremo, justo donde está el hotel Plaza, Apple Store, la Fao y claro, entramos
en todas.

Al salir de la Fao, empezaba a llover, pero como lo había
dicho el tiempo, pues íbamos preparados con el paraguas. Que mejor que hacer
entonces que entrar en las tiendas de la Quinta.

Bueno y ahora algo que me ha indignado totalmente: Tenía que entrar en
Abercrombie and Fish, para comprar una chaqueta que me habían encargado y otra
para mi (de paso), bueno pues cuando me estoy acercando a la puerta, me dice un
tío (muy cachas, eso sí) que tengo que ponerme a la cola, y la cola daba vuelta
en la esquina y continuaba. Así que se me empieza a soltar la vena española y:
pues lo que me faltaba, tener que esperar cola hasta para poder entrar en una
tienda a comprarme algo. UFFFF. Bueno, después de unas vueltas y de que una
chica me dijera que la cola pasaba bastante rápido, decido … ponerme a la cola
(lo que llega a hacer una). Bueno, pues una vez dentro… No me gustó nada, no se
ve na, de na, Tienes que poner la ropa a la altura de la nariz para poder
distinguir de que color es. Y… esas tipas, si, muy monas pero le dices que te
busquen una L y te sueltan que solo hay S y se quedan tan panchas. Vamos que
las grandes y fuertecillas no tenemos ropa que ponerme. Bueno, pues la cosa
empeora porque estas tipillas se dedican a bailar mirándose en los reflejos de
los cristales y recreándose bastante. Estaba ENERVADA. Bueno, pues después de
mucho buscar, encuentro dos de la talla L, menos mal, deben de ser las dos
únicas en toda la tienda. En fin… que se le va a hacer.

Seguimos tienda a tienda, Tiffany (aunque no para todos los
bolsillos), Lui Vuitton (tampoco para todos los bolsillos) Fendi (ni mucho
menos), la Disney (aquí si que era para nuestros bolsillos) y así una tras otra
hasta que decidimos entrar en la St Patrick´s Cathedral.

Descansamos en el Rockefeller Center, ya que la pateada
había sido impresionante y continuamos por la 5ªAv hasta la 45 St, y de ahí al
hotel. Son las 9:00 de la noche, nos quedamos dormidos, sin cenar. Me levanto
en el lado contrario al que me he acostado y sin saber como he llegado allí,
por que creo y juro y perjuro que no me he levantado en toda la noche.

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

8 Comentarios

  1. Rocio Brujita
    | Responder

    Me encanta, mira q no tener la talla L, ya les vale, puagg ellos se lo pierden, Gracias por todo, la experiencia, las fotos nos haces estar ahi,

    • Maria Garcia
      | Responder

      Pues si, ya les vale, pero bueno al final conseguí encontrarlas, eso si ellas ayudar no ayudaron mucho y luego que al salir ni sabíamos de que color eran las sudaderas porque no se veía nada de nada. Vamos que para olvidar la experiencia.

  2. Cool
    | Responder

    Todos los días en Nueva York son maratonianos… me encanta leerte, me trae grandes recuerdos…

    • Maria Garcia
      | Responder

      Gracias Mónica. Pues si, todos los días son muy muy intensos y la primera vez que vamos más todavía que parece que lo queremos ver todo el primer día.

  3. tere
    | Responder

    y ademas ahora mismo mejor ver estas fotos que estar alli con la que les cayo
    muy bonitas las fotos y tu relato
    muack

  4. Myfamilytrips
    | Responder

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en lo referente al Abercrombie, en vez de una tienda parece una discoteca. Yo también entre para comprar un encargo y sali espantada….vamos que no vuelvo a entrar en mi vida. Encima la ropa para ser una marca americana es carísima.

    http://myfamilytrips-peonia.blogspot.com.es/2014_03_01_archive.html

    • Maria Garcia
      | Responder

      Cierto, menudo cabreo que me llevé dentro y para encima sin saber si el color era el adecuado… vamos, para salir corriendo.

      Gracias por el comentario.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.