Una mañana en Pisa, una tarde en Florencia

Publicado en: Sin categoría | 11

 

Sábado, 11 de Octubre de 2014

 

Pisa

 

Nos levantamos a las 7:30 de la mañana. Habíamos comprado las entradas para subir a torre para las 9:30 y queríamos dar un paseo por el Campo de Miracoli cuanto antes para evitar las aglomeraciones de gente.  Teníamos el desayuno incluido así que nos vino de maravilla después de no haber comido nada desde las 5 de la tarde del día anterior. Un buen desayuno a base de bollería, café, un sucedáneo de zumo y yogurt nos dio la energía suficiente para todo lo que teníamos que hacer en la mañana de hoy.

 

Dejamos las mochilas en recepción y pagamos los 3 euros por noche de tasa (me parece un abuso pero bueno, es lo que hay). Salimos a recorrer la zona y nos sorprendió que aún siendo poco más de las 8 de la mañana ya estaba todo repleto de gente.

 

Pisa detalle

 

Dimos una vuelta, fotografiamos la torre de Pisa por todos los lados, por todos los costados y cuando ya teníamos suficiente y viendo que se acercaba la hora de subir, nos dirigimos a las taquillas. No se puede acceder a la torre con nada que no sea la cámara de fotos, así que bolsos o mochilas deben quedarse en la taquilla. La taquilla está incluida en el precio y menos mal porque subir a la torre cuesta el módico precio de 18 euros por persona.

 

torre de Pisa

 

torre de Pisa detalle

 

En principio nosotros no teníamos intención de subir pero una chica que había sido guía turística en Pisa nos recomendó subir, más que nada porque dice que con el tiempo acabarán prohibiéndolo con lo que si subimos será algo que habremos hecho y que otros no podrán hacer. Le hicimos caso. Compramos  la entrada por internet y con la entrada te dan acceso al Duomo.

 

Pisa Duomo detalle

 

Pisa Duomo detalle torre

 

No nos arrepentimos nada de haber pagado esos 18 euros, y no por las vistas que no son nada del otro mundo pero impresiona bastante subir viendo que el suelo está totalmente inclinado. Es una experiencia única que, aunque mucha gente no recomienda, desde nuestro punto de vista sí que merece la pena aunque reitero que el precio me parece desorbitado.

 

desde la torre de pisa

 

Nada más acceder a la torre ya te sorprendes, porque yo no sabía que había pasado y porque me iba de lado (ni se me ocurrió pensar que el suelo estaba inclinado, jeje, no me lo esperaba en aquel momento). Después de un momento con sensación de mareo por fin empezamos a subir las escaleras, que cuesta bastante, porque además de subirlas tienes que ir luchando contra el
desnivel.

 

desde la torre de pisa  - pareja

 

El día, aunque no era soleado, era bochornoso y llegamos arriba goteando sudor. Las vistas… pues no son nada del otro mundo y lo único por lo que has de subir es por decir que has subido a la torre y experimentar lo que es caminar con el plano inclinado.

 

Se accede a la torre cada media hora y no son muchas las entradas disponibles así que te permite que arriba no exista una aglomeración, es más, no percibes que suba mucha gente y puedes tomar todas las fotos que quieras sin que nadie te estorbe y sin estorbar a nadie.

 

Al bajar, volvimos a la taquilla a recuperar el bolso y nos fuimos directos al Duomo. La entrada al Duomo es gratuita pero no permiten la entrada sin tener ticket, así que si solo queréis entrar al Duomo no tendréis más remedio que pasar por taquilla, pedir el ticket y os lo darán gratuitamente. Si vais a entrar a cualquiera de los otros edificios del Campo de Miracoli, con la entrada ya os darán la entrada al Duomo.

 

Tuvimos que esperar un rato, ya que había misa y hasta que esta no terminara no permitían el acceso. Aprovechamos para dar una vuelta más y enseguida vimos que se podía entrar.

 

El Duomo destaca más por el exterior que por el interior, que aunque no es tan austero como otros que hemos visto, creemos que es más bonito por fuera que por dentro.

 

duomo pisa interior detalle

 

duomo pisa interior

 

Al salir del Duomo nos vamos a Baptisterio. Habíamos comprado la entrada también por internet, junto con la entrada al Campo Santo. Estas dos cosas cuestan 7 euros.

 

Con el Baptisterio nos pasó un poco como con el Duomo, creemos que es mucho más bonito por fuera que por dentro y lo único que nos llamó la atención fue cuando uno de los señores de seguridad se puso a emitir sonidos para que viésemos el eco que había dentro y la sonoridad del Baptisterio.

 

Baptisterio pisa

 

Nos vamos hacia el Campo Santo, que en este caso si es más bonito por dentro que por fuera, aunque se recorre rápidamente. Siempre que entro en una iglesia y hay tumbas en el suelo a mi me da reparo pisarlas y siempre las voy evitando. En este caso era imposible ya que estaba repleta de lápidas. El sitio impresiona bastante.

 

Pisa Baptisterio dentro

 

Pisa Baptisterio dentro detalle baldosa

 

Pisa Baptisterio dentro jardin

 

Al salir, aprovechamos para comparar un poco de agua, que con el bochorno nos estebábamos deshidratando. Negociamos en un puesto una de mis bolas de nieve y así me llevé mi primer recuerdo del viaje.

 

Empezamos a callejear sin rumbo por Pisa y lo que vimos nos gustó. Después de la Torre, lo que más disfrutamos de Pisa fueron estos paseos sin rumbo, metiéndonos por callejuelas, disfrutando del buen ambiente que había en la ciudad, con  música de fondo,mercadillos por todos lados y mucha gente. Nos pareció un lugar muy coqueto.

 

Pisa calle

 

Caminando llegamos al río Arno y dimos un paseo desde un puente hasta el siguiente.Creímos que era hora de dar por concluida la vista a Pisa.Teníamos que llegar a Florencia a las dos de la tarde, hora a la que habíamos quedado con nuestra casera. En Florencia nos quedaríamos en un apartamento, así que no podíamos hacerle esperar.

 

Pisa rio

 

Después de sacar los billetes (8 euros por persona) nos fuimos a comer. Un menú con pizza, bebida y patatas o macedonia de fruta nos costó 7 euros por persona.

 

Buscamos el andén, validamos el billete (no os olvidéis nunca de validarlo) y pusimos rumbo a nuestro siguiente destino: Florencia.
Hora estimada de llegada: Las dos de la tarde. Fuimos en un tren directo de Trenitalia.

 

Encontramos rápidamente el apartamento, aunque las calles en Florencia están doblemente numeradas. Por un lado los locales y por otro los edificios. Esperamos pacientemente hasta que nuestra casera llegó. Nos habíamos entendido mal, y en lugar de pensar que llegábamos a las 2 y media creyó que le decíamos que llegábamos a Pisa a las 14:30. Salvando este contratiempo nos fuimos a tomar algo mientras esperábamos a que terminara de limpiar el apartamento. Una cocacola  y una caña 7 euros.

 

Terminada la limpieza, nos enseñó el apartamento, nos dio unas recomendaciones, dejamos todo y salimos rápidamente a conocer Florencia.

 

No tardamos nada en percibir que nos encontrábamos cerca del Doumo. Al acercarnos veo como esta todo cubierto por obras y me sale un “OOOOHHHH”. Hay dos cosas que me suelen ocurrir cuando viajo: La lluvia constante y ver los principales monumentos en obras. Con esto último no me extrañó para nada que la catedral estuviera en obras así que me fui resignando.
Terminó la calle, llegamos a la plaza, miro a la izquierda y …. Otro “OOOOOHHHHH” volvió a salir. Esta vez me quedé impresionada por la belleza del Duomo, que no estaba en obras. Lo que si estaba en obras era el Baptisterio.

 

Florencia  - duomo

 

Florencia  - duomo detalle

 

Florencia  - duomo detalle fachada

 

Por muchas fotos que se vean, por mucha información que se  tenga sobre la catedral de Florencia, nada puede hacerte imaginar lo impresionante que es. Tan llena de detalles, tan elaborada, tan distinta a otras: preciosa.

 

Dimos una vuelta alrededor y nos acercamos al Campanile. No me cansaba de sacar fotos a todos los rincones de la catedral. Como vimos que había poca gente  nos pusimos a la cola con intención de subir las 416 escaleras del Campanario. Cuando llegamos a la taquilla nos explicaron que no había problema en subir, pero que el ticket íntegro, el que queríamos sacar y que nos permitía subir al campanario, entrar en el Baptisterio y subir a la Cúpula, no lo íbamos a poder disfrutar ya que la Cúpula estaba a punto de cerrar y el Domingo no abría. El ticket íntegro, una vez lo compras, lo puedes usar en los siguientes 6 días, pero una vez que entras en uno de los 3 monumentos, tienes 24 horas para entrar en los demás.

 

Cometimos el error de no sacar el billete aunque no lo fuésemos a usar, pero en ese momento no caímos.

 

Volvimos a la plaza del Duomo y como no teníamos tiempo para hacer nada, entramos en la Catedral, todavía abierta. Comprobamos que es bastante austera y que toda su belleza reside en el exterior.

 

Florencia catedral

 

Continuamos con el paseo que nos llevó hasta la Santa Croce, pero antes nos acercamos hasta Vivoli, una conocida heladería donde tomamos un par de helados riquísimos por 3,5 euros cada uno.

 

Con nuestros helados en la mano continuamos hasta la Santa  Croce, una de las mayores iglesias de Franciscanos del Mundo. Allí se encuentran enterrados, entre otros Galileo Galilei y el mismo Miguel Ángel. Como tampoco nos daba tiempo a entrar nos
quedamos un buen rato sentados en la plaza contemplando todo el entorno. Parece increíble como Florencia tiene el mismo aspecto que hace siglos. Da la sensación de que la ciudad se ha quedado anclada en el tiempo en cuanto a arquitectura, lo que le da un aire totalmente añejo y distinto.

 

santa-groce florencia

 

florencia -santa croce

 

Tras estar un largo rato sentados y viendo que la luz del día se apagaba, continuamos con nuestro primer paseo de reconocimiento de la ciudad. Nos acercamos hasta el río y fuimos recorriéndolo hasta llegar al Ponte Vecchio. Por el camino vamos reconociendo cosas, edificios, sitios, que en los siguientes días tocaría visitar.

 

Florencia  ponte Vecchio

 

El Puente Viejo o Ponte Vecchio es quizá uno de los puntos más conocidos de Florencia (junto con el Duomo). Pequeñas casitas construidas sobre el mismo hacen que este puente sea inigualable y distintos de los demás. Durante muchos siglos, este puente fue utilizado por los carniceros, hasta que durante el S. XVI, la corte se trasladó al palacio Piti y ordenaron  su cierre por el mal olor que desprendían. Desde entonces fueron ocupadas por joyeros y orfebres y a día de hoy es lo que
encontramos en  ellas, joyerías.

 

florencia calle

 

Florencia  ponte Vecchio detalle

 

Antes de cruzar el puente entramos en un supermercado y compramos leche, zumo y bollería para desayunar. 4,5 euros
Atravesamos el puente y nos dirigimos hacia la Galería de los Uffici, parando a cada paso para sacar fotos al fotogénico puente.
En la Galería de los Uffici, se encuentran representados todos los grandes genios de la época. Entre otros, Machiavelo y Donatello.

 

florecia galleria uffici

 

replica david - florencia

 

Paseamos por el interior del Palacio Vecchio pero como se hacía tarde regresamos al apartamento para cambiarnos y salir a cenar. El tiempo amenazaba lluvia y hacía un bochorno insufrible. Para éste, nuestro primer día en Florencia, habíamos decidido cenar en Finisterrae, un restaurante situado en la Plaza de la Santa Croce que nos había recomendado nuestra amiga Lidia, sin darnos muchos más datos.

 

Palazzio Vecchio Florencia
Palazzio Vecchio Florencia detalle

 

Así, regresamos a la plaza y aunque no teníamos reserva no nos pusieron muchas pegas para cenar en el interior del restaurante. La verdad es que tanto la decoración, como la atención, como las pizzas son muy recomendables. Pagamos más por el vino (19,50 euros) que por la comida en sí. El total de la cuenta fue de 43,50 euros.

 

finisterrae cena florencia

 

El día había sido muy largo, llevábamos muchas horas levantados y muchos kilómetros a nuestras espaldas así que nos fuimos a dormir que mañana sería otro día. Según llegamos al apartamento se desató una gran tormenta que duró casi toda la noche, porque las veces que me desperté seguía lloviendo y tronando.

 

Este primer encuentro con Florencia nos había gustado mucho, nos había sorprendido más y sentada en el salón de nuestro apartamento me preguntaba ¿cómo habíamos tardado tanto en venir?

 

duomo noche florencia

 

Gastos del día (por persona)

 

Agua: 1,5 euros
Entradas: 18 euros a la Torre, 7 euros al Baptisterio y al
Campo Santo.
Comer: Menú, 7 euros.
Billete de tren de Pisa a Florencia, 8 euros.
Cervezas: 3,5 euros
Helados en Vivoli: 3,5 euros.
Compras en el supermercado para desayunar: 2,25 euros
Cena en Finisterrae: 21,75 euros.

 

Total Gastos del día:  72,5 euros 
viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

11 Comentarios

  1. Si que es preciosa Florencia, y si no has estado en Roma y Venecia seguro que te encantan también. Italia es una pasada, nosotros fue de los primeros viajes que hicimos juntos y nos encantó!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Laura, aún no he estado en ninguna de las dos, es más, de Italia solo conozco Milán y Bérgamo, la zona de los lagos y ahora esto que he visitado en estos 10 días. Seguro que me encantan porque me gusta Italia entera.

      Un saludo.

  2. David y Neus
    | Responder

    Hola María,
    Muy completo este día, yo lo hice también muy similar: mañana en Pisa y tarde en Florencia. En Pisa solo visité el Duomo y el Battisterio, que me decepcionó un poco (es como dices tu, mas bonito por fuera que por dentro).
    En Florencia me siento identificado con tus emociones tras ver el Duomo, es impresionante! Junto con el Ponte Vecchio es uno de mis lugares preferidos de la ciudad. Yo amorticé bien la entrada del Duomo, subí a la cúpula y al campanil! La verdad es que ese día acabé reventado. 😛
    Saludos

    • Maria Garcia
      | Responder

      Lo del Duomo tambien me dejó sin palabras, de verdad que por muchas fotos que habría visto nada se asemejaba a lo que tenía ante mis ojos. Impresionante.

      un saludo.

    • Maria Garcia
      | Responder

      La verdad es que lo del Duomo es para dejarte sin palabras. A mi me impresionó mucho.

      Un saludo.

  3. Verónica Deambulando
    | Responder

    Florencia me encantó! Recuerdo la sensación la primera vez que vi el Duomo, impresionante!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Lo del Duomo es para morirse delante. Por muchas fotos que hubiera visto nada se podía asemejar a lo que tenía delante. Me impresionó mucho.

  4. Myfamilytrips
    | Responder

    Que bonito!!!…a nosotros tb nos encanto Florencia, mis hijos se acuerdan mucho de este viaje que tb pasamos una noche en Pisa.
    http://myfamilytrips-peonia.blogspot.com.es/2014_04_01_archive.html

    • Maria Garcia
      | Responder

      La verdad es que volvería ahora mismo, solo a pasear por sus calles, sin hacer nada más. El sitio es para repetir.

  5. Estenia
    | Responder

    Hola muy divertido tu post! ojala puedas sacarme una duda, ya que estoy viajando a italia en junio. es posible que los billetes d tren se puedan hacer escalas sin volver a pagar? por ejemlo: quiero ir de cinque terre (la spezia) a roma, pero quiero bajarme en florencia para conocer durante el dia y luego tomarme el tren a roma. no haria falta pagar mas q el billete de a spezia a roma, no? solo deberia convalidarlo dos veces antes de subirme.
    espero que puedas ayudarme con la consulta.
    gracias de antemano,
    saludos!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Hola Estenia, la verdad es que lo desconozco, pero por lo que he leido me parece que no puedes hacer paradas (pero pregunta en algún sitio oficial o en la oficina de información turística de alguna de las zonas por las que vayas a pasar). Por ejemplo en Bélgica eso si se puede hacer pero creo que en Italia no. A ver si nos sacas de dudas, 😉
      Un saludo y gracias por comentar.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.