Gante.

Publicado en: Bélgica | 20

 

Gante posee el mayor número de edificios históricos de todo Bélgica y de ello se ha de sentir orgullosa. Pese a encontrarse en un punto estratégico muy bien situada, a 50 km de Brujas y de Bruselas y a tan solo media hora de cada una de ellas, Gante ha quedado eclipsada por la belleza de Brujas. Sin embargo, Gante tiene un encanto que todo el que se acerca a conocerla queda totalmente enganchado.Se encuentra situada en la confluencia de dos ríos, el Lys y el Escalda y pese a no tener tantos canales como Brujas, su encanto se percibe nada más llegar al centro histórico.

gante belgica
Además, al tratarse de una ciudad universitaria, el buen ambiente que se respira en sus calles hace que sea una de las más animadas de Europa.

 

Miércoles, 11 de Septiembre de 2013

Nada más bajarnos del tren ya pudimos  comprobar que nos encontrábamos en una ciudad ideal. El edificio de la estación del tren dejaba entrever ese encanto arquitectónico que  nos seguiría durante toda la visita. Esta estación fue construida para la Exposición Universal de 1913 y dar un paseo por dentro mirando hacia arriba merece mucho la pena.

estacion de tren de gante belgica

 

Buscamos unas taquillas donde dejar las maletas y la verdad es que nos pareció bastante barato en comparación con el resto de los precios. 4€ por una taquilla en la que nos cogían las dos maletas y donde las podíamos dejar durante 24 horas.
En la misma estación de tren desayunamos, por unos 4 euros tomamos dos cafés y dos cruasanes.
Al salir, nos sentimos aliviados por comprobar que el sol nos brindaba sus rayos y que parecía que podía aguantar.
Empezamos a ver las grandes acumulaciones de bicicletas que ya no nos abandonarían durante el resto del viaje.

 

bicicletas gante belgica

 

Tras un paso de una media hora llegamos al centro histórico de Gante, entrando por la calle comercial Veldstrat por donde pudimos ver el centro comercial Post Plaza, que se sitúa en este singular edificio.
post plaza gante belgica
Cuando estábamos llegando a la plaza de San Bavón, nos ocurrió algo muy singular. Creo que hasta el momento no nos había pasado algo parecido en un viaje por Europa. Detrás nuestro venía un señor que nos paró y nos preguntó si eramos españoles. Estuvimos largo rato hablando con él. No supimos quien era, ni que había sido antes de jubilarse, lo que si pudimos comprobar por su conversación es el elevado nivel cultural que tenía y los grandes contactos que había tenido en el pasado, hablándonos de sus relaciones con distintas personalidades muy conocidas de España. Así estuvimos durante un largo tiempo y cuando nos ofreció continuar con nosotros la visita hacia el ayuntamiento yo solo pensaba en que amenazaba lluvia y que nos íbamos a perder las únicas horas (o quizá minutos) de luz  y sol de todo el día. Así que le dimos, con pena, las gracias y declinamos su ofrecimiento.

 

Muy cerca de donde estábamos se veía el puente de San Miguel y sin dudarlo nos fuimos hacia allí. Desde este puente se obtienen una de las mejores vistas y de las más conocidas de Gante. Desde aquí se observan casi todos los monumentos más emblemáticos de Gante, así como los dos muelles más conocidos y representativos de la ciudad: El Graslei (o muelle de los herboristas) y el Korenlei (o muelle de los graneros), con sus edificios gremiales reflejándose en el agua del río.

 

panorámica de Gante Belgica

 

Al otro lado del puente, destaca la Iglesia de San Miguel, un edificio de dimensiones considerables. Lo encontramos cerrado así que no pudimos hacer más que echar un vistazo por los cristales de la puerta y dar una vuelta por los tranquilos alrededores.

 

iglesia de San Miguel Gante Belgica

alrededores iglesia san miguel gante
De vuelta a los alrededores del río disfrutamos del único momento de sol y calor que tuvimos en Gante y que duró apenas unos minutos, el tiempo que nos dio a sacar un par de fotos, a quitarnos la chaqueta, a pensar lo afortunados que estábamos siendo y…. justo cuando llegamos al otro puente empezó a diluviar.

edificios rio gante belgica

gante a contraluz

 

Y el diluvio duró todo el día, con momentos en los que nos permitía salir un rato a la calle pero con la lluvia sobre nosotros y con otros momentos en los que de ninguna manera nos podíamos mantener bajo ella. En este momento decidimos que lo mejor era entrar en algún sitio y tomar un café.
Un café y un gofre por el módico precio de 9 euros.

gofre gante belgica

gante con lluvia belgica
Seguimos camino y como seguía diluviando nada mejor que meterse en una iglesia. Nos fuimos hacia la Catedral de San Bavón, lugar donde fue bautizado Carlos V y donde se encuentra, como principal obra maestra, “La adoración del cordero místico” de Van Eyck.
pinturas catedral san bavon gante belgica

El momento culmen de la visita fue cuando el organista se puso a tocar y nos deleitó con una agradable sinfonía.Seguimos adelante con nuestra visita y como no podíamos subir hasta el campanario (no teníamos intención de calarnos ni morirnos de frío en las alturas) dimos un largo paseo que nos llevó por los distintos puntos de interés de la ciudad, que dicho sea de paso, está bastante cerca uno del otro. Después de dar un rodeo a la plaza de San Bavón, desde donde tenemos la visión general de la Catedral, de la Iglesia de San Nicolás y del campanario seguimos la ruta hacia el Ayuntamiento. Este edificio sin duda no pasará desapercibido ya que destaca por su singular arquitectura, que se divide en dos partes claramente diferenciadas. Por un lado, una totalmente ornamentada y por otro lado una mucho  más sobria.

Torre Beldfort gante belgica
Vistas desde el Ayuntamiento de la Torre Beldfort o Campanario de Gante.

 

Ayuntamiento gante belgica

 

Aunque llovía y por momentos con gran fuerza seguimos el paseo por los canales, que de todas maneras nos dejó alguna que otra bonita foto.

 

canales de gante vista general belgica

canales gante belgica

 

Parecía que el cielo nos estaba dando una tregua en este momento, pero nada más allá de un simple parecer ya que en cuanto accedimos al Castillo o Gravensteen el diluvio se hizo sobre la ciudad de Gante y como no podíamos salir al exterior pasamos casi una hora metidos en una sala del castillo, totalmente solos y a la espera de que la lluvia amainara.
 Gravensteen o castillo de gante belgica
vistas desde el castillo de gante belgica

 

 

Con las vistas de la fotografía anterior estuvimos casi una hora paralizados dentro del Castillo, que además es un museo de instrumentos de tortura y una tortura fue lo que pasamos allí, inmóviles sin saber que hacer. Decidimos arriesgarnos y salir al exterior pero la lluvia era tan intensa que apenas podíamos sacar la cámara y la visita se hacía insoportable. Al menos pudimos pasar a otra zona del castillo y continuar con la visita totalmente empapados.

 

vistas castillo de gante belgica

Como así no estábamos disfrutando nada del Castillo, cuando conseguimos llegar al otro extremo y cerca de la salida, decidimos dar por concluida la visita tras más de dos horas dentro.
Entrada al castillo: 8 euros / persona.

castillo de gante belgica

imagen general castillo de gante belgica

 

Como seguía lloviendo con intensidad nos metimos en un McDonalds donde al menos conseguimos entrar en calor y tener acceso a internet. Aquí empecé realmente a agobiarme, a desesperarme y a darme el bajón. No me podía creer que estuviera en Gante, esa ciudad de cuento que tantas ganas tenía de ver y que me  lo estuviera perdiendo todo, el paseo por los canales, la subida a la torre Belfort, el paseo por Pathersol… todo, y lo único que podía hacer era sentir una enorme angustia, tanta como las gotas del cristal que parecían decir que Gante también estaba triste. Así se veía la Iglesia de San Nicolás a través del ventanal desde donde me encontraba sentada.
iglesia de san nicolas con lluvia

 

Al salir del Mc Donalds dimos otro paseo bajo la lluvia hasta Pathersol. Este es un barrio situado justo por detrás del castillo, de estilo totalmente medieval, casas bajas, calles estrechas. Es cierto que no se si fue por la lluvia en sí, por el momento de agobio que tenía que no disfruté nada de este sitio, me gustó menos de lo que yo pensaba o me había hecho una idea que al final no fue. Estas son algunas de las imágenes que nos dejaron el paso por este barrio, casi todas las que tengo son sacadas con el móvil porque la cámara ya estaba lo suficientemente mojada como para seguir arriesgándome para nada.

fotos pathersol belgica gante

paseando por pathersol gante belgica

pathersol gente belgica

 

Así termino nuestra visita en Gante, con más pena que Gloria, totalmente mojados y con una pena enorme por no haberlo disfrutado como se merece. Nos fuimos de nuevo hacia la estación de tren pensando que algún día, no muy lejano, deberíamos volver.

 

panoramica de gante belgica

 

El viaje hasta Amberes trascurrió con una suma melancolía, mirando a través del ventanal y pensando que esto no nos podía estar pasando aquí. El tiempo no mejoraba y según nos acercábamos a Amberes parecía que todavía la lluvia iba a más.
Salimos por la parte de atrás de la estación de tren, estación de la que ya os hablaré más adelante, y nos dirigimos a nuestro hotel: El Ibis Budget Antwerpen Central Station, el segundo Ibis del viaje, del mismo estilo que el anterior y el cual cubrió con creces nuestras necesidades.

 

Budget Antwerpen Central Station habitacion amberes

 

Esta noche cenamos en un Tailandés, donde nos sorprendió ver a un monje budista y aunque el local no invitaba a entrar desde luego la cena estaba buena.

 

cena tailandes amberes belgica

 

Pagamos 35.80 euros y probé por primera vez una cerveza tai.

Con esto nos fuimos a dormir, porque la desilusión que nos habíamos llevado este día con tanta lluvia hacía que no nos quedaran ganas de más.

 

¿quieres hacerlo más fácil?

Reserva una excursión a Gante desde Bruselas y déjate guiar por un experto de habla hispana. O si lo prefieres, combina en el mismo día la visita a Gante y Brujas con guía de habla en español.

Gastos del día:

Taquilla: 4 euros.
Desayuno: 4 euros
Media mañana: 9 euros.
Comida: Unos 12 euros.
Cena: 35.80 euros.
Entrada al castillo: 16 euros.

 

  • 12 DÍAS POR BÉLGICA Y HOLANDA
12 días por Bélgica y Holanda: Itinerario
Bélgica y Holanda: Presupuesto
Transporte en Bélgica. Muévete en Tren.
Que ver en Amsterdam. Pensado para dos días en la ciudad.
Bélgica:
Día 1: Llegada y alojamiento en el Adaggio Access Brussells Europe
Día 2: Un largo paseo por Bruselas.
Día 3: Lovaina y el Atomium en Bruselas.
Día 4: Dinant y Namur
Día 5: Brujas.
Día 6: Gante.
Día 7: Amberes
Holanda:
Día 7: Rotterdam y Delft.
Día 8: Marudoram, La Haya y Leiden.
Día 9: Amsterdam I
Día 10: Waterland.
Día 11: Zaanse Schans, Alkmaar y Haarlem
Día 12: Utrecht y Gouda.
Día 13: Amsterdam II.

 

HTML-POSTAMIGO

Un día en Blanco y Negro en Gante, de Las nuevas andanzas de RobinJú.
Gante, la ciudad medieval mejor iluminada del mundo, de Viaja en mi mochila.
Gante en guerra, de El viajero impresionista.
Gante, de Mis Viajes y Sensaciones.

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

20 Comentarios

  1. Verónica Paz
    | Responder

    Lástima que os lloviera tanto U.U
    Las fotos preciosas, eso si. Estás consiguiendo que me llame mucho esa zona 😉

    Un abrazo!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Pues te animo a que vayas porque creo que es una zona que no decepciona a nadie. Me alegra que te gusten las fotos, se hace lo que se puede.

      Un abrazo.

  2. Viajeros Callejeros
    | Responder

    Entendemos perfectamente esa sensación que se puede tener un día de lluvia cuando se tienen tantas expectativas…a nosotros nos ha pasado alguna vez y sólo nos ha quedado pensar que tendremos que volver para disfrutarlo al máximo con mejor tiempo.
    Nosotros salimos en 15 días para conocer Gante, Amberes, Lovaina y Dinant…a ver si tenemos suerte!! 😉

    • Maria Garcia
      | Responder

      Espero que tengáis muchísima suerte con el tiempo y si no, pues no pasa nada, a intentar disfrutar lo que se pueda y como se pueda, no queda otra. Suerte y gracias por pasaros.

      Un saludo.

  3. Fran
    | Responder

    Una pena la lluvía pero aún así Gante es una ciudad maravillosa. Y con el buen tiempo el ambientazo en las calles es espectacular!! pd: cuidado con lo thai que engancha.. Un saludo

    • Maria Garcia
      | Responder

      Ains, Fran, tu consejo de lo Thai llega tarde, ya me he enganchado. Ya me gustaba mucho esa comida en general, pero cuando estuve en Bali vine totalmente enganchada a la comida asiatica y cuando no sabemos que comer… lo tenemos claro… a un asiático. Un saludo.

  4. Robin Jú
    | Responder

    Pues creo que sin la lluvia, las fotos no hubiesen salido tan espectaculares. Me ha encantado la entrada y las imágenes son una pasada, en especial la de las gotas y las del castillo…
    Lo normal es encontrarse esos sitios así y es la mejor forma de conocer su día a día… pero el estar mojado tiene su encanto media horita… Un abrazo

    • Maria Garcia
      | Responder

      Si, es cierto que con las calles mojadas tiene su encanto, pero cuando no para de llover es un autentico pestiño. En fin, que al final las fotos no quedaron tan mal como yo pensaba, alguna se ha salvado.

      Un saludo.

  5. M.C.
    | Responder

    Qué pena que lloviera tanto en Gante! Aún así las fotos son preciosas!! Así tenéis excusa para volver a la ciudad. Pero coincido contigo que no hay cosa que me dé más rabia en un viaje que la lluvia continúa… Pufff!!
    Saludos

    • Maria Garcia
      | Responder

      Si, si que da rabia y cuando miraba a través del ventanal me entró un verdadero bajón. No tenía ganas de seguir, me hubiera ido al hotel sin pensarlo dos veces. Pero bueno, eso son bajones momentáneos luego todo vuelve a la normalidad.

      Un saludo.

  6. pululante
    | Responder

    Coincido con los anteriores en lamentar que la lluvia no os dejase disfrutar de Gante. Tuve la suerte de estar allí este año por trabajo varias semanas y es una ciudad muy muy agradable y con bastante ambientillo (por eso digo "tuve la suerte").

    • Maria Garcia
      | Responder

      Pues sí que tu viste suerte, si. Pese al mal tiempo Gante me ha dejado un agradable sabor de boca y pienso que algún día volveré (y espero tener mejor suerte con el tiempo).

      Un saludo.

  7. Diario viaje Kiana
    | Responder

    Realmente es una pena que llueva en los viajes, pero aún así intentasteis aprovechar los pocos momentos de tregua y pudisteis visitar la ciudad, que me parece preciosa! Para disfrutarla siempre queda la opción de volver!! 🙂

    saludos!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Exactamente, siempre tenemos la opción de volver y pese a lo que nos llovió le guardo un gran cariño a la ciudad y no me parece que haya sido tiempo perdido.

      Un saludo.

  8. Caliope
    | Responder

    Ahhh la lluvia en los viajes es lo peor! vale que llueva un poquito, pero eso que os tocó a vosotros es una faena, aunque Bélgica es famosa por su casi siempre presente lluvia. De todos modos las fotos han salido preciosas, enhorabuena. Gante me encanta, creo que casi más que Brujas, o a la par, no sé, pero Gante me daba muy buen rollo cuando iba por allí. De todos modos son ciudades europeas, no están tan lejos y seguro volverás a disfrutar de sus calles con mejor tiempo. Un saludo 🙂

    • Maria Garcia
      | Responder

      Gracias!! Me alegra que te gusten las fotos. Se hizo lo que se pudo con el día que tocó.

      Un saludo.

  9. Preciosas fotos y relato… Qué bien le sienta el otoño a las bicicletas… Por ello, este post con su tuit lo tomamos para los #tuitsfavoritos de la semana ¡Gracias!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Gracias!! Me ha hecho mucha ilusión salir en el post. Gracias!

  10. Mis viajes y Sensaciones
    | Responder

    Me a encantado el reportaje,es verdad que los estados de animo influyen,pero ami personalmente también leda un toque melancolico al estar nubladoque la hace algo especial.A nososotros también nos gusto mucho Gante ,es una ciudad preciosa,aunque es verdad que para notros tiene mas encanto Brujas.Un Saludo.

    • Maria Garcia
      | Responder

      Si, es cierto que nublado le da un toque, pero cuando llueve en continuo ya no mola tanto.
      Un saludo.

Dejar un comentario