Menu
Día 6
Diario Capitales Imperiales en Navidad
Nos despertamos en el Hotel Royal Park Boutique, situado muy cerca de la estación del tren Keleti a la que habíamos llegado en la noche anterior. El hotel está muy bien, tiene un gran diseño y la única pega es que está un poco mal ubicado, en el sentido de que está un poco alejado de la zona central de Budapest, pero como contraste tiene una parada de metro muy cerca con lo que se facilita bastante la comunicación. Todo esto hizo que escogiéramos este hotel (junto con el precio, 37 euros por noche para un hotel de cuatro estrellas nos pareció un muy buen precio) para nuestra primera noche en Budapest.
 
Martes, 11 de Diciembre de 2012
royal park boutique budapest
 
 
Si quieres leer opiniones de otros viajeros puedes hacerlo en Tripadvisor: http://goo.gl/hT7jYA
 
Por cierto, esta forma de hacer la cama todavía a día de hoy sigo sin entenderla, ¿qué sentido tiene hacerla así? vamos que para mi fue todo un misterio y al final solo supe deshacer la cama y colocarme como pude.
 
El hecho de que cambiáramos de hotel no fue otro que decidimos quedarnos esta noche poco tiempo antes de realizar el viaje, y es que en principio, esta noche la íbamos a pasar en un tren nocturno Praga – Budapest. Varias malas opiniones sobre este tren hicieron que cambiáramos el planning, adelantáramos la ida a Budapest y pasáramos esta primera noche ya en la ciudad.
 
Como ese día no teníamos el desayuno incluido decidimos madrugar, coger el metro e irnos a hacer el Chek in en nuestro segundo hotel en Budapest: El Central Basílica.
 
Este hotel fue escogido poco antes de salir, también  Teníamos reservado el hotel Marmara, situado muy cerca de la otra estación de tren, la occidental. Aunque está bastante alejado del centro en un principio no nos parecía una mala ubicación, y mucho menos con el precio que teníamos, 42 euros con desayuno en un cuatro estrellas, así que nos conformábamos con eso.
No conseguimos encontrar nada mejor a menor precio, así que teníamos decidido coger bonos de transporte y así no pegarnos tantas pateadas, pero…. poco antes de salir vimos una oferta para el hotel Central Basílica que no pudimos rechazar. Además de ser un poco más barato estaba tan céntrico  justo al lado de la Basílica de San Esteban, que no pudimos remediar el cambiar la opción.
 
Además, dentro de la misma oferta nos incluían una entrada al «spa». En principio pensamos que esto no lo íbamos a usar, por tiempo y porque ya teníamos pensado ir al balneario Szechenyi por lo que no nos quedaba mucho tiempo libre para un spa, no obstante no sabíamos lo que iba a venir.
 
Cogimos el metro para lo que decidimos comprar un bono de 10 viajes (2800 florines, lo que supone 1 euro el viaje) puesto que al estar tan céntrico el hotel suponíamos que no íbamos a usar mucho el transporte público, como así fue.
 
Llegamos al hotel, hicimos el chek in y dejamos las maletas, ya que al ser tan temprano todavía no teníamos las habitaciones preparadas. Al hacer el chekin ya nos explicaron en que consistía la oferta del «spa», y es que podíamos escoger un acceso a uno de los balnearios de Budapest (Szechenyi, Rudas, Gellert, Kiraly). Menuda sorpresa nos llevamos y menudo ahorro que nos supuso. Con esto ya teníamos claro que el hotel había sido un chollo.
 
Salimos a la calle. La temperatura era mucho más baja que en Praga, hacía bastante más frío y además había brisa, con lo que la sensación térmica era horrorosa. Aquí empecé a plantearme poner los pantalones térmicos y ya no me los quité en toda nuestra estancia en Budapest.
 
Nos vamos a cambiar dinero y lo hicimos a 280 florines por un euro, lo cual estaba bastante bien.
 
Con dinero fresco en el bolso nos vamos a desayunar. Desayunamos en un California Coffe Company, pertenece a una cadena de cafeterías donde nos dejamos casi 10 euros. Una pasada, la verdad.
desayuno budapest
 
Tras este caro desayuno nos fuimos dirección a ningún sitio. La intención de este primer día era callejear un poco sin rumbo, visitando lo que nos fuéramos encontrando por el camino ya que a las 4 teníamos que estar por la zona del Parlamento ya que teníamos la visita guiada.
 
basilica de San Esteban Budapest

Hoy visitamos más de lo que nos hubiéramos imaginado y nos dimos cuenta que habíamos hecho bien al no comprar bonos de viajes diarios o para tres días ya que no los íbamos a necesitar. 

Tras un pequeño paseo por el mercadillo que hay frente a la Basílica y puesto que estábamos ahí delante decidimos entrar y subir a su torre.
La Basílica de San Esteban es la iglesia más grande de Hungría.
 
basilica de San Esteban Budapest 2
basilica de San Esteban Budapest 3
En su interior se encuentra una de las reliquias sagradas más importantes del país, la mano derecha de San Esteban I de Hungría: La Santa Diestra. Este rey fue canonizado debido a que él fue el  que llevó la cristiandad al pueblo húngaro. Sobre esta mano se cuentan muchas cosas, una de ellas es:
 
«San Esteban llevaba una bolsa de tela ricamente decorada con oro que colgaba de su cintura, y estaba llena de denarios, y cuando veía a pobres y a mendigos, de inmediato iba hacia ellos y con su propia mano se ocupaba de ellos ayudándolos. Es por esto que su mano derecha caritativa, se ha preservado en su realidad corpórea hasta nuestros días«.
 
Esta es la placa que se puede leer en la Basílica:
basilica de San Esteban Budapest 4
santa diestra basilica san esteban budapest
 
La Santa Diestra
 
Merece mucho la pena entrar y subir hasta una de sus torres por 400 florines (1.42 euros), desde donde se obtienen unas fantásticas vista panorámicas de Budapest.
escalera basilica san esteban budapest
vistas basilica san esteban budapest
vistas basilica san esteban budapest 2

Al bajar decidimos pasear sin mucho rumbo y con el frío que hacía no pudimos más que ir, de vez en cuando nos resguardábamos en las iglesias y así entrar en calor.

 
Y paseando y caminando llegamos a la Iglesia del Centro y el puente Isabel (Sisi).
 
puente de Isabel budapest

La Iglesia parroquial del Centro es el edificio más antiguo de Pest y en su interior se encuentran los restos del obispo Gellert. Merece la pena entrar ya que no lleva mucho tiempo.

iglesia parroquial del centro budapest
mercadillos navideños de budapest
En nuestro paseo llegamos hasta la Gran Sinagoga de Budapest y ya que estábamos ahí y teníamos tiempo decidimos visitarla.
La Gran Sinagoga de Budapest es la Segunda más grande del mundo, solo superada por la de Jerusalen.
Durante la segunda guerra mundial los nazis hicieron del entorno de la Sinagoga un guetto judío que posteriormente se convirtió en un campo de concentración.
 
gran sinagoga budapest
Desde aquí muchos judíos fueron enviados a los campos de exterminio y más de 2000 murieron de hambre y frío en el interior del guetto. Estos se encuentran enterrados en el cementerio exterior que desde luego no llama tanto la atención como el de Terezin.
interior gran sinagoga budapest
En el exterior se encuentra la escultura que viene a reflejar un sauce llorón metálico en el que cada una de las hojas lleva escrito el nombre de un judío fallecido durante el Holocausto.
arbol holocausto budapest
 
Monumento a los mártires judíos o árbol de la vida
tumbas gran sinagoga budapest
 
Pequeñas tumbas.
En nuestro primer largo paseo por Budapest acabamos llegando al inicio de la Avenida Andrassy, una larguísima calle que une la plaza Erzsebet con la plaza de los Héroes. Esta calle fue declarada patrimonio de la Humanidad por la Unesco y no es para menos, ya que a lo largo de toda la calle podemos encontrar las fachadas muy bien conservadas de casas y palacios renacentistas. Uno de estos emblemáticos edificios es la Opera de Budapest (que tendremos el gusto de visitar a las 7 de la tarde para ver La Traviata).
opera de budapest
opera de budapest detalles
A lo largo de esta calle se pueden encontrar restaurantes de moda de todo tipo, así como las boutiques de las principales marcas exclusivas.
tiendas budapest detalles
Avenida Andrassy detalles
 
Detalles en Andrassy Utca
oktogon plaza budapest
 
Edificios de la Oktogon plaza, una de las más bonitas de Budapest.
edificios oktogon plaza budapest
 
 Tras nuestro paseo llegamos a la plaza de los Héroes y en las escaleras del Museo de Bellas Artes nos encontramos con este singular muestrario de farolillos.
plaza de los heroes budapest detalles
La escultura central de la plaza conmemora los líderes de las siete tribus fundadoras de Hungría y en la parte superior se encuentra una figura del arcángel Gabriel.
plaza de los heroes budapest
Esta escultura da paso al parque Varosliget, el parque de la ciudad y principal lugar de esparcimiento de los húngaros de Budapest. Aquí empezamos a notar la falta de gente y no es que no hubiera pero claro se notaba que no había tanto turista como en Praga y la verdad es que se podía pasear con total tranquilidad. Aquí encontramos otro de los mercadillos navideños y aprovechamos para hacer las primeras compras en la ciudad
parque Varosliget budapest
parque Varosliget budapest 2
budapest en navidad detalles
mercadillo navidad parque Varosliget budapest
Como ya habíamos pasdo bastante frío  decidimos coger el metro e ir hasta el entorno del Parlamento, para así aprovechar para dar un paseo por los alrededores, enterarnos de como recoger la entrada y demás.

La linea 1 del metro es digna de contemplar. Fijaros en los vagones, parecen sacados de una película de la segunda Guerra Mundial.

linea 1 metro budapest
linea 1 metro budapest 2

Todo lo que había leído decía que debíamos ir con una hora de antelación a la visita y entiendo que esto será en verano porque desde luego a nosotros nos sobró tanto tiempo que nos dio tiempo para ir a comer. Unos cresps vegetales que me costó comer (todavía no me encontraba del todo bien) y una cocacola para cada uno, todo por unos 15 euros (4081 florines), Caro para lo que era.

parlamento de budapest
 
Cuando llegó la hora, nos acercamos hasta la puerta X, recogimos la entrada gratuita para residentes europeos que anteriormente habíamos reservado (ahora ya no es gratuita, con lo que visitamos el Parlamento gratis por los pelos). Puntualmente una simpática guía nos recibió y nos enseñó las estancias del Parlamento.
maqueta parlamento de budapest
 
Maqueta realizada con cerillas en 3 años de trabajo.
escalera parlamento de budapest
cupula parlamento de budapest
 
Cúpula del edificio
santa corona hungara budapest
 
Santa Corona Húngara
 La Santa Corona pertenece al rey San Esteban y actualmente es considerado un símbolo sacro. Con ella se coronaban a todos los reyes Húngaros. La corona lleva una cruz torcida, se cree que debido a haber cerrado mal el cofre en el que se encontraba. Nunca se enderezó y todas las imágenes del rey San Esteban ya figuran con la cruz torcida. La corona está realizada en oro, lleva varias imágenes esmaltadas y con piedras semipreciosas y perlas.
congreso de los diputados budapest
 
Congreso de los diputados
 
La visita al Parlamento fue muy interesante y es altamente recomendable. Para mi, uno de los puntos claves de la visita a Budapest. Aunque actualmente la entrada no sea gratis, merece la pena pagarla.
parlamento de budapest nocturna
Al salir de la visita ya se nos había hecho de noche, así que dimos un paseo por los bordes del Danubio que nos dejaron unas bonitas vistas de Buda iluminado. Así llegamos al puente de las Cadenas y me quedé maravillada con la imagen.  Quizá de todas las fotos que había visto durante la preparación del viaje esta era la que más me gustaba y desde luego no me dejó indiferente. Una pena no haber traído el trípode cosa que ya no me volvería a pasar.
 
budapest en navidad vista general
Era el momento de ir hacia la Opera, pero antes pasamos por el Hotel, a dejar la maleta en la habitación y a cambiarnos (no nos pusimos las grandes galas, no, pero al menos nos abrigamos un poco más, que cada vez hacía más frío). Al entrar en la habitación me llevé la primera mala impresión del viaje. La habitación olía a … humedad? fue lo único que se me ocurrió pensar. Que el olor era muy fuerte a humedad y venía principalmente del baño. Pensé que se iría y que no sería para tanto así que para no perder más tiempo no protestamos. (Aunque llegaría el momento de hacerlo).
 
Llegamos a la Opera con tiempo suficiente para poder sacar fotos por todos y cada uno de los rincones. Empezamos a ver que, aunque había gente muy bien vestida, había otros muchos como nosotros, osea, normalitos.
opera de budapest navidad
interior opera budapest
Aquí empieza el «momento risas» del viaje. Habíamos decidido ir a la Opera no por nada, sino por entrar en el edificio. Al final sale más barato comprar una de las entradas baratas que pagar una visita a la Opera, así que como no teníamos intención de quedarnos mucho compramos unas entradas baratas. Tenemos que decir que en principio íbamos a comprar unas más caras, las de 8 euros, pero llegamos tarde y ya no quedaba mucho, así que compramos las de 4. Nos parecía suficiente para ver algo que yo no sabía si me iba a gustar. Rubén ya había ido varias veces, pero para mi era la primera vez. Además Rubén ya había visto La Traviata, con lo que tampoco queríamos pagar mucho por algo que a lo mejor no íbamos a disfrutar suficiente.
 
Bueno, voy al tema. El caso es que una señora entrada ya en años nos acompañó a nuestro palco. Si, si, habéis leído bien. Estábamos en un palco. Menudo nivel. Nos abre la puerta y nos dice: «Estas son sus sillas». Cara de póquer. Me siento en una de ellas.
 
«Rubén, no se ve nada!!!!» Y literalmente, «nada» es NADA. Con mayúsculas. No se veía ni una esquina del escenario. Al final, en un lateral había una especie de sofá pequeño en el que te podías sentar para ver una pequeña esquina del escenario. Aquí empecé a reírme  No podía evitarlo. Y pensé que quizá los señores que tenían que ocupar los asientos de delante no se presentaran y al menos podríamos ver algo. Pero no fue así. Si que llegaron. Unos húngaros un tanto extraños. Ni nos saludaron, ni un «buenas noches». Nada. Se sentaron en su sitio y nosotros nos quedamos en el nuestro. Muertos de asco.
interior opera budapest 3
interior opera budapest 2
 
Al final, Rubén, desmoralizado, se sentó en el taburete destinado a: creemos que al sirviente que antiguamente acompañaba a los señores (en este caso los húngaros de los asientos de delante) a la ópera y mientras ellos disfrutaban del evento, el criado (en este caso Rubén) les iba sirviendo los tentempies y las copas (con una mesa-repisa que tenía justo delante).
 
A todas estas empieza la función. Yo tengo que levantarme del asiento y pegarme, literalmente, a la espalda del húngaro más joven para poder ver algo. Y el caso es que le fui cogiendo gustillo a la Opera. Me gustó y a ritmo de Verdi fui metiéndome en la obra. En un momento dado me veo danzando al ritmo de Vals y miro hacia Rubén, que le veo metido entre los abrigos, durmiendo. Si, si, se había dormido. Claro, sin ver nada, con la musiquilla de fondo, con los madrugones de los últimos días y el tute del día de hoy, estaba dormido. Solo se despertó sobresaltado al acabar la primera parte de la función con el sonido de los aplausos.
 
Bueno, pues los húngaros salen, nos quedamos allí, y le digo que si quiere nos vamos. Pero como me veía tan metida en la función decidimos quedarnos. Y fue mala idea. Dos horas, casi, duró el segundo acto, y este si que se me hizo pesado a más no poder. Más que nada porque os recuerdo que yo estaba de pie para poder ver algo así que mis piernas ya no resistían, me flaqueaban, no me encontraba bien… uffff, hasta que acaba. Y nos vamos. Y por fin en la calle respiro.
 
Buscamos un restaurante de la calle Andrassy y nos fuimos hacia un Italiano (el Ciao-Ciao). Fue una mala opción. Fue malo a más no poder. No nos gustó nada y pagamos una pasta para el tipo y calidad de comida. 9812 florines, ni uno más ni uno menos, incluyendo un 10% de propina (35 euros).
 
Tras esto nos fuimos a dormir que el día había dado para mucho.
 
 
hotel central basilica budapest
La habitación no es nada del otro mundo pero teniendo en cuenta lo que pagamos y lo que nos regalaron, estaba de maravilla.
 
Al llegar a la habitación volvemos a notar el olor a humedad. Cada vez parecía que olía más y más porque yo ya no me encontraba bien otra vez. Estaba mareada y ese olor me parecía insufrible. Decidimos intentar dormir y resolverlo al día siguiente que yo no estaba para muchas quejas, necesitaba dormir.
 
Mañana, será otro día.

Podéis seguir leyendo nuestro diario de viaje: Praga, Viena, Budapest, Bratislava y Salzburgo, en Navidad, en 13 días

descuento Mopane Game Safaris

Viaja con nosotros

Si quieres que te ayudemos a organizar un viaje igual a este o parecido, por libre o con agencia receptiva, o que simplemente te coticemos los hoteles que hayas elegido, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, haremos de tu sueño una realidad.

Callejeando por el Mundo es un blog de viajes propiedad de Viajes Callejeando por el Mundo, agencia con licencia AV-240-AS.

13 Comentarios

  1. Solo por ver el la escalera y la cúpula del Parlamento merecen la pena entrar, es una maravilla.
    Vaya aventura en la Ópera, a mi me encanta la música clásica y en Budapest pude escuchar uno de los mejores conciertos de mi vida.
    Besos

  2. No hago más que leer últimamente artículos de Budapest, … a cuál mejor … ¿no os habréis ido todos los blogeros juntos? … jahaha porque hay mucho ahora en la red.

    En todo caso, es siempre envídia (sana) porque no conozco Budapest y tengo unas ganas enormeeeees!

    • Si, la verdad es que somos varios los que nos hemos ido en fechas similares (que no iguales) a la misma zona. Te la recomiendo totalmente, sobre todo Paraga, Budapest y Salzburgo, me han encantado.

      Un saludo.

  3. Me encantan todos tus relatos ya lo sabes… soy tu fan incondicional !!! además me gusta mucho el enfoque que le das a muchas de tus fotos.
    Tengo que apuntar este destino a mi lista…

    • GRACIAS!!! Ya sabes que a mi todos los tuyos y el fanatismo es recíproco, jaja. Además tu blog es uno de los primeros que seguí y uno de los primeros a los que me aficioné totalmente. Y el viaje, te lo recomiendo al 100%, sobre todo Praga, Budapest y Salzburgo, te van a encantar.

      Me encanta leerte por aquí. Gracias!

  4. El hotel por el precio que tiene está genial, a nosotros no nos importa prescindir un poco de una mejor localización, si luego el precio lo compensa y cuenta con unas comodidades mejore en la habitación, eso sí, la forma de hacer la cama es de chiste.

    La Basílica de San Esteban me encanta, eso de subir escaleras para disfrutar panorámicas es lo mio 🙂

    Un saludote!

    • A nosotros tampoco, por eso al principio nos íbamos a alojar por la parte de arriba del Parlamento, nos da un poco igual que no esté en el centro con tal de que la relación calidad/precio sea buena, pero la verdad es que en este caso el cambio fue bueno porque además de ser más barato, estar en el centro, centro y con el regalo con el que venía, la verdad es que estuvo genial.

Escribe un comentario

He leído y acepto la Política de privacidad Detalle legal

Este sitio está protegido por el reCaptcha de Google y se aplica su Política de Privacidad y sus Términos de Servicio.