Rotterdam y Delft.

Publicado en: Holanda | 14

 

Rotterdam fue el primer punto de contacto con Holanda de nuestro viaje y el primer contacto no fue bueno. Esta vez si que llegábamos a la ciudad con el puerto más grande de Europa y el segundo más grande del mundo.
Nada más bajarnos del tren nos dimos cuenta que habíamos llegado a una ciudad totalmente distinta. Un ciudad moderna, cosmopolita, comercial, portuaria…  pero que nos dejó más bien indiferentes.
edificios rotterdam holanda
Jueves, 12 de Septiembre
Quedó constancia de que Holanda iba a ser más caro en el momento que llegamos a las consignas y pasamos de los 4 € que habíamos pagado en Bélgica a los 7.35 por la maleta grande y 4.60 por la pequeña, vamos unos 12 euros.

Un paseo hasta llegar al puerto, pasando por la oficina de información turística que nos vino a dejar como estábamos, en blanco con esta ciudad, hizo que nos diéramos cuenta de que habíamos llegado a otro tipo de emplazamientos. Rotterdam tendrá mucho que ver pero visualmente no llama nada la atención, no le encontramos el encanto que deberíamos o por lo menos no supimos mirarlo con buenos ojos. He de decir que es la primera vez que llego a un sitio y me deja claramente indiferente. Pero  ahí estábamos, en el principal puerto europeo y nos decidíamos a dar un largo paseo.

Y llegamos a la zona del puerto donde nos encontramos con este pequeño y coqueto faro.

 

zona del puerto rotterdam holanda

 

Desde aquí teníamos unas preciosas vistas del Puente Erasmus, cuyo nombre le viene del su famoso vecino Erasmo de Rotterdam, como no.
Quizá sea de lo más conocido de esta ciudad o por lo menos símbolo destacable de la misma junto con las casas cubo.

 

puente erasmus rotterdam holanda

 

Como teníamos tiempo y poca intención de ver museos decidimos acercarnos hasta la torre Euromast, que nos habían situado en el mapa en la oficina de turismo y… parecía que quedaba más cerca de lo que realmente estaba. Cuando llegamos al inicio del parque en el que está situada dimos la vuelta porque el cielo no invitaba a pasear y todavía nos quedaba un gran camino de vuelta.

Se trata de la torre de comunicaciones de la ciudad y se puede subir a ella. Las vistas desde allí seguro que no desmerecen pero no estábamos para comprobarlo.

 

torre euromast rotterdam holanda

 

Dimos la vuelta y seguimos nuestro camino por donde habíamos llegado, pasamos de nuevo por el puente Erasmus y seguimos en dirección a las casas Cubo.

 

rotterdam holanda

skyline rotterdam holanda

calles de rotterdam holanda

Esta zona quizá es la que más me gustó de Rotterdam, con pequeños canales y sus barcos en las orillas. Aquí si se pueden encontrar sitios con encanto ya que los barcos no son modernos y contrastan con el resto.

Nuestro paseo nos llevó hasta “La Casa Blanca” o Witte Huis. Después de su construcción se convirtió en el primer rascacielos de Europa.

 

casa blanca rotterdam holanda

 

Al lado de las Casas Cubo podemos ver el edifico Lápiz, del que no tengo ninguna foto pero que en la siguiente imagen podéis ver sobresaliendo tras los cubos.
casas cubo rotterdam holanda
casa blanca rotterdam holanda vista general

 

Como veis esta zona, y quitando las casas cubo que me parecieron de lo más horrorosas, es la que más encanto tiene de la ciudad.

 

 

Las Casas Cubo son obra de Piet Bloom, y hay 32 cubos. Aquí estuve un rato mirando hacia arriba y preguntandome  realmente como harían para limpiar los cristales y como sería su distribución interna. Todas las casas habitadas y ante las quejas de los vecinos se decidió abrir una al público. Supongo que su visita podrá considerarse interesante sobre todo cuando, como a mi, te surgen tantas dudas, pero en este momento desconocía que se pudieran visitar y tampoco vimos nada indicativo de que así fuera. (Además, si no me equivoco solo se permite la entrada a las 5 de la tarde, pero esta información no la tengo clara del todo).

 

casas cubo rotterdam holanda detalle

casas cubo rotterdam holanda interior

 

Aquí toco correr porque empezó de nuevo a llover y decidimos concluir con la visita a Rotterdam pero por el camino pasamos por otros puntos de interés.

rotterdam holanda edificios

 

El Stadhuis o Ayuntamiento, que puesto que sobrevivió a los bombardeos de 1940 fue considerado como monumento nacional.
ayunamiento de Rotterdam
De aquí regresamos a la estación de tren y a partir de este momento te das cuenta que en Holanda, si te mueves en transporte público has de ir cargado de monedas. Las máquinas no aceptan billetes y la mayoría o no acepta tarjeta de crédito o la que acepta es la Maestro (que nosotros no tenemos). Solo encontramos una máquina de tickets en todo Holanda donde aceptaran Visa o Mastercard. Por pagar con la tarjeta o sacar el ticket en taquilla te cobran 0.50 euros por billete.
De aquí nos vamos a otra joya de este viaje, Delft.

En Delft nos alojamos en el Hotel Grand Canal, que como su nombre indica se sitúa justo al lado del Canal. El hotel es un edificio clásico de Delft, con sinuosos pasillos y escaleras empinadas. La ventana de la habitación daba al canal y aunque fue caro para lo que es estuvimos encantados.

 

hotel grand canal delft holanda

 

cafetera y musica hotel grand canal delft

detalles hotel grand canal rotterdam

habitacion hotel grand canal delft

 

Nuestro paseo por Delft fue tranquilo, pausado y con pocas fotos pero el tiempo acompañaba y lo disfrutamos muchísimo. Delft nos encantó como ciudad y nos pareció de lo más encantadora.
Seguiamos viendo la acumulación de bicicletas por todas partes y empezamos a darnos cuenta de que al final eran más peligrosas que los coches, porque no las oyes llegar y aparecen cuando menos las esperas. Sacar fotos en estas condiciones es un trabajo de riesgo.

 

canales de delft holanda

 

A Delft se le conoce por su cerámica azul tan característica y podemos verla por todas las tiendas. Como llegamos tarde no vimos muchas abiertas pero estuvimos mirando escaparates donde llaman mucho la atención, y no solo la cerámica azul sino también los escaparates con grandes quesos. Así que algo que podéis hacer al visitar Delft si llegáis a buenas horas es visitar la fábrica de cerámica, una de las más conocidas es la Royal Delft.
calles de delft holanda
Lo mejor que mejor se puede hacer en Delft es pasear, disfrutar de su gran ambiente, pasear por los canales e incluso navegar por ellos. De entre lo más destacable que hacer en Delft es visitar sus dos iglesias, la nuevay la vieja, el singular ayuntamiento y la Grote Markt donde se encuentra este último.

 

bicicletas en delft holanda

Niuvekerk delft holanda

Niuve Kerk o Iglesia  Nueva

 

ayuntamiento de delft holanda

Ayuntamiento

 

En los alrededores de la Grote Markt hay numerosos restaurantes  y callejeando un poco llegamos a una plaza repleta de terrazas donde escogimos un italiano para cenar. Precio: 34.85 euros por un trío de pasta, una pizza, una cerveza y una cocacola,  y de postre mousse de chocolate.

 

cena delft holanda

 

Cuando salimos de cenar la temperatura era tan agradable y se estaba tan bien que dimos un largo paseo nocturno, hasta que el paseo se interrumpió por la llegada de la lluvia y volvimos al hotel para descansar. Al día siguiente nos toca el día más ajetreado del viaje.
calles de delft de noche holanda
canales de delft holanda de noche
iglesia vieja delft nocturno
niuvekerk delft nocturno

Como hacerlo más fácil:

Si no quieres hacerlo por libre y prefieres que todo sea mucho más fácil, puedes hacer estas visitas desde Amsterdam como excursión de un día, con guía de habla hispana y visitando, Madurodam, La Haya, Delft y Rotterdam.
O si lo prefieres puedes visitar solo Rotterdam y La Haya.

Gastos del día:

Comida: No recuerdo donde comimos pero creo que algo rápido por unos 12 euros.
Cena: 34.85 euros.
Transporte Rotterdam – Delft: 3.10×2 = 6.20 euros.
Taquillas: 11.95 euros.

 

mopane game safaris oferta de viaje gratis delta del okavang iati seguros callejeando por el mundo

14 Comentarios

  1. M.C. Cruz
    | Responder

    Deft se parece mucho a Ámsterdam… o por las fotos me ha recordado a esa ciudad. Y tanto que tienen peligro las bicicletas en Holanda! A mí estuvieron a punto de atropellarme en Amsterdam!
    Pues no me parece tan feo Rotterdam a juzgar po las fotos…
    Saludos

    • Maria Garcia
      | Responder

      Creo que a mi estuvieron a punto de atropellarme unas cuantas veces. En Amsterdam vimos un accidente y pensé: "Bueno, uno no es tanto, con el peligro que tienen" La verdad es que están por todos lados y como no les oyes llegar….

      Un saludo.

  2. xipo
    | Responder

    Yo conozco las dos, y me gustaron ambas ciudades…lo que pasa que yo al revés que tú, me encantó tanto Rotterdam que luego Delf pues como me supo a poco… Ya ves, las cosas son según el color del cristal con que se miran..jeje Pero Rotterdam me pareció una ciudad fascinante…
    Saludos

    • Maria Garcia
      | Responder

      Jeje, para eso sirven los blogs y tantas opiniones diversas. Eso está bien, que no a todos nos guste lo mismo, claro está.

      Un saudo.

  3. Chary Serrano
    | Responder

    Si que me gusta el blog.
    Votado

    Yo me presento por Gastronomía, si quieres visitarme:
    micocinayotrascosas.com

  4. Espe
    | Responder

    En Rotterdam nosotros dormmimos en un albergue que hay en las casas cubicas.
    Ademas de ser muy barato, nos valia para quitarnos esas dudas que te surgieron sobre como seria vivir alli. 😉
    Por lo demas, estoy de acuerdo contigo con que Rotterdam nunca me aporto nada (en las varias ocasiones que he ido)

    Ah! Y en ese viaje, en lugar de ir a Delf, fuimos a Utrech, puesto que a mi me resultan muy parecidos.
    Tienen mucho encanto, porque son tan tranquilas y encantadoras como sus vecinas belgas, pero mas cosmopolitas.
    Las pequenas tiendas y boutiques no tienen nada que enviadiar a las grandes moles comerciales de las capitales!

    Saludos

    • Maria Garcia
      | Responder

      Hola Espe:
      Nosotros estuvimos en Utrech también, pero os adelanto que allí… tambien diluviaba. Ya os contaré pero nos dio tiempo a poco.

      Un saludo y gracias por comentar.

  5. Caliope
    | Responder

    No conozco ninguna de las dos ciudades, de Holanda solo conozco Amsterdam y no me emocionó, lo que ha hecho injustamente, lo reconozco, que Holanda no esté entre mis prioridades. Ahora veo que Delf es una ciudad encantadora, habrá que darle una segunda oportunidad. Un saludito 😀

    • Maria Garcia
      | Responder

      Pues no tiene nada que ver, Caliope, verás cuando publique el resto de entradas que lo único que a mi no me gustó o no me llamó la atención y por ello sería prescindible en mi viaje es Rotterdam. También te digo una cosa, ya sabía antes de ir que no me iba a llamar la atención pero fui igual, las cosas hay que comprobarlas por uno mismo. Jeje. Espero que sigas el resto de las entradas y que pueda convencerte de que Holanda merece mucho la pena.

      Un saludo.

  6. Verónica Deambulando
    | Responder

    Pues por las fotos, parece muy chulas las dos ciudades! Una pena que os dejara indiferentes.

    • Maria Garcia
      | Responder

      Si, una pena, y de Rotterdam bueno, tiene sus sitios peculiares, que creo que fue lo que os mostré y al que le gusten los museos pues también tiene para perderse en ellos.

      Besitos.

  7. Holap! Estoy ahora mismo escribiendo desde Rotterdam 😉 a mi me gustó e impactó bastante… La entrada a la casa cúbica no compensa… está hecha unos zorros… sin embargo la subida al Euromast 100% recomendable. Aconsejo a todos loa patinadores como yo que visitan Holanda que no duden en facturar los patines… :). En Delft hay un local tipico holandes a mano izquierda de la nueva iglesia que es muy recomendable para cenar.

    Te invito a mi blog tipo "donde comer" http://www.elzampondecompostela.blogspot.com por si te asomas por Santiago de Compostela 😉

    • Maria Garcia
      | Responder

      Muchísimas gracias, Alberto, por dar tu punto de vista y por los consejillos para viajar a estos dos sitios.

      Un saludo.

Dejar un comentario