Menu
Día 8
Diario Semana Santa en Nueva York
Nos levantamos a las 8:00 y fuimos de nuevo a desayunar al Europa Café. Unos baggels con mantequilla, a los que ya me había aficionado, chocolate calentito y un yogurt de frutas y cereales.  Como era el último día y hacía tan buen día decidimos ir a pasear por central park. Ya que la zona más al sur no la habíamos visto. 
 
Reflejo de St, Patricks: 
 
 
Después del largo paseo por Central Park en el que nos lo tomamos con mucha tranquilidad, y visitamos el Carrusel y la zona de jugar al beisbol, decidimos pasar por el Rockefeller Center, el Bryant Park y la Grand Central a despedirnos.
 
 
 
 
 
 
Antes de ir a desayunar para después emprender el camino hacia Central Park dejamos las maletas en la habitación que tienen en el hotel destinado para esto y así no preocuparnos. A las 15:00 decidimos ir a por ellas y coger un taxi al aeropuerto. Cuando salíamos por la puerta el amable conserje nos preguntó si queríamos un taxi y claro le dijimos que si. Pero en lugar de un taxi llamó a otro coche conducido por una hispana que según el conserje era la limusina del hotel. La verdad si hubiera querido una limusina hubiera ido en una real y no en un coche normal y corriente. Ya esto no me pareció bien y el caso es que el trayecto al aeropuerto cada vez me cabreaba más porque me daba la sensación de que nos habían estafado en el propio hotel, así que me las apañé para escribirle en un papel a mi marido que el precio del taxi era de 45 dólares más propinas. 
 
Cuando por fin llegamos al aeropuerto, nos dice que son 60 dólares. No me lo podía
creer!!!! Menos mal que fuimos un poco avispados y no le dimos la propina. Casi me da algo, me quedé indignadísima, cabreada hasta que me senté a tomar mi Frapuccino en la zona de embarque. 
 
Yo no me enteré de mucho, ya que como os dije, estaba felizmente disfrutando de mi Frapuccino Mocca Venti en la zona de embarque pero ya entonces se sabía que había problemas con mi asiento. Cuando por fin nos llaman para embarcar y pasan la tarjeta por el visor del ordenador este hace un pitido un poco extraño y me dicen que espere. Al cabo de un rato aparece una chica con dos nuevas tarjetas de embarque. Y sorpresa!!! La vuelta la hicimos  en Primera Clase. Y la verdad que muy bien. Yo dormí unas tres horas de las seis y media que duró el vuelo y es que tampoco me dieron tiempo a mucho más, ya que primero nos dieron unos frutos secos con un zumo de naranja. Después de una hora más o menos empezaron con las cenas, que ya habíamos escogido de una carta. La cena riquísima y yo nunca como el menú del avión, bueno no todo, la bollería, el pan, esas cosas si pero el resto no me entra. Pues la cena estaba muy buena, sobre todo unos rollitos de cangrejo que estaban buenísimos. De postre helado de vainilla. Entre tanto ya habían pasado unas dos horas y media. Mientras cenaba iba viendo, en versión original, un capítulo de Gossip Girl. Así que cuando acabó la serie me dormí, tres horas y de nuevo me despierto con el ruido. Estaban preparando para el desayuno.

Madre mía, si acabábamos de cenar. No me entraba. No pude comer nada. Solo tenía ganas de beber. Lo demás allí se quedó. 
 
Bueno, como conclusiones del viaje diré: 
 
– La ciudad me ha encantado. Yo no se si es por las series y las películas y por todo lo que leí en este foro pero lo cierto es que parecía todo conocido. 
Me ha encantado el que en cada parque y en cada esquina tengas no solo un sitio donde sentarte sino también una mesa para poder disfrutar de las vistas de la ciudad tomando o comiendo algo. El estar sentados delante del Flatiron, teniendo por un lado a éste y por el otro al Empire me parece una pasada. O sentarte en el Bryant park mientras disfrutas de esa pequeña tranquilidad en el centro de la Ciudad. 
 
– También me ha parecido increíble Central Park. Aquí sí que se respira muchísima tranquilidad y en un ambiente que no sabría describir. Pasear entre árboles y ardillas, entre praderas y lagos, viendo al fondo los rascacielos es una maravilla.
Todo ello con la música de fondo de los numerosos artistas que nos maravillan con sus instrumentos. 
 
– Y una zona que nos se puede perder nadie sin duda es, la zona de la Playita de Brooklyn. La zona no tiene desperdicio y las vistas, mucho menos. No os lo perdáis, este es mi consejo. 
 
Y por supuesto, algún día volveré.
 

«Como dije en el comienzo del relato, esto fue según lo conté entonces, en el año 2009 y ha cambiado un poco la forma de contar mis relatos. Como veis antes era un poco el itinerario seguido y ahora cuento más sensaciones. Espero que os haya gustado y como podéis ver, al final se cumplió y volví a la ciudad de mis sueños: NUEVA YORK!!!»

descuento seguros iati descuento Mopane Game Safaris

Viaja con nosotros

Si quieres que te ayudemos a organizar un viaje igual a este o parecido, por libre o con agencia receptiva, o que simplemente te coticemos los hoteles que hayas elegido, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, haremos de tu sueño una realidad.

Callejeando por el Mundo es un blog de viajes propiedad de Viajes Callejeando por el Mundo, agencia con licencia AV-240-AS.

8 Comentarios

  1. Que maravilla de viaje María y que bien nos lo cuentas, se me han puesto los dientes largos, pero como de momento no puedo ir hasta Nueva York me conformo con ver tus maravillosas fotos.
    Un beso

  2. Qué suerte volver en Primera!! Pero fue por un error?? o porque había overbooking???
    Tengo unas ganas enormes de visitar Nueva York!!
    Saludos

    • M.C, había overbooking. La verdad es que al principio, cuando no sabíamos nada de Primera y nos cambiaron los billetes no nos pareció nada bien. Habíamos reservado los asientos y nos había costado bastante decidir donde era la mejor zona. No nos hacía gracia el cambio hasta que vimos que íbamos en Primera!!! Yo estaba alucinada. Se me hizo corto el viaje, jeje.

Escribe un comentario