Menu
Día 6
Diario Egipto en 8 días

Un día en El Cairo

Era nuestro sexto día de viaje y tocaba pasarlo completamente en El Cairo. Para ello habíamos decidido ir por nuestra cuenta, salvo en la visita a el Museo de El Cairo, que entendíamos que debe haber alguien que te lo cuente, que te lo explique, que te guíe y que te cuente. Nada mejor que un experto para ello.

¿Porqué El Cairo a nuestro aire?

Cuando investigamos sobre cómo hacer este viaje a Egipto y llegamos a la conclusión de que la mejor forma para nosotros era hacerlo en un viaje organizado (os lo conté en Cómo organizar un Viaje a Egipto) sabíamos que una parte del viaje lo haríamos por nuestra cuenta. Si es cierto que el cómputo del viaje nos salía más económico hacerlo en un viaje organizado, también tuvimos claro que la parte de El Cairo la disfrutaríamos mucho más haciéndola por libre. Y es que El Cairo da para mucho, y puede que haciéndolo a tu aire veas menos cosas en el mismo tiempo, pero a mi me bastaba con disfrutarlo a mi manera. Como solemos hacer siempre.

Así que finalmente el viaje fue un combinado de Viaje Organizado y viaje a nuestro aire.

¿Cómo visitar el museo Egipcio?

Está claro que visitar un Museo como el Museo Egipto de El Cairo, requiere que alguien te lo cuente y te lo enseñe. Para ello contratamos los servicios de un experto en egiptología, un guía que resultó ser maravilloso en todos los aspectos, y sobre todo una enciclopedia con pies, que disfrutaba de su trabajo y que no miraba el reloj, por lo que las 4 horas se convirtieron casi en 5.

el-museo-de-el-cairo-13

Contratamos con él 4 horas de visita al museo y quedamos a las 9 de la mañana en la puerta. Para acceder al museo egipcio (el antiguo porque el nuevo todavía no estaba operativo en la fecha del viaje – Julio 2019) había que pasar dos controles de seguridad y las taquillas. Así que tras pasar el primer control, adquirir el ticket de entrada nos encontramos ya con Wallid.

Tardamos más de lo que contábamos en llegar por dos razones:

  • Para llegar desde la zona de Giza (donde teníamos ubicado nuestro hotel) hasta el museo de El Cairo, en el centro de la ciudad, tuvimos que coger un taxi. En principio nos decantamos por Uber que tan buenos resultados les había dado a otros antes que a nosotros. Nos cancelaron el servicio 2 veces, y el tercero nunca llegó a aparecer. Pasó por delante de la parada y no paró, continúo el camino, así que decidimos coger un taxi que había parado en la puerta del hotel y que además nos cobró menos de lo que nos iba a cobrar UBER (70 libras egipcias). Con esto ya habíamos perdido 40 minutos.
  • Y le segundo motivo fue porqué no habíamos entendido muy bien a Wallid cuando nos dijo en la puerta y le estábamos esperando antes del primer control, hasta que conseguí contactar con él y ya me dijo que estaba al otro lado.

Visita al museo de El Cairo

Es imposible que en este post os pueda contar todo lo que nos explicó Wallid en las más de 4 horas de visita al museo de El Cairo, así que os pondré unas fotos y os contaré mis impresiones.

El museo está formado por dos pisos, más de 50 salas y más de 100.000 obras. Dentro, lo que más impresiona es la cantidad de cosas que hay sin orden aparente. A veces da la sensación de estar en un gran almacén más que en un museo. Dicen que en el subsuelo del museo se encuentra la colección más importante, y no visitable, del museo. Eso sí, es por ello por lo que se está construyendo un gran museo en Giza, para dar cabida a todo lo que por ahora no se puede ver.

La visita al museo es increíble pero os daré unos consejos. Eso si, tened en cuenta que este museo cerrará sus puertas y esperemos que el nuevo esté mejor acondicionado.

Dentro del museo, si vas en verano, hace un calor sobrehumano. Si afuera hacía 42 grados de temperatura, imaginad lo que es pasear por un museo con esta temperatura y sin aire acondicionado. Totalmente mortal. Y no hay donde comprar agua. Para ello tienes que salir, y volver a pasar los controles. Casi nos desmayamos y algunos lo pasaron peor que otros por el efecto de las altas temperaturas que había en el interior. De cuando en cuando hay un pequeño ventilador que da la vida.

Todo lo que puedes ver dentro del museo es impresionante, sin duda, porque no sabes a donde dirigirte y qué mirar. Así que es recomendable que lo hagas con un buen guía que sepa organizar el tiempo y enseñarte lo mejor del museo.

Para mi, lo más increible de todo, está en la planta de arriba, donde además de otras cosas se encuentra la sala de las momias y el tesoro de Tutankamon, que es lo más bonito que vimos dentro (y eso que esto ya es mucho decir).

el-museo-de-el-cairo-10

El misterio de la Tumba de Tuntakamon.

Ya os conté el el artículo sobre el Valle de los Reyes como se llevó a cabo el descubrimiento de la tumba de Tutankamon en 1922. Ahora os voy a contar lo que pasó los días posteriores a la apertura de la última sale y al descubrimiento del sarcófago.

El tesoro de Tuntankamon que ahora estábamos mirando, pieza a pieza, fue el mayor tesoro encontrado en un descubrimiento arqueológico.

el-museo-de-el-cairo-14

Cuando Howard Carter llegó al féretro del faraón, se encontró con una pared, literal, de oro. Ahora mismo nos encontrábamos contemplando lo mismo que él había alumbrado con su lámpara y lo que le dejó maravillado.

el-museo-de-el-cairo-11

Las medidas son 5.2×3.35×2.75, increíble, sin duda.

Tras este descubrimiento, toda la prensa del mundo lo anunció en titulares y se desplazó a la zona un enorme número de periodistas. Pero algo ocurrió entonces que cambió la historia, y que hizo que los titulares dejasen de ser estos para ser otros. Ante la sorpresa de todos los presentes empezaron a sucederse una serie de misteriosas muertes. Así, la noticia pasó a centrarse en la supuesta maldición del faraón.

el-museo-de-el-cairo-17

Uno de los primeros en morir fue Lord Cararvon, impulsor del descubrimiento. Falleció a las 2 de la mañana del 23 de Abril de 1923, justo a la misma hora en la que se produjo un apagón en la ciudad de El Cairo sin que la compañía eléctrica pudiese encontrar algún motivo para ello. A esta misma hora, su perrita Susie, moría en Inglaterra dando unos grandes aullidos.

el-museo-de-el-cairo-15

Por si esto fuese poco, su hermano se suicidó en un arrebato de locura. Y su esposa tambien falleció, años después, por lo que parecía ser una picadura de un «insecto desconocido».

Transportada por sus alas, la muerte sorprenderá a cualquiera que se acerque a la tumba del faraón»

Sello de la antecámara de la tumba de Tutankamon.

Si continuamos con las desgracias acaecidas tras el descubrimiento, el príncipe egipcio Ali Kemel Fhamy fue asesinado en el hotel Savoy de Londres por su mujer, pocos días después de haber estado en la tumba.

el-museo-de-el-cairo-16

Este tipo de sucesos fueron a más de forma que los datos son llamativos: de todos los impulsores del descubrimiento solo sobrevivió uno, Howard Carter, aunque tuvo un accidente que le dejó prácticamente inútil. Otro dato llamativo es que en total de las 20 personas que había cuando se descubrió el sarcófago, fallecieron 13 y el número de muertes relacionadas con la tumba del faraón fueron un total de 30.

¿Con estos datos, cómo no se iba a propagar la leyenda de la maldición de la tumba de Tutankamon?

La sala de las momias.

Si la visita al museo me estaba maravillando, acceder a la sala de las momias en el momento final fue un punto y aparte perfecto para la visita al museo. No me imaginaba que pudiesen estar tan bien conservados. Nombres tan conocidos y que habían sido repetidos tan frecuentemente durante todo el viaje, estaban ahora allí, frente a nosotros: Ramses II, la reina Hatshepsut, Amenhotep II, Seti I, … y muchos más. Creo que la visita vale las 100 libra egipcias que cuesta entrar, sin duda alguna.

el-museo-de-el-cairo-18

Comida al lado del museo.

Acabamos la visita al museo exhaustos, deshidratados y con unas ganas enormes de sentarnos a comer, más bien a beber. Nos fuimos a un local cercano que ya teníamos seleccionado en las cercanías del museo, pero nos equivocamos de sitio, nos fuimos al de «comida rápida» en lugar de al restaurante en sí, que estaba al girar la esquina. Bueno, no nos importó en absoluto porque comimos muy bien (una especie de bocadillos), y bebimos mucho, bajo el chorro de aire de un ventilador.

Tras la comida y un rato de descanso, salimos con intención de buscar una tetería, una cafetería o algo donde tuviesen aire acondicionado.

Mezquita Ib Tulum.

Nuestro siguiente paso sería visitar la mezquita Ib Tulum. Para ello salimos a la calle y pedimos un Uber. Nos volvió a pasar lo mismo. Nos cancelaron el trayecto unas tres veces, así que intentamos conseguir un taxi que nos llevase hasta allí. No se si es porque el trayecto les parecía corto o cuál es la razón pero nadie nos quería llevar.

El caso es que hubo un taxista que dijo que si, pero el estado lamentable del taxi nos hacía meditar si subir o no. El retrovisor de la parte izquierda iba pegado con chicles para sujetar el cristal, el asiento del conductor iba literalmente descolgado y el conductor iba tirado sobre mi. Una aventura total. Menos mal que el trayecto no era muy largo.

el-cairo-egipto-4

La mezquita Ib Tulum se construyó en el siglo IX con una alta influencia oriental. Se puede considerar que es la mezquita más antigua de El Cairo que conserva su forma original, y además de la de mayor tamaño.

el-cairo-egipto-1

Estaba completamente vacía a la hora en la que fuimos. Nos dijeron que estaban a punto de cerrar así que solo nos daban un ratito para dar un paseo por su interior. Esto nos impidió poder subir al almiral, pero no nos importó mucho. La mezquita es preciosa y al estar solos en el interior lo hacía aún más especial, pudiendo apreciarlo todo mejor y sobre todo, hacerlo en completo silencio.

Aventura en El Cairo.

Nuestra siguiente intención era ir hacia la zona de La Ciudadela de El Cairo y volvimos a encontrar el mismo problema. Uber no aparecía y los taxistas no nos querían llevar. Llegó un punto de estar totalmente desesperados y cuando uno está desesperado hace locuras que le llevan a vivir aventuras. Lo que hicimos fue contratar un tuk tuk, los mismos que se ven en el sudeste asiático. Fue el único que nos dijo que sí y nos subimos.

el-cairo-egipto-5

Todo iba bien, riéndonos con la situación y felices en el tuk tuk. Hasta que de repente, en una rotonda, donde debía ir en una dirección, el tuk tuk fue en otra. Al principio pensé que igual se llegaba por otro sitio por el que no me llevaba el google maps. Y no dije mucho. Hasta que me di cuenta de que no, que el tuk tuk iba totalmente en dirección contraria y que cada vez nos alejábamos más. Se lo dije, intentamos explicarle la situación, el tuk tuk se paró, le contamos lo que pensábamos, que se había confundido. No hablaba nada de inglés, y asintió. Continuó el camino, pero seguía sin girar hasta que finalmente decidimos pararle, pagarle y bajarnos.

Así fue como terminó nuestra intención de visitar la Ciudadela de El Cairo.

el-cairo-egipto-6

Un paseo por el Cairo.

Nos bajamos en un punto que no puedo ni situarlo de El Cairo, y allí tomamos la decisión de no visitar la Ciudadela y dado que estábamos más cerca de la Mezquita de al-Azhar que de ningún otro sitio, nos fuimos caminando hacia allí.

el-cairo-egipto-8

En el camino no nos cruzamos con ningún otro turista, pero tampoco resultó nada agobiante y no nos sentimos en ningún momento observados. Digo esto por la cantidad de gente que me pregunta sobre la seguridad en El Cairo. No sentimos esa inseguridad en ningún momento, y eso que como os digo estábamos en zonas no turísticas. Eso sí, había muchísima gente en la calle, pasamos por un mercado, y todo resultó de lo más normal.

Mezquita de al-Azhar

En el interior de la Mezquita de al-Azhar nos quedamos totalmente con la boca abierta. Era de un blanco tan impoluto que parecía cegar. El sol además empezaba a caer y toda la imagen era maravillosa.

Esta mezquita, además de ser patrimonio de la Humanidad de la Unesco, como todo el casco histórico o antiguo de El Cairo, se la considera la Mezquita

el-cairo-egipto-12

Mercado Jan el-Jalili

El mercado Jan el-Jalili es una de las zonas más pintorescas y llamativas del centro de la ciudad. Teníamos muchas ganas de pasear por la zona, de meternos en las tiendas, y de disfrutar de todo el mercado en sí. Aquí si que había muchísima gente y muchísimos turistas. Muchos de ellos en grupo y con personal de seguridad (los que viajan con tours contratados van así).

Nosotros nos metimos en todo el jolgorio del mercado y lo primero que hicimos fue localizar El Fishawi , más conocido como el café de los espejos.

Este local se popularizó porque era aquí donde Napoleón tomaba el café. A día de hoy el café mantiene su ubicación y diseño original, y por ello casi todo el mundo que va a El Cairo pasa por aquí. Como debíamos parar para hidratarnos y descansar, lo mejor era hacerlo aquí. En el interior del local no había prácticamente nadie, así que pudimos escoger la mesa que más nos gustó.

El paseo por el mercado nos pareció muy curioso y llamativo y aquí dimos por concluido el paseo por El Cairo. Empezaba a anochecer y regresamos al hotel. Para ello hicimos lo mismo, coger un taxi conociendo el precio de lo que nos decía UBER que nos iba a cobrar. Así regresamos al hotel, que con el tráfico de esta hora nos llevó aproximadamente una hora.

El mapa de El Cairo.

Habíamos realizado una ruta a pie por El Cairo para hacer el día de hoy. En principio era viable hacerlo tras la visita al museo, pero como por una parte llegamos tarde, estuvimos más de 4 horas en el museo y tuvimos que parar varias veces por el calor que hacía, finalmente no nos dio tiempo a hacerlo todo. No obstante os dejo el mapa general de Egipto, con la ruta a pie en El Cairo y el resto de puntos de interés por si os sirve:

Cena en el hotel.

Esta noche cenamos en el hotel y cenamos muy bien. Bueno ya habíamos comido muy bien el día anterior. No es que se coma comida típica egipcia ni nada por el estilo, pero lo que comimos estaba todo muy bueno y a precios razonables (para ser un hotel).

Tuvimos además que aprovechar para hacer un trámite que nuestro guía Wallid nos había pedido. En todos los hoteles hay un puesto de la policía turística. Nos dio una serie de papeles y permisos para presentar ante esta policía y que al día siguiente supiesen que íbamos a salir hacia Saqqara y Menphis, lo registrasen y nos diesen el permiso firmado. Todo esto porque es necesario para poder hacerlo «por libre». Por este permiso pagamos en su día 100 libras. Así lo hicimos y esperábamos no tener ningún problema para poder circular por el país.

Si quieres reservar un viaje así, con agencia, con precio desde 600 euros por persona,  ponte en contacto con nosotros: haremos que tu viaje sea lo que estás buscando.Más info en:
Cómo preparar un viaje a Egipto
info@viajescallejeandoporelmundo.com

descuento Mopane Game Safaris

Viaja con nosotros

Si quieres que te ayudemos a organizar un viaje igual a este o parecido, por libre o con agencia receptiva, o que simplemente te coticemos los hoteles que hayas elegido, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, haremos de tu sueño una realidad.

Callejeando por el Mundo es un blog de viajes propiedad de Viajes Callejeando por el Mundo, agencia con licencia AV-240-AS.

Escribe un comentario

He leído y acepto la Política de privacidad Detalle legal

Este sitio está protegido por el reCaptcha de Google y se aplica su Política de Privacidad y sus Términos de Servicio.