En busca de un rinoceronte en Botswana

Publicado en: Africa, Botswana | 0

La caza furtiva es un problema grave en todo África. La matanza descontrolada de animales, sobre todo de rinocerontes, durante los años 80-90, había provocado la completa extinción de los Rinocerontes en Botswana. Sin embargo, un proyecto llevado a cabo por varias empresas privadas junto con Rinocerontes Sin Fronteras, han re-introducido los rinocerontes en Botswana, en un intento de preservar un animal del que se estima, que solo en Sudáfrica, se han aniquilado, durante el año 2016, más de 1000 ejemplares. Botswana quizá sea uno de los países en el que los furtivos operan en menor proporción, y el tener bastos terrenos inaccesibles hizo que se pensase en re-introducirlo para preservarlo. Vamos a intentar, por todos los medios encontrar un rinoceronte en Botswana, en las llanuras de Moremi. Esa es nuestra misión de hoy.

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (9)

 

Un despertar alarmante y la historia del rinoceronte en Botswana.

 

Un disparo. De eso es de lo que hablamos en el desayuno de hoy, a las 5:30 de la mañana. Todos hemos oído un disparo, poco después de habernos acostado. Yo calculo que serían sobre las 11:30-12:00 de la noche. Era el claro sonido de un disparo y por mucho que nuestros guías intentasen apaciguar las aguas, intentando no alarmar más de lo necesario, lo cierto es que esta noche hemos oído, todos, un disparo.

Aquí es donde surge ¿porqué un disparo? ¿Quién puede disparar en un parque nacional de Botswana? Está claro: solo lo puede hacer el Departamento de Vida Salvaje. Nos han comentado, que el tema del furtivismo en Botswana está muy perseguido. Aquí, el Departamento de Vida Salvaje, el único que en Botswana puede introducir un arma en un parque, no pregunta. Ante la duda: Dispara. Así que mejor que no te pillen haciendo algo raro. El furtivismo existe, eso es inevitable, pero quizá en menos proporción que en otros países Africanos.

Se estima que cada 9 horas horas un rinoceronte muere en manos de un furtivo. ¡Cada 9 horas! ¿Estamos locos? Si la caza furtiva en África es un problema para cualquier especie, para el rinoceronte lo es aún más. Posee una joya en su cuerpo, su cuerno. El que esté altamente valorado en el mercado asiático (como afrodisíaco y los valores curativos que le quieren dar) hace que alcance en el mercado negro, precios de 60.000 euros el Kilo (más de lo que vale un kilo de oro)

Los datos estimados de la población de Rinocerontes en África es de unos 20.000-25.000 ejemplares, de los cuales, la mayor población se encuentra en Sudáfrica. Según el Ministerio de Turismo de este país, durante el año 2016, murieron en manos de furtivos más de 1000 rinocerontes, casi todos ellos en Kruger, lo que supone unos 3 rinocerontes al día. Todo ello con un único objetivo; El cuerno. Y es que este valor alarmante no es capaz de mejorar y cada año, los datos son incluso peores.

Las autoridades de este país africano, preocupados por el incesante furtivismo, y por las pocas opciones que tienen para salvarlos, hacen que acepten casi cualquier propuesta que haga que un rinoceronte, se salve. Es por ello, que desde el año 2014, se han trasladado ya, en torno a unos 100 ejemplares desde el parque Kruger en Sudáfrica al Delta del Okavango en Botswana. Un proyecto multimillonario que ha merecido y merece la pena. En los terrenos del Delta, poco accesibles y con menos furtivos, la población de rinocerontes empieza a crecer, a desarrollarse y a vivir en un entorno de paz.

Desde hace unos meses, varios ejemplares de Rinoceronte, se han visto pastar en terrenos de Moremi, lo que quiere decir que el proyecto está causando sus frutos. Así que hoy, vamos a intentar ver un rinoceronte en Botswana.

 

El día después, el banquete de los leones.

 

¿Qué habrá pasado esta noche en la gran charca de Moremi? ¿Cómo habrá terminado el día de ayer y como comenzó el día de hoy después de lo que tuvimos que vivir la tarde pasada? Aquel día, el día anterior, fue el día más increíble, impresionante y difícil de digerir de todos los días que pasamos de viaje. Aquel día no se nos olvidará fácilmente. Pusimos rumbo al amanecer hacia la charca. Queríamos comprobar cómo estaba la situación después de esa tarde anterior.

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (1)

Siempre habíamos leído y oído que los atardeceres en África son mágicos, pero ¿qué me decís de los amaneceres? El despertar del día con este intenso colora naranja y esta espectacularidad, a nosotros nos parece igual de impresionante que los atardeceres. También es cierto que en los atardeceres nos recreamos más. Ahora estamos ante el comienzo del día, queremos salir cuanto antes, a ver que nos deparan los parques, y nos paramos menos. En el atardecer, después de un día de safari, nos relajamos y dejamos que África nos maraville una vez más, tomando una cerveza, bajo una imagen que es más que de postal. Quizá ahí radique la diferencia.

Y llegamos a la gran charca de Moremi y allí encontramos una imagen muy distinta  a la del día anterior. He de reconocer que me esperaba que ya el banquete estuviese más avanzado, pero no fue así.

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (2)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (5)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (19)

Habían llegado los dos leones, los grandes ausentes del día anterior. En la gran llanura que teníamos ante nosotros encontramos una imagen de tranquilidad y de paz, bastante más distinta a la del día anterior. Los leones diseminados por la llanura, compartiendo terreno con hipopótamos, búfalos, y sobre todo con gacelas e impalas, que sabían que no era un día de peligro para ellos. La imagen compartiendo terreno, tranquilamente entre todos, era realmente maravillosa.

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (7)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (7)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (13)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (14)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (15)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (16)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (23)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (24)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (25)

Se notaba que los leones estaban tranquilos, que habían comido y que con la barriga llenan tenían ganas de jugar. Estaban muy activos y esta actividad nos dio momentos de muchas risas. Cuando los leones más pequeños salieron detrás de un hipopótamo, sin intención aparente de hacerle daño, pero solo por hacerle correr. Cada poco le provocaban, y le hacían correr de aquí para allá.

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (6)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (11)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (12)

 

Un paseo por Moremi, en busca de un rinoceronte en Botswana.

 

Un par de horas después de haber llegado a la charca salíamos de ella con una sensación rara. Allí estaban ocurriendo muchas cosas, entre ellas el gran banquete de los leones, pero muchas cosas más. Allí, vimos un panorama muy distinto a los días precedentes, e incluso muy distinto a cualquier día del viaje. No solo habían aparecido en escena los dos leones (los machos de la manada) también aparecieron los buitres, que esperaban el momento de que les tocase algo, incluso los cocodrilos, que esperaban en un lateral a ver si se podían acercar.

Pero era el momento de continuar el camino. Teníamos que partir hacia otras zonas, zonas por las que aún no habíamos pasado. Nuestro objetivo del día era buscar un rinoceronte en Botswana. ¿Lo encontraríamos? Pues por intentarlo que no quede.

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (27)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (28)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (29)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (30)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (31)

Nos dirigimos a otra zona de Moremi, donde el paisaje se hizo verde, muy verde, y lleno de agua por todos lados. Allí encontramos muchos animales: cebras, impalas, alguna que otra mofeta, hienas a plena luz del día, zorros…. pero por el momento, nada de Rinoceronte. Seguimos su pista, seguimos su huella, pero nada, no aparecía. Creo que en algún momento, Moshe, meditó sobre esto y cuando regresamos al medio día al campamento nos dijo: “esta tarde saldremos antes. Esta tarde a las 3:30 estaremos todos en el coche. Vamos a una zona muy alejada del campamento y tenemos que salir antes”.

No hay problema. Todo sea por encontrar ese rinoceronte en Botswana.

 

Tarde de rastreo buscando un rinoceronte en Botswana.

 

Y si, hemos de decirlo, encontrar un rinoceronte en Botswana se ha hecho tremendamente difícil. Siempre pensamos que ver un leopardo, con lo escurridizos que son, iba a ser complicado. Lo cierto es que en este viaje llegó a ser frecuente encontrar uno, y ya habíamos visto 5. Lo que no pensábamos era que no íbamos a encontrar al rinoceronte esta tarde. La tarde transcurrió con mucho rastreo. Aquí vimos la cara de concentración de Moshé, que nos llegó a decir: “Lo siento mucho, esta tarde no hablaré, me tengo que concentrar”. Y vaya si lo hizo. Cada poco paraba el coche. Miraba huellas. Nos enseñaba las huellas del Rinoceronte, incluso otro tipo de señales de su presencia. En alguna ocasión se bajaban del coche. Hablaban entre ellos (Moshé y Elliot), se volvían a subir a coche, continuábamos el camino. Y pese a no haber encontrado el rinoceronte, lo cierto es que ver en plena acción de rastreo, de un difícil rastreo porque rastreando estuvimos todo el rato, se convirtió en una experiencia inolvidable.

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (34)

Esta tarde apenas sacamos fotos. Todos íbamos concentrados en ver algo que se pareciese mínimamente a un rinoceronte. Nos lo habían pedido. Ante cualquier duda, ante cualquier cosa que parezca un rinoceronte, teníamos que avisar. Nunca se sabe lo que un ojo, aunque no esté acostumbrado a estas visualizaciones, pueda encontrar. En su día ya lo había hecho Rosi viendo un leopardo donde nadie más lo había visto, aquella tarde paseando por el Río Khwai. Así que concentración era lo que necesitábamos.

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (36)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (37)

Pero finalmente la tarde terminó con una increíble puesta de sol, pero sin haber llegado a ver el rinoceronte en Botswana. La cara de decepción que tenían Moshé y Elliot no se puede explicar. Llegaron a pedir perdón y todo, cuando ésto es algo que no se puede evitar. Unas veces vemos muchas cosas y otras veces la naturaleza no nos quiere mostrar lo que buscamos. Este día les vimos tristes y más tristes nos íbamos a poner todos con el momento de la despedida. Era nuestra última noche en el campamento y ellos prometieron que al día siguiente, antes de salir de la Reserva de Moremí, seguiríamos buscando a ese rinoceronte.

ultimo día en moremi botswana (3)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (38)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (40)

en busca de un rinoceronte en botswana moremi (45)

 

La despedida en el campamento.

 

Uno de las razones más importantes por las que este viaje ha salido de más de 10, por las que este viaje ha sido tan especial y nos ha dado tantísimos momentos, es precisamente el gran equipo que hay detrás y que muchas veces nos olvidamos de nombrar. Para que nosotros podamos estar casi todo el día de safari, para que no nos tengamos que preocupar por nada, para que cada día tengamos agua en la ducha, comida recién hecha (incluso pan), para que nuestras tiendas estén perfectas, cuidadas y limpias, hay un equipo de 9 personas que cuidan de ello. Una cocinera, un ayudante de cocina, 2 guías excepcionales, 1 tour leader que hace traductor, un jefe de grupo, un conductor del camión… y así, cada uno con su función importante para que todo esté correcto. Y cada día nos reciben tras un safari, o nos despiden antes de comenzarlo, con muchas sonrisas. A la vuelta nos esperan para saber que hemos visto, y si lo hemos disfrutado. Un equipo que merece todo el reconocimiento porque aunque son menos nombrados su función es fundamental para que un safari de sus frutos.

ultimo día en moremi botswana (4)

Hoy tocaba la despedida. Hoy tocaban muchos abrazos y muchas lágrimas. Pasar 8 días sin contacto con el exterior, hace que este viaje se convierta en un Gran Hermano, donde se forjan muchos vínculos y donde parece que 8 días sean 8 meses. Las relaciones con el resto del equipo se hacen inevitables y acabas cogiéndoles un cariño muy familiar. Y la despedida no fue fácil. Incluso nos prepararon una tarta de Amarula (todavía sigo pensando cómo pueden hacer para en el medio de la nada, tener tantos recursos) y el vino ruló y se brindó, y hubo muchas palabras agradables, muchos discursos memorables, y acabamos llorando… Nadie dijo que una despedida fuese fácil.

ultimo día en moremi botswana (5)

ultimo día en moremi botswana (5)

Y tras la cena, nos sentamos, como cada noche, a disfrutar del fuego, del vino, y esta vez… del baile. Si, si, en medio de un parque Nacional de Botswana, en medio de la nada, hubo quien salió a bailar al medio del círculo. Muchas noches pasamos sentados frente al fuego (nuestra televisión se dice) contándonos historias de nuestras vidas, escuchado las historias de los demás. Sobre todo las historias de Moshé y Elliot, de como viven, de sus familias, de sus safaris… de lo que han visto y sufrido. Y así, amigos, es como se forja una relación que aún dura hasta hoy.

Nos hemos vuelto de Botswana con muchas imágenes de postal, pero sobre todo nos hemos vuelto con un cariño inmenso hacia unas personas que dejamos allí, con las que tenemos contacto vía whatsapp y a las que algún día, esperemos, volvamos a ver.

Pero había que secarse las lágrimas. Aún nos quedaba un día más de viaje. Salir de la Reserva y sobrevolar el Delta del Okavango en avioneta. Pero eso será… otro día y otra historia.

 

Este es un viaje de Mopane Game Safaris. Un viaje auténtico, de aventura, un viaje increíble y un viaje que te marcará para siempre. Recuerda, que si reservas el viaje a través de nuestra agencia te llevarás totalmente gratis, el sobrevuelo en avioneta por el Delta del Okavango y nosotros cargamos con los gastos de transferencia a Botswana. 

info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
.

 

Si quieres leer el diario completo de viaje: Botswana y Victoria Falls en 14 días.

 

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.