Guggenheim – Bilbao

Publicado en: Pais Vasco, Sin categoría | 2
     Este fin de semana nos hemos acercado hasta Bilbao y nuestra única intención era conocer el Guggenheim y… degustar la maravillosa gastronomía de esta ciudad.
Ir a Bilbao y visitar el Guggenheim era una de las cosas que tenía pendientes por hacer y con muchísimas ganas nos acercamos hasta Bilbao. Este tipo de construcciones me apasionan y la verdad es que no me ha dejado indiferente. El Guggenheim fue inaugurado en el año 1997, unos seis años después de que se comenzaran las negociaciones entre el Gobierno Vasco y la fundación Guggenheim. Un año después de este comienzo ya se tenía la ubicación perfecta y el arquitecto ideal para llevar a cabo semejante proyecto. El día en el que Frank Gehry visitó la zona por primera vez realizó el primer boceto, con un solo trazo de bolígrafo, sin levantarlo de la parte trasera de un sobre del hotel en el que se alojaba. El proyecto me parece de un gusto intachable. No hay una sola parte recta en el edificio que fue construido con piedra caliza (andaluza), cristal y una aleación de Zinc y Titanio que recubre la mayor parte del exterior del edificio.

 

 

 

 

Para la realización del proyecto, Frank Gehry se inspiró en sus días en barco y pesca y el edificio emula las escamas de un pez. Si bien desde el exterior el edificio parece un barco, desde la parte de arriba tiene forma de flor.
Si el edificio me pareció alucinante lo que es el museo en sí si que me dejó muy indiferente. Yo no soy muy aficionada a los museos y solo me gustan aquellos que me cuentan algo o me ofrecen una visión del mundo diferente, pero el arte moderno no es algo que sepa apreciar. Digo esto porque no me ha gustado gran cosa, si bien ya sabía de antemano que no me iba a gustar.
En cuanto a Frank Ghery he de decir que me encantan todas las construcciones que ha hecho y algunas de las que he tenido el gusto de contemplar como:
La sala de conciertos Walt Disney en Los Ángeles.
El Pez dorado en el puerto olímpico de Barcelona.
Y pese a que todos sus edificios tienen una estructura muy similar (excepto algunos como la casa danzante de Praga) y se encuentra en todos ellos su firma, considero que esta es su obra más brillante.
Y para rematar la visita y la entrada sobre este gran museo os dejo unas imágenes de Bilbao que nos ha dejado un buen sabor de boca, sobre todo por su comida.

 

 

 

_________________________________________________

La mochila de mamá. Arquitectura de vanguardia
Naturaleza y viajes. De paseo por Bilbao

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

2 Comentarios

  1. Antonio Ruiz
    | Responder

    Hola María.

    Un excelente post. A mí no se me ocurrió entrar en el Gugem, pues el arte moderno no es santo de mi devoción. Por contra, Bilbao es una ciudad muy agradable para pasear y dejarse llevar con sus delicias gastronómicas.

    Encantado de postamiguearte y además seguirte en Twitter, Facebook y aquí directamente en "Seguidores del blog"!!!!!!

    Abrazos.

    • Maria Garcia
      | Responder

      Bienvenido a mi mundillo, Antonio. Espero verte a menudo por aquí. En cuanto a lo del Guggenheim… a mi no me gustan los museos, no suelo entrar en ninguno a no ser que me llamen la atención por algo. En este caso entramos por varios motivos: ver el edificio en sí (lo que es el arte moderno pues … ni fu ni fa) y porque venían con nosotros unos amigos de Francia y ellos si que querían entrar. Se me hizo largo el tiempo que estuvimos (yo lo hubiera aprovechado para disfrutar un poco más de Bilbao, en el que estuvimos un día entero y poco más).
      Un saludo y encantada de tenerte por aquí.

Dejar un comentario