Gunung Mulu NP: Canopy Walk

Publicado en: Asia, Borneo, Malasia | 2

El Canopy Walk (el paseo por las copas de los árboles a través de puentes colgantes) del Parque Nacional Gunung Mulu, es uno de los más largos del mundo. Cuenta con 420 metros de longitud, y 20 metros de altura. Las vistas desde lo alto son impresionantes, pero impresiona mucho más verte a esas alturas suspendido prácticamente de un puente donde te coge poco más que un pie.

canopy walk gunung mulu borneo malasia 2

Tras pasar una noche mejor que la anterior y tras un buen desayuno en el restaurante del parque salimos al punto de reunión con nuestro guía.

desayuno gunung mulu borneo malasia

 

Canopy Walk de Gunung Mulu National Park.

 

Teníamos la primera y única actividad del día a las 9:15 de la mañana: El Canopy Walk. A esa hora, nosotros dos y los dos alemanes con los que habíamos hecho la excursión de Dear and Langs Caves del primer día junto con el guía, salimos hasta la caseta de acceso al Canopy Walk de Gunung Mulu NP. El ir en temporada baja hizo que la mayoría de las excursiones las hiciésemos en grupos muy reducidos, con lo que la atención por parte del guía era prácticamente personalizada.

serpiente gunung mulu national park borneo malasia

Al cabo de unos 15 minutos de paseo por la selva llegamos al acceso. Tras unas breves instrucciones por parte del guía empezamos a caminar. Hay que tener cuidado de no permanecer más de dos personas sobre los puentes, ni quedarse parado más de dos en las intersecciones entre puente y puente, a no ser en aquellas partes que es más robusta y que por lo tanto aguantan muy bien el peso. El camino se hace corto y llevadero, y la verdad es que tanto la altura como las vistas impresionan mucho. Hay que tener en cuenta que vamos caminando a unos 20 metros de altura, pero todavía nos quedan árboles por encima, y pese a que yo no padezco vértigo, llega un momento en que se te pone un nudo en el estómago. La inseguridad de caminar por unos puentes que dan tan poca seguridad hizo que en algún momento me quedase paralizada (sobre todo cuando el puente se mueve por la presencia de otra persona en él), de ahí que prefiriese ir la última.

araña gunung mulu borneo malasia

gusano gunung mulu borneo malasia

gusano rojo gunung mulu boreno malasia

Lo bueno también de ir en temporada baja es que nadie te mete prisa, así que invertimos todo el tiempo que quisimos en hacer el trayecto, punto final donde nos estaba esperando de nuevo el guía.

canopy walk gunung mulu borneo malasia

Con la cámara funcionando a medias, no conseguimos sacar una foto que estuviese enfocada, de ahí la calidad de las mismas.

 

De Gunung Mulu a Sepilok (Sandakan).

 

Hoy tocaba moverse, cambiar de ciudad, de estado y continuar nuestro viaje por Borneo. Para llegar desde Gunung Mulu National Park hasta Sepilok, en la provincia de Sabah, teníamos que volar hacia Sandakan, pero para ello hacían falta dos vuelos, uno de los cuales era con escala en Miri.

Volaríamos primero a Miri, de Miri a Kota Kinabalu, donde en un principio tendríamos que volver a facturar, ya que aunque es la misma compañía aérea no te permiten coger el vuelo directamente de Gunung Mulu a Sandakan, si no que hay que coger cada vuelo por su lado. No entendemos muy bien la razón. Desde Kota Kinabalu todavía nos quedaría un vuelo más hasta Sandakan. Tocaba una tarde de traslados en avión.

 

Nuestro avión de MasWings salia de Gunung Mulu a las 14:25. A las una de la tarde estábamos preparados ya para hacer el traslado al aeropuerto en la furgoneta. Subimos las mochilas, nos acomodamos y nos llevamos una desagradable sorpresa: la furgoneta no arrancaba. Bueno, no era muy preocupante. El aeropuerto está a unos 2 kilómetros desde donde nos encontramos, así que a una mala nos vamos andando. Traen otra furgoneta, todavía más vieja y en peor estado que en la que nos encontrábamos. Yo ya no sabía que pensar. Empezaron a sacar cables, enchufar baterías, amarraron una furgoneta a la otra, tiraron de ella, y tras unos cuantos intentos la furgoneta arrancó. Era hora de ir al aeropuerto.

 

Los trámites en el aeropuerto fueron muy sencillos. Nos dieron las tarjetas de embarque, nos pesaron las maletas (con una pesa manual), y nos facturaron las mochilas a destino, es decir, no tendríamos que volver a hacerlo en Kota Kinabalu, lo cual era un gran alivio.

 

Cuando nos encontrábamos en Kuching, antes de llegar a Mulu, me había  dado cuenta del error cometido en la reserva de este vuelo. Había puesto mal mi apellido, además el primero que es el más importante, con lo que llegué a facturación un poco tensa. Al principio me había preocupado bastante pero después llegué a la conclusión de que no debía hacerlo ya que a una mala lo único que podría pasar es que tuviese que comprar otro vuelo, y si un vuelo comprado con tiempo me costó 20 euros, ¿qué me podría costar un vuelo en el momento? ¿80 euros? pues tampoco sería tanta la pérdida. El caso es que pasamos por 3 controles y nadie se dio cuenta del error, así que volé con una tarjeta de embarque con mi apellido mal puesto.

 

Pasamos el último control, el control del equipaje de mano y allí todo vale. Puedes pasar con agua, con botellas de agua de 2 litros y no pasa nada. Es evidente que en esta zona del planeta la gente tiene que beber y se ve que aquí el llevar agua contigo lo consideran una necesidad. El vuelo salía con retraso, así que además de volver a salir fuera de la zona de embarque a comprar agua, comimos algo de lo que llevábamos todavía en la mochila: barritas energéticas, que como ya comenté en varias ocasiones en este diario, nos salvaron la vida varias veces.

 

Que el vuelo saliese con retraso ya no nos preocupaba tanto, porque las maletas estaban facturadas a Sandakan y por lo tanto tendrían que esperar por nosotros.

 

Cuando el vuelo aterrizó por fin en Miri, donde teníamos que hacer escala, nos llevamos otra sorpresa del funcionamiento de estos aeropuertos. Teníamos las tarjetas de embarque para el siguiente vuelo (de Miri a Kota Kinabalu) colocadas en el soporte de la ventana. Allí teníamos que acudir y coger cada uno la suya.

 

Llegamos a Kota Kinabalu, donde pudimos comprobar que nuestro siguiente vuelo salía con más de 2 horas de retraso. Se ve que los vuelos este día estaban todos retrasados. Vimos en el panel, que en menos de una hora salía un vuelo de MasWing con dirección a Sandakan. Nos dirigimos al mostrador donde le comunicamos al personal de la compañía que nuestro vuelo se había retrasado pero que había uno anterior y si nos podían cambiar el vuelo a ese. La verdad es que no creí que lo fuesen a hacer. Nos dijo que sin problema, y nos cambio las tarjetas de embarque. A su vez, le dijimos también que teníamos las maletas facturadas para el vuelo siguiente, y con una llamada de teléfono nos lo solucionó en un minuto. Nuestras maletas volarían con nosotros. Aquí pudimos comprobar la eficacia de una compañía de bajo coste.

 

Ya con las tarjetas de embarque en la mano y con la preocupación de si nuestras mochilas llegarían al destino después de tantos cambios, nos fuimos a comprar unos donuts para merendar.

 

Llegada a Sandakan, traslado a Sepilok y noche en el Nature Lodge Sepilok.

 

Esta vez el vuelo salió puntual y por fin llegamos a Sandakan ya de noche.

A la salida del aeropuerto rellenamos la tarjeta 3G, que con la tontería de subir algún vídeo habíamos consumido, y nos fuimos hacia la zona de taxis. Aquí como en el resto de los aeropuertos de Malasia el precio del trayecto es fijo y sacas el ticket en una caseta, no se lo pagas directamente al taxista.

 

Tras una pequeña confusión por parte del taxista que no entendió muy bien el nombre del hotel en Sepilok a donde nos dirigíamos, llegamos por fin a nuestro destino final de hoy: Nature Lodge Sepilok.

hotel sepilok borneo malasia

Este hotel se lo reservamos directamente a la empresa con la que haríamos el tour de 3 días y dos noches por el río Kinabatangan, ya que aunque en un principio nos íbamos a alojar en Sandakan, pensamos en hacerlo ya directamente en Sepilok y así estar más cerca al día siguiente del centro de recuperación de Orangutanes. Así ahorraríamos tiempo.

Podeis leer opiniones del Nature Lodge Kinabatangan, propiedad de los mismos dueños en : http://goo.gl/BWZh51

 

Cuando el taxista nos dejó en el hotel nos pareció un poco raro. No había recepción y al rato aparece una señora y su hijo que nos preguntan que si tenemos reserva. Le enseñamos el bono y nos dice que esperemos. Todo esto por señas porque nos sabía nada de inglés. Al final tuvimos que hablar nosotros con el responsable del hotel, porque no tenían ni idea de nuestra llegada. Posteriormente pudimos comprobar que el hotel es muy nuevo, casi a estrenar, y que no había nadie más alojado en él que nosotros.

 

Sin mucha conversación, nos dijeron que nos iban a alojar en un bungalow y que a la mañana siguiente nos servirían el desayuno, para lo que nos preguntaron que era lo que queríamos desayunar. Algo que también nos pareció raro: tostadas y café fue todo lo que pedimos.

 

Nos fuimos a la habitación y la verdad es que nos quedamos muy sorprendidos. Era muy  bonito, muy nuevo y con un diseño espectacular. El baño era totalmente abierto y rodeado de vegetación. Una maravilla la verdad, algo que ni con las fotos ni con lo que yo había visto en intertet me hubiese imaginado.

 

Aprovechamos las espirales antimosquitos para poner en el baño, que al estar abierto era lo que más nos preocupaban, los mosquitos, teniendo en cuenta además que nos encontrábamos en zona de Malaria y que habíamos decidido no tomar la profilaxis contra ella.

 

¿Qué habíamos aprendido hoy?

 

Cosas que solo pasan en aeropuertos de este lugar del mundo:

  • He embarcado en un vuelo con una tarjeta de embarque con mi apellido mal escrito. Nadie se ha dado cuenta.
  • Hemos subido a un vuelo con una botella de agua de 2 litros.
  • Hemos salido de la zona de embarque al aeropuerto en repetidas ocasiones sin que nadie nos diga nada.
  • En la escala de un vuelo tenían las tarjetas de embarque para el vuelo siguiente colocadas en el soporte de una ventana.

Aquí las cosas se viven de forma distinta.

 

 

Gastos del día:

  • Desayuno completo: 22.50 RM(5.02 euros)
  • Bebidas: 5RM (1.12 euros)
  • Melinau Homestay: 40RM (8.93 euros)
  • Traslados al aeropuerto ida y vuelta: 10RM (1.12 euros)
  • Patatas y galletas: 9.5 RM (2.12 euros)
  • Agua: 3.5RM (0.78 euros)
  • Donuts: 3.10 RM (0.67 euros)
  • Taxi al hotel de Sepilok: 20RM (4.46 euros)

Gastos totales del día por persona: 24.22 euros

 

Si queréis leer el diario completo: 14 días en Borneo.

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

2 Comentarios

  1. Marta
    | Responder

    Acabo de descubrir tu blog y me parece Super útil!!!así q, lo primero muchas gracias por compartir tus experiencias. Y luego, quería preguntarte, el tema de la visita guiada, cómo lo gestionastenis? Con alguna empresa desde España?Directamente desde el hotel o en alguna agencia local?me podrías dar detalles? Y otra preguntilla, esto que comentas de los taxis….hay q sacar un Ticket antes entonces?ocurre en toda Malasia o es particularidad de Borneo?Muchas gracias!!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Buenos días Marta.
      Gracias por tu comentario.

      Las visitas guiadas, si lees nuestro primer post sobre Gunung Mulu, se contratan nada más llegar.(https://www.callejeandoporelmundo.com/gunung-mulu-np-dear-and-langs-caves/) En Gunung Mulu, ninguna de las actividades se puede hacer por tu cuenta. Solo algunos senderos de la parte inicial, pero el resto se debe gestionar al llegar al parque. Allí te cobrarán la entrada y te ayudarán a gestionar el tiempo que pasarás en el parque. Pagas y listo!

      En el tema de los taxis, nosotros todos los que hemos cogido en Malasia, desde el aeropuerto a un destino, lo hemos hecho así. En todos los casos, incluso en Kuala Lumpur. Otra cosa es que los cojas en la ciudad, entonces funcionan como cualquier otro taxi.

      Espero haberte ayudado.
      Un saludo.

Dejar un comentario