Hiroshima y Miyajima

Publicado en: Asia, Japón | 2

Hiroshima estaba en nuestros planes desde un principio. Visitar el museo de la paz era una de las únicas cosas que quería hacer en la ciudad. Aunque solo tuviese tiempo para una cosa en la ciudad, ésta, debería hacerla. Además Miyajima es uno de esos lugares de Japón que nadie se quiere perder en su primer viaje. Todo el mundo habla maravillas de esta pequeña isla y de la magia que desprende, sobre todo cuando cae la noche. Así que aunque la planificación de este día estuvo muy en el aire, al final creo que nos quedó un día bastante completo. Visitamos Hiroshima y Miyajima en un día.

HIROSHIMA Y UNA TARDE EN MIYAJIMA JAPON

 

Organización del día de visita a Hiroshima y Miyajima.

 

Hiroshima estuvo en el plan inicial, pero en un momento dado, lo tuvimos que quitar. Cuando planificas un viaje, además un viaje como este, en el que hay tanto que ver y hacer, y en el que tienes que acabar prescindiendo de cosas, una de ellas fue Hiroshima. Me daba mucha pena porque la visita al museo de la paz era algo que tenía entre ceja y ceja desde hacía mucho tiempo. La tuve que quitar al meter en la planificación del viaje la zona de Kumano Kodo y la ruta Nakasendo. Con estas dos cosas en el planning y con los largos trayectos que hay entre unas zonas y las otras, tenía que prescindir de algo. Ya había prescindido de Himeji, que después lo pude meter, y también decidí prescindir de Hiroshima.

¿Porqué acabamos entonces visitándolo si nada había cambiado? Poco antes de salir de viaje, en una conversación con Lidia de Somos2dviaje, hablando sobre esto, me dijo que no necesitaba mucho tiempo y que podría darme tiempo a hacerlo. Así que recompuse el itinerario, reajusté las horas, y pensé… “bueno, pues si ya quité Himeji no voy a quitar Hiroshima, e intentaré que me de tiempo a todo”. Y así fue como finalmente decidimos pasar, aunque solo fuese un rato, por el Parque de la Paz de Hiroshima.

 

De Katsuura a Hiroshima.

 

Habíamos renunciado al desayuno en el hotel. Teníamos que salir antes de que empezasen a servirlos y aunque preguntamos si era posible llevar un desayuno básico tipo picnic, nos dijeron que no. No podíamos entretenernos mucho ya que nuestro tren salía a las 6:48. Teníamos que hacer el check out en el hotel y llegar hasta la parada del tren.

Cogimos el primer tren (con asientos reservados) dirección Shin-Osaka. Estos trayectos, tanto el de ida como ahora el de vuelta, fueron los únicos trayectos en los que reservamos asientos con mucha antelación (cuando canjeamos la JR Pass), porque eran dos trayectos que teníamos que hacer sí o sí, ya que no había prácticamente alternativas.

Desde Kii-Katsuura a Shin-Osaka tardamos 4 horas en un tren directo (el Kuroshio). Fue la primera vez, y la única en Japón, que un tren sufrió un retraso ¡de 6 minutos!. Estábamos escandalizados. Esto aquí es algo que ni suele ocurrir ni están acostumbrados a ello. Hicimos un trasbordo de unos 10 minutos y cogimos un Shinkansen que en otra hora y media nos dejó en la estación de Hiroshima. Casi 6 horas de viaje después llegamos a la estación de Hiroshima. Eran las 12:35 de la mañana y empezaba nuestra visita a la ciudad.

 

La llegada a Hiroshima.

 

Buscamos la señalización de la estación hacia las taquillas. Queríamos dejar las mochilas. Vimos que pese a haber bastantes huecos estaban casi todos llenos. Esto nos daba ya una idea de lo turística que es esta ciudad.

Tras dejar las mochilas en una taquilla nos fuimos a la parada del bus.

Con la JR Pass, la línea turística del bus (línea amarilla, naranja y verde) es gratuita.

Tras enterarnos bien de como funcionaba y hacernos con un mapa de la linea, cogimos el primer bus que pasó, ya que nos valía cualquiera de ellos. En nuestro caso era la amarilla.

 

Unas horas en Hiroshima.

 

Creo que no hay  ninguna persona que al escuchar o leer el nombre de Hiroshima no lo asocie, inmediatamente, la trágico suceso que ocurrió aquel 6 de agosto de 1945. Aquel día, cayó en el punto en el que nos encontrábamos al bajarnos del autobús, la primera de las bombas atómicas que tiraron los americanos contra objetivos japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Tal atrocidad dio lugar al principio del fin de la guerra.

hiroshima japon parque de la paz (1)

Nos encontrábamos en Gembaku Domu, la cúpula que aún sigue en pie tras aquella detonación, y que aún hoy en día no podemos explicarnos como pudo suceder dado que se encuentra en el epicentro, en el lugar donde cayó la bomba. Es espeluznante y realmente pone los pelos de punta, estar en este lugar y sentir lo que pudo suceder hace tan pocos años atrás.

En este mismo punto, el arma nuclear Little Boy, se detonó aquel lunes 6 de agosto de 1945 y provocó la devastación total de la zona, donde murieron, en el momento más de 100.000 personas y muchas más quedaron afectadas y murieron poco después.

Realmente trágico.

Tras dar un paseo alrededor del edificio que aún se mantiene en pie. Continuamos nuestro paseo hasta el parque de la Paz. Esta zona, antes de la caída de la bomba, era el centro financiero de la ciudad. Hoy en día reconvertida en una zona verde, y de recuerdo a las victimas.

hiroshima japon parque de la paz (2)

hiroshima japon parque de la paz (3)

Pasamos por el Monumento a la Paz de los niños, donde vimos un montón de dibujos y grullas. Este monumento se realizó en recuerdo de Sadako Sasaki. Sadako Sasaki era una niña que con 2 años, sobrevivió a aquella primer explosión de la bomba atómica. Sin embargo, por los efectos de la radiación padeció leucemia. En Japón existe una tradición que dice que si realizas 1000 grullas de origami se te concederá un deseo. En 1955, Sadako Sasaki, al conocer esta leyenda, decidió completar los 1000 grullas de origami y pedir así su recuperación, pero murió ese mismo año habiendo superado las 1000 grullas.

En el parque encontramos un Cenotafio con todos los nombres de las víctimas de aquella masacre, en forma de arco. También hay una llama, “la llama de la Paz”, que fue encendida en 1964 y así permanecerá hasta que todas las armas nucleares desaparezcan en el mundo.

hiroshima japon parque de la paz (4)
La llama de la Paz

hiroshima japon parque de la paz (5)

hiroshima japon parque de la paz (6)

Tras el paseo por el parque llegamos al que sería nuestra visita estrella del día, el motivo por el que habíamos decidido parar en Hiroshima aunque solo fuesen por unas horas: el Museo de la Paz.

 

El museo de la paz de Hiroshima.

 

Creo, sin lugar a dudas, después de ver este museo, que junto con el museo de la KGB de Vilnius, es uno de los museos más difíciles de ver y de seguir. Creo además que está tan bien ambientado y estructurado que uno puede hacerse a una idea de como fue, de como ocurrió, de que ocurrió en el antes y en el después, porque en el durante es casi imposible de imaginar. El museo me parece un imprescindible en la visita y eso que se nos hizo muy difícil de realizar ya que estaba hasta arriba de gente.

museo de la paz hisroshima (1)

museo de la paz hisroshima (2)

La primera parte para mi es la más llamativa. Lo primero que ves es un reloj, un reloj que marca la hora en la que tuvo lugar la detonación. A partir de aquí todo se hace cada vez más duro. Hay un gran imagen de como quedo la zona en la que se encuentra el edificio en el que estamos, donde parece que te ves estar dentro de aquella atrocidad, de aquel amasijo de hormigón y metal. En una gran pantalla en el suelo se muestra como era el antes de la ciudad, como fue la detonación y como quedo, todo arrasado, tras aquello.

Porque no solo hubo esta bomba. Dos días después de la detonación de Little Boy, una nueva bomba se dejó caer sobre Nagasaki, estimándose que entre ambas, las muertes en el momento superaron las 245.000. Luego vendrían muchas más por los efectos de la radiación y de las heridas de aquellos primeros impactos.

No cuento más pero os puedo asegurar que te deja marcado.

museo de la paz hisroshima (3)

museo de la paz hisroshima (4)

museo de la paz hisroshima (5)

Solo os dejo unas fotos que muestran un poco lo que podemos encontrar dentro, pero lo dicho, lo mejor son las imágenes, los sonidos, la experiencia, la historia que cuentan todos los objetos y… no digo más. Realmente espeluznante.

 

El parque en Hanami.

 

Después de esta visita, fuimos a despejar la mente a la parte del parque que da contra el río. Allí los cerezos estaban en flor y el paseo se hizo de lo más agradable, sobre todo para dejar un poco de lado todo lo que había supuesto la visita, no solo al museo, sino a toda la zona del parque de la paz de Hiroshima.

hiroshima japon parque de la paz (7)

hiroshima japon parque de la paz (8)

Se estaba haciendo tarde así que decidimos ir a comer antes de continuar el camino hacia Miyajima. Para variar y dado que prácticamente no habíamos preparado la visita a Hiroshima no teníamos ni idea de qué comer  ni donde, así que volví a recurrir a Foursquare, que me envió directamente a comer Okonomiyaki en Okonomimura.

 

Comiendo Okonomiyaki en Okonomimura, en Hiroshima.

 

Recordaba que alguien me había recomendado comer Okonomiyaki en Japón. Hasta ese momento en el que lo leí en Foursquare no me acordé de esto. Sabía que alguien me había dicho que no me debía ir de Japón sin probarlo, así que nada mejor que hacerlo en la cuna del Okonomiyaki. En un ligero paseo desde el Parque de la Paz, llegamos a Okonomimura. No teníamos ni idea de donde comer, así que cogimos el ascensor y nos fuimos directos al último piso. Okonomimura, es un edificio de varias plantas en cuyo interior hay puestos de Okonomiyaki.

okonomiyaki en hiroshima japon (2)

El Okonomiyaki aunque se puede comer por todo Japón, se dice que donde más fama tiene es en Hiroshima, y es que además le colocan un huevo a la plancha en la fase final de la elaboración, lo que le da ese toque distinto.

Comimos uno cada uno y nos pareció una auténtica maravilla. Eso sí, menuda bomba, ya que casi no puedo terminar con él. Tan grande lo debieron de ver un chico alemán que se acaban de sentar en los asientos de al lado, que se pidieron solo 1 para compartir.

okonomiyaki en hiroshima japon (1)

 

De Hiroshima a Miyajima.

 

Después de la gran comilona del Okonomiyaki, localizamos una parada del autobús turístico cercana al restaurante, y casualmente pasaba en unos minutos, así que de nuevo en la linea amarilla regresamos a la estación central de Hiroshima. Cogimos un tren y nos fuimos a la estación Miyajimaguchi, desde donde se accede a la terminal del ferry con dirección a Miyajima. Este ferry también está incluido en la JR Pass, pero ojo, porque solo nos podremos subir en el que pone claramente JR.

Llegar a la terminal del ferry es muy fácil, ya que está perfectamente indicado.

Cuando nos estábamos acercando vemos que hay personal del ferry que nos está llamando. El próximo va a partir ya, así que apuramos el paso y conseguimos cogerlo.

miyajima atardecer japon (1)

Acomodamos las mochilas en una esquina y yo hice todo el trayecto mirando hacia la isla. Poco a poco el barco avanza, y poco a poco se va acercando a Miyajima. Cada vez tenemos el torii más cerca y la primera vez que lo divisas, allá a lo lejos, siendo solo un punto anaranjado en el medio del mar, sientes una enorme emoción. Quizá llegar a Miyajima fuese uno de esos momentos que más esperaba de este viaje.

Habíamos llegado. Estábamos ya en la especial isla de Miyajima. Y llegábamos para pasar la noche.

 

Nuestro hotel en Miyajima: Miyajima Villa.

 

Este fue uno de esos grandes lujos que nos solemos dar en los viajes. En este, en el viaje de 22 días por Japón, nos dimos dos. El hotel en Miyajima sabíamos que sería ya caro de por sí, aunque tuvimos reservado también en el Sakuraya, un riokan que solemos recomendar para presupuestos bajos. En nuestras fechas, y reservando con mucha antelación, el Sakuraya nos salía por unos 78 euros la noche, sin desayuno. Pero finalmente decidimos tirar la casa por la ventana y reservamos en el Miyajima Villa, un hotel de estilo tradicional.

¿Porqué? Primero porque el hotel es de nueva construcción, tiene un diseño que nos encantó y quisimos darnos ese gusto. Segundo, porque llevábamos ya dos noches durmiendo en Riokan y no sabíamos si pasar tantas noches en futón nos iba a causar estragos, y más, cuando la siguiente noche a Miyajima la volveríamos a pasar en otro Riokan.

hotel miyajima villa hoteles en japon (9)

hotel miyajima villa hoteles en japon (4)

Finalmente reservamos una habitación en el Miyajima Villa, con desayuno, por 242 euros. Como veis, la diferencia con el Sakuraya, fue considerable. Pero mereció la pena. El hotel nos pareció una maravilla, todo un lujo, y más comparado con la mayoría de lo que habíamos visto en Miyajima.

Tenéis la reseña completa de este hotel, y la mención a todos los que tuvimos reservados en Miyajima, durante los meses de preparación en el post: Hoteles en Japón. 

 

Atardecer en Miyajima.

 

Había llegado el momento de empezar a recorrer Miyajima y lo único que tenía pensado para esta tarde era visitar el santuario de Itsukushima, es decir, el santuario al que pertenece el gran torii de Miyajima. Estaba empezando a caer el sol y sinceramente, la luz cada vez era mejor.

Quedaba poco más de media hora para el cierre cuando llegamos a la entrada de El santuario de Itsukushima, pero decidimos entrar igualmente. La marea estaba baja y aunque quisiésemos repetir al día siguiente, no nos importaba hacerlo, pero al menos poder verlo en marea baja.

miyajima atardecer japon (2)

miyajima atardecer japon (3)

miyajima atardecer japon (4)

El acceso al gran torii es gratuito, lo que se paga es por entrar al santuario de Itsukushima, que se encuentra realizado sobre pilotes por encima de la playa, con lo que en marea alta parece estar flotando sobre el mar.

Pagamos la entrada y accedimos al complejo. Suponemos que por ser ya tan tarde, había muy poca gente en el interior, pero vimos que la playa estaba hasta arriba. Había mucha gente en Miyajima y no es de extrañar. Creo que todos los turistas que pasan por Japón, acaban pasando, al menos un día, en esta isla.

miyajima atardecer japon (6)

miyajima atardecer japon (8)

miyajima atardecer japon (9)

miyajima atardecer japon (10)

El santuario de Itsukushima, es patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1996. Ha sufrido muchas remodelaciones a lo largo de la historia y hoy en  día cuenta con varios edificios, entre ellos dos pagodas, una de ellas de 5 pisos o varios salones con altares. Dimos paseos por las plataformas centrales del templo y a la hora de cerrar salimos por el frente en dirección a la playa.

miyajima atardecer japon (12)

miyajima atardecer japon (13)

miyajima atardecer japon (15)

Conforme iba pasando el atardecer, el nivel de gente en la playa fue descendiendo.

El atardecer en Miyajima fue el más bonito y especial de todos los que vivimos en Japón, y es que ver como cae la noche sobre el Gran Torii de Miyajima no tiene desperdicio. Fue un momento especial y seguro que uno de los mejores momentos que pasamos en Japón.

miyajima atardecer japon (17)

miyajima atardecer japon (21)

miyajima atardecer japon (23)

miyajima atardecer japon (27)

 

De Cena en Miyajima.

 

Dejamos que la noche cayese totalmente y pasadas las 7 de la tarde fuimos a buscar un sitio donde cenar. Esto resultó realmente complicado. La verdad es que creímos que en un lugar tan turístico como este no fuese tan complicado encontrar un sitio donde cenar. A esta hora de la tarde o noche, según se mire, Miyajima se encontraba totalmente desierta. Nadie vagaba por las calles, y la sensación se convirtió en algo mucho más especial aún. Había caido la noche y con ella el silencio y la desolación en Miyajima.

Nos habían recomendado un restaurante para cenar que abrían a estas horas de la noche, pero casualmente era un restaurante de Okonomiyaki y no queríamos repetir en el día. El otro restaurante, el único que encontramos abierto fue el Kinsuikan.

Aquí probamos las famosas ostras, que a mi me dan un asco tremendo y debe ser del poco marisco que no consigo tragar, así que lo probamos en una especie de croquetas y he de decir que me gustaron aunque no tanto como para repetir. La cena estuvo bien, sin más y lo mejor fue haber cenado al lado de una pareja de españoles con los que compartimos charla, sobremesa y conversaciones viajaras.

cena miyajima japon

Después de la cena dimos un paseo por el pueblo. No podíamos irnos a dormir sin deambular por las calles desiertas y misteriosas de la isla. ¿quién podría pensar que hacía un par de horas por estas calles no se caminaba de la cantidad de gente que había?

Dormir en Miyajima fue una de las mejores decisiones que tomamos en nuestro planing de viaje.

Nos fuimos a dormir agotados, pero con una sensación de satisfacción increible. Había sido un día espectacular y queríamos levantarnos para ver el amanecer en el Torri.

 

Gastos del día:

  • Café y cocacola: 205 yen (1.63 euros).
  • Taquillas Hiroshima: 250 yenes (1.99 euros).
  • Entradas al museo de la Paz: 300 yenes (2.39 euros).
  • Comida Okonomiyaki: 972 yenes (7.73 euros).
  • Entrada al templo en Miyajima: 200 yenes (1.59 euros).
  • Cena Kinsuikan: 1490 yenes (23.71 euros)

Total gastos por persona y día: 39.04 euros. 

 

Si quieres que te presupuestemos un Viaje por Japón, por libre o con touroperador, y que te ayudemos a prepararlo, o simplemente cotizar los hoteles que hayas mirado, no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
.

 

Si quieres leer el diario completo de viaje: Viaje a Japón en 21 días

 

mopane game safaris oferta de viaje gratis delta del okavang iati seguros callejeando por el mundo

2 Comentarios

  1. Jade Anais
    | Responder

    ¡Hola!
    Me encanta su diario de viajes, me está ayudando bastante ahora que yo planeo mi viaje a Japón con mi familia.
    Solo que, a diferencia de ustedes, nosotros tendremos menos días y además creo que no lograremos llevar solo mochilas como equipaje (me conozco y conozco a los míos…) Por ello ¿tienen alguna idea de consigan de equipaje disponible para maletas grandes? de 23 kgs aproximadamente.

    Gracias!
    Jade

    • Maria Garcia
      | Responder

      Hola! En todas las estaciones de tren tienes disponibles taquillas de todos los formatos, incluso para equipaje muy grande. Nosotros solíamos coger una taquilla para meter el equipaje de los dos. ¡Feliz viaje!

Dejar un comentario