Kuching, la ciudad de los gatos

Publicado en: Asia, Borneo, Malasia | 2

kuching borneo malasia

La llamada ciudad de los gatos, Kuching, puede tener muchas cosas, pero lo que no tiene son gatos. En los 5 días que estuvimos por allí no vimos ni uno solo, pero no dejamos de contar las numerosas estatuas que hay relativas a este felino, o el museo dedicado en exclusiva a los gatos.  Lo que sí tiene Kuching es infinidad de Centros comerciales. No sabemos de donde puede salir tanto poder adquisitivo para sustentar tanto Mall.

 

En Kuching, como ciudad, no encontramos mucho que hacer ni le encontramos mucho encanto. La ciudad, en sí, no da para mucho.

 

El día de hoy lo teníamos destinado a visitar el Gunung Gading National Park,  para ver la rara flor Reflessia, pero tuvimos la mala suerte de que en nuestros días en la ciudad no había ninguna en flor, y se esperaba la floración de algunas de ellas para dentro de unas dos semanas. Mala suerte.

Nuestro siguiente plan era ir al Sarawak Cultural Village, pero el día amaneció diluviando y decidimos no ir, ya que tampoco era algo que llevásemos planificado hacer ni algo que nos hiciese especial ilusión. Así que el plan final fue descansar un poco de tanta caminata de los días precedente y recorrer la ciudad, relajarnos y disfrutar del tiempo libre sin mucho que hacer.

 

Salimos del hotel con intención de desayunar en algún local chulo. Habíamos decidido no desayunar en el hotel puesto que el desayuno no era mucho del estilo de Rubén, él prefiere algo más dulce para desayunar. El precio del desayuno me pareció de lo más excesivo (unos 38 RM), casi más de todo lo que habíamos comido durante los dos días en Bako. Además, el muffin que me dieron tuvieron la mala idea de calentarlo al microondas, y a mi que el bizcocho no me gusta caliente así que imaginaros como quedó el muffin, entero.

 

desayuno en bing kuching sarawak malasia

 

Después de este desayuno partimos con dirección a los museos de Kuching, que dicho sea de paso, son gratuitos. De los 7 museos que hay en esta zona solo visitamos dos, ya que los otros estaban cerrados por mantenimiento.

 

El museo de Etnología es el más interesante de todos, de los que vimos y seguramente de los que no vimos. Allí, además de exponer una representación de las miles de especies que habitan Borneo, encontramos restos arqueológicos de las tribus de borneo, datos sobre dichas tribus tanto en la antigüedad como en la actualidad, objetos de sus vidas cotidianas, y hay una representación de una Longhouse (lugar donde viven los habitantes de las tribus Iban). Las tribus Iban, más conocidos como los cortadores de cabezas, exponían las cabezas cortadas de otras tribus encima de una hoguera en el medio de la Longhouse, con intención de que absorber, con el humo, el alma de su enemigo. Preguntamos cual era el motivo para cortar las cabezas, y nos comentaron que era una forma de hacer ver la valentía de un joven Iban, consiguiendo de esta manera conquistar a la mujer que quería (menuda forma de hacerlo). Tras la llegada de los británicos a la isla, esta actividad dejó de desarrollarse.

 

museo etnologico de kuching sarawak borneo

 

Después de la visita a este museo, visitamos el de Historia Natural y el acuario, sin encontrarle mucho interés a ninguno de los dos.

Tras esto dimos una vuelta por el pueblo, callejeamos sin mucho rumbo. Tomamos unos jugos en un puesto local, probamos unos bollitos rellenos de chocolate y de una crema verde y dulce en otro puesto. Así fuimos pasando la mañana y parte de la tarde.

 

Pasamos por el barrio chino y por Little India, y después de estos paseos llegamos a la conclusión de lo poco turístico que es Kuching, de lo poco acostumbrados que están a recibir turismo occidental, a lo amable que es la gente sin verte como dólares andantes, y que nadie te acosa para que compres nada, ni nadie sale a tu encuentro. Te sientes como uno más en el que te cobran como a uno más. Todavía no tienen el concepto de cobrarte más por ser extranjero (supongo que todo llegará).

 

templo chino kuching malasia

venta de especias kuching borneo malasia

venta de pesacado fresco borneo malasia

Después de hacer otra parada para tomar unos tés (cualquiera comía después de la mañana de probar cosas que llevábamos) fuimos al hotel a buscar la ropa sucia. Habíamos visto que el pueblo estaba lleno de lavanderías, llenas de gente a cualquier hora del día, así que supusimos que la gente en sus casas no tienen lavadora. Nos pareció interesante probar como funcionaba una lavandería estilo “Self Service” y para allá nos fuimos. La verdad es que nos lo pudo hacer todo la chica pero era una experiencia nueva probar a hacerlo todo nosotros mismo. La experiencia fue muy gratificante, aunque llegué a la conclusión de que estas cosas no se me dan bien. Tuve problemas al comprar el jabón (al final la chica me dio un cazuelito con jabón dentro), tuvimos problemas para poner en funcionamiento la lavadora, y eso que era todo muy fácil, pero todo pasa por no leer, y hasta tuve problemas con la lavadora. Pero me lo pasé muy bien y más viendo el video que grabamos.

 

 

Volvimos al hotel una hora más tarde con la colada hecha. Ropa limpia y seca que después de 5 días en Borneo ya era necesario.

 

Salimos de nuevo. Cambiamos dinero, paseamos por el lado opuesto al que habíamos salido en los últimos días, y al final paramos a tomar algo un una cafetería muy chula en la que parecía que estabas en un jardín. Eso sí, barato tampoco fue.

 

kuching borneo jardin

Seguimos el paseo y decidimos cenar en un local que según Rubén recomendaban en Foursquare. Creo que nos equivocamos. Y no porque no estuviera bueno, que lo estaba, si no por lo caro que fue en comparación con otros sitios en los que habíamos comido mejor y por que el local tampoco era tan bonito como otros. Además, a estas alturas del viaje, yo empezaba a estar saturada de comida, empezaba a no entrarme nada y comí poco.

 

Así, termino nuestro día de relax en Kuching, regresando al hotel, haciendo la mochila y acostándonos temprano aunque tampoco teníamos que madrugar en exceso.

Aquí terminaba nuestro día de descanso en Kuching y nuestro último día de estancia. Abandonabamos esta zona de Borneo para dirigirnos al Parque Nacional Mulu.

 

 

Gastos del día

  • Desayuno: 19 RM (4.24 euros)
  • Granizado en el mercado: 1.5RM (0.33 euros)
  • Bolitas rellenas en el mercado: 1.5RM (0.33 euros)
  • Repelente de mosquitos y pomada para picaduras: 51RM (11.38 euros) lo que supone 5.69 euros cada uno.
  • Un Té helado, 7,4 RM (1.65 euros)
  • Lavandería, 10RM, lo que supone 5RM cada uno (1.12 euros)
  • Un café en el bar del jardín, 10.9RM (2.43 euros)
  • Cena en el Mon´s: 51.7RM (11.54 euros)

Total gastos por persona: 27.33 euros.

 

Si quieres leer el diario completo de viaje: 14 días en Borneo

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

2 Comentarios

  1. Helena
    | Responder

    Está bien tener un día más relajado, de dedicarse a hacer la colada y ver algún museo… ese de etnología tiene muy buena pinta, además.
    Un saludote 😉

    • Maria Garcia
      | Responder

      Pues sí, de vez en cuando viene bien aunque no estemos acostumbrados a esto 😉

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.