Navidad en Nueva York- Día 5: 6 de Diciembre. ESB y NBA

Publicado en: Sin categoría | 2
Hoy amanecía un día muy muy frío. Salimos a la calle y nos vamos a desayunar a una cafetería por la zona del Madison Square Park, el City Market Café. “Mira Rubén, mira!!! Está nevando!!!” Si, si, estaba nevando, pero no lo suficiente para cubrir. Aún así estábamos viendo nevar en Nueva York, en Navidad, que bonito. Mientas desayunábamos decidimos lo que íbamos a hacer ese día. Como teníamos las entradas para ir a ver los NY Knicks vs Minessota Timberwolves a las 7 y media de la tarde, decidimos dar una vuelta por el Noho, Soho y lo que llegara, acabando en los alrededores del Madison Square Garden.
Después de desayunar nos vamos al Madison Square Park, donde estuvimos sacando fotos del Metropolitan Life Tower con su reloj, del New York Life Insurance con su cúpula dorada, de las vistas del Empire State Building, del Flatiron, en fin, de toda la zona.

 Decidimos subir un poco por la 5ª Avenida y acercarnos hasta Little Church Around the Corner, donde tuvimos que entrar un rato, sentarnos y calentarnos, porque el frío que hacía no se soportaba muy bien.

Para calmar los dolores de mi rodilla a estas alturas del viaje ya tenía que tomar una Propalgina por la mañana, otra al medio día y otra por la noche y aún así seguía teniendo molestias. Esos si, no me impedía caminar y no me dolía tanto como el día de la caminata por Brooklyn.

Cuando ya habíamos entrado en calor, salimos de nuevo a la calle y emprendemos el camino hacia Union Square, bajando por la Quinta Avenida.
En Union Square estaba otro de los mercadillos típicos navideños, pero no había mucha gente aún, entre la hora que era y el frio que hacía, pues normal. A estas alturas volvíamos a estar congelados, así que entramos en el Whole Foods Market. Subimos al primer piso y tomamos algo caliente mientras contemplábamos las vistas de Union Square.

Decidimos seguir bajando dirección Soho, y pasamos por St. Marks Church in the Bowery.

Ahora si, callejeamos por el Noho, con sus lucecitas navideñas y su cartel de luces dando la bienvenida, y de ahí al Soho, con sus casas  tan particulares. Esta zona me encanta, por sus casas y por sus tiendas. Y ahora si que no me pude resistir y me compré un bolso en la tienda Guess.

Paseando y paseando llegamos a Greenwich Village, pasando por Winston Churchill Square y por la cancha de tenis de La Jungla. Dimos un poco de rodeo porque de aquí nos vamos a la Bedford St, donde se encuentra el edificio que salía en la serie de Friends, y aprovechando en el 75 de la misma calle se encuentra la casa más estrecha de Nueva York, que como en muchas fotos en las que solo saco una, siempre se cuela un coche en medio.

Para seguir con la visita por Greenwich Village, nos vamos a ver la casa de Carrie (Perrie St) para sacar mi segunda foto con ella. Es espectacularmente bonita la zona de Greenwich Village y un paseo por aquí sin mucho planning merece la pena.
“Rubén ¿Por qué no nos acercamos al Magnolia Bakery y nos tomamos una Cup cake?” y su respuesta inmediata con lo que le gusta el dulce fue “por supuesto, vamos!”. Y compramos un par y nos vamos al parque que está casi enfrente a … comerlos!. Al salir estaban repartiendo bolsas de tela con una revista dentro de New York Times. No fue lo único que nos dieron por las calles de Nueva York.

A estas alturas necesitaba un baño urgentemente y me dije: La biblioteca, ahí tiene que haber un baño. Así que nos vamos a Jefferson Market Library, que es un edificio que me parece muy singular y que la otra vez no habia llegado a visitar, y esta vez voy y me lo encuentro en obras, con toda la fachada cubierta. Pero bueno, vamos a lo que vamos, un baño,  necesito un baño. Y no lo encontré. ¿cómo puede ser que una biblioteca publica no tenga baño? Pues no se si lo tiene o no pero no lo encontré. Cada vez mi necesidad era mayor, claro tanto frio y tanto líquido caliente para entrar en calor. Al salir a la calle empecé a caminar sin control, necesitaba un baño, un baño!!!!! y de repente veo una M amarilla, la M de Mc Donalds… Y no vi más, empecé a encaminarme hacia allí a todo lo que daba y … entré. Y al baño. Ufff , que alivio. Cuando salimos a la calle y me sitúo, “AY, Madre!!!!! ¿pero cuantas manzanas hemos subido? unas 13 si no me equivoco. Pues si que tenía necesidad, si, jaja.
Bueno, pues nada, a dar un paseito por Chelsea. Entramos en el Apple Store, y aprovechamos para entrar en calor, el Chelsea Market, mi gran descubrimiento de este viaje (la vez anterior no había ido y …. es una pasada), el High Line, un paseo y bajamos de nuevo a tierra. 

Nos encaminamos hacia el Madison Square Garden y pasamos por el Post Office (donde situamos la parada del Megabus que teníamos que coger para la visita a Washington). Aprovechamos para picar algo en un Mc Donalds y como todavía nos quedaba tiempo para el partido, como estaba empezando a anochecer y como el día había quedado azul y despejado, decidimos subir al Empire State. Teníamos las entradas sacadas por Internet así que nos resultó fácil subir. Tampoco había mucha gente, así que para arriba!! 

Y el frío aquí si que fue insoportable. Al principio se aguanta todo, porque subes con la emoción, las vistas, las fotos. Pero estaba anocheciendo, la brisa pegaba bien, y menos mal que había gente y entre unos y otros nos tapábamos un poco. Pero claro, como quieres sacar fotos te acercas al vallado y … ufff, que frío!! No se el tiempo que llevábamos allí cuando tengo que abandonar e ir dentro para entrar en calor. La rodilla no respondía y mis dedos estaban petrificados. Me acerqué a una de las estufas que soltaban aire caliente y allí estuve un buen rato.

Cuando empecé a sentir de nuevo, volví a la carga, salí de nuevo al frío y no encontraba a Rubén por ningún sitio. Bueno, pues no estará lejos!! así que seguí mi peregrinaje entre la gente y el frío y ahí estaba, cámara en mano sacando fotos por aquí y por allá. 

Era ya la hora de bajar y así lo hicimos. Sacamos alguna foto más en el hall del Empire State y antes de entrar en el Madison Square Garden dimos un paseo por Macy´s y aprovechamos para sacar la tarjeta descuento para turistas.

Fijaros en los escaparates;

Para acceder al Madison Square Garden, tienes que guardarlo todo en un bolso y no te permiten entrar con bebida. Así que tengo que dejar mi zumo, un zumo que por cierto nos habían dado por la calle. Meto mi cámara y la de Rubén en el bolso y pasamos el control de seguridad. 
Ahora si, ya estábamos dentro. Buscamos nuestros asientos y esperamos para disfrutar del espectáculo. Bueno, pues aquí me acomodé en mi silla, y con el calorcito que hacía empezó a entrarme el sueño y trabajo me costó mantenerme despierta. Pero lo conseguí. La verdad es que ver un partido de la NBA merece muchísimo la pena, no solo por el partido en sí, sino por el espectáculo que supone.

Datos:

Entrada al ESB: 17 euros.
Entrada NBA: 29 euros.

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

2 Comentarios

  1. larraitz
    | Responder

    Buenas, felicidades por el blog. Es buenísimo. Estoy preparando el viaje a Nueva york y nos gustaría ir a un partido de la NBA. ¿Donde comprasteis las entradas?

Dejar un comentario