Navidad en Nueva York- Día 8: 9 de Diciembre

Publicado en: Sin categoría | 0
Hoy iba a ser un día muy especial, cruzaríamos el East River por el puente del Queensboro, cruzaríamos el puente de Brooklyn, iríamos a las hamacas del Pier 17 ya de noche y visitaríamos el tan esperado árbol de Navidad del Rockefeller Center, entre otras cosas.
Vamos a desayunar a un Pax y por no variar, yo mis bagels. Cogemos el metro y nos vamos hasta la calle 60. Pasamos por Bloomingdale´s, la cafetería Serendipity III (con su árbol de Naviad rosa), y al funicular que nos llevaría al otro lado del East River, hasta la Roosevelt Island por el Queensboro Bridge.

Que bonito día hacía, pero de sol, porque el frío seguía igual. Este es otro sitio que merece la pena visitar, con estas vistas.. ¿qué más se puede pedir?

Volvemos de nuevo a Manhattan y callejeamos un poco. Vemos y fotografiamos el Lipstck Building, la Central Synagogue, el Lever House, el Seagram Building, … y al Waldorf Astoria, donde entramos en su hall y admiramos su perfecta decoración navideña y como no, también entramos en el New York Palace para lo mismo, ver su hall y su decoración navideña.

Como hacía bastante frío entramos a tomar algo calentito en una cafetería. Tras este pequeño paréntesis nos dirigimos al Paley Park, en la 53 St, donde se encentran estos 5 fragmentos del muro de Berlin. Hay que ver lo que te puedes encontrar en Nueva York, como una cascada en medio de la calle.
Nos vamos de nuevo a la 5ª Avenida y de ahí hacia el norte. Entramos en la torre Trump y al salir nos acercamos a ver los escaparates de Tiffany y como no, entramos dentro.
Escaparate de Tiffany
Era el momento de volver a la niñez, unos más que otros, y entramos en Fao Schwarz, donde Rubén estuvo en el piano gigante que sale en Big. Que bien lo pasó aquí, él, los niños, el piano… memorable.

De aquí nos vamos al Apple Store, a la Grand Army Plaza, al Hotel Plaza (donde entramos) y ya de aquí bajamos hasta St Patrick´s y por fin al Rockefeller Center y su árbol de Navidad. No sería la última vez en el día que pasaramos por aquí ya que el árbol hay que verlo en plena iluminación. Así que volveríamos por la noche.
Que sitio tan maravilloso, que árbol tan bonito, que espectacular está todo. Solo hay que verlo.

Damos una vuelta alrededor del Rockefeller y cogemos el metro. Ahora si, nos vamos a cruzar el puente de Brooklyn y a ver anochecer en la playita.
Este trayecto no tiene desperdicio y el color del día hacía que estuviera todo especialmente bonito. 
Al terminar de cruzar el puente, que por cierto estaba en obras y la última zona estaba totalmente vallada, nos vamos a la playita de Brooklyn por segunda vez en el viaje, pero esta vez a ver el anochecer. 
De aquí damos un paseo por el Promenade, y al Brooklyn Bridge Park, desde donde tambien hay unas bonitas vistas de Nueva York y del River Café.

Que frío hacía!!! y como ya estábamos petrificados nos vamos al metro para solamente cruzar el puente de Brooklyn, e ir al Pier 17. Entramos dentro y empezamos a hacer algunas compras, ya que aunque no nos queríamos hacer a la idea ya no nos quedaban muchos días en Nueva York , así que había que empezar a comprar.

Nos vamos a la parte de arriba del edificio y estuvimos un rato tumbados en las tumbonas, que bonito sitio!! que vistas!!! pero que frío! así que volvemos a levantarnos y nos encaminamos al metro. 
Volvemos al Rockefeller Centrer, pasando por los alrededores y fotografiando todo lo que nos encontrábamos. Está todo tan adornado!! 

Para finalizar el día nos vamos a Times Square y cenamos en Sbarro, pero habíamos sacado tantas fotos que ya no nos quedaba batería en la cámara.
viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario