Odaiba, Ginza y Manurouchi o la estación de Tokio.

Publicado en: Asia, Japón | 0

Visitar Odaiba entraba en los planes de nuestro primer día en Tokio. Aquel día habíamos pensado que tras visitar Asakusa, cogeríamos un barco por el Río Sumida hasta Odaiba. Pero todo cambió. Quizá este fuese el viaje de los cambios, en el que fuimos cambiando de planes según nos íbamos sintiendo, según lo que nos apetecía en el día. Y este no iba a ser menos.

PORTADA ODAIBA GINZA PALACIO IMPERIAL

 

Los planes iniciales.

 

Los planes iniciales había sido visitar Odaiba aquel día, el primero que pasamos en Tokio. Cuando cambiamos los planes decidimos prescindir de la visita a Odaiba y en el día de hoy los planes eran otros. Iríamos a visitar el mercado de Tsukiji, pasear por Ginza, llegar a la estación de Tokio, pasear por los jardines del Palacio Imperial, y después terminar nuestro día en la zona de Roppongi Hills, visitando la torre de Tokio y quizá cenando en Gonpachi Nishiazabu, un restaurante conocido por ser donde se rodó una de las escenas más famosas de Kill Bill, la película de Tarantino.

¿Y porqué os cuento esto? Pues por si a alguien le interesa conocer el plan inicial que teníamos aunque después todo cambió.

He de reconocer que aquel día, el tercero que pasaríamos en Tokio, me levanté desganada. Realmente no había nada en el día de hoy que me llamase excesivamente la atención. Ni visitar el famoso mercado de Tsukiji, al que no teníamos intención de madrugar (2-3 de la mañana) para ver la famosa venta de pescado, ni el resto de los planes del día. No se porqué pero nada de esto me llamaba la atención. Todo lo que quería ver de Tokio ya lo había visto en los días precedentes: Asakusa, Yanaka, Ueno y Akihabara en el primer día en Tokio y Shibuya y Harajuku en nuestro segundo día. Ahora solo me hacía ilusión visitar Shinjuku de noche, pero el resto, no se, no me llamaba nada. Así que empezamos los días con unos planes que fueron cambiando progresivamente.

 

El mercado de Tsukiji, en Ginza.

 

Nos habían dicho que aquel día no desayunásemos y así podríamos aprovechar para desayunar un buen sushi, de pescado fresco, en el mercado. Pero yo, y mucho menos Rubén, no puedo desayunar esto. Así que desayunamos algo normal y cogimos el metro, con todavía nuestra tarjeta de 72 horas, en dirección al mercado.

Nos bajamos en la estación de Tsukiji Station y lo primero que hicimos fue pasar por un Templo, el Tsukiji-Hongwanji, porque nos pareció distinto. No lo teníamos en nuestros planes, pero nos pareció algo tan distinto a todo lo que habíamos visto, al diseño y estilo de lo que habíamos visitado hasta ahora, que hicimos una pequeña parada.

giza tokio (1)

Y es que este templo, el Tsukiji-Hongwanji, es un templo budista realizado al estilo de los antiguos templos indios. Se ha convertido, desde 2014, en patrimonio cultural.

giza tokio mercado tsukiji (3)

giza tokio mercado tsukiji (4)

giza tokio mercado tsukiji (5)

Paseamos por el mercado, pero realmente no le encontramos el gran encanto que otros le ven. Sí, se ven grandes piezas de pescado, pero no se, no había nada en él que me llamase especialmente la atención. Así que después de dar unas vueltas por las estrechas callejuelas de la zona de Tsukiji, viendo como la gente se ponía hasta arriba de sushi a esas horas de la mañana, continuamos nuestro paseo por el barrio de Ginza.

 

giza tokio mercado tsukiji (6)

giza tokio mercado tsukiji (7)

giza tokio mercado tsukiji (8)

Paseando por Ginza. La zona comercial.

 

La zona comercial de Ginza se encuentra situada en el entorno de la estación que lleva el mismo nombre. Calles de altos rascacielos donde podemos encontrar las tiendas de marcas de lujo. Aquí también encontramos la sede de Shiseido, o grandes tiendas como Chanel, Armani o Cartier.

giza tokio (9)

giza tokio (10)

giza tokio (11)

En la intersección entre las calles Chuo y Harumi, encontramos el edificio del reloj de Wako, que realmente llama la atención entre tanto edificio acristalado.

Continuamos nuestro paseo después de entrar en algunas tiendas en dirección a la estación del Tokio, ya en el barrio de Marunouchi.

 

Las estación de Tokio. Barrio Marunouchi.

 

La estación de trenes de Tokio, es una atracción turística en sí. No solo por ella pasan la mayoría de los trenes que entran y salen de Tokio, sino que por allí pasan muchas de las lineas de metro de la ciudad. En realidad es una gran mole donde convergen trenes y un gran centro comercial. El edificio en sí, una construcción de estilo renacentista de ladrillo rojo, está datado en 1914. En el interior del edificio hay dos cosas que no debes perderte.

La Tokio Ramen Street. El mejor lugar donde comer el famoso plato japonés.

Tokyo Character Street, Una calle corta, a veces cuesta encontrarla, donde podemos encontrar tiendas de personajes famosos y populares japoneses, como Hello Kitty, Snoopy o Doraemon.

giza tokio (12)

giza tokio (13)

Aprovechamos para tomar un café en uno de los locales del interior de la estación mientras decidíamos que hacer.

Estuvimos un largo rato en la estación y decidimos salir al exterior.

El día no era precisamente agradable. Pese a hacer sol hacía un viento gélido que en ocasiones costaba hasta caminar, y más cuando salimos de la protección de los grandes edificios y nos fuimos en dirección a los jardines del Palacio Imperial de Tokio.

 

Paseando por los jardines del Palacio Imperial. Marunouchi.

 

Nos hubiese gustado pasar más tiempo por los jardines del Palacio Imperial, pero solo nos acercamos hasta el lugar desde donde se sacan la mayoría de las fotos más conocidas del Palacio Imperial. El viento frío impedía que el paseo fuese agradable, y menos cuando no íbamos preparados para estas bajas temperaturas.

Estuvimos un rato sentados. Descansando. Parecía mentira pero habíamos caminado uno cuantos kilómetros y se empezaban a notar.

palacio imperial tokio (1)

palacio imperial tokio (2)

palacio imperial tokio (3)

Aquí, en este momento, nuestro planning tomó otro rumbo. Era imposible pasear por la calle con ese viento tan frío y sin protección, así que retomamos un planning anterior. Decidimos en ese momento irnos a Odaiba. Al fin y al cabo, allí eran centros comerciales y el frío no lo notaríamos. Era para lo único que estaba el día de hoy. O eso, o regresar al hotel a por un abrigo. Pero como tampoco había nada que nos llamase especialmente la atención nos pareció, que un buen planning, era pasar la tarde en Odaiba.

 

Una tarde en Odaiba.

 

Odaiba es más que un barrio de Tokio. Odaiba es una isla artificial que se construyó a finales del Siglo XX en la bahía de Tokio. Es una zona ideal para aquellos que os gusten los centros comerciales, las nuevas tecnologías, las cosas un poco distintas y sobre todo para aquellos que buscan unas bonitas vistas del sky line de Tokio.

 

Como llegar a Odaiba.

 

Nosotros habíamos barajado dos opciones: hacerlo llegando en barco desde Asakusa o hacerlo llegando en el tren elevado Yurikamome, monorail y automatizado (una auténtica maravilla y una modernidad, por decirlo de alguna manera).

odaiba tokio japon (1)

Para llegar a Odaiba en el Monorail hay que llegar primero a la estación Shimbashi, que para los que tengáis JR Pass activa, es una de las paradas de la famosa línea Yamonote. Nosotros como íbamos en metro, pues nos bajamos igualmente en la parada del metro de Shimabashi y desde allí cogimos el monorail. El monorail no entra ni en la Jr Pass ni en la tarjeta de 72 horas para el metro que nosotros teníamos, así que hicimos uso de la Pasmo que habíamos recargado el primer día con 1000 yenes.

El monorail, es en sí mismo, una atracción que nadie se debería de perder.

odaiba tokio japon (2)

Puesto que Odaiba es una isla y vamos en un tren elevado, es evidente que el tren ha de pasar por un puente. Este puente es el Raimbow Bridge, el más famoso y conocido de los puente de Tokio. Y es que una vista en la distancia desde Tokio no se entiende sin una foto sacada desde la playa de Odaiba, con el puente a mano derecha y el sky line de la ciudad a mano izquierda.

El viaje dura unos 15 minutos y es fundamental hacerlo en la parte de alante del tren. Yo fui en primera linea.

odaiba tokio japon (3)

Llegamos a Odaiba sin ningún plan. Así que nos bajamos en la primera parada en la que vimos que desde allí se veía la Estatua de la Libertad. En la playa de Odaiba es el mejor sitio para ver la puesta de sol.

Dimos un paseo y nos acercamos a ver la Estatua de la Libertad, una réplica de la de Nueva York, pero mucho más pequeña, claro.

odaiba tokio japon (4)

odaiba tokio japon (5)

odaiba tokio japon (8)

 

Edificio Central de la Fuji TV. Odaiba.

 

Es un edificio que llama mucho la atención cuando llegas a Odaiba. Tiene un observatorio en forma circular, y esa gran esfera no pasa desapercibida. Pese a ser la central de la Fuji TV, hay varios espacios abiertos al público, centros comerciales y restaurantes, además del mirador.

odaiba tokio japon (7)

Se nos había hecho muy tarde y teníamos ya hambre, así que nos metimos en un centro comercial y probamos un Burger King. Solemos probar uno de estos, o un McDonalds en todos los países que visitamos, siempre que tengamos posibilidad. De este menú, más que la comida, nos llamó la atención la bebida. Y pese a su color, podemos decir que estaba muy rica.

 

Palette Town, en Odaiba.

 

Era el momento de ponernos a explorar Odaiba y sus centros comerciales. Y comenzamos por el quizá más famoso y que llama la atención por la presencia de la gran noria de Odaiba. Y es que es una de las norias más grandes del mundo con sus 115 metros de altura. Casi nada.

odaiba tokio japon (9)

Empezamos la visita, por pura casualidad, por un centro comercial que me encantó: El Venus Fort. Se trata de un centro comercial diseñado como una ciudad europea del S.XVIII. Me pareció una autentica maravilla, pasear por sus tiendas con este estilo tan bien conseguido.

odaiba tokio japon (11)

odaiba tokio japon (12)

odaiba tokio japon (13)

odaiba tokio japon (14)

odaiba tokio japon (15)

Desde aquí nos fuimos al Toyota Mega Web, un edificio donde Toyota muestra desde los modelos más antiguos, a los más modernos, incluso a lo que podría ser el Toyota del futuro. La verdad es que pese a que pensé que Odaiba no me iba a gustar, pasamos una tarde de lo más entretenida. Y si, aquí puedes probar algunos modelos. Yo me decanté por probar la realidad virtual y dejar que una humanoide amarillo, me llevase en coche (virtual) por las calles de una gran ciudad. Fue realmente divertido, y distinto.

odaiba tokio japon (16)

 

Divercity Tokio Plaza en Odaiba.

 

Esta fue nuestra siguiente parada. Realmente no hay nada que pueda destacar por nada en concreto y podría decirse que es un centro comercial más. Pero el Divercity Tokyo Plaza de Odaiba tiene algo en su entrada: una estatua gigante de Gundam. Y si os digo esto igual os quedáis igual que me quedé yo, sin inmutarme, porque ni idea de lo que es un Gundam. Parece ser que se trata de una saga de anime japonés, de las más famosas y conocidas. Yo, ni idea. Pero la estatua impresiona y a determinadas horas se mueve un poco y se encienden las luces.

odaiba tokio japon (10)

Realmente en Odaiba puedes pasar todo el tiempo que quieras y si vas con niños posiblemente se deba considerar como una visita obligada, ya que es bastante distinto a todo  y se puede tomar como un parque temático. Además dentro de Odaiba encontramos también  el Decks Tokyo Beach, donde se encuentra el museo Madame Tussauds de Tokio, el Legoland discobery center, y el Joypolis, que tiene en su interior una gran montaña rusa entre otras atracciones. También podéis visitar el Aqua City Odaiba, que dispone en su interior de un museo de ciencias con la última tecnología de Sony. De todo y para todos los gustos.

Y si lo vuestro son los Onsen, no os perdáis el Oedo-Onsen Monogatari, donde además de 13 onsens hay una reproducción de una aldea del periodo Edo.

 

Final del día en Shibuya.

 

Nuestra intención era habernos quedado a ver el atardecer, pero estaba nublado el día, así que suponíamos que el atardecer no iba a ser ideal, así que pusimos rumbo a un lugar donde gastar las última horas del día y cenar. Y que mejor sitio para hacerlo que en Shibuya. Regresamos a cenar al restaurante del día anterior, esta vez ya teniendo controlado que existía la opción de hacerlo en inglés, y paseamos ya de noche por Shibuya, empapándonos del gran ambiente que hay en la zona, entrando en tiendas, y haciendo compras.

shibuya por la noche tokio (1)

shibuya por la noche tokio (2)

 

Gastos del día:

  • Café en la estación de Tokio: 500 yenes (3.97 euros)
  • Comida en el Burger King de Odaiba: 605 yenes (5.17 euros)
  • Donut: 250 yenes (1.99 euros)
  • Cena en Shibuya: 842 yenes (6.7 euros).

Total gastos del día por persona: 17.83 euros.

 

Si quieres que te presupuestemos un Viaje por Japón, por libre o con touroperador, y que te ayudemos a prepararlo, o simplemente cotizar los hoteles que hayas mirado, no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
.

 

Si quieres leer el diario completo de viaje: Viaje a Japón en 21 días

 

mopane game safaris oferta de viaje gratis delta del okavang iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario