Menu
Día 6
Diario Norte de Tanzania en 15 días

El volcán activo de Tanzania: El Ol Doinyo Lengai

El Ol Doinyo Lengai es un volcán situado al norte de Tanzania con una gran peculiaridad. Es el único volcán activo conocido que desprende una lava distinta, ya que no se trata de sílice derretida sino de «natroncarbonato». ¿Y esto que supone?

amanecer-en-ol-doinyo-lengai-9

Su lava es bastante distinta a lo que estamos acostumbrados a ver en la erupción de un volcán. Es muy líquida, avanza más rápido de lo que puede correr un ser humano, es de color negro por el día, rojo intenso por la noche y cuando entra en contacto con el agua se convierte en blanco. Este es uno de los motivos por los que en nuestra visita a las huellas de Engare Sero del día anterior, pudimos ver estas huellas como marcadas en hormigón. El color no se parece nada a lo que estamos acostumbrados a ver, por ejemplo, en Lanzarote, cuyo color es negro o muy oscuro.

En el día de hoy tendríamos la oportunidad de acercarnos a sus pies, y comprobar porqué es la llamada «montaña de los Dioses» por los masáis. Allá donde vayas, la gran mole de casi 3000 metros de altitud, destaca por encima de cualquier cosa y nos va acompañando, como imagen de fondo.

Madrugando para ver un amanecer.

El despertador suena a las 5:30 de la mañana. No lo sabíamos cuando esto ocurrió, pero sería el primero de muchos madrugones. Sin desayunar, y bien abrigados, nos subimos al 4×4 y pusimos rumbo hacia el Lago Natrón.

En la cena del día anterior, Said nos había propuesto madrugar mucho y ver el amanecer sobre el lago ¿Quién se iba a resistir a una propuesta así? Así que muy puntuales esta madrugada, y sólo bajo las luces de las estrellas del Lago Natrón emprendimos el camino. Nuestro guía masái, Sunya, nos estaba esperando. También se había apuntado.

amanecer-en-oldoinyo-lengai-9

Hicimos un grupo muy bueno, el buen rollo fluía y allá donde íbamos era evidente. Hasta sin entendernos nada, como Sunya, era capaz de detectar que teníamos muy buena sintonía ya que las risas se escuchaban en el grupo hasta a estas tempranas horas de la mañana. Así que se apuntaban a todo.

amanecer-en-oldoinyo-lengai-6
Sunya a los pies del lago Natrón

Y es que las sorpresas que nos tenían preparadas no terminaban en esto, o en el vino al atardecer del día anterior. Muchas más cosas nos esperaban, sin nosotros tener ni idea de ellas (como organizadores del viaje).

Viaja con nosotros

Este viaje «Gran Ruta Norte de Tanzania» se desarrolló tal y como lo estáis leyendo durante el mes de Septiembre del año 2021, en uno de los viajes que realizamos bajo el concepto «Viaja con nosotros». Desde hace años ofrecemos la posibilidad a nuestros lectores, seguidores de redes sociales y clientes de la agencia de viajes a acompañarnos. Y este fue nuestro tercer «Viaje con vosotros».

Si quieres realizar un viaje similar o parecido a este, consulta las fechas de salida regular o si lo prefieres, pídenos un presupuesto para un viaje en privado a un país que estoy segura que te sorprenderá. Info@viajescallejeandoporelmundo.com

Amanecer sobre el Lago Natrón

En nuestro trayecto hasta el lago Natrón las jirafas fueron las protagonistas. Por algo el hotel se llama Masaai Giraffe, y es que las jirafas siempre están presentes.

Llegamos al Lago Natrón con tiempo suficiente para ver el despertar del día. Dejamos el coche aparcado en una pequeña elevación del terreno y empezamos el camino hasta el propio lago. El trayecto es precioso y nos vamos cruzando con cebras. El entorno y el momento nos parece maravilloso. Jamás me hubiese podido imaginar ir caminando e ir cruzándonos con cebras como si fuese con vacas en Asturias. Increíble momento.

amanecer-en-oldoinyo-lengai-2
amanecer-en-oldoinyo-lengai-3
Un chacal nos abre el camino

Cruzamos un pequeño río para lo que tuvimos que buscar alguna roca donde apoyarnos. Yo intenté meter mi pie descalzo y el terreno era igual que arenas movedizas. No había fondo. Os podéis imaginar del color que salió mi pie. A día de hoy no he conseguido que los calcetines vuelvan a su color originar.

Y por fin llegamos al lago.

amanecer-en-ol-doinyo-lengai-4

El lago rosa de Tanzania

El lago Natrón es un lugar de lo más singular. Una de las razones de venir hasta aquí, además de ver las huellas de los homínidos que habíamos visitado el día anterior, era ver el lago de color de rosa. Y es que ¿Qué diríais si llegáis hasta aquí y veis un lago muerto, rodeado de peces petrificados y con el agua teñida de rojo? Seguramente que era el lugar más inhóspito que hayas visitado en tu vida.

amanecer-en-oldoinyo-lengai-4

El Lago Natrón ocupa una superficie de unos 800 metros cuadrados de agua salada, a una temperatura media de 60 grados y un pH alcalino (en torno a 9-10) lo que lo hace inviable para la vida y para el baño. Contiene altas concentraciones de determinados compuestos químicos volcánicos y cianobacterias que son los responsables del color rojo que adquiere sus aguas en determinadas épocas del año, sobre todo en época seca, cuando el nivel del agua está muy bajo.

amanecer-en-oldoinyo-lengai-15

Se estima que en el entorno del Lago Natrón se concentran entre 2 y 5 millones de flamencos rosas. Son de los pocos animales que son capaces de sobrevivir en este entorno, ya que tienen la capacidad de filtrar el agua alcalina y alimentarse de las algas que proliferan en él.

Además, también es capaz de vivir en este medio una especie de pez endémico, la Alcalopia Alcalica. Como veis, la vida siempre se abre paso en cualquier medio por muy inviable e inhóspito que sea.

amanecer en oldoinyo lengai (16)

Existen muchas leyendas en torno al lago Natrón, algunas de ellas vienen de que se llama de la misma manera que el compuesto con el que se hacían las momificaciones en el antiguo Egipto. Otra de las leyendas tienen que ver con el hecho de que la mayoría de los animales que entran en contacto con las aguas de este lago quedan totalmente petrificados. Podéis buscar información sobre Nick Brandt que hizo mundialmente conocido a este Lago por sus controvertidas fotografías sobre animales petrificados del Lago Natrón.

La mejor época para visitar el lago es en nuestro verano, ya que es cuando mayor concentración de flamencos y pelícanos en el lago. Hoy estábamos viendo un amanecer maravilloso rodeado de ellos.

amanecer-en-oldoinyo-lengai-5

Así que como podéis comprobar, nosotros no llegamos a ver el lago rosa, ni rojo, así que una cosa que he dejado sin hacer en este viaje. Siempre dicen que hay que dejar algo, y yo, en este me quedé sin ver el color rojo el Lago Natrón.

No obstante y pese a esto, os puedo decir que el momento que vivimos aquí, viendo salir el sol fue increíble y compensa con creces el no haber podido ver el lago rosa. Con los colores del amanecer fuimos sacando cientos de fotos a los miles de flamencos que había a estas tempranas horas en el lago. La luz era maravillosa, y el momento fue único e irrepetible.

La sorpresa del día: Un café con vistas a Ol Doinyo Lengai

Tras pasar un buen rato viendo como el día se abría paso en el Lago Natrón, emprendimos el regreso hacia el coche. Ahora el camino, visto con la luz del amanecer se nos hacía mucho más espectacular. Las vistas del río, del Ol Donyo Lengai desde esta posición es una de las imágenes más bonitas que pudimos tener del volcán activo.

amanecer-en-ol-doinyo-lengai-7

Al llegar al coche nuestros dos guías, Said y Sunya, nos tenían otra sorpresa preparada. Habían traido café y galletas para poder disfrutar de un pre-desayuno con vistas.

Pero no lo hicimos solos ya que un grupo de mujeres y niños Masái habían venido a intentar vender alguno de sus productos. Este momento fue otro de esos que no se nos van a borrar fácilmente. Otro gran momento del viaje, aunque haber hubo millones de estos.

amanecer-en-ol-doinyo-lengai-10

Después de este momento, regresamos al hotel para ahora sí, tomar un buen desayuno. Lo íbamos a necesitar ya que todavía nos quedaba hacer un pequeño trekking por las faldas del Ol Doinyo Lengai. Recogimos el equipaje, lo metimos todo en el coche y pusimos rumbo los pies del volcán.

amanecer-en-ol-doinyo-lengai-11

Caminata por la base del Ol Doinyo Lengai

¿Sabías que se puede subir hasta el propio cráter del Ol Doinyo Lengai? Rubén no lo sabía y se enteró aquí. Y digo esto porque decía que si lo hubiese sabido él subía. Para subir se debe salir sobre la 1 de la madrugada. Hacer la ascensión durante toda la noche, coronar antes del amanecer, ver el amanecer en la cima y emprender el regreso. En total suelen ser unas 8 horas. A mi, la verdad no se me había pasado por la cabeza que quisiese hacer algo así, pero yo, desde luego, pasaba. El resto del equipo tampoco era algo que lo tuviesen en mente hacer.

amanecer-en-oldoinyo-lengai-20
A los pies de Ol Doinyo Lengai

Nos conformamos con dar un paseo por las faldas del volcán más alto de la zona y el único activo. El Ol Doinyo Lengai tiene unos 3000 metros de altitud sobre el nivel del mar, pero unos 2000 sobre el Valle del Rift. Empezamos poco a poco a subir la ladera siguiendo los pasos de Sunya. Cuando llegamos donde empezaba a ser ya más empinado, paramos. Y allí contemplamos la armonía de todo el paisaje. La cumbre, ahora mismo calmada, la ladera, con un montón de colores, la hierba seca, las vistas del lago Natrón. Me hubiese quedado allí unas cuantas horas solo contemplando el paisaje.

amanecer-en-oldoinyo-lengai-22
Ana y Sunya al comienzo del ascenso

El Ol Doinyo Lengai es la montaña sagrada de los masái, a donde peregrinan desde distintos puntos de Tanzania y Kenia. Es para ellos la «Montaña de los dioses» y aquí vienen para pedir lluvia, comida, o cualquier cosa que necesiten. Los masái son animistas y aquí hacen sus ofrendas.

¿Sabías que…?

  • La cima del Ol Doinyo Lengai está formada por dos cráteres, uno de ellos activo, el otro no.
  • El activo es el cráter de la cumbre norte. Tiene una profundidad de más de 200 metros
  • Las erupciones más importantes detectadas y analizadas ocurrieron en 1917, 1940 y 1960, cuando las cenizas volcánicas se desplazaron hasta los 100 kilómetros.
  • La última erupción más grande fue en 1966, aunque se han producido otras más pequeñas en 1983, 1933 y la más reciente, de 2007.
  • En septiembre del 2007, el volcán Ol Doinyo Lengai expulsó cenizas que recorrieron más de 17 kilómetros.
  • Es el único volcán en el mundo que erupciona lava natrocarbonatita. Sin prácticamente silicio sus temperaturas no son tan altas como las de otras lavas: entre 500 y 600 ° C. Y fluye como si fuese agua.
amanecer-en-oldoinyo-lengai-19
  • Desde su cima, en días claros, se puede ver el monte Kilimanjaro.
  • Es un cono casi perfecto de casi 3000 metros de altitud. Su forma se ha ido generando con la compactación de cenizas desde hace unos 370.000 años y finalizó hace unos 15.000 años.
  • En lengua Maa, Ol Doinyo Lengai significa «la montaña de Dios» y es la montaña sagrada del pueblo masái.
  • Está constantemente monitorizado y se estima que pueda entrar en erupción en cualquier momento y sin previo aviso.
  • Se describió por los primeros exploradores del siglo XX como «un territorio cubierto por una densa vegetación tropical». Hoy en día es todo lo contrario.

En nuestro caso, inminente significa en un segundo, en unas semanas, en un par de meses, en un año, o más. Se han incrementado las emisiones de cenizas, los terremotos, la elevación en pequeños conos volcánicos, y hay una grieta que se está ampliando en la ladera oeste de la cumbre del volcán. Todas estas son señales de deformación volcánica que probablemente conducirán a una erupción más pronto que tarde».

La Doctora Sarah Stamps, geofísica en Virginia Tech en el año 2016

Ponemos rumbo al Serengeti Mara

Era hora de ponernos en marcha. Con nuestra comida tipo pic nic ya en el coche, para no perder tiempo ni en comer, nos subimos al 4×4, hicimos una parada para dejar a Sunya en su pueblo y seguimos ruta hacia el Serengeti Mara.

de-lago-natron-a-serengeti-2

Nos quedaba un largo camino por recorrer y alguna que otra parada antes.

DEL-LAGO-NATRON-A-SERENGETI-MARA

¿Porqué decimos ir al Serengeti Mara?

El Serengeti Mara, situado al norte de Tanzania y haciendo frontera con Kenia, es la zona de todos los parque Nacionales del Norte de Tanzania más alejado de la ciudad de Arusha. Este es el motivo principal por el que la mayoría de los safaris que se desarrollan en el Norte no llegan a pisar Serengeti Mara. Así que ¿porqué yo sí iba a ir a Serengeti Mara?.

amanecer-en-oldoinyo-lengai-18

He de reconocer que antes de preparar a fondo este viaje, nunca me hubiese imaginado que el famoso «Cruce del Mara» se pudiese vivir en Tanzania. Siempre que se escucha hablar de la Gran Migración y de ver cómo miles de cebras y ñus cruzan el río Mara, lo asocias a Masai Mara. Cuando visitamos Masai Mara en Kenia, me dije que algún día tenía que volver para poder ver este fenómeno que tiene lugar entre los meses de Julio y Septiembre. Pero no me imaginaba que esto pudiese darse en Serengeti.

de-lago-natron-a-serengeti-1

Y es que sí, el río Mara atraviesa la parte norte del Serengeti antes de meterse en Kenia, en Masai Mara, y por tanto también se puede ver el cruce desde Tanzania. Estábamos visitando esta zona un día 6 de Septiembre y las probabilidades de ver la Gran Migración eran escasas. Es cierto que nunca se sabe cuando van a cruzar, y nunca se sabe si lo harán antes o después, pero ya nos parecía muy tarde y con probabilidades bajas para verlo. Eso sí, si existía la más mínima oportunidad, yo no me la quería perder. Así que centré dos días de mi viaje en Serengeti Norte, para no hacer otra cosa que intentar ver el cruce de ñus y cebras del río Mara.

de-lago-natron-a-serengeti-6

Últimas vistas del lago Natrón y del Ol Doinyo Lengai

Eran las 11 de la mañana cuando nos despedimos de Sunya y con muchísima ilusión e incertidumbre, pusimos rumbo al Serengeti Mara. Empezaba una nueva fase de nuestro viaje y, por mi parte, tenía muchas expectativas puestas en este parque. Desde que regresamos de Tanzania en el viaje Kenia y Tanzania en 19 días, tuve claro que volvería, y lo haría porque había dejado algo muy importante sin ver: El Serengeti. Hoy por fin, después de tantos años de espera, me tocaba entrar en Serengeti. Las ganas y los nervios estaban disparados.

de-lago-natron-a-serengeti-4

Pero antes, tocaba una última parada. Antes de coger la carretera que por una zona totalmente volcánica nos va a llevar a la entrada Norte de Serengeti, Said hace una parada en el Lago Natrón para que saquemos las últimas fotos con el Ol Doinyo Lengai al fondo y para que nos despidamos de este bonito entorno. Me iba con pena por no haber podido ver el lago rojo, pero espero volver algún día. Hay que dejar algo siempre por ver. En mi anterior viaje fue el Serengeti, esta vez el lago rojo.

de-lago-natron-a-serengeti-3
de-lago-natron-a-serengeti-5
Carretera hacia el Serengeti

Comiendo en Wasso

Llegamos a las 13:40 a la población Wasso. Un pequeño pueblo situado, como muchos en Tanzania, a lo largo de la carretera. Said nos dice que tiene que hacer una pequeña reparación en el coche, que debe buscar un taller, y repostar para la entrada en Serengeti (donde no hay gasolineras). Nos dejará en algún sitio para poder comer nuestra caja tipo pic nic, y mientras él iría a hacer estas cosas.

comeindo-en-wasso-entrando-en-serengeti-mara

Nos deja en un pequeño local al aire libre pero con techo, donde tenemos un pequeño bar para comprar las cervezas (que no pueden faltar). Aquí, entre muchas risas, hicimos valoración de todo lo que llevábamos de viaje, que pese a no ser muchos días, habían sido intensos y parecía que llevábamos mucho más tiempo desde que salimos de casa.

Entrada en Serengeti Mara

Dos horas después llegamos a la entrada de Serengeti. De nuevo bajada del coche, trámites burocráticos, permisos, pagar entradas… todo esto lo hace Said, y mientras, nosotros hacemos uso de los baños y sacamos un ciento de fotos.

entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-1

Llegábamos a Serengeti Mara con un tiempo un poco revuelto. El intenso sol del Lago Natrón dio paso a las nubes y la intención de lluvia del cielo de Serengeti. La emoción en todo el grupo era evidente. Llegábamos a la entrada de Serengeti y sabíamos que teníamos un montón de días por delante sin volver a ver civilización, rodeados de animales, y con todo gran abanico de posibilidades y aventuras que nos podían ofrecer estos parques.

Y como era habitual en este safari por Tanzania, lo que nos recibe es una jirafa. Todo pintaba bien.

entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-2

El paisaje había cambiado totalmente. Del árido y desértico paraje del Lago Natrón, que nos acompañó buena parte del camino, pasábamos al verde intenso del Serengeti.

Primer safari en Serengeti Mara. La Gran Migración

Creía que nuestro primer día en Serengeti Mara sería meramente de transición. Teníamos claro, que este día a poco nos iba a dar tiempo al llegar, ya que teníamos un camino largo por delante desde el Lago Natrón hasta nuestro alojamiento cerca del río Mara. Así que sabíamos que llegaríamos tarde y por tanto no nos iba a dar tiempo a hacer más que lo que se nos pusiese en el camino desde la entrada del Serengeti hasta el Kati Kati Camp.

entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-4
entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-5

Pero este camino fue de lo más sorprendente. Y lo que parecía un día sin animales, se convirtió en un maravilloso día de safari, donde nos dimos cuenta, que la Gran Migración, todavía permanecía en el norte de Serengeti y nuestras posibilidades de ver el famoso «Cruce del Mara» acababan de duplicarse.

Aparecieron los búfalos, grandes ausentes en nuestro paso por Tarangire. Y los ñus, las cebras, los elefantes, las jirafas, los antílopes…. lo que parecía un mero trayecto por el parque hacia nuestro alojamiento, se convirtió un gran día de safari.

Según nos cuenta Said, las lluvias se han retrasado y eso hace que ñus y cebras no sepan si cruzar o no, así que aún había miles y miles de animales en esta parte de Mara y por tanto nuestras posibilidades de verlos cruzar eran mucho más grandes.

Era evidente que las lluvias se habían retrasado. Entrábamos en el parque con un día muy nublado y amenazando lluvia. Lo que en otras ocasiones me hubiese parecido una desgracia, no me gusta que llueva en los viajes, en este momento nos daba una gran alegría. Las lluvias hacían que todavía tuviésemos muchas posibilidades de verlos cruzar.

entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-9

Las extensas llanuras del Serengeti

Desde que entramos en Serengeti Mara una frase retumbaba en mi cabeza: «Las extensas llanuras de Serengeti» (léase con voz de documental de La 2). Y eso es lo que teníamos delante. Un extenso campo abierto, regado con alguna que otra acacia, algún que otro matorral, y miles y miles de animales desperdigados hasta el horizonte.

entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-13
entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-11
entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-14

Os puedo asegurar que ninguna de estas fotos muestra la realidad del momento. Una visión global de cómo estaban las llanuras del Serengeti, plagadas de animales hasta el infinito y más allá. Una auténtica locura.

Verde intenso. Un color que no me imaginaba tampoco encontrar. Siempre te imaginas África como un secarral, y lo que encontramos aquí más se parecía a nuestra Asturias que a lo que podamos imaginar de las planicies del Serengeti.

Ñus, cebras, antílopes de muchos tipos, difíciles a estas alturas del viaje de diferenciar, miles de animales por todos los costados… y los carroñeros que los acompañan. Por que sí, la gran migración no solo va de ñus y cebras, donde van ellos, van las águilas, los halcones, los buitres, las hienas... que se alimentan de lo que va muriendo en el camino.

Yo, que después de haber visto ya el Tarangire y de estar en el Lago Natrón pensaba que ya no podía ir a mejor. Llegamos al Serengeti y ¿qué nos encontramos?. A parte de una llanura que no se acababa nunca, miles y miles de ñus y de cebras a nuestro alrededor hasta más allá de lo que mis ojos alcanzaban a ver. Estar rodeados de animales en libertad, sintiéndome algo tan pequeño teniendo el privilegio de ver algo tan increíble. En este viaje, cuando pensaba que el día que acababa de vivir era imposible de superar, siempre llegaba el día siguiente para demostrarme que estaba equivocada y que aun podía dejarme sin palabras.

Ana, la benjamina del grupo
entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-21
entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-22
entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-23
entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-24
entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-25

Sorpresa al llegar al Kati Kati Camp.

Nos habíamos levantado a las 5:30 de la mañana. Llevábamos un día de lo más intenso. Muchos kilómetros, muchas vivencias y un guía que no había podido ni parar a comer. Estábamos deseando llegar a nuestro alojamiento para las dos noches que pasaríamos en Serengeti Mara. Habíamos escogido el Kati Kati Camp, un alojamiento estilo «aventura» similar a lo que habíamos llevado en nuestra ruta en el campamento móvil de Botswana. Nos parecía ideal para pasar estas dos noches en busca del cruce del Mara, ya que ellos mismos dicen que es lo más parecido a vivir la aventura como los primeros exploradores que llegaron a Tanzania, pero con más comodidades.

Llegando al Kati Kati Camp

La sorpresa fue cuando llegamos a la entrada del lodge. Era ya de noche cerrada. Nos sale a recibir un chico que se pone a hablar con nuestro guía. No entendemos nada, claro… Pero de repente, nuestro guía nos dice, que no hay alojamiento aquí para nosotros. Imaginaros la cara que se nos quedó. Somos 6 personas, que vamos a ocupar 3 de las 11 carpas que tiene el campamento, así que no le encontrábamos sentido a lo que acabábamos de escuchar. Rubén se baja del jeep, como representante de nuestro grupo. Habla con ellos y la verdad es que lo que pasa en África a veces no se llega a entender.

entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-27

El caso es que nos dicen que nos tenemos que ir a otro campamento. Bueno, es lo que queda, pero nos cabreamos infinitamente. Más que por nosotros, por nuestro grupo del que al final somos responsables, pero más que nada por nuestro guía, que llevaba muchas horas de conducción, sin comer, y ahora aún le quedaba media hora más hasta nuestro alojamiento definitivo.

Él con la sonrisa en la cara nos dice que no pasa nada, y nos repite lo que nos venía diciendo ya días atrás. Que ya dormirá y descansará cuando llegue a casa.

Bueno, el tema es que definitivamente nos vamos a otro lodge, sin saber muy bien qué ha pasado.

entrada-norte-de-serengeti-mara-safari-28

Noche en Mara Under Canvas.

Y lo que ha pasado no lo sabemos esta noche, pero si lo sabemos al día siguiente cuando nuestra agencia en Tanzania se pone en contacto con el lodge para saber pedir una explicación. Resulta que la empresa que gestiona estos alojamientos, Tanganika Wilderness Camp, decidió hacernos un «up grade», y pasar a nuestro grupo a un campamento superior: el Mara Under Canvas. Solo que se les olvidó avisar del cambio. Al final todo se solucionó con un par de botellas de vino, pero eso sería al día siguiente.

Llegamos muy cansados al Mara Under Canvas. Eran ya las 20:30 de la tarde. Así que experimentamos lo que es llegar a un campamento, sin prácticamente luz, sin saber lo que te puedes encontrar en el camino hacia tu tienda, y teniendo que depender de alguien hasta para ducharte. Y es que las duchas son las llamadas «ducha de cubo» que ya os imaginaréis por el nombre cual es su funcionamiento. Y si, eso es, un cubo, o más bien una gran bolsa colocada encima de la tienda, que con una manivela vas dejando, que por gravedad, caiga el agua. Pero para poder ducharte tiene que haber una persona que rellena el cubo.

Esto ocasionó en un grupo donde todos eran risas, unas carcajadas que seguramente se escuchasen al otro lado del río Mara. Porque en la oscuridad de la noche no lo sabíamos, pero teníamos el río justo enfrente. Desde nuestra tienda podías escuchar las risas sin fin de Ana y Carmen.

Con una ducha, y una buena cena en el restaurante, dimos por concluido uno de los días más largos de todo el viaje.

6:00 a.m. Suena el despertador.

descuento Mopane Game Safaris

Viaja con nosotros

Si quieres que te ayudemos a organizar un viaje igual a este o parecido, por libre o con agencia receptiva, o que simplemente te coticemos los hoteles que hayas elegido, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, haremos de tu sueño una realidad.

Callejeando por el Mundo es un blog de viajes propiedad de Viajes Callejeando por el Mundo, agencia con licencia AV-240-AS.

Escribe un comentario

He leído y acepto la Política de privacidad Detalle legal

Este sitio está protegido por el reCaptcha de Google y se aplica su Política de Privacidad y sus Términos de Servicio.