Parque Natural Erawan

Publicado en: Asia, Talandia | 20

Comenzaba un día que esperaba con impaciencia, llegar al Parque Natural de Erawan, con sus cascadas en siete niveles distribuidas a lo largo de 2 km de trayecto por el parque. Además, tendríamos que llegar al final del día a Ayutthaya (antigua capital del reino de Siam) para lo que necesitábamos buscar un medio de trasporte. En principio pretendíamos hacerlo en trasporte público pero… al final decidimos no hacerlo.

 

cascadas de erawan tailandia

Desayunamos en el mismo Guesthouse, en el Tara, a las 7 de la mañana. Si es que después dicen que viajar es un placer, pero también se sufre. Menudas horas. Unos yogures con muesli, cereales con leche y zumos constituyeron el energético desayuno que nos iba a venir de maravilla para la caminata que nos esperaba en el día de hoy.

 

Después de dejar las maletas a buen recaudo en el Tara B&B, salimos a la calle y al primer tuk tuk que pasó le paramos. Nos llevó hasta la parada del autobús que queda justo delante de la estación del tren por 60 bahts. En el camino negociamos un trasporte hacia Ayutthaya. La verdad es que teníamos pensado ir en trasporte público, pero si encontrábamos algo que nos pareciera económico para los cuatro en transporte privado, no dudaríamos en cogerlo. El tuktukero nos ofreció llevarnos por 800 bahts, y la verdad es que nos pareció bien, ya que las vans que salen al medio día  hacia Ayutthaya cuestan 400 bahts por persona. Además días antes de salir de viaje me habían comentado que hacer ese trayecto en coche privado les había costado 800 bahts, así que el precio estaba en la misma honda. Cerramos el trato con él y quedamos para las 4 de la tarde. Nuestra sorpresa llegó cuando el buen hombre debió de pensárselo mejor y regresó para decir que de 800 bahts nada, que eran 1800 y que le habíamos entendido mal. ¿Cómo? ¿Pero si cerramos el trato con números en la mano y todo? Bueno, al final, después de un momento tenso decidimos que el trato estaba totalmente roto y que ya nos la apañaríamos al regresar.

 

Al cabo de un rato pasó el autobús. Eran las 8 y poco de la mañana.

 

Consejo: Si no levantas la mano para que el autobús pare, este no para. Pero es fácil de reconocer, normalmente llevan escrito Erawan en la parte de delante, pero para que no haya ninguna duda, levantad la mano independientemente de que sea o no el que tenéis que coger.

 

tuk tuk kanchanaburi

 

El precio del trayecto Kanchanaburi – Erawan es de 50 bahts. Tardamos una hora y media en llegar que no se hizo nada largo, sobre todo por ir en un autobús que parecía un tenderete, allí donde mirabas te esperaba una sorpresa.

 

autobús kanchanaburi erawan

 

autobús kanchanaburi erawan 2

autobús kanchanaburi erawan 3

Al bajarnos del autobús nos fuimos directos a comprar víveres para la excursión. Sobre todo agua. El calor era ya insoportable y no eran ni las 10 de la mañana.

La entrada al parque cuesta el módico precio de 200 bahts por persona. Casi nada.

 

El trayecto comienza por un sendero muy acondicionado y sigue así hasta que llegamos a la primera cascada. Aquí es donde ya empezamos a notar que había bastante gente, pero era lo normal ya que era la más cercana a los bares y al camping, así que supusimos que más arriba la cosa mejoraría.

 

cascadas de erawan primeros niveles

Menudo baño que nos pegamos, y es que el color del agua invitaba a meterse.

 

El Parque consta de 7 niveles de cascadas y aunque habíamos leído que el trayecto no es fácil la verdad es que a nosotros no nos costó mucho subir. Es cierto que del camino cómodo se pasa a las escaleras, y desde ahí, cada vez, el terreno se vuelve más empinado y complicado. Pero quizá sea porque haces muchas paradas: paradas para sacar fotos, paradas para bañarte, paradas para admirar lo que tienes ante ti, que el camino se hace muy llevadero.

 

Para acceder a la siguiente parte del parque tienes que dejar una señal de 20 bahts por cada botella de bebida que quieras llevar. Esto es así para que no dejes la botella de plástico en el interior del parque. Al salir y presentar la botella te devuelven el dinero.

 

Además, el trayecto total no llega a 2 km. El parque se encuentra perfectamente señalizado, con lo que en todo momento sabrás en que nivel de cascadas estás y cuanto te falta para llegar al nivel siguiente. Si en algún momento quieres abandonar, ya sabes, media vuelta y para abajo.

 

cascada de erawan niveles inferiores

 

cascada de erawan tercer nivel

 

cascadas de erawan tailandia

 

cascadas de erawan

 

parque natural erawan tailandia

La verdad es que el paso por las distintas cascadas es divertido, y no solo por lo que te vas encontrando, por las distintas formas en las que cae el agua, sino porque en cada uno te encuentras con pececitos distintos, y algunos no son agradables. Se trata de los peces que te comen las pieles muertas. Nosotros lo probamos en Kuala Lumpur donde los peces eran pequeñitos y aun así mi trabajo me costó meter los pies. Pero aquí los peces eran del tamaño de las sardinas y los mordiscos no eran cosquilleos precisamente. Más de un grito se oía.

 

cascada de erawan tercer nivel

 

cascadas de erawan niveles superiores 2

 

cascadas de erawan niveles superiores

 

cascadas de erawan ultimos niveles

El parque me impresionó, por su belleza y por la cantidad de sitios tan espectaculares que no paras de sacar fotos. Al final, esos dos kilómetros los hicimos en 4 horas, así que calculad cuanto tiempo nos paramos en cada una, una eternidad.

 

bajada del último nivel de erawan

 

A las 2 en punto de tarde cogíamos el bus de vuelta y menos mal, porque según nos dijeron el siguiente era a las 4 y ese si que es el último que sale del parque.

 

Nos fuimos en autobús comiendo unas patatas fritas y unas galletas, que es lo que nos dio tiempo a comparar.

 

Al llegar a Kanchanaburi decidimos no ir en tuk tuk hasta el hotel, ya que el ir caminando nos permitiría ir negociando un trasporte para Ayutthaya. A estas alturas nos habíamos hecho cómodos y aunque creemos que nos hubiera dado tiempo a coger la combinación de dos autobuses para llegar a Ayutthaya, no queríamos arriesgarnos a llegar a Suphanburi y tener que negociar allí trasporte para Ayutthaya porque ya sería tarde y preferíamos hacerlo a la luz del día.

 

El problema que vimos y que se repitió a lo largo de todo el viaje es que, como nos veían que eramos 4  y que podíamos pagar más, el precio del trasporte no lo hacían por trayecto sino por persona. Ellos sabían que ir en la Van de las 2 de la tarde costaba 400 bahts, pues no te lo hacían por menos de 1600, que fue el precio más bajo que conseguimos. Al final nos pareció bien, porque por 400 bahts, que es lo que cuesta ir en Van, nosotros iríamos en un coche para nosotros solos y con aire acondicionado.

 

coche de kanchanaburi a ayutthaya

 

Aquí llego el momento trágico del viaje, cuando entre negociación y negociación dejé el bolso de la mochila medio abierto y no sabemos en que momento el cabezón de Pingus se cayó. Aquí llegó mi momento agobio. Deshice todo el camino desde el Tara hasta la estación de tren a todo correr. Mirando por las ventanas de las casas intentando distinguir si mi Pingus estaba allí, pero nada, no lo veía por ningún lado. Con el agobio y el calor llegué a notar que me mareaba. Pobre Pingus, cuanto recorrimos con él, cuanto mundo ha visto, lo rescato en Las Vegas y decide quedarse en Kanchanaburi. Al menos ha escogido un buen sitio para vivir. Rubén no para de decir que Pingus está intentando regresar pero es mucho trayecto y le va a costar.

 

Ultima foto que le sacamos a Pingus, allá donde estés, no nos olvides...
Ultima foto que le sacamos a Pingus, allá donde estés, no nos olvides…

Salimos dirección a Ayutthaya a las 4:30 de la tarde. Por el camino vamos leyendo las opiniones sobre el hotel al que nos dirigíamos, el Somjai Place del que ya os he hablado. Podéis leerlo aquí: Hoteles / Hostales en Tailandia. La verdad es que las opiniones nos empezaron a impresionar, no había ninguna buena y entre todo lo que se decía se comentaba que no tenía ni sábanas en la cama y que el personal del hotel era bastante desagradable. Cuando llegamos al hotel decidimos no quedarnos si no veíamos las cosas claras, así que mientras Tino y Paula se quedaban en el coche esperando un posible cambio de planes, Rubén y yo nos dirigimos al hotel. Nos pareció raro que la chica no quisiera enseñarnos las habitaciones así que le dijimos que o la veíamos o nos íbamos. Al final accedió y si bien es cierto que no había sábana en la cama al menos teníamos la sábana de abajo y una manta fina para taparnos.  Le dije a Rubén: “En peores plazas hemos toreado, nos quedamos”. Salimos a comunicar la noticia, hicimos el check-in y tras una buena ducha nos vamos a cenar.

No creímos que Ayutthaya nos fuera a sorprender tanto, pero para mal. Nos dio la sensación de ser una ciudad abandonada, vieja (que no antigua), solitaria, sin mucha luz y sin ningún sitio donde cenar, con bandas de perros callejeros que ya te avisan en el hotel que tengas cuidado con ellos. Deambulamos hasta que encontramos la señal del KFC, y su respuesta al hacer el pedido “No tenemos pollo” nos llamó bastante la atención. En fin, que continuamos con el periplo por la ciudad, pero eran las 9 de la noche y estaba casi todo cerrado. Conseguimos encontrar una pizzería que aunque estaban ya recogiendo nos pusieron dos pizzas medianas y 4 zumos de maracuyá que estaban de muerte, pero los zumos, las pizzas aunque ricas tenían un tamaño mínimo. Del tamaño de la palma de una mano.

 

Lo que no fue pequeño fue el precio: 554 bahts. (Hubo quien tuvo que pasar por un Seven Eleven a complementar la cena).

 

cena en ayutthaya

Al final nos vamos a dormir, con el estomago a medias, a las 11 de la noche. Al día siguiente nos toca la visita a la ciudad de Ayutthaya.

 

Gastos del día:

 

Desayuno: 70 bahts. (1.60 euros)
Transporte hasta la parada del autobús: 0.34 euros
Transporte hasta Erawan: 50 bahts (1.14 euros)
Aguas/zumos y demás en Erawan: 1.60 euros aproximadamente
Transporte de vuelta a Kanchanaburi: 50 bahts (1.14 euros)
Transporte a Ayutthaya: 400 bahts (9 euros)
Cena en Ayutthaya: 165 bahts (3.75 euros)

 

Total del día: 18.57 euros.

 

Si quieres que te presupuestemos un Viaje por Tailandia, por libre o con touroperador, y que te ayudemos a prepararlo, o simplemente cotizar los hoteles que hayas mirado, no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
.

Si quieres leer el diario completo de viaje: Viaje a Tailandia en 21 días.

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

20 Comentarios

  1. Verónica Paz
    | Responder

    Que maravilla de Cascadas! y que buen detalle lo de controlar las botellas de agua…es una buena idea la verdad.
    Lástima que Pingu haya decidido quedarse a disfrutar de ese lugar tan bonito…

    • Maria Garcia
      | Responder

      La verdad es que lo de las botellas nos sorprendió. Fue la primera vez que vimos esta inciativa y la verdad es que nos pareció estupenda. (Aunque para entenderlo nos costó un tiempo, por eso lo he puesto porque yo lo desconocía y no nos entendíamos con la de la taquilla).

  2. Javier y Deborah
    | Responder

    Que preciosas fotos!! Tendré que conocerlas algún día.
    Que pena el pobre Pingu, pero seguro que estará mas a gusto….
    Un abrazo desde Las Palmas

  3. Eli
    | Responder

    Hola María,

    Hace tiempo que sigo tu blog…. y la verdad que me ha servido de ayuda para planificar varios viajes! Y Tailanda es uno de esos destinos que tengo pendiente… Así que tomo nota de este post que no conocía estas cascadas, que son preciosas!

    Saludos,

    • Maria Garcia
      | Responder

      Pues Eli, la verdad es que el sitio es espectacular. Yo no las llevaba todas conmigo, con esto de perder dos días en ir a Kanchanaburi pero al final nos gustó muchísimo y no nos arrepentimos nada.

      Un saludo y gracias por el comentario (me alegra que mi blog te haya servido).

  4. M. Carmen Cruz
    | Responder

    Guauuu qué maravilla de cascadas!! Lástima que no tuviera tiempo para ir a verlas! Pero así tengo excusa para volver a Tailandia!!
    Qué pena lo de Pingus, pero no me extraña que quisiera quedarse allí, es un sitio espectacular!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Eso siempre pasa, M. Carmen, yo tengo muuuuchas excusas para volver, jeje.

      un beso.

  5. Caliope
    | Responder

    Ays pobre Pingus, aunque pensándolo bien no se ha quedado en mal sitio, estará disfrutando. Las cascadas preciosas y lo que me ha dado yuyu es lo de los peces mordedores; yo metí los pies en un sitio de esps donde son pequeños, pero si son más grandes creo que no me meto jaja.

    • Maria Garcia
      | Responder

      Lo de los peces no es para tanto, además yo iba moviendo las piernas para que no se me acercaran, pero desde luego los mordiscos se hacían notar. Imagina sacar una foto, Rubén encuadrando, y yo dando grititos para que acabara ya, que me tenía que mover, jeje.

  6. Aran BL
    | Responder

    Seguro que Pingus se está dando a la buena vida allí 🙂 Es una pena cuando pasan estas cositas pero mejor pensar eso 🙂 Me han encantado las cascadas, aunque yo no sé si sería capaz de bañarme con esos peces hambrientos de pieles muertas jejeje.

    Qué sitio más espectacular! Y lo de controlar las botellas es estupendo, así la gente no tira basura, deberían aprender en más sitios. Un abrazo!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Pobre Pingus, que pena. Cada vez que me acuerdo de él me da el bajón, pobre.

  7. Carmen O
    | Responder

    Yo si fuese Pingus también me hubiese quedado allí, que lugar mas maravilloso!
    Un saludo
    Carmen

    • Maria Garcia
      | Responder

      Bueno, al menos escogió un sitio más tranquilo que de donde procedía (Las Vegas). Seguro que tranquilo y cómodo está un rato.

      Un saludo.

  8. Ay, Pingus!! Artabria también te echa de menos. Seguro que te perdiste y no decidiste quedarte por voluntad propia en ese paraíso?

    Me encanta el parque, precioso!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Yo creo que decidió quedarse allí, pero bueno, Rubén sigue diciendo que volverá. (no se que pensar ).

      Un besito.

  9. Diario viaje Kiana
    | Responder

    El parque me ha parecido una pasada, las cascadas preciosas y no se ve mucha gente! Pingus se ha quedado para que tengáis excusa para volver a hacerle una visita! 😉

  10. mirili
    | Responder

    Un estupendo blog,me encanta.En un mes me voy para tailandia,echare un ojo por si veo a pingus.un beso

    • Maria Garcia
      | Responder

      Miriliiiiiiii!!!!! Síiiiiii, mira a ver si lo ves y dale recuerdos, porque traer no te lo vas a traer ya que menudo disgusto que se llevaría algún niño (o no, quien sabe). Ains, que envidia. Nosotros en un mes salimos para Filipinas así que coincidiremos por el mundo.

      Un beso.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.