Río Khwai, safari por la ribera del río (Botswana)

Publicado en: Africa, Botswana | 0

Antes de llegar al río Khwai no tenía ni idea de lo que me iba a encontrar. Si de Savuti o Moremí había leído bastante, del Río Khwai no tenía nada de información. Es más, ni siquiera miré cual era, ni como era, el lodge que nos esperaba para esta noche. Quería que al menos esta parte del viaje me sorprendiese, aunque finalmente me sorprendió todo el viaje. Y vaya si lo hizo. No tenía palabras para describir lo que tenía ante mis ojos. Hoy, con el paso del tiempo y con todo un poco más reposado, intentaré contar lo que supuso para mi la visita al río Khwai.

safari por la rivera del río khwai (17)

Nos despedíamos de Savuti. Tocaba cambiar de ubicación del campamento, abandonar el Parque Nacional Chobe y dirigirnos más al sur. Antes de llegar a Moremí, donde sería nuestra siguiente parada de 3 noches, pasaríamos una en un campamento fijo en el Rio Khwai, en un entorno ideal y privilegiado, y en un lodge que nos enamoró. Con esta noche dábamos tiempo al campamento a llegar a Moremi y prepararlo todo para nuestra llegada. Era un día que yo tenía clasificado como “de cambio”, “de traslado” por lo que haberlo vivido como lo vivimos, sin contar que fuese más que un día “de paso” hizo que el día fuese increíble.

 

Preparándonos para el cambio de campamento, nos vamos al Río Khwai.

 

Nos vamos de Savuti, así que a las 5 de la mañana, cuando nos llaman para acudir a desayunar y prepararnos para salir, sabíamos que debíamos de preparar las mochilas, dejarlas listas para no tener que tocarlas hasta llegar a Moremi. Es decir, nos íbamos al Río Khwai con lo justo para pasar ese día. Y no por nada, porque los guías nos iban a acompañar y los coches también, pero llevando lo justo para esa noche en una bolsa a parte, evitábamos que nos tuviesen que volver a bajar del coche todo el equipaje. Así ahorramos tiempo y trabajo a los guías.

Nosotros ya habíamos medio preparado la mochila la noche antes, así que cuando salimos a desayunar, ya las dejamos en el exterior, de forma que mientras desayunábamos pudiesen ir cargando el equipaje en los coches.

Esta mañana tocaba relatar todo lo acontecido durante la noche. El día anterior nos habíamos acostado con los rugidos del león en el exterior y hoy había que hablar de ello. Silvia, que dormía sola, fue la que esta vez tuvo más que contar. No solo pasaba la noche sola sino que su tienda, y la de Rosi, eran las que quedaban más cerca de donde en teoría estaba el león. Así que ella fue la que contó como pasó la noche, sintiendo pisadas en el exterior de la tienda y muerta de miedo. Yo por mi parte no me lo quiero ni imaginar. Menos mal que yo duermo profundamente y desde que me duermo no hay mucho que haga que me despierte.

Pero yo no había sido la única que escuché, y vi, al poco después de acostarme, como un coche llegó o salió del campamento. Los guías por su parte, solo se reían y negaban todo. Creo que no querían provocar más miedo. Pero sinceramente, estas cosas son las que más sensaciones causan y los motivos para realizar un safari como este.

El día de hoy pese a que yo pensaba que iba a ser de tránsito, lo cierto es que nunca más lejos de la realidad. Salimos de Savuti haciendo un safari y llegamos a comer a un entorno precioso en el Río Khwai, donde nos encontramos un paisaje tan distinto y tan bonito que me quedé impresionada. Pero eso será más adelante. Todavía quedaba mucha mañana y muchas emociones antes de llegar a allí.

 

Las Jirafas.

 

Cada mañana, en nuestro camino en busca de animales, las veíamos a ellas, las jirafas y esta vez nos paramos un buen rato a contemplarlas. Es cierto que esta mañana, bajo la luz del amanecer, estaban especialmente bonitas. Esa luz les hacía adquirir una tonalidad anaranjada y maravillosa. Además, hoy encontramos más jirafas que nunca, y por eso decidimos parar.

saliendo de savuti a rio khwai (1)

saliendo de savuti a rio khwai (2)

saliendo de savuti a rio khwai (4)

saliendo de savuti a rio khwai (5)

Teníamos un trayecto largo hasta el río Khwai, pero fuimos haciendo el trayecto en safari, con lo que aunque el tiempo invertido es mucho mayor, pero se pasa mucho más rápido si vamos visualizando animales. Muchos animales.

 

Los perros salvajes.

 

Pero la gran sorpresa del día fue encontrar una manada de perros salvajes en el medio del camino. Esta mañana estaban más activos y entraban y salían de los matorrales sin parar. Algunos se mantenían tumbados en el camino pero en general estaban bastante más activos. Pensar que los licaones, o perros salvajes endémicos del áfrica subsahariana, que están en peligro de extinción, y que en lo que llevábamos de viaje ya los habíamos visto 3 veces, parecía todo un sueño. Había llegado a este viaje casi con la certeza de que no veríamos ninguno, y ya habíamos visto 3 camadas.

saliendo de savuti a rio khwai (6)

saliendo de savuti a rio khwai (7)

saliendo de savuti a rio khwai (8)

safari por la ribera del río khwai botswana (1)

El viaje estaba siendo de 10 y todavía estábamos en el ecuador del mismo ¿que nos podría aportar el Río Khwai o Moremi distinto, que no nos hubiese aportado ya los 3 días, ahora ya 4, que llevábamos en el interior de los parques?

saliendo de savuti a rio khwai (9)
Nuestras compañeras en observación

saliendo de savuti a rio khwai (11)

El intento de caza de unas leonas.

 

Continuamos el trayecto y allí, subidos en un pequeño montículo en medio de tanta llanura cobriza, de tanta sabana, había un grupo de cachorros de león protegidos por una leona. Les vemos inquietos. Se levantan mucho. Y miran, siempre en la misa dirección.

saliendo de savuti a rio khwai (10)
Moshé observando

saliendo de savuti a rio khwai (13)

saliendo de savuti a rio khwai (14)

saliendo de savuti a rio khwai (15)
El rey león

No sabemos que pasa, pero algo están mirando.

Moshé nos comenta que a lo lejos (aún no me explico como hacen para verlos) hay más leonas. Se preparan para cazar.

saliendo de savuti a rio khwai (17)

saliendo de savuti a rio khwai (18)

saliendo de savuti a rio khwai (19)

No podemos interceder en la naturaleza. Todos estos viajes se basan en el turismo responsable y en intentar pasar desapercibidos, que no lo conseguiremos, pero al menos no meter la mano en nada e intentar no meternos en ninguna escena y cambiar el rumbo de lo que debe ser. Así que lo principal es mantenernos en la distancia. Para eso no queda otra que sacar los prismáticos. Es hora de intentar ver, allá a lo lejos que es lo que está pasando.

saliendo de savuti a rio khwai (20)

saliendo de savuti a rio khwai (21)

saliendo de savuti a rio khwai (22)

Los leones pequeños se ponen en marcha. Se bajan del montículo y comienzan a seguir a la leona en dirección a donde se encuentran las otras leonas en posición de caza. Les seguimos, despacio. Mantenemos la distancia. Se paran y se quedan tumbados entre la hierba. Si no fuese porque les íbamos siguiendo sería difícil, al menos para nuestros ojos, distinguir que estaban allí.

saliendo de savuti a rio khwai (23)

saliendo de savuti a rio khwai (24)

saliendo de savuti a rio khwai (25)

saliendo de savuti a rio khwai (26)

Volvemos a parar y nos mantenemos distantes. A lo lejos varias leonas van rodeando a una presa. Dos se sitúan tras un matorral. Dejamos de verles. La otra está un poco más apartada. Le vemos pero muy difícilmente. Más bien les intuimos. En un momento dado comienzan a correr. Es un momento tenso, apasionado, las respiraciones se cortan… no sabemos que va a pasar. Pero algo que no conseguimos saber que fue hace que todo se paralice. La caza no se cumple. Esperamos un rato y parece que las leonas se han rendido. No lo vuelven a intentar. Han ahuyentado a las presas y ahora descansan a la sombra de un matorral.

saliendo de savuti a rio khwai (28)

saliendo de savuti a rio khwai (29)

Moshé nos dice que ya no ocurrirá nada, no por ahora, y tenemos que continuar el viaje. La verdad es que cuando uno va de safari piensa en cómo será una cacería, es algo que piensas que puede ocurrir, que no suele ser habitual, y estar tan a punto de ver una nos ha dejado impactados. Casi no nos lo podemos creer. Bea sigue diciendo que este será nuestro viaje, que ella está segura de que veremos una cacería y que ya hemos estado a punto de hacerlo.

Después de este momento de tanta intensidad, hicimos una pequeña parada para el café, estirar las piernas y sacar unas fotos en los parajes de Savuti. Será la última vez que nuestros pies pisarán estas tierras. Estamos ya ansiosos por llegar a nuestro siguiente destino. El río Khwai nos espera.

 

El león de Savuti

 

Pero Savuti todavía nos tenía una sorpresa y en el camino ya de salida nos encontramos con un gran león, que allí estaba, para despedirnos. Estos tres días en Savuti nos habían parecido increíbles e insuperables, y nos íbamos con algo de pena ¿qué nos depararía el río Khwai? ¿Qué nos esperaba en Moremi? Yo creo que nada podría ya superar lo que habíamos vivido estos días en Savuti.

saliendo de savuti a rio khwai (30)

saliendo de savuti a rio khwai (31)

La llegada al río Khwai.

 

Tocaban unas horas de trayecto hasta la salida del Parque Nacional Chobe, momentos que se hicieron llevaderos porque el paisaje invita a mirar, observar elefantes sobre todo, cebras y jirafas… Abandonamos el parque por Mababe Gate, donde hicimos otra parada para estirar las piernas mientras nuestros guías hacían los trámites de salida del parque.

saliendo de savuti a rio khwai (32)

Aquí comienza directamente a cambiar el panorama. Según nos dirigimos hacia el sur el paisaje va cambiando por momentos. Cada vez se ve más verde. Esos paisajes totalmente secos, quemados, incluso destrozados por la sequía, poco a poco se van haciendo a la vida. El verde vuelve a salir. Se nota que nos acercamos al famoso Delta del Okavango y la naturaleza empieza a revivir.

safari por la rivera del río khwai (16)

Comiendo en un entorno único, el del río Khwai.

 

El río Khwai está en uno de los ramales del Delta del Okavango y en el inicio de lo que podría llamarse la reserva de Moremí. Así que era evidente que el agua fluía en esta zona y que el verde era cada vez más intenso.

Y la llegada al Río Khwai fue maravillosa. Un paisaje completamente distinto a Savuti. La mezcla de colores que encontramos al llegar al río fueron increíbles. El azul del cielo contrastando con el verde intenso que había en la ribera del río, zonas más secas y tostadas, árboles ahora con más hojas y más vida, … y por supuesto, todo lleno de animales.

safari por la rivera del río khwai (1)

safari por la rivera del río khwai (3)

Hicimos una pequeña parada en la ribera del río, y no sabéis lo maravilloso que es poder comer en un entorno así. No hay nada comparable, ni ningún restaurante con estrellas, que se pueda comparar a comer, unas zancas de pollo frito, mientras ves como los elefantes se bañan, o como los hipopótamos descansan entre el agua y la hierba alta.

safari por la ribera del río khwai botswana (2)

safari por la ribera del río khwai botswana (3)

safari por la ribera del río khwai botswana (4)

safari por la rivera del río khwai (10)

safari por la rivera del río khwai (13)

Y es que esos hipopótamos ni siquiera los veíamos. Sigo maravillándome con la vista que tiene esta gente. Cuando nos dicen… “allí donde están los hipopótamos”….¡Hipopótamos! ¿Qué hipopótamos? Nosotros con el zoom de la cámara, con los binoculares, y nada…. no había forma de saber donde estaban los hipopótamos. Hasta que nos damos cuenta, tras muchos intentos, que están entre el agua y la hierba alta, donde solo se les veían los lomos. Increíble la vista que tiene esta gente.

En aquel entorno desplegamos la mesa y sacamos la comida. Y allí comimos y pasamos unas horas disfrutando de las vistas, de las maravillosas vistas.

 

El safari de la tarde por la ribera del río Khwai.

 

El paseo por la Ribera del río Khwai fue increíble. Lleno de elefantes, de gacelas, de cocodrilos, de hipopótamos… y todo en aquel entorno tan verde y tan increíble. Os dejo unas maravillosas imágenes de estos momentos únicos vividos en el entorno del Río Khwai.

safari por la rivera del río khwai (5)

safari por la rivera del río khwai (7)

safari por la rivera del río khwai (16)

 

Pero también notamos algo. Según nos íbamos hacia el sur, el nivel de agresividad de los elefantes iba en aumento. Varias fueron las veces en las que algún elefante amenazó con atacarnos. Y menos mal que todo se quedó en eso, en una amenaza sin más. Según Moshé es imposible que nos lleguen a hacer nada, mientras nosotros no les hagamos nada a ellos y  mientras sepamos donde nos debemos situar.

safari por la rivera del río khwai (19)

safari por la rivera del río khwai (20)

safari por la rivera del río khwai (21)

safari por la rivera del río khwai (23)

safari por la rivera del río khwai (24)

Tras este precioso paseo por la Ribera del Río Khwai, pusimos rumbo a nuestro alojamiento para el día de hoy, el Mogotlho Tended Camp, del que no sabía nada ni nada había mirado. Era el único punto de viaje que había dejado para al sorpresa. Y vaya si me sorprendió.

 

¿Y el leopardo de hoy?

 

Llevábamos varios de días de viaje y habíamos visto una media de un leopardo al día. ¿Y dónde estaba el leopardo de hoy?

Íbamos camino de nuestro alojamiento de hoy, y de repente… frenazo en seco. Parada en medio del camino. Y vuelta a atrás. Por la emisora nos avisa Elliot de que Rosi ha visto en un árbol, ¡Un leopardo!. Así que damos media vuelta y vamos al punto donde nos esperan nuestros compañeros. Efectivamente, en medio de un árbol en forma de V, allí estaba nuestro leopardo de hoy. Con la luz cayendo, y esos reflejos del atardecer, los colores del leopardo eran todavía más maravillosas. Además, estábamos en un entorno tan verde, con tanto color, que fue auténticamente maravilloso. Al leopardo se le veía agitado, sediento, tal vez. Así que no fue muy sorprendente que en un momento dado, se pusiese a caminar, y fuese hacia el río, a beber.

safari por la rivera del río khwai (26)

safari por la rivera del río khwai (28)

safari por la rivera del río khwai (30)

Que paisaje tan bonito. Un elefante, un leopardo, un entorno verde, con agua, maravilloso. No os podéis imaginar lo que se siente y se percibe en estos momentos, y se te pasa por la cabeza que este es el mejor viaje, el más maravilloso de todos los que hemos hecho hasta la fecha. Y sí, el viaje a Kenia y Tanzania fue increíble, pero esto superaba todas las expectativas, superaba con creces aquel viaje que habíamos hecho, ni dos años antes. Y eso que todavía nos faltaba una parte importante del viaje.

safari por la rivera del río khwai (31)

safari por la rivera del río khwai (34)

100 fotos. No, no, 100 fotos no. 1000 fotos. Estas me parecen muchas, pero así, como frase hecha diré, que le saque mil fotos a este leopardo. Que bonito, con esta luz, con este entorno, increíble. Os lo digo de verdad. Fue una de las imágenes más bonitas de este viaje, y mira que hubo imágenes, pero creo que este momento fue muy especial para mi. ¿Sabéis lo que es empezar el día de hoy creyendo que el día es un mero trámite, que es un día de traslado sin más, y finalmente haber vivido un día así de intenso, de emotivo y de bonito? No podía acabar mejor el día, bueno, el safari de hoy que de esta manera.

Y todavía nos quedaba otra vez, estar metidos entre los elefantes, hubo un momento en el que estábamos totalmente rodeados de elefantes. Los había por todos los lados. Nadie hablaba, todo el mundo sonreía, con emoción en sus caras.

safari por la rivera del río khwai (36)

safari por la rivera del río khwai (37)

safari por la rivera del río khwai (40)

safari por la rivera del río khwai (41)

El Mogotlho Tended Camp.

 

¿Y qué decir del Mogotlho Tended Camp? Pues que me llevé la sorpresa del viaje. Creía que hoy íbamos a dormir en un sito cutre, al lado del río, sin mucho más que comentar y la sorpresa fue mayúscula. Es cierto que hemos estado en Tended Camp mejores, como aquel en Masai Mara, pero he de decir, que el entorno en el que estábamos y el saber donde estábamos y que no hay muchos lugares económicos donde dormir aquí, a mi, este sitio me pareció un lujo. El hotel es precioso en sí, las tiendas son increíbles, grandes, espaciosas (con agua corriente, que no sabéis lo que se agradece una ducha con agua corriente después de tantos días en el interior del parque). Y hecho, como bien marcan las normas del país, realizados de manera sostenible. Y nos costa que todos son así. Y este es maravilloso, y no me quiero ni imaginar como serán esos hoteles de lujo que se encuentran en sitios recónditos y escondidos del Delta del Okavango a los que solo se puede acceder en avioneta. Algún día, quiero ir a uno de estos hoteles, pero no se si la economía me lo permitirá.

safari por la ribera del río khwai botswana (5)

safari por la ribera del río khwai botswana (9)

Distribuimos las habitaciones. Esta noche sólo íbamos a estar nosotros 12 alojados en él (y el equipo: Moshé, Elliot y Edwin) así que teníamos el hotel para nosotros solos. Y fue todo un lujo.

Nada más acceder al hall del hotel, todo totalmente abierto, me quedé con la boca abierta y fui corriendo hacia la zona posterior desde donde había unas vistas increíbles del río. ¡Qué bien íbamos a estar aquí!

Hicimos uso de las habitaciones pero yo lo que quería era volver hacia la zona común. Nos avisaron de que era muy importante de que a partir del atardecer, nadie fuese solo hacia sus tiendas. Siempre tendríamos que ir acompañados. Al llegar al mirador del hotel nos dimos cuenta del porqué.

safari por la ribera del río khwai botswana (6)

safari por la ribera del río khwai botswana (7)

Escuchamos ruidos entre los matorrales y de repente, de entre la zona de las tiendas de campaña sale un hipopótamo y se mete al agua. Mi reacción fue de señalar con el dedo hacia el Hipopótamo y ni una palabra pude decir. El hipo se metió en el agua y poco a poco se fue dejando ir río abajo. Increíble, pero cierto.

Pedimos unas cervezas. Nos sentamos a contemplar las vistas disfrutando de la compañía y del paisaje, y como no, de la conversación de Moshé, que a estas horas ya nos acompañaba, viendo el atardecer, con una cerveza en la mano.

safari por la ribera del río khwai botswana (8)

Así terminamos el día. Cenamos y regresamos a la zona común donde estuvimos de conversación hasta que llegó el momento de que nos acompañasen a las tiendas. Decidimos irnos todos a la vez, para dejar que el resto del equipo se fuese a descansar. Todavía nos quedaban muchos días de safari y era necesario descansar bien.

 

Este es un viaje de Mopane Game Safaris. Un viaje auténtico, de aventura, un viaje increíble y un viaje que te marcará para siempre. Recuerda, que si reservas el viaje a través de nuestra agencia te llevarás totalmente gratis, el sobrevuelo en avioneta por el Delta del Okavango y nosotros cargamos con los gastos de transferencia a Botswana. 

info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
.

 

Si quieres leer el diario completo de viaje: Botswana y Victoria Falls en 14 días.

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario