Ruta por los Paises Cataros. Día 2.

Publicado en: Sin categoría | 5
Viernes, 6 de Abril de 2012
Este día iba a ser muy ajetreado. Teníamos una ruta planificada con bastantes cosas que ver pero también teníamos intención de ver lo que pudiéramos, sin estrés, sin complicaciones. 
Esta era nuestra ruta planificada para el día:

Madrugamos y nos dirigimos, sin desayunar, a Lagrasse con intención de parar a desayunar aquí. En un principio este punto lo habíamos eliminado del planning pero dado que teníamos que desayunar pues la decisión creemos que fue acertada y desayunaríamos en Lagrasse. 

La carretera que nos llevó hasta aquí ya dejaba intuir lo que nos esperaba en este viaje. Carreteras con curvas, con un paisaje dificil de describir, lleno de pueblos con encanto, lleno de viñedos, de paisajes verdes y amarillos, de montañas… todo ello mezclado para dar lugar a la hermosa campiña francesa. 
Llegamos a Lagrasse y la imagen que tengo grabada en la retina es de un pueblo maravilloso, asentado en la ribera de un río y lleno de detalles medievales, un puente con unas vistas magnificas del pueblo y al otro lado la abadía de Lagrasse.

Al bajarnos del coche y al empezar a pasear se nos olvidó el desayuno y solo cuando llegó el momento de marchar nos dimos cuenta que no habíamos desayunado. Buscamos un sitio al lado de la carretera y allí tomamos nuestro primer desayuno francés: tostadas (de pan de baguette) con mantequilla y mermelada, café con leche y zumo de naranja (4.80 euros cada desayuno). La verdad es que el desayuno era abundante.
Salimos de Lagrasse con muy buen sabor de boca. Nuestra primera visita a la zona nos había encantado y aventurábamos a pensar que esto iba a ir a más. No nos equivocábamos. 
Siguiente destino: Castillo de Villerouge-Termenés. Hace muy poquito que fue reconstruido y está como nuevo. Eso si, de todos los castillos en los que hemos entrado quizá este es el que menos merece la pena. Pese a su gran reconstrucción y estar como nuevo no tiene mucho que ver salvo la audio guía que te dan que… acabé desconectando. 

El castillo de Villerouge-Termenés, del siglo XIII, se alza en medio del pueblo de Villerouge-Termenés, por lo que su acceso es perfecto, por medio de una rampa en la parte norte, que conduce a una puerta fortificada. 
De aquí nos vamos hacia el Castillo de Termés al que no teníamos intención de ir pero decidimos acercarnos al menos para contemplar las vistas desde la colina que hay enfrente. 
Aquí nos surge un problema: vemos que las carreteras son complicadillas y que invertimos más tiempo del que pensábamos. La zona nos está gustando demasiado, lo estamos disfrutando tanto que el tiempo se nos va de las manos y por otro lado vemos que los horarios de apertura son muy reducidos. La mayoría de los castillos cierran muy temprano así que vemos que vamos a tener que renunciar a algo y en este caso nos decantamos por renunciar al Castillo de Aguilar
Así que desde Termés nos fuimos directamente hacia el Castillo de Peyrepertuse y hacia el de Queríbús que están muy cerca uno de otro. La carretera que une Termés con Peyrepertuse es una carretera panorámica muy bonita. Vas viendo todos esos pueblos, enmarcados con los Pirineos al fondo y tanto verde y tanto ambiente medieval. 
Llegamos al Castillo de Peyrepertuse, sacamos la entrada y emprendemos el ascenso, que como en muchos de los castillos es empinado y costoso, sobre todo si hace calor. 

Desde este castillo se divisa a lo lejos el Castillo de Queribús.
Las vistas desde el Castillos son impresionantes y  el castillo fue uno de los que más me gustó. 
 Camino de ascenso

Siguiente destino: Castillo de Queribús. Por el camino este pueblo:
Y estas vistas.
A este castillo ya no llegamos a entrar. Eran las 5 de la tarde, había cerrado. Pero al menos pudimos estar a sus pies.
El tiempo nos estaba acompañando. Las previsiones para todo el fin de semana eran malísimos, no dejaba de dar lluvia y lluvia y sin embargo ya veis el sol que teníamos. Eso si, hacía frío, sobre todo cuando empezábamos a ascender hacia los castillos donde el viento hacía notar aún más el frío que hacía. Antes de ir había leído mucho sobre que en el Castillo de Queribús siempre hacía viento y que había que tener mucho cuidado con las gafas de sol, gorras y demás porque volaban. Y solo puedo decir que el viento era impresionante. 
Sacamos unas fotos y decidimos que era hora de regresar ya que los castillos empezaban a estar cerrados. Pensamos que por si al día siguiente no podíamos acercarnos a verlo debíamos por lo menos acercarnos hasta el Castillo de Puilaurens. Al menos teníamos que ver el entorno en el que estaba. Así que hacia allí nos fuimos dejando en el camino las Gargantas de Galamús para otra ocasión.
Como no teníamos intención ya de mano de entrar en el Castillo de Arqués decidimos acercarnos de camino a  Carcasona. Como veis este castillo también está en perfecto estado y después de ver el resto de los castillos entenderéis porque estos me llaman menos la atención. A mi me gustan mucho más los castillos ubicados en zonas escarpadas, donde parece imposible que se pueda construir nada. 
Ahora si nos vamos directos a Carcasona, donde nos esperaba una cena tempranera. No habíamos comido. Bueno, eso no es exacto porque llevábamos “víveres” en el coche que íbamos comiendo entre Castillo y Castillo ya que no podíamos perder mucho tiempo parándonos. Como os he dicho los castillos cierran temprano.
Volvemos a dar un paseo por el pueblo, cenamos y nos fuimos a dormir que el día había sido intenso y el siguiente lo esperábamos igual de interesante e intenso. 

Empezaba a llover y tras buscar y rebuscar, no nos decidíamos donde cenar así que entramos en el primer restaurante que vimos. No recuerdo el nombre y cenamos; Rubén una tortilla y entrecot (por variar) y yo una ensalada con queso de cabra y pato (por variar también), que con el postre y el vino sumaron unos 46 euros.

RUTA POR LOS PAISES CATAROS. (Semana Santa de 2012)
          Día 1. El viaje y llegada a Carcasona.
          Día 2. Primer intento de conquista Cátara.
          Día 3. En busca del Santo Grial y nos quedamos a las puertas.
          Día 4. Un día de regalo.

____________________________________________

Lagrasse, de Madaboutravel.
El retorno del rey a los Castillos Cataros, de Una idea un viaje.

mopane game safaris oferta de viaje gratis delta del okavang iati seguros callejeando por el mundo

5 Comentarios

  1. MARDANI
    | Responder

    Te gustan los castillo como a mi, te aconsejo que en una de las vacaciones te hagas la ruta de los castillo por Alemania. Son una autentica pasada y en unos parajes impresionantes y casi todos bastante bien conservados.
    También Escocia e Irlanda es una pasada , pero la conservación de muchos de ellos dejan algo que desear.

  2. Cool
    | Responder

    Te está quedando genial, las fotos son chulísimas.
    Un besico,

  3. Maria Garcia
    | Responder

    Muchas gracias chicas, así da gusto.

    Marta: Si, me encatan los castillos y lo que me comentas de Alemania y de Escocia ya lo tenía mirado y la verdad es que si, me llama mucho la atención. También tengo mirado el Valle del Loira, en fin… que mirar miramos mucho, no?

    Monica: me alegro que te gusten las fotos. Me he dado cuenta que en algunas pantallas se ven un pelín oscuras.

    Vuelvo a deciros que muchas gracias por seguirme.

  4. Cristina
    | Responder

    Hola,
    Qué bonito se ve todo! En agosto estamos preparando un viaje por el sur de Francia, 1 semana en el Perigord Noir y 5 días por Carcassone y los castillos cátaros.
    Vamos con dos niños pequeños, que no son demasiado amantes del coche…
    Me gustaría preguntarte algunas cosas:
    -Ves muy palizón hacer en 1 día desde Carcassone el recorrido Castillo Queribus-Castillo Peyrepertuse?
    Cuanto se tarda a subir a los castillos caminando?
    -Veo que el Castillo de Lastours hay una buena caminata, es una hora y media de subida?
    Si tuvieras que escoger alguna de las dos alternativas cual me recomiendas?
    Muchas gracias

    • Maria Garcia
      | Responder

      Yo creo que puedes hacerlo perfectamente con los niños, además lo pasarán en grande porque son castillos muy chulos y les puedes ir contando historias sobre ellos, que así los niños lo viven de otra manera y se meten en el papel de los caballeros y las princesas.
      No te se decir el tiempo que se tarda en subir a los castillos pero no mucho, son todos bastante llevaderos. Y todos los castillos son preciosos así que escojas el que escojas estarán genial, ya verás. Eso sí, lleva en el coche cosas para comer porque lo que sí vimos es que cierran muy pronto así que hay que comer en el coche y por el camino para no perder mucho tiempo.
      Espero que lo disfrutes mucho.

      Un saluod.

Dejar un comentario