Ruta por los Paises Cataros. Día 3.

Publicado en: Sin categoría | 0
Sábado, 7 de Abril de 2012.
Esta fue la planificación que realizamos para este día justo antes de salir.
Empezamos el día desayunando en Mirepoix. Este era un punto que teníamos en el planning pero que inicialmente no era necesario parar, pero tal cual habíamos hecho el día anterior decidimos parar aquí y desayunar y fue un acierto totalmente. Aparcamos muy cerca de la entrada a la Bastide de Mirepix. El centro medieval de Mirepoix es totalmente distinto a cualquier otro sitio en el que hubiera estado hasta ahora. No puedo poner ni un solo ejemplo que se asemeje a la maravilla que encontramos tras esa muralla. Un pueblo totalmente medieval, perfectamente conservado. Solo hace falta unas fotos para ver la belleza que tiene.

En una cafetería de la misma plaza tomamos el mejor desayuno del viaje. Una baguette para cada uno partida a la mitad con mermelada y mantequilla, un croasant, un zumo de naranja natural y un café con leche mediano. Todo por 5.5 euros. 
Tras el copioso desayuno dimos un paseo por la zona. Había un mercado medieval de los que me encantan. El ambiente era muy bueno y según nos comentaron ese día por la noche había fiesta así que el ambiente era ideal. 
Salimos de Mirepoix en dirección a Foix. El castillo de Foix parece que está suspendido encima de los edificios. Es un pueblo singular.

Se dice y se comenta que en el Castillo de Foix es donde se encuentra escondido el Santo Grial. Bueno pues no pudimos ir en su búsqueda porque sucede que este castillo abre unas dos horas por la mañana y otras dos horas por la tarde y cuando llegamos a la puerta nos la cerraron en las narices. Así que con mucha pena seguimos hacia nuestro próximo destino, el Castillo de Montsegur
Este castillo me encantó, y no por el castillo en sí que tiene poco que ver, pero las vistas desde allí son impresionantes. Mirad esta foto:
¿veis el castillo ahí arriba? bueno pues desde donde está sacada la foto, hasta donde está el castillo hay que hacerlo a patita. Así que ale!!, con paciencia, pasito a paso y hasta arriba. 
Y por cierto, el pago de la entrada se encuentra a mitad de camino y una vez allí como para decidir dar la vuelta. 
Subida al castillo.

Las vistas son maravillosas. Me encantó, la subida y las vistas.
De aquí nos vamos al Castillo de Puivert. Las carreteras entre los castillos son maravillosas, llenas de curvas y de paisajes de infarto.
Este es otro castillo en buena conservación y otro al que no entramos. Me llaman más la atención los castillos que están menos accesibles. Este Castillo se encuentra a las afueras del pueblo de Quillán y si bien se llega muy fácil a pie el acceso con el coche hasta el aparcamiento deja mucho que desear. 
Ahora si, decidimos que como no es muy tarde, serán como las  4 de la tarde o así, pues tenemos tiempo para volver a la espinita que teníamos clavada del día anterior. Volvemos al Castillo de Puilaurens y esta vez si que entramos. Otra subida de infarto y otras imágenes que nos dejan sin palabras. La verdad que no me arrepiento para nada de haber vuelto a visitarlo. El castillo me encantó y fue uno de los que más me gustó.
La subida

La carretera que une el pueblo de Quillán con el castillo de Puilaurens no tiene desperdicio. Es una carreta escavada por la roca y a pie del río. Es similar a muchas de las rutas de Asturias, similar a la ruta del Alba pero en lugar de hacerla a pie vas en coche. No tengo fotos. Creo que iba con la boca abierta y eso que recorrimos la carretera dos veces.
De camino a Carcasona decidimos parar en el pueblo de Alet Les Bains que ya le habíamos echado el ojo el día anterior desde la carretera y nos parecía que debía de ser muy bonito y así fue. El pueblo es maravilloso y totalmente medieval y tiene unas ruinas de una abadía.

De aquí nos vamos hasta Saint Hilarie con una abadía cuya entrada al claustro es gratuita y además abre hasta tarde. 

Ahora si, nos vamos de vuelta a Carcasona. Nos duchamos, nos preparamos y nos vamos a cenar. Cenamos en un restaurante cuya entrada nos había llamado la atención el día anterior. La verdad es que cenamos bien, a mi la comida me gustó mucho y tanto el entrecot como el pato estaba hecho a la brasa. El sabor era muy bueno y las patatas eran hechas también así pero… el sitio dejaba un poco que desear. Estábamos además sentados al lado de un gitano francés (según nos dijo él), casado con una española, por ello sabía español, y estaba tocando la guitarra y cantando (canciones en español). Bueno,pues ¿os imagináis porque sabemos tanto de él? pues porque cuando no nos estaba aturdiendo con la música (parecía que estábamos cenando con él por la cercanía) estaba contándonos su vida. Vamos que la cena fue con él. 
El sito se llama:
Tras esto un paseo y a dormir.

RUTA POR LOS PAISES CATAROS. (Semana Santa de 2012)
          Día 1. El viaje y llegada a Carcasona.
          Día 2. Primer intento de conquista Cátara.
          Día 3. En busca del Santo Grial y nos quedamos a las puertas.
          Día 4. Un día de regalo.
  iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario