Ruta por los Paises Cataros. Dia 4.

Publicado en: Sin categoría | 2
Domingo, 8 de Abril de 2012
Me pasé toda la noche despertando cada poco y escuchando como caía el agua y como pegaba contra la ventana. De cuando en cuando se levantaba un vendabal que parecía que el mundo se iba a caer. No hay mejor sensación que estar medio dormido y oir caer el agua en la calle y pensar que no tienes porque levantarte. Empecé a pensar que con la que estaba cayendo era mejor anular todo lo que teníamos previsto para ese día y aprovecharlo para descansar que buena falta nos hacía. “No hay mal que por bien no venga” dice el refrán. Así que me acurruqué y seguí dormitando. A las diez de la mañana me levanto y me asomo a la ventana. Había dejado de llover pero las nubes del cielo no eran una buena señal. Aún así nos levantamos dispuesto a salir a desayunar y al menos dar una vuelta por Carcasone. 
Llegamos a la Cité y seguía sin llover así que después de desayunar (cariiiiisimo, un gofre y un café por unos 6 euros) nos acercamos hasta el Castillo y con mucha paciencia nos pusimos a la cola. No se el tiempo que pasamos en ella. Había una cantidad de gente impresionante. Claro, Domingo y en Semana Santa. Cuando por fin conseguimos las entradas (8 euros cada uno, casi nada) empezaba a llover así que nos fuimos a la parte del castillo que es una especie de museo. Estuvimos un rato y cuando paró de llover salimos al exterior. 

Es bonito, pero la verdad es que no merece mucho la pena. El día anterior habíamos estado viendo una representación con luces y demás que hacían dentro del castillo con lo que permitían la entrada hasta el patio interior. La verdad que con eso a mi me hubiera bastado porque el castillo en si pues no me pareció que tuviera mucho que ver. Bueno, también contribuye el frío que pasamos. Eso hizo que la visita desluciera bastante. 

En cuanto vimos todos los pasajes del Castillo salimos al exterior. Estábamos más que congelados pero aún así y como no llovía decidimos acercarnos hacia algún otro castillo de la parte Norte y así ver lo que pudiéramos.
Nos encaminamos hacia el Castillo de Saisacs. Este castillo se encuentra situado en un barranco y hay un mirador desde el que se tenemos una buena vista. El mirador está justo al llegar al pueblo. Decimos aparcar y dar un paseo. La verdad es que este, como todos los pueblos de la zona, son una maravilla.

El cielo empezaba a tener claros y veíamos que en dirección Este había incluso más claridad. Así que cogimos el coche y nos vamos hacia el siguiente punto, los Castillos de Lastours. Era el castillo que menos teníamos en vista y fue de los que más me gustaron. Además disfrutamos mucho de la visita porque había salido el sol y porque hicimos la visita sin prisas, no teníamos planes ni ninguna otra cosa que quisiéramos hacer después así que estuvimos aquí mucho tiempo. También hay que decir que es el Castillo que más tiempo lleva. Hay bastante trayecto que subir y además son 4 castillos. Calculan que sin parar mucho inviertes 1 hora y media, así que parando y sacando fotos pues… mucho tiempo.
Cabaret,Tour Reginé, Surdespine y Querthnieux.

Al bajar aprovechamos para tomar algo fresco, porque el calor y el sofocón que pasamos estuvo bien, jeje. 
La chica de la recepción del Castillo nos indicó un punto para ver los Castillos, un  mirador y para allí nos fuimos.
Las vistas son muy buenas y lo tienen muy bien preparado con bancos para que te puedas sentar y contemplar. El sitio me encantó y me pareció mágico.
De este día nos quedaron muchas cosas del planning inicial (la gruta gigante de Cabrespine, la abadía y el pueblo de Caunes-Minervois y el pueblo de Minerve.) todo porque el tiempo no acompañó pero desde luego no me arrepiento de nada porque disfrutamos esté día muchísimo.
Al llegar a Carcasone pudimos comprobar que aquí el tiempo seguía igual que cuando lo dejamos con lo que hicimos muy bien en salir de Carcasone. Fuimos hasta el puente a sacar unas fotos y después directos al hotel.
Al rato volvimos a salir y a despedirnos de Carcasone. Era nuestra última noche en la ciudad y nos despedíamos con pena. El viaje había cubierto con creces todas nuestras expectativas y más. 

Buscamos un restaurante donde cenar. Queríamos algo que fuera un poco más especial. Encontramos El Aubergue de Dame Carcas   que nos dejó  con muy buen sabor de boca. Fue el día que más pagamos pero desde luego la comida lo mereció. 
Dimos un laaaargo paseo por el pueblo y las murallas y nos vamos a dormir. Al día siguiente tocaba otro tostón de viaje de vuelta, con parada en San Vicente de la Barquera para reponer fuerzas y refrescar y al llegar a casa, sobre las 5 de la tarde nos fuimos directamente a la cama. Estábamos muertos. 

RUTA POR LOS PAISES CATAROS. (Semana Santa de 2012)
          Día 1. El viaje y llegada a Carcasona.
          Día 2. Primer intento de conquista Cátara.
          Día 3. En busca del Santo Grial y nos quedamos a las puertas.
          Día 4. Un día de regalo.
______________________________________________

Cata de vinos en Carcasonne, de Madaboutravel.
Carcasonne de noche, de Madaboutravel.
Fin de semana en Carcasonne, de Madaboutravel.
3 días por Carcasonne y el Pais cataro, 1ª parte, de Pedraforca
Fin de Semana Cataro, de Goiko Viajes
La Abadía de Fontfroide y la Ciudadela de Carcasone, de Mis Viajes y Sensaciones

mopane game safaris oferta de viaje gratis delta del okavang iati seguros callejeando por el mundo

2 Comentarios

  1. Cool
    | Responder

    Hola María,
    que bonitas las fotos…
    Me alegro de que os decidierais por el Auberge de Dame Carcas: ya os dije que os gustaría.
    Un beso,

  2. Maria Garcia
    | Responder

    Hola Monica:
    Me alegra ver que te gustan las fotos.
    Al final si que fuimos al Dame Carcas. El último día y después de las dos últimas experiencias con restaurantes me acordé de tu recomendación, lo busqué y… para allá fuimos. Y la verdad es que fue el más caro pero porque nos fuimos a un menú más caro y por el vino pero desde luego mereció la pena y eso que al entrar con las mesas tan juntas daba un poco de yuyu, pero la verdad que muy bien.

    Al final me vino bien descubrir a última hora que habías ido a la zona y acordarme de la nota sobre el restaurante.

    Gracias…

Dejar un comentario