Shirakawago y Takayama en el día

Publicado en: Asia, Japón | 0

Shirakawago es una de esas vistas que llevas como uno de los imprescindibles en Japón. Habíamos llegado hasta los Alpes Japoneses con la única intención de visitar Shirakawago. Shirakawago es un pequeño pueblo de los Alpes Japoneses que aún conserva, y dicen que muy bien conservados, las antiguas casas conocidas como gassho-zukuri, de techo triangular de paja, y muy empinado, para evitar las grandes acumulaciones de nieve del invierno.

PORTADA shirakawago y takayama en lluvia alpes japoneses

Dicen que visitar Shirakawago es uno de los principales atractivos de Japón en cualquier época del año. Yo añadiría que en cualquier época del año si no te coincide en una época en la que ya han pasado las nieves, todavía no ha llegado la primavera y te encuentras con un día de tormenta y lluvia. Claro que esto no se puede predecir. Precisamente esto fue lo que nos pasó a nosotros. Vivimos una mañana en Shirakawago de lluvia intensa, lo que hizo que no visemos la visita con los ojos con los que deberíamos y que nos volviésemos con muy mal sabor de boca.

 

De Kanazawa a Takayama pasando por Sirakawago en bus.

 

Habíamos reservado un mes antes el bus de Kanazawa a Shirakawago. No lo hicimos los primeros días en los que ya el billete estaba a la venta y eso hizo que ya no hubiera plazas en el primer bus de la mañana. Después nos dimos cuenta de que no importaba mucho.

Tip: la venta de billetes se abre un mes antes de la fecha de salida. Así que estad atentos, sobre todo en épocas de gran afluencia de turismo, porque los billetes vuelan. 

 

Página de reservas: https://japanbusonline.com/en/CourseSearch/11900040002 

Es cierto que una vez allí, te das cuenta de que además de estos buses, hay otros destinados a la gente sin reserva, así que es posible que sin plaza no te quedes, pero por seguridad, mejor llevadlos reservados. Además, a mi todo aquello que se puede llevar pagado desde casa prefiero hacerlo, porque te evitas tener que llevar dinero extra para estas cosas.

Como debes hacer la reserva también para el bus de Shirakawago a Takayama, se recomienda dejar, al menos 3 horas para la visita a Shirakawago. Ten en cuenta que además, suelen ser bastante permisivos a la hora de hacer cambios de billetes, sobre todo si acabas la visita antes y te quieres ir en un bus anterior, por tanto, no te quedes corto con el tiempo entre buses, porque siempre lo podrás adelantar.

 

Desayuno en Kanazawa y llegada a Shirakawago.

 

Ya cuando salimos a la calle, aquel día del mes de Abril en Kanazawa, nos dimos cuenta de que el tiempo no era el que nos hubiese gustado. Hacía muchísimo viento, un viento helado y el cielo estaba muy encapotado. Amenazaba lluvia. A mi me hacía menos gracia por el hecho de que no quería llegar al Monte Fuji en estas condiciones. Habíamos tenido unos días fantásticos durante todo el viaje, totalmente despejados y ahora que estábamos llegando al Fuji, empezaba el mal tiempo. No hice otra cosa, durante el día de hoy, que vigilar, con las web cam que hay distribuidas por Kawaguchico, si mi “amigo” el Fuji, se veía o no. Por el momento, estaba todo tranquilo por allí, y aunque a veces se cubría por lo general se veía bastante despejado.

Desayunamos en una especie de panadería-cafetería de la estación del tren. Ya el día anterior nos había llamado la atención por la pinta de los croasants, y demás bollería. El café, como siempre, malo y caro.

Tras el desayuno nos vamos en busca de la parada del bus. Ya el día anterior habíamos estado investigando donde quedaba, así que no había pérdida. Nos pusimos a la cola y esperamos.

El trayecto entre Kanazawa y Shirakawago en bus no tien desperdicio. Son increíbles los paisajes que se ven, las montañas todavía con nieve. En algunos sitios con mucha nieve.  Por momentos me recordaba la carretera que hay entre Asturias y León, con las montañas guiando tu camino, con el río de color verde entre las montañas y con la nieve que siempre os acompaña.

Ciertamente la imagen es de postal. Y se nota que estábamos en las montañas. El calor de estos días no había abandonado. Y más hoy, que el día ni estaba despejado ni parecía que lo fuese a estar. En principio no daba lluvia para la mañana, aunque sí para la tarde, así que estábamos tranquilos e ilusionados por nuestra visita al pueblo de las casitas triangulares.

Llegamos a Shirakawago pasadas las 10 de la mañana. Al bajarnos del bus llevábamos el impacto de una brisa gélida que no habíamos sentido hasta el momento. Estábamos en plenos Alpes Japoneses y el frío se hacía notar.

Las taquillas de la estación del bus estaban llenas. Un cartel avisaba de que era temporada alta, de que las taquillas ya no tenían disponibilidad. Dimos una vuelta alrededor y vimos una caseta con el cartel de “taquillas”. Bueno, más bien era un señor que recogía el equipaje, y te lo guardaba hasta la hora de la vuelta por un módico precio. Como no teníamos más alternativa allí les dejamos nuestras mochilas.

shirakawago en hanami japon alpes japoneses (1)
Nuestra primera imagen de Shirakawago

 

Mirador de Sirakawago.

 

Sabía que lo primero que debíamos hacer al llegar a Shirakawago era subir al mirador. No tenía mucha fe en las previsiones del tiempo y la verdad es que las nubes del cielo no presagiaban nada bueno. Era mejor subir ahora que al menos el tiempo parecía que nos iba a dar un respiro.

shirakawago en hanami japon alpes japoneses (3)

shirakawago en hanami japon alpes japoneses (6)

shirakawago en hanami japon alpes japoneses (7)

shirakawago en hanami japon alpes japoneses (9)

Y este fue el único momento en que no nos llovió en Shirakawago.

He de decir que las vistas desde allí fue de lo mejor de nuestra visita. La imagen entre un pueblo de casas peculiares, con la forma triangular tan marcada, enmarcado todo por las altas montañas de los Alpes, es difícil de olvidar.

Y aquí estábamos, felices en el mirador, cuando de repente empieza a “chispear” y poco a poco la intensidad de la lluvia a subir. Decidimos abandonar el mirador y bajar hacia el pueblo, con la intención de que si llovía más poder resguardarnos en algún lado.

shirakawago en hanami japon alpes japoneses (10)

 

Una visita a Shirakawago pasada por agua.

 

Y no paró de llover. Lo que al principio se convirtió en una visita a Shirakawago intentando ocultar que estaba lloviendo. Es decir, visitando el pueblo igualmente, acabó convirtiéndose en un auténtico incordio.

Tuve que volver a donde teníamos las maletas en consigna, buscar mi impermeable e intentar soportar aquellas casi 3 horas que nos quedaban en Shirakawago de la mejor manera posible.

shirakawago en hanami japon alpes japoneses (14)

shirakawago en hanami japon alpes japoneses (15)

Y la mejor manera fue ir entrando en tiendas de suvernirs. Y volver a salir y pasear otro rato. Pensamos en entrar en el Museo del festival Doburoku, pero estaba cerrado, desconocemos el motivo. Entrar en alguna de las casas museo tambien fue imposible, porque todo el mundo pensó lo mismo que nosotros, y estaba hasta arriba de gente, así que tambien era inviable.

No sabemos si fue por esta lluvia intensa o porque realmente nos hubiésemos vuelto con la misma sensación, pero a mi Shirakawago me defraudó en parte. Creía que era un pueblo mucho más tradicional, sin tanta tienda y tanto restaurante, y creía que no había tantas casas normales por el medio del resto de las casas tradicionales. Y fue aquí donde me dio por comparar, y por pensar que nuestras (de Asturias) brañas de teitos, me gustaban más que lo que me estaba aportando Shirakawago. Creo que la visita en otra época, cuando los terrenos estén verdes, o cuando el otoño haya llegado, es un poco más vistoso y todo lo que nosotros vimos que no nos gustó quedará oculto por la imagen típica de postal. Pero visto así, sin hierba en los pardos, con nieve diseminada por algunos lugares, y lloviendo a cantaros, dejaba bastante que desear.

shirakawago en hanami japon alpes japoneses (16)
Momento en el que la lluvia era tan intensa que tuvimos que abortar la operación: Visita de Shirakawago

Mis zapatillas empezaron a no soportar tanta agua. Empezaron a calar. Tenía los pies totalmente empapados. Y es que las largas caminatas por Kioto, habían provocado un ligero corte en la base de la suela y por ahí estaba colándose el agua a borbotones.

Ahora sí, que era ya insoportable caminar y el frío era cada vez mayor. Nos metimos en uno de los restaurantes -cafetería. Antes de ir había leído que había un único restaurante donde poder comer algo y lo cierto es que nosotros vimos que había bastante. Se ve, que como en todos los sitios, el turismo al final hace que vayan proliferando los distintos lugares de ocio y gastronomía.

En el restaurante volvimos a desayunar. Café, té y unas tostadas mientras veíamos caer el agua, a buen ritmo, por la ventana.

Volvimos a salir y dimos otro paseo, pero era inviable caminar así, así que cuando quedaba poco menos de una hora para la reserva del bus que teníamos contratado con destino Takayama, nos fuimos hacia la estación a ver si podíamos coger alguno anterior. Estábamos calados y queríamos llegar cuanto antes al hotel.

shirakawago alpes japoneses (1)

shirakawago alpes japoneses (2)

 

De Shirakawago a Takayama.

 

Y sí, conseguimos plaza en otro de los buses. Justo cuando llegamos a la estación del bus con nuestras mochilas, salía uno con destino a Takayama, uno de esos en los que se va sin reserva anticipada. Preguntamos si podíamos ir en este y nos dijeron que sí. Así que perfecto. Una hora antes de lo previsto salimos hacia Takayama, pensando que quizá y solo quizá, el tiempo nos diese una tregua.

Nuestro hotel, el peor hotel de todos los que tuvimos en Japón, el Country In Takayama, está muy bien ubicado, justo enfrente de la estación de buses. Así que todo fue muy rápido. Hicimos el check in y decidimos que lo primero era ir a comprar calcetines y unas zapatillas, porque las que tenía puestas, además de estar caladas y no soportar ya ni el cambio de calcetines, tenían una fisura en la planta por donde se colaba todo el agua.

Podéis leer todas las reseñas de los hoteles utilizados en Japón en: Mis hoteles en Japón.

country hotel takayama hoteles en japon

Salimos a la calle. No tenía ni idea de por donde podría haber tiendas, así que empezamos a caminar. Muy cerca del hotel encontramos una tienda que vendía calcetines. Primera parte resuelta. Seguimos caminando pero cada vez veíamos menos tiendas corrientes y más tiendas turísticas. Dimos la vuelta. Me fui a Google y casualmente, en una ciudad donde parecía no haber tiendas, me salía un “centro comercial de zapatos” cerca de donde estábamos. Así que nos fuimos para allá. Y sí, era un gran centro comercial con todo tipo de zapatos donde me compré unas “Adidas” por 4000 yenes (más baratas que en España).

Con los pies ya secos y habiéndome deshecho de mis otras zapatillas, nos fuimos a recorrer la parte antigua de Takayama.

 

Un paseo por la parte antigua de Takayama.

 

Y llevaba un planning muy bien pensado para ver Takayama en una tarde, pero como seguía lloviendo sin parar, lo que hicimos fue acercarnos a la parte antigua de Takayama, pasear por sus calles, ver tiendas de suvenirs de todo tipo y hacer una reserva en el Center 4, para cenar hamburguesa de carne de Hida esta misma noche.

Os dejo mi mapa de Japón con los puntos de interés para ver Takayama en una tarde:

 

Hoy seguiríamos lo que en el plano anterior está de color morado.

Tengo que decir que pese a la lluvia Takayama me gustó mucho, al menos esta zona antigua por la que paseamos mientras caía una buena tormenta, así que supongo que visto con sol o al menos sin lluvia, todavía la ciudad luzca mucho más bonita. Además nos quedaron cosas por ver, como el templo Hida Kokubunji que llevaba como el único lugar al que entrar en Takayama. Pero bueno, cuando el tiempo no quiere, no hay otra cosa que hacer.

takayama bajo la lluvia alpes japoneses japon (2)

takayama bajo la lluvia alpes japoneses japon (4)

takayama bajo la lluvia alpes japoneses japon (5)

takayama bajo la lluvia alpes japoneses japon (6)

Cuando el sol empezaba a caer regresamos al hotel.Nos volvimos a cambiar de ropa, porque ni el impermeable conseguía evitar que nos mojásemos por partes. Pusimos la ropa a secar y salimos a cenar. Habíamos reservado para las 7 de la tarde.

Cena en el Center 4, hamburguesas de Carne de Hida.

takayama bajo la lluvia alpes japoneses japon (7)

takayama bajo la lluvia alpes japoneses japon (8)

Y llegamos a cenar. Y para este día de tortura que habíamos tenido decidimos darnos un homenaje comiendo hamburguesa de carne de Hida en uno de los lugares más recomendados. Y no nos arrepentimos. Y no porque la hamburguesa no estuviese buena, que también, sobre todo muy jugosa y con una mostaza sublime, si no porque el local es… precioso. Nos dimos cuenta, tarde he de decir, que no se pueden sacar fotos. Yo ya las había hecho, pero no me dijeron nada, aún así, prefiero, que para aquellos que vayáis viváis la misma sorpresa que me llevé yo. No os lo perdáis.

 

Gastos del día:

  • Desayuno en Dong: 588.50 yenes (4.68 euros).
  • Segundo desayuno en Shirakawago: 675 yenes (5.37 euros).
  • Cena en Takayama, Center4: 3007 yenes (23.94 euros).

total gastos del día por persona: 33.99 euros.

 

Si quieres que te presupuestemos un Viaje por Japón, por libre o con touroperador, y que te ayudemos a prepararlo, o simplemente cotizar los hoteles que hayas mirado, no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
.

Si quieres leer el diario completo de viaje: Viaje a Japón en 21 días

mopane game safaris oferta de viaje gratis delta del okavang iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario