Siquijor: buscando la playa perfecta

Publicado en: Asia, Filipinas | 2
Lunes, 30 de Marzo de 2015

 

paliton beach callejeandoporelmundo

 

El día de hoy, nuestro primer día en Siquijor, lo queríamos dedicar a pasear tranquilamente por las playas de la isla, buscando las mejores, a bañarnos, a disfrutar del pueblo y de la gente, sin un planning organizado y sin estrés. Sólo vivir el momento. ¿Lo conseguimos? Bueno, no encontramos muchas playas bonitas, al menos para mi gusto, y llegamos a la conclusión de que lo mejor lo teníamos frente a nuestro hotel. El día de hoy lo íbamos a dedicar a visitar Siquijor y sus playas.

 

Amanecía en Siquijor. Los rayos de luz entraban por las rendijas de la ventana. Eran las 5:30 de la mañana y ya estábamos deseando empezar a descubrir la isla, sobre todo a visitar sus playas. Desayunamos en la habitación, algo a  lo que nos estábamos acostumbrando, ya que la bollería de panadería en Filipinas es muy barata y está de muerte, así que para qué gastar más.

 

Preguntamos en la recepción del hotel cual era el precio de un triciclo para ir a San Juan: 8 pesos por persona.

 

Salimos a la calle. No había mucho movimiento. No vimos ningún triciclo así que empezamos a caminar. No había pasado mucho cuando uno se para a nuestro lado. Tocaba negociar, pero la negociación se quedó en los 8 pesos por persona que vale el trayecto. Cuando nos subimos al triciclo vimos que tienen también tarifa, y que básicamente, en tramos cortos, el precio son 8 pesos en triciclos compartidos (funcionan a modo de autobús).

 

Nuestro destino era la playa del Coco Grove. Un hotel con gran reputación (y gran precio), situado en la población de San Juan. Acceder desde el propio hotel te va a costar 200 pesos por persona, que es lo que cuesta acceder al Santurario de Tubod.

 

playa siquijor coco grove callejeandoporelmundo

 

playa siquijor coco grove filipinas

 

Para acceder de forma gratuita solo tienes que caminar por la carretera y en uno de los laterales del Coco Grove, donde verás una canasta de baloncesto, encontrarás el acceso gratuito al Santuario.

 

Este santuario marino es uno de los que hay distribuidos a lo largo de la isla. Es una mejores zonas para hacer snorkel, así que llévate gafas y tubo. El alquiler del equipo te costará unos 250 pesos por día, aunque hay alojamientos donde los proporcionan de forma gratuita.

 

Si hay algo de lo que se puede y se debe hacer en Filipinas es, no solo disfrutar de sus playas, de sus sol, de sus gentes… si no que se debe disfrutar de su fondo marino, uno de los más ricos del continente. Lo que vimos en la playa es que para hacer snorkel es una maravilla, ahora para el baño no es muy apropiada ya que está llena de algas (al menos cuando nosotros estuvimos) lo cual hace que para ver los fondos marinos, peces y demás animales acuáticos, sea muy bueno, pero para bañarse…

 

playas de siquijor

 

Después de un rato disfrutando de la playa decimos continuar con nuestro periplo por las playas de Siquijor. Salimos de nuevo a la carretera general y le preguntamos a un señor, al que le compramos agua (casualmente tenía los pies en dirección contraria al resto del cuerpo, pero esto es solo un detalle, jeje) a que playa podíamos ir que no tuviese medusas, ni algas y que fuese apta para el baño. Nos envió a Salamangka Beach.

 

 salamangka beach siquijor filipinas

 

En la misma carretera cogimos un Jeepney (10 pesos por persona) que nos dejó en el acceso indicado al hotel Salamangka. Un camino entre vegetación, prados y casas locales nos lleva hasta la playa. Un playa que, aunque bonita en sí, no es lo que yo considero una playa paradisíaca. Eso sí, tranquila al máximo ya que no había nadie. Tenía mucha roca en el suelo, no era de arena, así que tras un paseo por la tranquilidad del lugar, emprendimos el regreso.

 

 playa salamangka beach siquijor
Por el camino, los lugareños nos saludaban, salían a las puertas de sus casas a decirnos “adiós” con la mano, nos cruzamos con unos preciosos niños y al llegar a una cancha de baloncesto le ofrecen a Rubén, jugar. Evidentemente, con ese calor, no se como aguantan un partido, así que rehusamos y seguimos caminando.

 

Llegamos de nuevo a la carretera. Nos pusimos a hablar con una mujer que nos recomendó como mejor playa de Siquijor, Paliton Beach (nuestra playa), pero queríamos ver más. Al final, empezamos a agobiarnos un poco. El sol abrasaba, no nos habíamos bañado todavía, nos dijeron que no había trasporte, ni de ida ni de vuelta, pero no nos lo creímos así que esperamos. Efectivamente, el tiempo pasó y no encontramos modo de volver, ni de continuar trayecto.Esta fue nuestra vista durante un buen rato:

carretera circunvalacion Siquijor

 

En Siquijor lo mejor es alquilar moto. El precio varía, dependiendo de si te dan casco o no, y supongo que del estado de la moto. Lo que vimos es que más o menos rondaba los 350 pesos por día. Nosotros no montamos en moto, aunque en un momento dado estuvimos a punto de alquilarla, pero se nos quitaron las ganas cuando vimos a tres personas distintas, con heridas por el cuerpo de caídas en el moto. Además, nosotros, que no somos expertos en ello, seguro, que acabábamos peor. Al final, decidimos, que nos daba igual en que dirección ir. Hacia el hotel o hacia la siguiente playa y el primer trasporte que pasase lo cogeríamos. Esperamos allí sentados, en la escalera de acceso a una casa, al borde de la carretera, sin nada de sombra y viendo el ir y venir de la gente a la que le llamábamos bastante la atención. Nos ofrecieron ir a otra playa por ¡600 pesos! ¡Están locos!. Seguimos esperando y por fin apareció un Jeepnep. Regresaríamos al hotel, que al menos allí, la playa era preciosa.

 

paliton beach panorámica

 

Descubrimos que para hacer parar al Jeepney debes dar toques con las monedas sobre la barra donde te sujetas, así el conductor sabrá que debe parar. Interesante. Se paga siempre al final del trayecto.

 

Comimos en el mismo hotel: Una pizza para compartir y unos batidos (340 pesos).

 

comida siquijor

 

Después de esto nos fuimos a buscar un lugar en la playa donde las medusas no nos incordiasen. Al final caminando encontramos un lugar de lujo en Paliton Beach, donde estuvimos el resto de la tarde. Justos al lado, el JJ´s Backpakers nos sirvió para tomar unas cervezas y una cocacola de un litro (100 pesos) y así no morir deshidratados.

 

 caracola en paliton beach siquijor

 

Por fin, metíamos nuestros cuerpos en el agua y disfrutamos tanto de estas horas, de este lugar y de esta playa que no queríamos que anocheciese. Allí, los niños volvieron a hacernos compañía un rato, mientras se bañaban también.

 

nadando en paliton beach san juan siquijor

 

paliton beach paseando siquijor

nadando en paliton beach siquijor

 

 

Al caer la noche nos fuimos a ver el atardecer a nuestro hotel, pero el día estaba nublado, amenazaba lluvia y no fue de los mejores.

 

Salimos hacia el pueblo. No pasaba ningún triciclo pero nos dio igual. Dimos un paseo hasta el mismo San Juan. Queríamos comprar para desayunar. Nos fijamos que al inicio del pueblo había una panadería (sería nuestra salvación para el resto de los días). Notamos que en Siquijor había más mosquitos que en el resto del país que habíamos visitado y como siempre solemos comprar el repelente en destino nos fuimos a buscar una farmacia. Me llamó la atención que la marca que compramos era la misma que usamos en Perú (Off!). Compramos en un supermercado dos bricks de chocolate y nos fuimos a por los bollos de la panadería.

 

callejeando por el mundo en paliton beach siquijor
 

Ya lo teníamos todo, así que solo nos faltaba cenar. Cenamos en un puesto local, al borde de la carretera, donde estaban haciendo carne, pollo y verduras a la barbacoa. Escogimos pollo, claro está, pero no se que es lo que le echan que estaba de muerte. Eso sí, cenamos en penumbra, solo a la luz de una vela que alumbraba poco así que no hay muchas fotos que enseñar. Cenamos unas brochetas con arroz, el agua es gratis. Pagamos 110 pesos por cenar los dos.Regresamos al hotel sin apenas luz, con una sensación de ir caminando por el medio de la selva y los mosquitos atacando nuestras piernas, con el sonido de miles de bichos poniendo la banda sonora al momento.

 

 

 

 

Gastos del día:

– Triciclo a Coco Grove desde el hotel: 8 pesos (0.17 euros)
– Agua: 5 pesos por persona (0.11 euros)
– Jeepney a Salamangka Beach: 10 pesos (0.22 euros)
– Jeepney de vuelta al hotel: 15 pesos (0.32 euros)
– Comida en el hotel: 170 pesos (0.37 euros)
– Cerveza y cocacola en el JJ´s: 50 pesos (1.07 euros)
– Varios (chocolate, bollos para desayunar, repelente): Unos 150 pesos (3.22 euros).
– Gin Tonic en el hotel: 45 pesos (0.97 euros)

Total gastos del día: 6.45 euros.

 

Si quieres leer el diario completo: Hong Kong y Filipinas en 23 días.
mopane game safaris oferta de viaje gratis delta del okavang iati seguros callejeando por el mundo

2 Comentarios

  1. DinkyViajeros
    | Responder

    No puedo más que alucinar con los precios tan baratos de Filipinas. Sin duda se trata de un destino que reúne las tres B: bueno, bonito y barato. 🙂
    Saludos pareja!

    • Maria Garcia
      | Responder

      ¿Y a mi que me parecía todo caro (excepto los trasportes)? jeje, es lo que tiene cuando comparas con el año pasado en Tailandia, que pese a barajar los mismos precios de alojamientos, en Tailandia la calidad era mejor. En cuanto a la comida, en Tailandia también era más barata. No obstante, no se puede negar, que barato es, jeje.

Dejar un comentario