Un día en Manila

Publicado en: Asia, Filipinas, Hong Kong | 1

intramuros manila

Manila, ¿qué contar de Manila? Quizá esta sea una de la entradas de este blog que más me esté costando escribir. Me cuesta  encontrar las palabras, el texto, para describir aquel día en Manila. Manila no era un destino imprescindible en nuestro viaje por Filipinas, de hecho no teníamos intención de pasar por la capital del país. Sin embargo, el haberme empeñado en visitar el Volcán Taal hizo que necesariamente tuviésemos que pasar un día en Manila. Visitar el Volcán Taal me costó, además de bastante dinero, dos días de viaje.

 

Sábado, 12 de Abril de 2015

 

Nos despertamos en aquel hotel de Manila. Ni madrugamos ni teníamos muchos planes para este día. Solo sabíamos que visitaríamos Intramuros, una zona de la ciudad con mucha historia pero cuya visita no te llevará más de dos horas. Nosotros invertimos alguna más.

 

Un paseo por Intramuros (Manila)

 

Pensábamos que nuestro hotel estaba muy cerca de Intramuros así que preguntamos en la recepción como llegar o cuanto se podía tardar caminando y nos dijeron que caminando no, que en taxi, que se tardaba mucho caminando. La sorpresa nos la llevamos cuando no tardamos ni 5 minutos en llegar en coche a Intramuros. 100 pesos menos en nuestro bolsillo a cambio de no llegar paseando al centro. Creo que en esta ciudad la gente no acostumbra a caminar.

Era Sábado y se notaba. El descontrolado tráfico que vimos el día anterior hoy estaba más descongestionado. Se respiraba cierta tranquilidad en el ciudad.

jeepney manila

Si en un ocasión describí la ciudad de Bangkok como “un caos organizado” la ciudad de Manila me parecía “un caos desorganizado” donde cada uno sigue sus propias leyes, donde las carreteras parecen no tener carriles y cada uno conduce por donde quiere, donde los atascos, largos atascos, debe ser una costumbre y ya a nadie le llaman la atención.

Nos encontramos una ciudad tranquila, suponemos que por ser Sábado y tan temprano, cuando llegamos a Intramuros. Eramos los únicos turistas que pululaban por esta zona de la ciudad a estas horas de la mañana. Solo nosotros y los conductores de triciclos que nos intentaban vender un tour por Intramuros ¿un tour por Intramuros? Si llegar desde el hotel hasta esta zona nos había llevado ni 5 minutos, un tour por la zona de intramuros podría llevarnos 2.

vistas de intramuros filipinas manila

Empezamos nuestra visita por Fort Santiago, construido por Lagazpi en los orígenes de la ciudad de Manila. Este fuerte, constituye una parte de lo que es la muralla defensiva conocida como Intramuros. Quizá, Fort Santiago, sea el punto más importante en tu visita a Manila. Fort Santiago derrocha historia. En su interior se cuenta la vida de José Rizal, el héroe nacional filipino que fue encarcelado aquí durante la Segunda Guerra Mundial y aquí fue ejecutado.

Muy cerca del Fort Santiago, se encuentra la Catedral de Filipinas (Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción), que aún guardaba detalles y recuerdos de la reciente visita del Papa a la ciudad.

detalle puerta catedral de manila filipinas

detalles interior catedral de manila filipinas

Estuvimos un rato allí sentados, contemplando la arquitectura y, para que engañarnos, resguardándonos un rato del sofocante calor que a esas horas de la mañana ya era más que insoportable.

Nuestro paseo sigue hasta Casa Manila, un museo creado por Imelda Marcos sobre una casa típica colonial de la época de colonización española.

casa manila filipinas

A continuación empezamos a callejear por Intramuros, sin seguir un rumbo fijo hasta que llegamos a la muralla. Por el camino tampoco le vimos mucho encanto a esta parte tan histórica de Manila, y decidimos continuar el paseo subidos a la muralla.

Durante nuestro paseo fuimos contemplando el ir y venir de la gente, la forma de vida de los habitantes de la ciudad que casi fue más interesante que la ciudad en sí. Formas de vida, costumbres distintas. Bordeando la ciudad por la muralla llegamos al inicio, a Fort Santiago.

calles de intramuros filipinas manila

triciclo por las calles de manila filipinas 2

triciclo por las calles de manila filipinas

muralla de intramuros filipinas manila

muralla de intramuros filipinas manila 2

calles de intramuros filipinas manila (2)

 

Avenida Roxas, Manila

 

Así decidimos concluir nuestra visita a Intramuros y fuimos dando un paseo Roxas Boulevard hasta llegar a la altura de nuestro hotel. Allí nos metimos en un centro comercial, teníamos que hacer el check in on line de nuestro último vuelo (el de vuelta) y aprovechar para hacer las últimas compras. Allí comimos, nos conectamos a internet, compramos y llegado el momento nos fuimos a por las mochilas al hotel.

roxas boulevard manila filpinas

roxas boulevard filipinas manila

Resumiendo: Manila no me gustó. No me aportó gran cosa y además, me resultó una ciudad poco segura. Ya no porque nos haya pasado nada, porque nada nos pasó, pero por sus calles se respira cierta inseguridad. La gente con la que te cruzas,sus miradas, las actitudes de la gente de forma general, la excesiva pobreza en mucha de su población, la superpoblación que en general supongo que será lo que provoca todo esto y la desigualdad social. Manila no me gustó.

De Manila a Hong Kong

 

Un taxi, por 300 pesos (precio fijo) nos llevó hasta el aeropuerto. El viaje en taxi fue de lo más extraño y creo que jamás había pasado miedo en este tipo de medio de transporte. El caso es que el taxista, que debía de llevar muchas horas despierto, aprovechaba cada atasco y cada semáforo en rojo para echar una cabezadita y aquello empezó a ponerme nerviosa. El hombre debía estar muy acostumbrado a esta práctica porque en cuanto el resto de los coches se ponían en marcha él se despertaba y continuaba el trayecto como si nada. Yo, mirándole a través del retrovisor, observaba como sus ojos se cerraban constantemente y solo deseaba que llegara el momento de bajarnos en el aeropuerto ¿porqué siempre nos tienen que pasar cosas raras camino del aeropuerto? ¿recordáis nuestra “aventura en el aeropuerto” en Perú? Pues parece que nuestra suerte en los aeropuertos no va por buen camino.

 

Por fin llegamos a destino, respiramos profundamente. Habíamos llegado enteros. Ahora solo nos quedaba esperar a nuestro siguiente vuelo y pagar la tasa de salida del pais, 550 pesos (¡Toma ya!) . Volvíamos a Hong Kong, donde Fanny nos estaba esperando para llevarnos a cenar.

El vuelo de Cebu Pacific Air salío con bastante retraso lo que hizo que todos los planes que teníamos para nuestra última noche de vacaciones, en Hong Kong, se truncase. Habíamos pensado en visitar algún mercado y después ir a cenar, pero llegamos tan tarde que solo pudimos ir de cena.

 

A-Inn Hostel en Hong Kong

 

Cuando llegamos a nuestro hotel, esta vez nos costó encontrar algo bueno y barato, Fanny llevaba ya unas horas esperando. Eso sí, ella tuvo más suerte que nosotros para encontrar la puerta del hotel, ya que estuvimos dando vueltas hasta que conseguimos llegar a aquel piso ¿12? de un edificio de Kowloon.

Pese a ser las habitaciones pequeñas y pese al entorno del hotel que no era de lo más acogedor, lo que son las habitaciones en sí estaban muy limpias y eran cómodas, así que para lo que utilizamos la habitación fue de lo más cómodo, útil y sobre todo por el precio, porque para aquella noche, en sábado, por este precio (53 euros) no encontramos nada mejor.

Este es el video que grabamos a nuestra llegada al Hoste, calidad móvil:

Podéis leer otras opiniones del hotel en tripadvisorhttp://goo.gl/hjBFkA

 

De cena por Hong Kong

 

Por fin llegamos a nuestra mini habitación, dejamos las mochilas y nos fuimos a cenar a un local muy local, donde tras una buena bronca de Fanny con la dueña, conseguimos que nos diesen la carta para locales y no la carta para turistas. Pagamos 11 euros por cenar los tres, y mi cena estaba buena, pero Rubén cenó poco. A este tipo de comidas tan chinas y con ese gusto tan distinto al nuestro hay que acostumbrarse, y yo como quería cenar y no arriesgarme a no cenar, pedí un arroz frito. Para beber Fanny me recomendó un té típico y el sabor era fuerte, no sabía a nada que pudiese reconocer pero no estaba mal del todo. Lo dicho, a estos sabores hay que acostumbrarse.

calles de hong kong

Nos fuimos a acostar casi a la 1 de la madrugada y a las 5 teníamos que estar camino del aeropuerto, como así fue.

 

El Regreso a casa

 

Domingo, 12 de Abril de 2015

 

El vuelo de vuelta, con Aeroflot, resultó de lo más normal, tal y como había transcurrido el vuelo de ida, sin retrasos ni complicaciones. Hicimos una parada en Moscú, esta vez más larga que la de la ida donde aprovechamos para comprar una botella de vodca.

 

Al llegar a Madrid, nos estaban esperando a la puerta de la terminal, los chicos de parking10, donde habíamos dejado el coche durante los 23 días de viaje. Eran ya pasadas las 22:30 y como comprenderéis llegamos sin un solo euro a España, así que les pagamos los 108 euros con la tarjeta y nos despedimos de ellos muy contentos por el servicio.

Abandonamos Madrid pero aún nos quedaban unas 4 horas hasta llegar a casa, y urgía que yo fuese descansando ya que me tocaba levantarme a las 7 de la mañana para ir a trabajar, así que … me abandoné a un plácido sueño durante todo el trayecto.

 

Aquí terminaba nuestro viaje a Filipinas, viaje que nos dejó con tan buen sabor de boca que estamos deseando regresar, ahora con muchos más motivos que aquellos primeros motivos que escribí antes de irme.

 

 

Gastos de los dos últimos días:

Comida, snacks y demás gastos en bebidas: 200 pesos. (4,3 euros)

Taxi a Intramuros: 50 pesos. (1,07 euros)

Taxi al aeropuerto: 150 pesos.(3,23 euros)

Tasa de salida del pais, 550 pesos (11.8 euros)

Cena en Hong Kong, 5,5 euros.

Ida y vuelta de Hong Kong al aeropuerto: 13.8 euros

Parking10 en Madrid: 54 euros

Peajes de vuelta a casa; 12.5 euros

Gasolina de vuelta a casa: 17.5 euros

Gastos total del día: 125.7 euros

 

Si quereis leer el diario completo: 23 días en Hong Kong y Filipinas

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

Un comentario

  1. Valentin Fernandez Fernandez
    | Responder

    Deberíais cambiar el Comentario de José Rizal.
    José Protasio Rizal Mercado y Alonso Realonda, médico y héroe de la independencia de Filipinas, que fue ejecutado por los españoles el 30 de diciembre de 1896.
    Por tanto no pudo ser “encarcelado durante la Segunda Guerra Mundial”

Dejar un comentario