Menu
Día 1
Diario Egipto en 8 días

Nos vamos a Egipto. Volamos a Asuán.

Había llegado el día de coger aquel vuelo chárter, directo, con destino a Aswan. Hacer un viaje a Egipto era mi sueño viajero por excelencia. Desde que mi mente tiene recuerdos este fue el primer país que quise visitar, y es que cuando ya muy pequeña descubrí, entre todos los libros que había en mi casa, un libro de Egipto, supe que algún día tenía que ir. Aquella civilización tan avanzada, tan distinta a las demás, tan superior a todo lo que en la misma época podía existir, tenía tanto de mágico, tanto de asombroso, que sabía que debía ir. Y eso lo supe antes de que supiese que mi pasión era viajar, antes de que mi imaginación empezase a volar hasta otros destinos.

Han tenido que pasar muchos años y muchos viajes, para que finalmente, un 28 de Julio de 2019, pusiésemos rumbo a Egipto, acompañados de alguien para el que Egipto también significaba más, mucho más, que un destino más: mi hermano.

Nos vamos a Asuán en vuelo directo.

Eran más de las 11:35 de la mañana cuando en tren llegábamos a la estación de Chamartín (Madrid). Habían pasado ya más de 4 horas y  media desde que salíamos de Asturias, y sabíamos que teníamos el tiempo en contra. Aunque nuestro billete de Renfe incluía la llegada al aeropuerto (terminal T4), decidimos utilizar el siempre útil servicio de Uber. Nuestro vuelo salía de la T1, y pese a que teníamos el billete gratuito, ir en tren a la T4 y después coger el bus lanzadera nos podía suponer más de una hora. En taxi suponía unos 15 minutos como mucho. Eramos 4 así que no había discusión posible, nos íbamos en Uber.

Y  no nos sobró ni un solo minuto de tiempo. Llegamos justo a la cola de embarque cuando ya habían empezado a embarcar.

Me acomodé en mi asiento y aproveché las casi 5 horas de vuelo directo a Asuán para leer un poco, y meditar que era lo que me había llevado a viajar, este año ya sí, a Egipto.

Organización del viaje.

En nuestro post anterior os contamos cómo habíamos gestionado este viaje, qué nos había llevado a hacer la reserva de un viaje completo de 8 días, con vuelos directos a Asuán desde Madrid y la vuelta desde El Cairo, con vuelo interno entre Luxor y El Cairo, con un crucero de lujo por El Nilo en pensión completas, con todas las excursiones incluidas (incluida también la visita a Abu Simbel), y con un hotel de 4 estrellas al lado de las Pirámides de El Cairo por 600 euros todo.

Podéis leerlo todo en: Viajar a Egipto, organización del viaje.

¿Por qué Egipto este año?

Ya acomodada en mi asiento de aquel vuelo charter, me puse a pensar en la historia de Egipto, o más bien de la egiptología, aunque una cosa y otra podría estar ligada, claro está.

como-organizar-un-viaje-a-egipto-3

Ya os comenté que este año era mi año, el año en el que iba a viajar a la zona de África donde nace el Nilo. En algunos de los post de ese diario, el diario de Uganda en 14 días, os he ido contando parte de la historia de los grandes exploradores de África. El leer tanto sobre este río, resucitó en mi aquella necesidad de cuando era niña, de conocer el lugar donde durante milenios se había forjado una civilización no conocida igual en ninguna otra parte del planeta. Así que volví a utilizar mis días de lectura en todo aquello que encontraba relativo al Nilo y a las poblaciones y civilizaciones que habían surgido en torno a él. Si este año iba a conocer el gran mito africano, dónde nacía el Nilo, ¿por qué no conocer también el lugar donde desemboca y donde se forjó algo tan maravilloso y hasta difícil de creer? Nos íbamos a Egipto, porque en Egipto era de donde yo quería partir para conocer todo lo que rodea al río mágico: el río Nilo.

como-organizar-un-viaje-a-egipto-1

Breve historia de la egiptología.

Quizá sea Heródoto, un griego nacido en Helicarnaso en  484 a.C, el primer historiador, el primer geógrafo, el primer escritor de viajes y porqué no, el primer egiptólogo. Y es que gracias a él, que se dedicó a viajar y a plasmar por escrito todo lo que veía (a veces de forma un poco imaginativa pero no por ello se le debe de quitar el mérito que tiene) tenemos noción de lo que pudieron ser las civilizaciones del Mediterráneo en aquellos tiempos. En el año 460 a.C viajó a Egipto e hizo su primer viaje remontando el Nilo. De él nace mucho de lo que después Ptolomeo XIII, a raíz de lo que contaba en sus escritos y con los de otro griego, Diógenes, establece el nacimiento del Nilo en el Interior de África. (Os lo conté en Destino Uganda).

Gracias a la obra escrita de Heródoto, podemos conocer cómo eran muchas de las culturas del norte de África por aquellas épocas, y de su Enciclopedia es de donde parte el trabajo de muchos historiadores. Puede entenderse que con Heródoto, nace la egiptológia, pues él intentó comprender todo lo que en  Egipto se veía, todo lo que encontraba, sin llegar a desvelar algunos de los misterios, que a día de hoy, con nuestra tecnología, tampoco se ha podido conseguir.

¿Qué fue lo que ocurrió en el Nilo para que surgiese esta civilización tan avanzada, mucho más que sus contemporáneos en cualquier parte del mundo? ¿De dónde y cómo nace esta civilización? ¿Surgió de la nada? ¿De repente unos ganaderos africanos cambian de la noche a la mañana y dan lugar a una civilización tan avanzada? El no tener respuestas para muchas de estas preguntas, dio lugar a que se estableciesen muchas conjeturas, y algunas muy poco científicas. Pero además de cómo surgió esta civilización también surgen otras muchas ¿qué hizo que todo lo que existía en la rivera del Nilo fuese abandonado, desapareciese entre las arenas del desierto? ¿Qué ocurrió para que durante siglos no se volviese nadie a interesar por todo lo ocurrido en Egipto y nadie se volviese a preguntar por algo tan excepcional?

Tuvieron que pasar muchos siglos desde que Heródoto se plantease muchas preguntas hasta que alguien volvió a sacar a la luz esta civilización ya enterrada en el desierto. Y ese alguien llama bastante la atención, por quién fue, y por todo lo que hizo. Estamos hablando del que por entonces era general, pero que con el tiempo se convirtió en emperador en Francia: Napoleón Bonaparte.

como-organizar-un-viaje-a-egipto-10

El 15 de mayo de 1798, 328 naves parten de la ciudad francesa de Toulón con destino a Egipto. Además de las tropas de guerra, en aquellos barcos viajaban 167 expertos en distintas áreas, dispuestos a desenterrar lo que las arenas del desierto ocultaban. De entre todos los que embarcaron llama la atención uno, por no ser guerrero ni experto en nada: Dominique Vivant Denon.  Mujeriego, aficionado al vino y a los viajes, no tenía nada que le hiciese ser bien visto en París, pero consiguió subirse a uno de estos barcos, más que nada, por la amistad que le unía a Josefina, la mujer de Napoleón.

Ilustración de Vivant, (foto de wikipedia)

Y pese a que aparentemente no tenía nada que aportar a este grupo de sabios, su presencia fue fundamental para el desarrollo posterior de la egiptología. Dibujaba bien y cuando la compañía de Napoleón llegó a Egipto, derrotó en una única batalla a los mamelucos, y se pusieron a trabajar en la zona, sufrió una gran transformación y se dedicó en cuerpo y alma a dibujar todo lo que veía con el máximo detalle. Día a día, utilizaba todas las horas de luz disponibles, y trabajó más que nunca para plasmar con su pluma todo lo que tenía ante sí.

Un año pasaron las tropas de Napoleón en Egipto, y cuando partieron de vuelta a Europa, Dominique Vivant llevaba en su mochila un auténtico tesoro: gran parte de todo lo que habían visto plasmado en sus libretas, con los que otros podrían trabajar. Ahora ya existía una fotografía de todo lo que era el antiguo Egipto.

como-organizar-un-viaje-a-egipto-5

Cuando Napoleón partió, no solo llevaba a Francia los dibujos de Dominique Vivant, que fueron claves para el estudio del antiguo Egipto, llevaban consigo otro tesoro: La piedra de Rosetta. La piedra de Rosetta contiene una misma inscripción en 3 idiomas: egipcio antiguo, en escritura demótica y en jeroglíficos egipcios. Gracias a la existencia de la piedra de Rosetta y a los conocimientos y sabiduría de otro personaje importante dentro de la egiptología, Jean Francois Champollion, se consiguió descifrar los jeroglíficos que había por todo Egipto.

A partir de todos estos descubrimientos, estudios y trabajos, nace una parte muy importante de la Historia, la egiptología, pues hay tanto que estudiar, que seguir observando y que seguir analizando en Egipto, que solo se puede hacer dedicándose de lleno a ello. Es por ello existe esta rama, relacionada con la Historia, dentro de las ciencias de la Antigüedad que comprende varias disciplinas como la arqueología, la papirología, la lingüística histórica, etc…

La llegada a Egipto, la llegada a Asuán.

No eran ni las 8 de la tarde cuando aterrizamos en Asuán. El impacto del calor al salir por la puerta del avión fue indescriptible. Es como si te pusiesen un secador de pelo delante de la cara. Me quería morir. Era de noche cerrada y los 42 grados se hacían notar. ¿Qué nos deparará el día si por la noche esto parece un horno?

Cuando llegamos a la zona del control de pasaportes y antes de pasar por ellos, nos estaban esperando los chicos de la agencia receptiva. Allí nos pidieron los 25 dólares del visado (en nuestro caso pagamos en euros, 23 euros) y nos ofrecieron una tarjeta de 4Gigas de Vodafone, por 12 euros. Había investigado sobre el tema y sabía que había tarjetas por 8 euros, pero como éramos 4, la diferencia no era tan importante como para hacerlo cómodo y cogimos una de estas tarjetas. Había leído que muchas de estas tarjetas parecen no tener los datos que dicen, y que se consumen enseguida. Yo, por mi experiencia os puedo decir, que los 4 Gigas, eran 4 Gigas, y que en los 8 días que estuvimos en Egipto, 4 personas compartiendo la conexión, no conseguimos acabarla.

Así que con el visado listo, y la tarjeta preparada, pasamos los controles del pasaporte. Ya estábamos en Egipto.

El barco para navegar el Nilo: La Sarah Nile Cruise.

Esperamos a estar todos los del grupo juntos y un autobús nos dejó a pie del barco. Aquí fue donde nos enteramos que nos habían hecho un up grade, y que nos íbamos a un barco superior. Esto suele ser frecuente cuando no tienen gente suficiente para llenar barcos de categorías superiores. Los barcos salen completos y si no hay gente suficiente en una categoría suben de categoría a algunas personas. A nosotros nos tocó ser de éstos, y la verdad es que el barco era una auténtica maravilla.

A las 21:30 y sin todavía hacer uso de los camarotes, estábamos cenando. No podíamos perder mucho tiempo, teníamos que levantarnos a la 1:00 de la mañana, porque nos esperaba la excursión a Abu Simbel, para inaugurar el viaje y queríamos ser de los primeros en salir, y por lo tanto de los primeros en llegar.

El barco era una auténtica maravilla. De lo mejor, la comida, que fue espectacular. No se porqué no me esperaba que la comida en el barco fuese buena, pero para nuestra sorpresa, fue muy buena, cada uno de los días.

El camarote estaba muy bien, tanto por tamaño, como por diseño, por limpieza y por, algo que falta bastante en general en Egipto, el mantenimiento. Su punto débil era que el baño se quedaba pequeño para lo que era el camarote. Aunque puede que esto tenga también que ver con la suerte que tengas con el camarote que te toque, porque el de Tino y Paula, al parecer, tenía un baño más grande y no se quejaron del tamaño.

En cuanto a las instalaciones del barco, tanto la piscina, como la zona de comedor, como los bares y zonas de descanso eran perfectos. La verdad es que no sabemos como sería el otro barco pero este era una maravilla y estábamos muy contentos. Por un precio de 600 euros que nos lo incluyese todo, y tener este barco tan maravilloso la verdad es que no me lo podía esperar.

Si quieres reservar un viaje así, con agencia, con precio desde 600 euros por persona,  ponte en contacto con nosotros: haremos que tu viaje sea lo que estás buscando.Más info en:
Cómo preparar un viaje a Egipto
info@viajescallejeandoporelmundo.com

descuento seguros iati descuento Mopane Game Safaris

Viaja con nosotros

Si quieres que te ayudemos a organizar un viaje igual a este o parecido, por libre o con agencia receptiva, o que simplemente te coticemos los hoteles que hayas elegido, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, haremos de tu sueño una realidad.

Callejeando por el Mundo es un blog de viajes propiedad de Viajes Callejeando por el Mundo, agencia con licencia AV-240-AS.

Escribe un comentario

He leído y acepto la Política de privacidad Detalle legal

Este sitio está protegido por el reCaptcha de Google y se aplica su Política de Privacidad y sus Términos de Servicio.