Victoria Falls desde el lado de Zimbabwe

Publicado en: Africa, Botswana | 4

El primer recuerdo que tengo en mi vida de la existencia de este lugar único en el mundo, que se encuentra en la confluencia de dos países, Zambia y Zimbabwe, fue siendo yo muy pequeña. Tan pequeña que no tengo recuerdos claros de cuando fue exactamente. Pero fue en la época en la que devoraba libros. No recuerdo de quién era el libro ni siquiera de qué iba, pero recuerdo perfectamente que me quedé prendada de aquella imagen que con sus palabras consiguió trasmitirme el escritor. Aquel día, me enamoré de África, y desde entonces quise pisar este continente y llegar a aquel recóndito lugar. Hoy ese día llegaba. Hoy poníamos rumbo Zimbawbe y visitaríamos las famosas Victoria Falls. 

victoria falls zimbabwe (40)

 

De París a Victoria Falls con escala en Nairobi.

 

Habíamos salido el día anterior desde Bilbao. Habíamos pasado 12 horas de escala en París. En aquellas 12 horas empezamos a darnos cuenta que habíamos dado de pleno con la compañía que NOS HABÍA ELEGIDO, para realizar este viaje. Meses atrás, justo cuando decidimos hacer este viaje, tomamos una decisión. Esa decisión fue muy importante y fue barajada durante mucho tiempo. He de reconocer que viajar con gente no me resulta fácil y mucho menos cuando llevas a alguien contigo. Aquel día, cuando decidimos publicar en redes sociales que si a alguien le apetecía acompañarnos, que lo hiciese, no creíamos, para nada, que fuésemos a tener la aceptación que tuvo. Llevar a alguien contigo no es fácil, y si ya no lo es cuando llevas a un familiar, un amigo o un conocido contigo, imaginaros las dudas que puede causar llevar a alguien que no tienes ni idea de cómo es. ¿Y si nos caemos mal? ¿Y si su forma de viajar no coincide con la nuestra? ¿y si el viaje no es lo que se espera? ¿Y si llevan una idea equivocada? ¿Y si…? ¿Y si…?

Decidieron apuntarse a acompañarnos en esta aventura 3 chicas, de las que os hablaré más adelante (Silvia, Ana y Bea). Hubo algunas más (casualmente todas chicas) que se quedaron sin poder ir por falta de plazas. En el momento en el que sabes que vas a llevar a alguien contigo, te surgen un montón de dudas e inquietudes. Pero aquel día en París, aquellas 12 horas de escala que pasamos callejeando por la ciudad de la luz, ya nos dieron idea de lo que este viaje iba a suponer. Aquellas 3 chicas se iban a convertir en nuestras amigas. Pero eso no lo sabíamos aún.

Salimos de París a las 8:30 de la tarde. Nos quedaba un vuelo de 8 horas hasta Nairobi, una escala corta, y un vuelo de tres horas y poco hasta Victoria Falls. Y en aquel vuelo ya hubo muchas risas y mucha complicidad y allí mismo nos dimos cuenta de que el viaje iba a ser increible y que pese a todas mis dudas iba a salir de maravilla. Mis inquietudes, mis dudas, se quedaron, ya no en París, si no en casa. Las había llevado de vuelta a Asturias.

 

La llegada a Victoria Falls (Zimbabwe).

 

No pudo haber una mejor llegada a Zimbabwe. Nadie podía saber que aquel día, aquel 8 de octubre de 2018, un piloto de un vuelo de Kenya Airways, nos iba a hacer un regalo de bienvenida. Cuando el avión se acercaba a Victoria Falls, y el comandante del vuelo anuncia la inminente llegada, nos informa que va a hacer una pasada panorámica sobre las cataratas Victoria. No me lo podía creer. Además y para que todos quedásemos satisfechos, iba a hacer dos pasadas, inclinando el avión por un lado y por el otro, de forma que todos los pasajeros de aquel vuelo KQ792 tuviésemos la posibilidad de verlas.

¡Y vaya si las vimos! Os puedo asegurar que aquel regalo no se nos olvidará jamás. Yo ya lo tenía claro y sabía que este viaje iba a ser un viaje único y especial y no podía empezar de mejor manera.

 

victoria falls zimbabwe (50)

victoria falls zimbabwe (51)

Pasaban 5 minutos de las 9:30 de la mañana cuando aterrizamos en el aeropuerto internacional de Victoria Falls.

Tocaba pasar el control de pasaportes, sacar el visado y entrar en el país. Aún nos quedaban unos cuantos trámites. La suerte fue que ni eramos muchos los que llegábamos en aquel vuelo y por lo tanto las colas no eran muy largas, y por otro lado, nosotros decidimos sacar el Visado Kaza. Fuimos los únicos del vuelo que nos decantamos por este tipo de visado, así que el trámite fue más rápido aún.

 

El visado Kaza

 

El visado Kaza se puede obtener siempre que entres en Zambia o Zimbabwe por aire. No se puede obtener en pasos fronterizos o eso fue lo que nos dijeron entonces. Es decir, si llegas a Zambia o Zimbabwe desde Botswana no tendrás derecho a poder adquirir el visado Kaza. El visado Kaza te da derecho a pasar de Zimbabwe a Zambia y viceversa, lo cual, si quieres hacer la visita a las cataratas desde las dos vertientes, económicamente es muy rentable.

 

Los precios del visado a Zimbabwe son 30$ (precio de 2018), el de dos entradas 45$ y el de múltiples entradas 55$. Es decir, con visados sencillos si estando en Zimbabwe quisieses pasar a Zambia y regresar deberías, al menos, comprar el visado de dos entradas.

El visado de Zambia, además es más caro. El de entrada única cuesta 50 dólares, y el de doble entrada o entrada múltiple, cuesta 80 dólares.

Con lo que si tienes intención de visitar los dos países, es muy rentable adquirir el visado Kaza. El visado Kaza te la posibilidad de entrar y salir de Zambia y Zimbabwe, moverte entre los dos países las veces que quieras durante 90 días. El precio es de 50 dólares. Así que, como veis. Sale rentable.

 

Nosotros no sabíamos como estaban las Cataratas, si en la parte de Zambia iba a haber agua o no, no sabíamos todavía si por este motivo íbamos a hacer alguna actividad y por tanto no quisimos arriesgarnos. Preferimos pagar 20 dólares más aunque luego no hiciésemos uso de ellos, que no coger el visado Kaza y después tener que pagar mucho más.

 

El problema de las maletas.

 

Y llegó el momento de recoger el equipaje. Y que decepción nos llevamos al comprobar que 3 de las 5 maletas llegaron abiertas. Hicimos una primera revisión del contenido y aparentemente no faltaba nada, pero por si acaso, decidimos poner una denuncia. Denuncia que llevó su tiempo y que nos hizo pasar por dos mostradores distintos, contando básicamente lo mismo. Finalmente, conseguimos dejarlo todo listo y ponernos rumbo al hotel de Vitoria Falls.

Dejamos París con frío y con lluvia y llegábamos a Victoria Falls con unos 35 grados y un sol resplandeciente que nos daba la bienvenida al país. Era el momento de deshacernos de toda la ropa de invierto. Era el momento de decir ¡Hola! a la buena temperatura. Era momento de salir a pasear por Victoria Falls.

A la salida del aeropuerto nos estaban esperando para acompañarnos al hotel. Hicimos el check in, nos cambiamos de ropa y bajamos a recepción donde nos reencontramos con el resto del equipo (equipo que con el paso de los días y muchas risas, acabó llamándose Equipo Delta).

 

Hotel The Kingdom at Victoria Falls.

 

Nos alojábamos en el hotel The Kingdom, todo un acierto, por ubicación y por categoría del hotel. Habitaciones amplias, zonas comunes extensas, piscina y una decoración adecuada como punto de partida para hacer un safari. (De los hoteles del viaje hablaremos en otro post)

victoria falls zimbabwe (52)

victoria falls zimbabwe (53)

Dejamos las maletas, nos cambiamos de ropa y decidimos empezar nuestra visita a Victoria Falls comiendo en un bonito restaurante.

 

La segunda sopesa del viaje. El Elefante de Victoria Falls.

 

Menuda forma de empezar el viaje. Si primero el comandante del vuelo nos sorprendía con un sobrevuelo sobre las Victoria Falls, y lo que vino a continuación fue una increíble sorpresa que no nos esperábamos para nada.

Ya sabíamos antes de salir de casa que si todo iba bien este día comeríamos en el restaurante con vistas, el Wild Horizons Lookout Cafe. Íbamos sin reserva así que no sabíamos ni siquiera si podríamos comer, pero al menos lo íbamos a intentar.

Cuando salimos del hotel alguien nos dijo “tened cuidad con los animales” y he de reconocer que nos reímos. Empezamos este viaje sin saber muy bien donde estábamos. Creo que nuestra mente aún estaba en España o quizá todavía estuviese en París, pero seguro que no pensábamos que nos encontrábamos en un entorno de Vida Salvaje. Y tuvo que ser la madre naturaleza la que nos diese la bienvenida al mundo natural con una bonita señal.

Seguimos el sendero hasta el restaurante. Sabíamos a donde íbamos por nuestra aplicación del móvil (maps.me) que funciona sin conexión a internet. Seguimos el sendero y al enfocar la entrada al restaurante un guarda de seguridad nos para en seco. No podemos continuar. Hay un elefante en el camino y debemos esperar. Levanto la vista y ahí está. A unos 100 metros de nosotros, un enorme elefante. ¿Quién nos iba a decir que en Victoria Falls veríamos nuestro primer animal salvaje y que además ese primer animal iba a ser un elefante? Y además, un elefante estando nosotros de pie, frente a él, sin saber como podría reaccionar y sintiéndonos tan pequeños y frágiles a su lado.

victoria falls zimbabwe-1

Unos chicos españoles que llegaron en ese momento, nos comentaron que ellos era el segundo día que inventaban llegar al restaurante, que el día anterior les había pasado lo mismo. El guarda nos explica que este camino es un camino de paso de elefantes, y que esto puede pasar.

Teníamos que esperar a que el personal del restaurante nos viniese a buscar. Así que allí, con aquella imagen, esperamos. Y llegó un jeep típico de safari, y así, de esta manera, fue la forma en que nos subimos por primera vez en un coche de safari, que pasó al lado del elefante, dejándonos con la boca abierta.

 

Comiendo en Wild Horizons Lookout Cafe.

 

Sabíamos que este restaurante tenía buenas vistas, lo que no nos imaginábamos era que estas buenas vistas fuesen las de un elefante. Esperábamos unas buenas vistas de la gran garganta de Victoria Falls.

Nos dieron mesa. El restaurante estaba hasta arriba, pero era ya tarde y la mayoría de la gente estaba terminando de comer, así que nos dieron mesa. Pero teníamos que esperar. No nos importó para nada, porque lo que hicimos fue asomarnos y sacar infinitas fotos de aquellas vistas.

victoria falls zimbabwe-2

Se notaba que la estación seca estaba llegando a su fin. Las cataratas bajaban con poca agua. En el lado de Zambia prácticamente no había nada y en el lado de Zimbabwe, ya lo habíamos visto desde el avión, algo más de agua había. En la zona en la que estábamos estaba seco pero aún así, la imagen de la gran brecha te deja impresionado.

victoria falls zimbabwe (1)

victoria falls zimbabwe (2)

victoria falls zimbabwe (3)

victoria falls zimbabwe (5)

victoria falls zimbabwe (6)

victoria falls zimbabwe (8)

Y nos sentamos en la mesa. Y miramos la carta y al rato lo tuvimos claro. Al menos yo. Y me comí una brocheta de cocodrilo. Y no era la primera vez que lo comía. Recuerdo aquel día, de camino desde Masai Mara en Kenia al parque nacional Amboseli, hicimos una parada en Nairobi para ir a comer al Carnívore. Y allí probé por primera vez la carne de cocodrilo. Y todo el mundo pregunta lo mismo ¿a qué sabe? y yo nunca sé que contestar. ¿A pollo? pues no sabría decirte. A algo que nunca has comido y que no se asemeja a nada.

victoria falls zimbabwe (54)

victoria falls zimbabwe (55)

victoria falls zimbabwe (56)

Después de la comida todavía nos quedamos un rato. Había gente haciendo tirolina y estuvimos tentados a hacerlo. Pero era ya tarde y si seguíamos haciendo cosas nos quedaríamos sin visitar el parque, y … para eso habíamos venido.

Para nosotros, por el tipo de viaje que hicimos, y solo quedándonos un día, escaso, en Victoria Falls fue imposible organizar nada. Sabiéndolo, hoy en día, hubiésemos ido un día antes y hubiésemos aprovechado todo lo que las Cataratas victoria ofrecen. No descartamos regresar en otro viaje a África. Nos quedamos con ganas de hacer la tirolina, así que no dudéis en llevarlo reservado, y así no os pasará como a nosotros. Si lo lleváis reservado al menos tenéis que ceñiros a un horario.

Las actividades contratadas allí no son más baratas que haciéndolo desde aquí.

 

Parque Nacional Victoria Falls.

 

Un pequeño trayecto a pie desde el restaurante, en parte escoltados por el guarda (por si aparecía otro elefante) nos llevó hasta la entrada al Parque Nacional Victoria Falls. Pagamos la entrada (30 dólares) con tarjeta y entramos.

Hubo muchos antes que nosotros que pisaron los terrenos a los que hoy llegábamos. Un lugar que había visto en la televisión cientos de veces. Un lugar llamativo en sí, un lugar que siempre asimilé y sigo asimilando, con los grandes exploradores, con el Sr. Livingston.

 

Un poco de historia, Victoria Falls.

 

Muy cerca de donde nos encontramos hoy, Victoria Falls, hay una ciudad, un pueblo grande, llamado Livingston. Este pueblo pertenece al cercano país de Zambia y le debe su nombre a este explorador. El Dr. Livingston, el mismo por el que se pronunciaron aquellas famosas palabras que todo el mundo recuerda: “Dr. Livingston, supongo”. Y es que la biografía de este hombre es algo que no me quito de la cabeza. Cuando ni siguiera se sabía que había tras las montañas de Sudáfrica, el Dr Livingston llegó a Ciudad del Cabo, después de un viaje de más de tres meses desde su ciudad natal,en la localidad escocesa de Blantyre. Hoy en día nos quejamos por tardar 24 horas en llegar y el Dr. Livingston, por aquel entonces, ya tardaba más de 3 meses en llegar al inicio del que sería el viaje de su vida.

victoria falls zimbabwe (13)

Esto tuvo lugar en 1841, cuando Livingston solo tenía 28 años de edad. Allí, en el inicio de su gran viaje, se caso con la hija de su buen amigo y mentor, y por el que había llegado a estas tierras, Robert Moffat, con la que tuvo 4 hijos.

La historia del Dr. Livingston me llamó tanto la atención porque está muy ligada a la historia más reciente y conocida de Botswana. El final del viaje de Livingston, de aquel que empezó en 1841, estaba en una población llamada Kolobeng, a 30 kilómetros de la actual capital de Botswana (Gaborone). Si bien Livingston había llegado a tierras africanas como misionero, cuya función era evangelizar a la población, acabó luchando por algo mucho más romántico: la abolición de la esclavitud.

victoria falls zimbabwe (19)

victoria falls zimbabwe (22)

8 años después de su llegada a tierras africanas, pone rumbo hacia lugares no explorados hasta entonces por el hombre blanco. Y así empieza la vida de explorador del Dr. Livingston. Ahora mismo le tenía delante, delante de mis narices, en forma de una gran estatua mirando a las Cataratas.

Junto a otro gran aventurero, William Cotton Oswell, Livingston se introduce en terrenos del gran desierto del Kalahari y dos años después llegan al río Zambeze. Corría entonces el año 1951 pero no sería aquí cuando Livingston vislumbra lo que hoy se conoce como Cataratas Victoria. Eso sería unos años después, en 1955, y unos cuantos viajes de exploración más.

Cuando Livingston llegó al punto donde ahora mismo nos encontrábamos, quedó tan  maravillado e impresionado que decidió cambiarles el nombre. A mi me parece que el nombre local es mucho más llamativo, Mosioa-Tunya, “el humo que truena”, pero más difícil de recordar. Livingston les llamó, Victoria Falls, en honor a la que por aquel entonces era la reina de Inglaterra.

victoria falls mapa

 

Un paseo por Victoria Falls.

 

Llegó el comienzo de nuestro paseo por Victoria Falls, un camino que bordea el gran desnivel, la gran grieta en la tierra.

victoria falls zimbabwe (23)

Empezamos el trayecto desde el punto 1, en el mapa, lugar donde se encuentra la estatua del Dr. Livingston y terminamos el paseo en el puente Victoria Falls, que es el que separa ambos países por encima del río Zambeze.

 

En 1869, 14 años después de que Livingston llegase a Vicotria Falls, a un joven reportero escocés se le encargó la gran aventura de encontrar al Dr Livingston. Hacia más de 4 años que no se sabía nada de su existencia y el The New York Herald financió el viaje que hizo que Henry Morton Stanley, se consagrase como otro de los grandes exploradores africanos. Dos años tardó Stanley en encontrar al Dr Livingston en Ujiji, una aldea situada en el entorno del lago Tanganika. Fue entonces cuando se produzco aquella famosa frase: “Dr. Livingston, supongo”.

 

Datos sobre Victoria Fals.

  • Las cataratas tienen una longitud aproximada de 1.7 kilómetros.
  • Tienen una altura de 107 metros.
  • Durante la época de lluvias alcanzan caudales de 550 millones de litros por minuto.
  • Están situadas en la frontera entre Zambia y Zimbabwe.
  • Las dos poblaciones más cercanas son Victoria Falls en Zimbabwe y Livingston en Zambia.
  • El puente Victoria Falls, se construyó en 1905 para unir los dos países.

 

Estuvimos alrededor de dos horas de paseo por los distintos miradores de Victoria Falls, hasta que llegamos al puente y decidimos dar por terminada la visita. Después de la aventura de esta tarde con el elefante, no queríamos hacer el camino de vuelta al hotel sin luz. Así que emprendimos el regreso.

victoria falls zimbabwe (26)

victoria falls zimbabwe (28)

victoria falls zimbabwe (31)

Las cataratas Victoria son una maravilla, un lugar único, un lugar increíblemente bonito, pero no siempre se pueden ver. En la época de lluvias, cuando el agua fluye a mayor velocidad y mayor caudal, la nube que se forma por la caída del agua, impide ver las cataratas. No obstante todas las épocas son buenas para visitarla. En época de lluvias escucharás el gran ruido que hace el agua al caer. En época seca, como en la que estábamos nosotros, hay menos caudal, se puede visualizar el fondo, se tiene una imagen más amplia, pero no se siente la caída tan fuerte. Toda época es buena.

victoria falls zimbabwe (36)

victoria falls zimbabwe (37)

victoria falls zimbabwe (39)

victoria falls zimbabwe (40)

Además, en época seca existe la posibilidad de poder ir a la Devil´s Pool, una piscina al borde de las cataratas. Nosotros no habíamos reservado y nos quedamos con las ganas. A cambio,decidimos contratar el sobrevuelo en helicóptero para el día siguiente a las 8.

No te quedes sin la plaza para visitar Devils Pool. Si reservas desde aquí te costará lo mismo que si lo haces allí, o incluso menos, porque nos dieron varios precios y algunos eran incluso más altos que llevarlo reservado desde casa, así que no lo dudes (allí no se regatea, los precios son fijos… esto por los que estén acostumbrados a regatearlo todo. Devils Pool en Victoria Falls.

 

En cuanto al sobrevuelo en helicóptero, también tiene precio fijo, son 150 dólares + 15 dólares de tasa del parque, en total 165 dólares. Te saldrá igual reservando desde casa y así te evitas muchos trastornos y estar pendiente de esto. Sobrevuelo en Helicóptero sobre Victoria Falls.

 

victoria falls zimbabwe (42)

victoria falls zimbabwe (44)

victoria falls zimbabwe (45)

victoria falls zimbabwe (46)

victoria falls zimbabwe (47)

Mientras Rubén cerraba la reserva, nos fuimos a tomar unos cócteles, mientras nos poníamos al día con los mensajes a las familias y con las redes sociales. Cóctel que nos vino de maravilla para ir cerrando un día de lo más especial.

 

Cenando en Lola´s Tapas and Carnivore Restaurant.

 

Así, con los planes para el día siguiente listos, nos fuimos a cenar.

victoria falls zimbabwe (58)
Hamburguesa de cebra

Escogimos este restaurante por recomendaciones de la Lonely Planet y sin embargo tengo que decir que nos defraudó bastante. No solo por la atención, tardaron bastante en servirnos, sino porque tampoco tenían mucha idea de asesorar con los platos, platos que por otro lado fueron más escasos que los de la mañana y con un precio similar o parecido.

 

Este es un viaje de Mopane Game Safaris. Un viaje auténtico, de aventura, un viaje increible y un viaje que te marcará para siempre. Recuerda, que si reservas el viaje a través de nuestra agencia te llevarás totalmente gratis, el sobrevuelo en avioneta por el Delta del Okavango y nosotros cargamos con los gastos de transferencia a Botswana. 

info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
.

Si quieres leer el diario completo de viaje: Botswana y Victoria Falls en 14 días.

mopane game safaris oferta de viaje gratis delta del okavang iati seguros callejeando por el mundo

4 Comentarios

  1. Ana
    | Responder

    Cada día que pasa, más convencida estoy de esto: con vosotros, al fin del mundo!!!

    • Maria Garcia
      | Responder

      jaja… pues aquí te espero para la próxima, que seguro que nos lo vamos a pasar igual de bien o mejor 🙂

  2. Mario castellan
    | Responder

    Desearía más información y precios de futuro viaje

    • Maria Garcia
      | Responder

      Buenos días Mario.
      Tienes toda la información sobre este viaje en nuestro artículo: https://www.callejeandoporelmundo.com/botswana-viaje-al-corazon-de-africa/ Con los precios actualizados y las salidas disponibles de 2019. Recuerda que si reservas el viaje a través de nosotros te costará lo mismo pero tendrás el sobrevuelo por el Delta del Okavango gratis y además nosotros cargamos con los gastos de transferencia a Botswana.
      Espero que te decidas a hacerlo porque el viaje es de los más increíbles que se pueden hacer, al menos de los que yo haya hecho hasta la fecha.
      Saludos y muchas gracias por leernos.

Dejar un comentario