Volando a Japón con Air France

Publicado en: Asia, Japón | 0

Como siendo habitual en todos los vuelos que realizamos, cuando la compañía aérea es distinta a otras utilizadas anteriormente (que últimamente no coincidimos nunca) solemos hacer una descripción detallada, de como ha ido el vuelo de ida, así que esta vez no iba a ser menos. Hoy os contamos la experiencia de viajar, por primera vez, con Air France en un vuelo a Japón.

de bilbao a japon con air france

Esta vez no solo primó la comodidad de volar desde Bilbao, también primó el precio. Viajar en Hanami, es decir, durante la floración de los cerezos en Japón, y aunque 6-8 meses antes no se sepa ni siquiera si los cerezos van a estar floridos, supone pagar un extra por todo, y en el vuelo no iba a ser menos. Miramos opciones de salida desde muchos aeropuertos, incluidos el de Barcelona, ya que aunque nosotros no íbamos a salir desde ese destino, si que teníamos, por temas de trabajo, que mirar esta opción cada poco, para mirar como fluctuaban los precios, y esta vez, también por precio, optamos por volar desde Bilbao.

Es cierto que el vuelo de ida tenía dos escalas, es decir, hubiese preferido que fuese sólo una, pero bueno, todo no se puede pedir, así que optamos por este vuelo con escala en París (de 4 horas) y una escala en Seul de casi dos.

 

Madrugada del 24/03/2018, Oviedo.

 

Este día, el Sábado 24 de marzo, fue un día muy largo. Habíamos dejado la preparación de las maletas, como siempre suele ser, para última hora y nos vimos ultimando detalles,y hasta comprando un billete de bus, a las diez de la noche del día anterior. Nos metimos en la cama con la intención de conseguir descansar un poco, pero fueron apenas dos horas de sueño lo que llevábamos cuando el despertador nos indicó que era hora de ponerse en pie. Eran las 00:30 de la madrugada de ya sí, el día 24 de marzo, el día más largo del año.

de bilbao a osaka con air france (1)

El vuelo desde Bilbao salía a las 7 de la mañana y desde Oviedo son unas 3 horas de conducción así que habíamos valorado dos opciones: salir el viernes hacia Bilbao y dormir cerca del aeropuerto (dormir sería también un decir, porque teniendo que estar a las 5 de la mañana en el aeropuerto tampoco es que fuésemos a dormir mucho), o ir directamente desde nuestra casa al aeropuerto. Y bueno, ya sabéis la opción que escogimos. No dormir casi, y salir hacia la 1:30 de la mañana hacia Bilbao.

Esta vez me tocó conducir a mi y la verdad es que se me hizo muy duro: no por el cansancio o por el sueño, se me hizo duro por el dolor de espalda. Ese accidente que había tenido hacía más de un año todavía causa estragos.

Llegamos al aeropuerto de Bilbao antes de las 5 de la madrugada, hora en la que abren sus puertas. Teníamos que dejar el coche en el aparcamiento de larga estancia del aeropuerto, y seguimos las instrucciones de la reserva que llevábamos, ya que sale mucho más barato si haces una reserva con antelación.

Era una noche fría y húmeda. Habíamos dejado Asturias lloviendo y aunque en el camino dejó de llover, pasando Cantabria empezó una gran tormenta seca de truenos y relámpagos.

de bilbao a osaka con air france (2)

Esperamos pacientemente a que el aeropuerto abriese sus puertas y fuimos los primeros en facturar.

Es la primera vez que nos dan una única tarjeta de embarque para los tres vuelos que teníamos que hacer (esta bien que cada vez se intente ahorrar más papel). Nos esperan los siguientes vuelos:

  • Bilbao – París: a las 7:05.
  • Paris – Seul: a las 13:10
  • Seul – Osaka: a las 9:10

 

Vuelo Bilbao – París con Air France.

 

Nuestro vuelo Bilbao – París sale puntual, o eso creo, porque estaba dormida antes de despegar y sólo me desperté cuando el avión tocó suelo en el aeropuerto Charles de Gaulle.

de bilbao a osaka con air france (3)

La espera se hizo corta, pese a ser unas 4 horas de escala y es que tener ahora datos ilimitados en toda Europa ayuda, y mucho, sobre todo en momentos como estos.

Y llegó la hora de embarcar hacia nuestro siguiente vuelo: Paris- Charles de Gaulle. Eran las 12:15 de la mañana y ya ansiaba poder sentarme en el avión y dormir, básicamente a eso iba a dedicar las 12 horas de vuelo. Hacía una semana que soñaba con este día. No pensaba en llegar a Japón y poder descubrir un país fascinante. Desde hacía unos días solo pensaba en poder llegar al avión y estar 12 horas sin comunicación con el exterior, sin acceso a internet, pudiendo dormir y descansar ¡durante 12 horas! Hacía tiempo que no podía decir esto. Me encontraba tremendamente cansada, y desde hacía días solo soñaba con estas 12 horas de vuelo (os lo creáis o no, fue verídico).

 

Vuelo Paris – Seul con Air France.

 

Pero todavía no era hora de salir. Un problema en la refrigeración del avión hizo que nuestro vuelo se retrasase y en lugar de salir a las 13:10 acabamos despegando a las 14:45. Ya antes de llegar el momento del despegue sabíamos que no cogeríamos el enlace en Seul. No había tiempo efectivo para pasar los controles y llegar con tiempo a la salida del siguiente vuelo. Así que, gracias otra vez a los datos ilimitados en Europa, pude comprobar que la compañía aérea con la que debíamos volar, Air Korea, tenía varios vuelos más al día, así que eso me tranquilizó ya que al menos no nos teníamos que quedar un día en Seul y perder un día entero de viaje (y claro, de planning).

de bilbao a osaka con air france (4)

de bilbao a osaka con air france (6)

No sabemos si fue por este retraso sufrido, si porqué, pero poco después de despegar nos sirvieron un aperitivo, que no tendría nada de especial ya que en otros vuelos nos lo habían dado también como en el vuelo a Siem Reap con Cathay Pacífic, de hacía unos 4 meses, si no fuese porque además del aperitivo pasaron 3 veces con bebidas. En este caso yo me decanté por pedir mi Gin tonic (algo ya habitual en nuestros vuelos), por una botella de vino y por un agua. Tenía la bandeja que no le cogía una cosa  más.

Lo mejor del avión además de la separación entre asientos para las piernas (nada que ver con aquel horrible vuelo con Iberia a Cancún de hacía ya un año), y la pantalla táctil, desde donde podías hacer de todo, llamar a la azafata, ver pelis, encender la luz, ver el menú que servirían durante el vuelo y hasta ver un interesante video, por cierto muy entretenido y bien hecho, sobre la seguridad a bordo.

de bilbao a osaka con air france (5)

En el menú a bordo pudimos escoger entre menú Francés o Coreano. Yo me decanté por Francés y Rubén por el Coreano. Ambos platos principales estaban buenos, pero ninguno de los dos pudimos comer la ensalada, en mi caso de lentejas y con aspecto poco apetecible, tampoco pude con la sopa pero el resto estaba rico. Un menú pasable, vamos, nada que ver con lo que nos había puesto British Airways en el vuelo a Singapur o mismamente el de Cathay Pacific a Siem Reap.

de bilbao a osaka con air france (8)

de bilbao a osaka con air france (7)

Atravesábamos el sur de Noruega cuando terminamos de comer. Y llegó el momento simpático del vuelo. A mi lado viajaba un señor coreano de mediana edad. Se quedó dormido, profundamente dormido, algo que no es de extrañar después de la cantidad de alcohol que se metió en poco tiempo y de haber comido todo, absolutamente todo, lo que nos habían puesto de comida. Pero se quedó dormido apoyado sobre mi hombro. Me dio tal ataque de risa, no la pude controlar, que el pobre hombre se despertó sobresaltado.

Atravesábamos el mar báltico cuando nos recogen las maletas. Estaba deseando quedarme dormida y despreocuparme por lo que pase cuando lleguemos a Seul, donde nuestro vuelo, seguramente, volase ya en dirección Osaka.

No podía dormir. Sabía que mi primer día de planning estaba perdido y todavía nos quedaban 9 horas de vuelo. Tenía que pensar. No había nada que pensar. Estaba perdido y punto.

Del resto del vuelo solo tengo que resaltar que estuve durmiendo todo el tiempo excepto unos 40 minutos que estuve absorta observando (y he de reconocer que me entró algo de miedo) como mi compañero de asiento, el Coreano, tomaba una tras otras varias botellas de vino, y se supone que fueron las únicas que tomó mientras yo dormía. El olor a vino era ya bastante evidente.

Antes de aterrizar, aún quedaba una hora y media para llegar, cuando nos dan el desayuno, Rubén aprovecha para preguntar a una de las azafatas si se sabe algo de nuestro vuelo de conexión. Nos comentan que al bajarnos del avión acudamos al mostrador de Air France ya que deben re-ubicarnos en otro vuelo. Pero justo antes de aterrizar nos informan que el vuelo de Seul a Osaka nos va a esperar, ya que en el mismo vuelo viajamos 27 personas que tienen que coger ese vuelo.

de bilbao a osaka con air france

Al aterrizar informan por megafonía de que debemos abandonar, los primeros el vuelo, todos aquellos pasajeros con destino a Osaka. Pero bueno, ya sabéis como es la gente, no acaba de entender que si unos se tienen que bajar los primeros debe ser por algún motivo, y al final, pues se formó un pequeño lío de gente. Finalmente abandonamos el avión de los primeros y nada más poner los pies en tierra firme, nos vienen a buscar. Velozmente nos llevan hasta el control de seguridad, y volvemos a tener que colarnos. La eficacia del aeropuerto nada tiene que ver con otros por los que pasamos y todavía recuerdo el susto que nos llevamos en Hong Kong porque por culpa de una gran cola en el control casi perdemos el vuelo y allí, ni insistiendo, fueron capaces de hacernos pasar el control por delante del resto.

Al llegar a la puerta de embarque nos sorprendieron dos cosas: había un gran cartel donde ponía que el aeropuerto de Seul había conseguido por 12ª vez consecutiva el premio al mejor aeropuerto del mundo, y no se si lo será pero desde luego nunca habíamos visto un aeropuerto tan efectivo. Por otro lado tenían un cartel donde indicaban que el vuelo estaba retrasado por el siguiente motivo: “espera por pasajeros en conexión”. Ahí lo tenéis, otra cosa no, pero sinceridad ante todo. Así da gusto.

 

Vuelo Seul-Osaka con Air Korea.

 

Este vuelo lo volví a pasar durmiendo, y tan profundamente que no quise probar la comida, así que no os puedo dar ningún tipo de referencia. Cuando desperté, al sentir el impacto del avión contra el suelo, no conseguía tener los ojos abiertos.

de bilbao a osaka con air france (9)

Aquí y así terminó nuestro vuelo eterno Bilbao- Osaka con Air France.

Notas: Vuelo de vuelta. El vuelo de vuelta Tokio-Bilbao con escala en Charles de Gaulle, no fue tan cómodo como el de ida. Las 12 horas de vuelo, aunque se me pasaron rápidas porque fui todo el camino leyendo, se hicieron incómodas ya que la separación entre los asientos era mucho menor que el vuelo de ida.

 

Si quieres que te presupuestemos un Viaje por Japón, por libre o con touroperador, y que te ayudemos a prepararlo, o simplemente cotizar los hoteles que hayas mirado, no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
.

 

Si quieres leer el diario completo de viaje: Viaje a Japón en 21 días

mopane game safaris oferta de viaje gratis delta del okavang iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario