Volcán Taal

Publicado en: Asia, Filipinas | 4

 

Cuando vi la primera foto del Volcán Taal supe que tenía que ir, costase lo que costase, y me empeñé hasta tal punto que para ir a allí tuvimos que hacer encaje de bolillos y gastarnos un buen dineral. Ahora os estaréis preguntando ¿y mereció la pena?. Hombre, pues yo diría que mereció la pena en el sentido de que yo quería ir, tenía muchas ganas de ir, y esa espinita me la quité. Ahora, el coste que supone este viaje, y más cuando no tienes tiempo y has de hacerlo rápido y corriendo, es tremendo. (entendámonos, tremendo para el lugar del mundo en el que nos encontramos).

vistas del volcan taal filipinas manila

 

Viernes, 10 de Abril de 2015

 

De Puerto Princesa al Volcan Taal

 

Antes de las 7 de la mañana ya habíamos desayunado en nuestro hotelito de Puerto Princesa. Ahora, a la luz del día, nos damos cuenta de lo bonito que es el hotel y de lo que hubiésemos disfrutado si lo pudiésemos aprovechar un poco. El contundente desayuno que nos prepararon (incluido en el precio de la habitación) fue más que suficiente para afrontar un día que suponíamos iba a ser duro e intenso y además, en el que no sabíamos a que hora podríamos volver a comer, así que debíamos aprovecharlo bien.  El hotel, además de incluir el desayuno, tenía plátanos y café gratis durante todo el día (bonita combinación).

A las 7 de la mañana salíamos rumbo al aeropuerto, en una furgoneta compartida con otros dos inquilinos del hotel (el traslado al aeropuerto también iba incluido en el precio de la habitación, así que al final los 24 euros totales no nos parecieron tanto).

Un check in rápido y puntualmente, a las 9:35 salíamos en un vuelo de Air Asia, dirección a Manila, donde aterrizamos pasadas las 11 de la mañana.

Rápidamente abandonamos el aeropuerto y buscamos la zona de taxis con intención de poder negociar con alguno que nos llevase a Tagaytay, esperase a que fuésemos a ver el Volcan Taal y nos devolviese a la zona de hoteles de Manila. La tarea fue dura. Muy dura. Yo sabía lo que estaba dispuesta a pagar. El alquiler de un coche en Manila nos habría salido en 45 euros, a lo que tendríamos que sumar el carburante para llegar y el agobio (después supimos lo que hubiese ocasionado ese alquiler) de llegar hasta el volcán. Nos lo habíamos planteado, el alquiler del coche, cuando vimos que el aeropuerto de Manila quedaba al sur de la ciudad y que el Volcan Taal quedaba en esa dirección, con lo que no tendríamos ni que meternos en la ciudad ni que atravesarla. El error del alquiler del coche hubiese sido garrafal ya que si siempre digo que Bangkok es una ciudad con un caos organizado, Manila para mi fue la ciudad del caos extremo y desorganizado.

Así que tras abandonar la idea del alquiler del coche, me había propuesto un gasto en el taxi de 2500 pesos (es decir, unos 50 euros), y ni un peso más. Y Rubén, que es muy obediente, se puso a negociar. No puedo decir la cantidad de taxistas con los que intentamos llegar a un acuerdo. Y nada. Nadie se prestaba a llevarnos por menos de 3000 pesos. Hasta que hubo uno que aceptó. Cierto es que nos costó mucho, pero al final aceptó. Más tarde, nos dimos cuenta, de que había aceptado porque jamás había estado en Tagaytay, jamás había visitado el Volcán Taal y jamás hubiese aceptado los 2500 pesos. Se pasó todo el trayecto maldiciendo, o eso suponíamos por el tono que empleaba.

regreso a manila filipinas

Jamás había estado en una ciudad tan caótica como Manila, coches y coches y coches y más coches por todos lados. Los 3 carriles de la autopista se convertían en 4. Allí se practicaba la ley del más fuerte, o más bien, la ley del más arriesgado. En ocasiones los 3 carriles de autopista (carriles virtuales porque realmente había 2) se convertían en 4 cuando los propios usuarios entendían que en dirección contraria no eran necesarios dos carriles para el tráfico que tenían, así que ocupan uno de los carriles del sentido contrario para su propio uso. Yo jamás había pasado por una situación similar, y sentada en la parte de atrás de aquel taxi, iba cruzando los dedos para que no nos pasase nada, en un coche con un camicace por el carril contrario.

Así, en un perpetuo atasco que fuimos sorteando, llegamos a Tagaytay. Según bajamos por la serpenteante carretera hasta el puerto, me iba fijando en la preciosa estampa del volcán, metido en el medio de un lago. Me dio pena no tener la oportunidad de bajarme en el camino para poder sacar alguna foto, pero no íbamos muy sobrados de tiempo y era mejor no arriesgar.

en barco al volcan taal filipinas manila

Ascenso al Volcán Taal

En el puerto de Talisay negociamos con el primer puesto que vimos que ofrecían la excursión al Volcán. Y menuda estafa. Empiezan pidiéndonos más de 3000 pesos por persona: por cruzar en barca hasta el volcán, subirnos en burro (pobre burro), y por una comida. Pero nosotros no somos de este tipo de circos. Nosotros queríamos ver el volcán y punto. Así que al final, después de mucha discusión, emprendimos el viaje hasta el Volcán por el “módico” precio de 1500 pesos.

Al llegar al los pies del Volcán, tras surcar el tramo de Lago que separa el pueblo de Talisay del volcán Taal, nos ayudan a bajarnos y nos intentan vender todo lo habido y por haber. Al final conseguimos que nos dejen en paz y nos vendan la entrada al parque: 50 pesos por persona.

ascenso al volcan taal filipinas manila (2)

Empezamos el ascenso por aquel camino de tierra, en el que los burros iban subiendo como podían cargados con personas que no les debía importar lo más mínimo ser de un tamaño casi superior (por no decir en peso) al de propio burro. Agradecimos mucho llegar al Volcán Taal a esta hora tan tarde, ya que hacer este ascenso, con la cantidad de gente de las excursiones del mañana, debe ser una tortura y un “traga tierra”. Cada vez que nos cruzamos con un burro hay que intentar mantener la respiración para no tragar todo lo que levantan.

ascenso al volcan taal filipinas manila

descenso del volcan taal filipinas manila

Al final, después de un duro y sofocante ascenso, llegamos a la cima. Si bien las imágenes desde arriba son bonitas, creo que lo que se paga por venir a aquí es desproporcionado (pero es lo que hay y yo, aún sabiéndolo, me empeñé en venir. Así que no vale lamentos).

El volcán Taal, en medio del lago del mismo nombre, tiene en el interior de su crater otro lado en el que se pueden ver algunas formaciones rocosas y el color amarillo del azufre, junto con muchas fumarolas.

Estuvimos un rato paseando por el borde (que está muy habilitado para eso) y cuando ya nos cansamos de contemplar las vistas, emprendimos el regreso.

interior del volcan taal filipinas manila

vistas desde el volcan taal manila filipinas

volcan taal 4

volcan taal 2

Le dimos una pequeña propina a la mujer que nos ayudó (con sus más de 90 años) a subir a la barca.

Al cruzar de nuevo el lago comprobamos que más que un lago parecíamos estar en el medio del mar. El tiempo había empeorado de repente, estaba empezando a llover y el lago se había convertido en un mar de olas.

desembarcando en el volcan taal manila filipinas

El camino de vuelta fue algo más llevadero que el de ida, pero la circulación en Manila se hacía insoportable. A los alrededores de la carretera, chabolas, pobreza y mucha miseria.

Le indicamos nuestro taxista que nos llevase a la zona de hoteles y dimos unas cuantas vueltas buscando algo que se acomodase a nuestro presupuesto pero al final decidimos quedarnos en el primero: Rothman hotel, por 2300 peso (unos 49 euros). En aquel momento, aquel hotel me pareció el Ritz.

Podéis leer las opiniones sobre este hotel y el resto de los utilizados en Filipinas en: Alojamientos en Filipinas.

 

Cenamos en un McDonalds cercano al hotel. Algo rápido para ir pronto a dormir. Además el ambiente de Manila por la noche no nos pareció de lo más seguro.

 

Gastos del día:

Taxi de Manila a Talisay (ida y vuelta y esperar): 1250 pesos (26,9 euros)

Barca hacia el Volcan Taal: 750 pesos (16,14 euros)

Entrada al Volcán: 50 pesos (1,08 euros)

Cena: 100 pesos. (2,16 euros)

 

Gastos totales del día: 46,28 euros

 

Si quieres seguir leyendo nuestro diario de Filipinas: 23 días en Hong Kong y Filipinas

mopane game safaris oferta de viaje gratis delta del okavang iati seguros callejeando por el mundo

4 Comentarios

  1. Jordi
    | Responder

    Hola! Me esto planteando emplear un día de mi estancia en Manila para hacer esta excursión. Quiero saber si creeis que vale la pena, considerando que las opciones pueden ser el Pinatubo o bien quedarse en Manila de visitas de museos, restaurantes o de relax y en caso de ir, cuanto tiempo creeis que se tarda desde el centro de MAnila (Makati) hasta Tagaytay. Gracias

    • Maria Garcia
      | Responder

      Buf… Jordi, nos sabría que decirte… es que eso de recomendar cosas así, sin mas…. yo solo te diría que entre Manila y el Volcán Taal, me quedo con el volcán taal…. y ¿Cuánto se tarda en llegar? pues depende del día que te toque y a la hora a la que vayas. Depende mucho del trafico. Nosotros estuvimos mucho, muchísimo tiempo, con un atasco impresionante. Fuimos en atasco desde que salimos de Manila hasta que llegamos al pueblo. Fue eterno. Era un viernes por la tarde y estaba todo el mundo en la calle. El sábado, por ejemplo, no había prácticamente trafico. Tardamos una hora y media mas o menos en llegar, pero ya te digo que depende del trafico. Mucha suerte y feliz viaje.

  2. Naiara
    | Responder

    Hola!
    Lo primero daros las gracias por vuestro blog, compartís información interesante y muy útil! He leído que hicisteis la ruta de este volcán por vuestra cuenta, ¿podrías decirme si se puede bajar hasta el lago del cráter sin guía? Y me gustaría saber también sobre que hora hicisteis el ascenso, y si es mejor ir a primera hora de la mañana.
    Muchas gracias!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Hola Naiara, pues no sabría decirte, pero creo que no se puede bajar, al menos por tu cuenta. Nosotros no vimos a nadie haciendolo ni ningún indicativo de que se pudiese hacer, siento no poder darte esa información. Nosotros fuimos por la tarde porque lo hicimos al volver de Puerto Princesa, y por la tarde había poca gente. creo que por la mañana, con todas las excursiones que vienen desde Manila la cosa se pone un poco peor.
      Saludos.

Dejar un comentario