Woody Elephant Training

Publicado en: Asia, Talandia | 12

El día de hoy lo comenzaba con muchísima inquietud y bastante tensa. A diferencia del día anterior y nuestra experiencia con los tigres, ahora mi preocupación era otra. Había leído mucho sobre los centros de Elefantes en Tailandia y aunque quisimos acudir al más recomendado de todos, el Elephant Nature Park, por distintos motivos no tuvimos la opción y de entre los otros tres que quedaban, Patara, Baan Chang y Woody, nos quedamos con este último. Aún así, y pese a las recomendaciones llevaba bastante tensión y preocupación por lo que pudiera ver y percibir sobre el trato sobre los elefantes. Hay que tener mucho cuidado a la hora de escoger este tipo de centros si realmente quieres interaccionar con ellos, porque ante todo hay un montón de ellos, entre los que están todos aquellos que te enseñan como los elefantes pintan o juegan al fútbol, que os agradecería que no fuerais. Pero eso ya queda a elección de cada uno.

Foto cedida por Woody Elephant Training
Foto cedida por Woody Elephant Training
Desayunamos en un local al lado del hotel que sería ya el habitual para el resto de los días que pasamos en Chiang Mai, por calidad y por precio. El precio rondó los 350 bahts por desayunar los 4.
baan bakery chiang mai

 

Practica turismo responsable. No acudas a estos centros.

 

Cuando visitamos Tailandia, no nos informamos tanto como lo hacemos ahora. Así que tras regresar de aquel viaje me puse en contacto con Faada para preguntar sobre este centro y no me supieron informar si concretamente este centro cumplía con las normas de turismo responsable. A día de hoy (actualizado 2018) creo que ninguno de los centros que existen de este tipo en Tailandia cumple con las reglas del turismo responsable y el único que se recomienda visitar es el Elephant Nature Park. No obstante, antes de viajar, consultad siempre a los expertos, sobre este tipo de centros, porque lo que hoy se puede recomendar, quizá mañana no.

Más información en: FAADA.

 

Nos pasaron a recoger por el hotel y tras un largo trayecto por fin llegamos al centro. Una vez que nos presentamos comenzaron a explicarnos en que consistía la actividad que realizaríamos durante ese día. La mayor parte del tiempo estuvieron explicándonos las palabras tailandesas que debíamos utilizar con los elefantes. Yo por mucho que lo intenté creo que no me quedé con ninguna. Al cabo de un largo rato de explicación nos distribuyen en dos grupos: uno que irá a conocer como se limpian las caquitas de los elefantes y otro que irán a ver como se les alimenta. Nosotros, claro, escogimos este último.

 

woody elephant training vista general

woody elephant training elefantes

 

Después nos dirigimos al lugar donde se encontraban los elefantes y aquí empecé a ponerme más tensa. Mis radares comenzaron a funcionar. No quería notar que nada raro pudiera estar pasando, no quería percibir ningún maltrato, no quería estar en un lugar donde pudiera estar pasando eso, y aunque no puedo decir que haya visto nada raro si puedo decir que a día de hoy sigo notando mi intranquilidad en el sitio. Sigo pensando que quizá todo no sea como debe, pero en realidad no se si solo son percepciones. No me quedé muy tranquila. Es verdad que sigo pensando que quien pueda ir que vaya al Elephant Nature Park, yo no pude ir y no se si las percepciones hubieran sido distintas pero me hubiera gustado comprobarlo.

 woody elephant training elefante

 

Una vez que empezamos a darles plátanos para comer, me empecé a relajar y empecé a disfrutar de mi momento con el elefante.
woody elephant training paseo 2
Poco después nos enseñan a subirnos y empezamos a caminar. Dimos un largo paseo por los campos y al final llegamos a bañarnos al río. Este fue, sin lugar a dudas, el mejor momento del día. Claro, que también hay que tener mucho cuidado porque a mi casi me rompen una pierna. El caso es que estábamos bañándonos entre los elefantes, cuando un pequeño elefantito, se abalanzó contra su madre y me pilló la pierna en el medio. No podía sacarla, me dolía mucho y cada vez que intentaba sacarla, me dolía más. En un momento dado, el elefantito se giró y pude sacar la pierna. El susto fue bastante importante.

 

La sensación de tener al elefante bajo tu cuerpo, la sensación de tocar su áspera piel, la sensación de pensar que ese gran animal te puede matar con un simple movimiento, la ternura que despiertan, la indignación que aparece cuando piensas en los maltratos que sufren estos animales en este país,… son cosas que ni se te quitan de la cabeza ni creo que se me quitarán en la vida.

baño con los elefantes chiang mai 2

 

baño con los elefantes chiang mai
Tras este gran momento del viaje, nos despedimos de ellos y nos fuimos a comer. Si hubiéramos sabido que se puede hacer esta actividad en medio día posiblemente lo hubiéramos escogido pero no lo supimos hasta que estuvimos aquí. La posibilidad de medio día te permite hacer todo lo que habíamos hecho hasta este momento, y a partir de ahí te devuelven a Chiang Mai. Para nosotros hubiera sido suficiente porque después de comer nos dirigimos a los campos de caña de azúcar. El calor era muy sofocante y entre la caña no corría ni una gota de brisa así que allí la situación se hacía mucho más insoportable.

cortando caña de azucar rubencortando caña de azucar tino

 

En los campos cortamos caña de azúcar para los elefantes y a algunos se les daba mejor que a otros. La atracción fue mi hermano, Tino, que dejó boquiabiertos a los mismos tailandeses que querían que se quedara en la finca. La cara de orgullo de Paula lo decía todo hasta que nos dio por comentarle que después de cortarla había que sacarla y que eso le tocaba a ella. En ese momento vociferó que se había acabado lo de cortar caña. Fue un momento más que divertido y las risas se oían entre las cañas.

 

Cuando el sudor empapaba nuestras ropas, dimos por concluida la recogida de caña y nos dirigimos en la furgoneta, de nuevo al centro.

woody elephant training foto de tino garcia

 

Allí les dimos de comer la caña y aprovechamos para probarla, llena de tierra, mientras uno de los mahout iba a por una papaya y con el machete oxidado nos la cortó. Pese a todo esto, no nos sentó nada mal y pensar que habría otras cosas que nos iban a hacer perder un día de viaje… pero eso será más adelante.

 

Después de esto nos volvimos a bañar con ellos. Bueno, el que quiso porque ni Paula, ni Tino ni yo, nos volvimos a meter al agua ya que era la última actividad y no nos apetecía hacer el camino de vuelta mojados.

 

Así, que visto lo visto, nos hubiéramos conformado con quedarnos solo medio día.

 

Terminamos el día con una cerveza en el hall del centro mientras esperábamos por Rubén para regresar a Chiang Mai. Durante todo el trayecto te van sacando fotos, fotos que posteriormente son colgadas en la página web de Woody desde donde te las puedes descargar. Así conseguimos la mayoría de las fotos que hay en el artículo, pero también puedes llevar tu propia cámara y algún mahout te sacará fotos con ella.

 

Al llegar a Chiang Mai nos damos una buena ducha y salimos de nuevo a la calle. Hoy queríamos conocer el mercado nocturno, así que pasito a pasito y tras contratar una excursión a Chiang Rai para el día siguiente, nos vamos directos al mercado.

 

Dimos un largo paseo y tras otear los distintos restaurantes entre los que se encuentra el The Woole Earth (que lo vimos bastante caro y además a los precios había que sumar las tasas y la propina) decidimos cenar en un paquistaní que a mi, personalmente no me gustó nada, cené mal y además caro, caro.  1030 baths por cenar los cuatro.
cena chiang mai

Gastos del día:

 

Woody Elephant Training: 2400 bahts (54 euros)
Cervezas y refrescos del día: 100 baths (2.27 euros)
Cena: 257 bahts (5.85 euros).

 

Total del día: 62.12 euros

 

 

Si quieres que te presupuestemos un Viaje por Tailandia, por libre o con touroperador, y que te ayudemos a prepararlo, o simplemente cotizar los hoteles que hayas mirado, no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
.

Si quieres leer el diario completo de viaje: Viaje a Tailandia en 21 días.

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

12 Comentarios

  1. Paula R
    | Responder

    A mi la visita al campamento de los elefantes me pareció una experiencia muy bonita que, sin duda repetiría. Los elefantes me parecieron muy bien cuidados y no me daban impresión de estar maltratados…
    Fue otro inolvidable día en Tailandia!! (y mi cena estaba muy rica, pero claro, lo mío era pollo tikka masala…) 😉

  2. David
    | Responder

    Que ganas de estar interactuando con ellos !!!

    De nuevo gracias por compartir tus experiencias con nosotros.

  3. M. Carmen Cruz
    | Responder

    Nosotros si que fuimos a un parque de elefantes en los que les hacen pintar y jugar al fútbol y en ningún momento tuve la sensación de que los maltrataran. Yo lo ví como una atracción igual que cuando se va al Zoo de Madrid al espectáculo de delfines. Es una forma de vida y yo creo que los cuidan bien.

  4. Anónimo
    | Responder

    Una curiosidad: En un primer momento pensé que llevabas “tatuado” en el brazo la letra “R”, pero después de ver a otros componentes de tu grupo, me da la impresión que posiblemente te lo pongan en ese Centro de elefantes.

    Un saludo.

    Alberto.

  5. Alícia Bea
    | Responder

    ¡Qué experiencia más genial! El elefante es mi animal preferido y solo de pensar en poder subirme a uno me corre un escalofrío por el cuerpo, no te digo ya bañarme con ellos… Espero que ese día llegue pronto. Un placer leerte, como siempre. Saludos

  6. María Grau
    | Responder

    Que bonito María.
    Me ha encantado. Lo de cortar caña ya no me gusta tanto. jejeje
    Un beso.

  7. Libreta Viajera
    | Responder

    Yo, sabiendo lo que se ahora y con la sabiduría que me ha dado la madurez (fui a Tailandia hace 10 años) no iría a ningún campamento de elefantes. De hecho no vamos a ningún lugar donde se utilicen animales como reclamo o donde no estén en libertad. Ni zoos, ni circos. Cuesta resistirse a ver un animal así de cerca y a interactuar con ellos, pero ahora soy consciente de lo que eso conlleva detrás.
    De todos modos, me alegro de que disfrutaras del día y entiendo perfectamente tu preocupación durante toda la jornada.
    Un abrazo,

  8. Fundación FAADA
    | Responder

    Hola, os escribimos desde FAADA, Fundación de protección de los animales miembro de EARTH y del Centro Español de Turismo Responsable y de diferentes coaliciones internacionales para la defensa de la fauna salvaje, ENDCAP entre otras.
    Os invitamos a informaros a continuación sobre las reales implicaciones del uso de elefantes en paseos y espectáculos y esperamos que en el futuro no volváis a promocionar actividades de este tipo. Si necesitáis más información, no dudéis en escribirnos a turismo@faada.org
    Un saludo
    http://turismo-responsable.com/es-s37
    http://turismo-responsable.com/s33
    http://turismo-responsable.com/blog/de-donde-vienen-los-elefantes-de-tailandia

  9. Diario viaje Kiana
    | Responder

    Nuevamente la experiencia me parece una pasada pero seguro que de realizarla notaría la misma tensión que notaste tu y no estaría tranquila pensando en la vida de estos animales, aunque seguro que el contacto con los elefantes es inolvidable.

    Un abrazo!

  10. Maria Garcia
    | Responder

    Gracias a todos por vuestros comentarios. La verdad es que la experiencia aunque buena personalmente no deja buen sabor de boca en cuanto a lo que puede haber tras ello, pero repito que nos lo aconsejaron. Al final deberíamos meditar más sobre el tema.

  11. Olivia
    | Responder

    Era fiel seguidora tuya hasta ahora, que he encontrado este artículo. Me parece que como mínimo deberías editarlo y añadir bien claro que este campamento en concreto maltrata a los elefantes, tal como indica Faada. La difusión de este tipo de actividades desde una página tan leída me parece una irresponsabilidad.
    Un saludo.

    • Maria Garcia
      | Responder

      Hola Olivia,
      Muchas gracias por tu correo. Sí, somos conscientes de eso. Es más, ahora mismo estamos haciendo una reestructuración de la página web, una nueva versión de la misma, y en esa versión irá esta mofidificación. Muchas gracias por ser seguidora.
      Saludos.
      María.

Dejar un comentario