Menu
Día 8
Diario Polonia en Navidad

Qué visitar en Zakopane en Navidad en un día

Visitar Zakopane en Navidad o en cualquier fecha es todo un lujo. Un pequeño pueblo de montaña, situado a los pies de los montes Tatras, conocida como la capital de invierno de Polonia. Sus pistas de nieve lo hacen ideal para practicar este deporte, pero además, Zakopane ofrece mucho más vayas en invierno o en cualquier época del año. Es ideal para hacer senderismo, montañismo o simplemente para impresionante con sus paisajes de película. Por todo ello, nosotros no nos lo quisimos perder.

En Zakopane tienes mucho para ver y hacer, así que puede considerarse un viaje en sí mismo, pero si como nosotros tienes solo un día para visitar esta zona, te contaremos qué es lo mejor que se puede hacer en Zakopane en Navidad y en un día.

De Cracovia a Zakopane en bus.

Llegamos a Zakopane sin mucha información. Quería que esta parte del viaje me sorprendiese muchísimo así que, compramos un billete de bus para llegar desde Cracovia y dejamos el resto un poco abierto. Sabía que había ciertos lugares que quería visitar pero no tenía ni idea de cómo llegar. Así que cuando llegásemos a Zakopane veríamos a ver cómo organizar nuestro día.

Lo que sí teníamos claro es que queríamos pasar la noche aquí. Visitar Zakopane en invierno tiene la problemática de las pocas horas de luz, así que aunque se puede visitar en un día desde Cracovia (ida y vuelta) y aunque se puede visitar también en excursión en español, nosotros preferimos quedarnos a pasar la noche y al día siguiente seguir ruta hacia Varsovia (punto final de nuestro viaje a Polonia en 11 días).

Para llegar a Zakopane y aunque existe la opción de hacerlo en tren, escogimos la opción del bus. En general es más barato que el tren, pero sobre todo es más rápido y en esta ocasión sí teníamos claro el horario que queríamos hacer. Reservamos un mes antes y nos salió por 3.79 euros.

Salimos de Cracovia a las 5:40, en un bus que nos llevó en unas 2 horas al pueblo entre montañas de Zakopane. La estación de autobuses de Cracovia está justo al lado de la estación del tren y ya habíamos pasado por allí el día anterior para tener claro (dado las horas a las que íbamos a salir) donde era el punto exacto. Así que no tuvimos ningún problema en encontrarlo y puntualmente salimos hacia Zakopane.

los-montes-tatras-en-invierno-polonia-1

Llegamos a Zakopane a eso de las 8 de la mañana. La estación de autobuses de Zakopane se encuentra a las afueras de lo que es el centro de la ciudad (y donde nosotros teníamos ubicado nuestro hotel). Así que, pese a que hay autobuses, preferimos hacerlo caminando.

Mapa de Polonia.

Tal y como hago habitualmente os dejo el mapa de Polonia que utilizamos para preparar el viaje, con todos los puntos de interés, tanto de Zakopane como del resto del país. Podéis deshabilitar capas en función de lo que vayáis a hacer (nosotros la capa de restaurantes la solemos tener deshabilitada siempre).

Alojamiento en Zakopane

En Zakopane tuve reservados dos alojamientos distintos. El precio era similar, pero uno dicen que es un hotelazo, y el otro era un pequeño hotel familiar. Finalmente nos decantamos por este segundo, más que nada por su ubicación. Si hubiesemos estado, al menos una noche más, me hubiese decantado por el primero.

El hotelazo es el Mercure Kasprowy Zakopane que todo el mundo ponía muy bien y todo el mundo nos recomendó, sobre todo por sus vistas y sus instalaciones.

Hubo otros hoteles que teníamos mirados, muy muy bonitos, pero nosotros no encontramos disponibilidad:

  • Villa Nosal de la que me encanta la decoración en blanco de sus habitaciones.
  • Villa Adamo, que no me lo hubiese pensado si hubiese tenido la posibilidad. Es un hotel estilo rural, pero con una decoración esquisita. Es uno de esos lugares con solera, con personalidad, un hotel familiar que me hubiese encantado visitar.
  • Villa Belweder. Solo por la forma de la casa en su exterior dan ganas de pasar aquí una noche. En este caso se nos salía de presupuesto, aunque hubiese disponibilidad, pero la verdad es que el diseño es asombroso.

Finalmente nos quedamos con una habitación en Villa Labelle, un hotel familiar, muy acogedor y con desayuno incluido. La atención fue maravillosa, la información que nos dieron fue indispensable para hacer lo que hicimos sin llevar información ninguna, y el desayuno muy bueno. Volveríamos a ir.

zakopane-en-navidad-polonia-10

Desayunando en Zakopane

Una vez que dejamos las maletas en el hotel (todavía no podíamos hacer el check in) nos fuimos directos a desayunar. Aquí ya nos dimos cuenta que la gente no madruga. Que es un lugar muy turístico donde la mayoría de la gente hará el desayuno en sus respectivos hoteles/hostales/casas/villas pero no salen a desayunar por el pueblo.

Encontramos una cafetería – pastelería que estaban limpiando y parecían a punto de abrir. Les preguntamos si podíamos desayunar y nos dijeron que sí. Lo raro fue, que nos servían un desayuno caliente tipo huevos, bacon y demás, pero no nos ponían un bollo de los de la pastelería con un café. No lo entendimos, pero preferimos entonces cambiarnos de sitio.

Seguimos buscando, pero era imposible encontrar nada abierto donde desayunar, así que ya nos íbamos directos hacia el McDonalds a ver si ahí sí podíamos desayunar tal y como nos había pasado en nuestro primer día en Poznan, cuando encontramos otra cadena de cafeterías (al menos no era un McDonalds) donde desayunamos un cruasán y un café.

Subida en el cable car Kuźnice-Kasprowy Wierch

Si hay algo que tenía claro de nuestra visita a Zakopane es que quería subir en el cable car hasta Kuźnice-Kasprowy Wierch para ver las vistas desde los propios montes Tatras. De lo poco que había leído, sabía que no llegan los autobuses hasta aquí, así que a una mala tenía la intención de coger un taxi. La sorpresa vino cuando la chica de Villa Labelle nos dijo que no había bus, pero sí una especie de furgonetas que hacen las veces de bus y llegan hasta la entrada al cable car Kuźnice-Kasprowy Wierch.

los-montes-tatras-en-invierno-polonia-19

La información nos vino de maravilla, así que salimos hasta la calle Aleja 3 Maja, donde enseguida vimos la parada de los autobuses. La furgoneta que nos dejó en la misma puerta de acceso.

Nos había llamado mucho la atención que no estuviese nevado. Era un día 8 de Diciembre y pese a que parecía que aquí la nieve llegaba pronto, lo cierto es que no había nada. Al menos no había nieve en Zakopane, y tampoco la había a la entrada del cable car Kuźnice-Kasprowy Wierch.

los-montes-tatras-en-invierno-polonia-18

En principio y pese a que habíamos venido hasta Zakopane para visitar un pueblo nevado de las montañas polacas en Navidad, no nos importaba en exceso. El resto de las visitas al menos serían más cómodas sin nieve.

Subimos al cable car y éste se puso en marca. Según subía las imágenes de las montañas eran espectaculares, con algunos neveros, pero no mucha nieve acumulada. No pasaba nada, al final subíamos para ver las vistas, así que tampoco nos importaba.

los-montes-tatras-en-invierno-polonia-17

Kuźnice-Kasprowy Wierch Cable Car.

Precio: Sólo ida – 99 zloty, Ida y vuelta: 119 Zlotys (unos 26 euros).

Página web oficial. Aquí podéis ver las condiciones climáticas en la cima, además de si el cable car va a operar ese día, porque muchas veces si las condiciones son adversas, el cable car no sale. Tenéis también acceso a las cámaras web para poder ver las condiciones reales del momento.

Los Montes Tatras

Cuando llegamos a la cima, sí vimos que había algo de nieve pero no percibimos la situación real hasta que las puertas del vagón se abrieron. Fue entonces cuando nos llegó una brisa helada que llegaba hasta los huesos. Cuando accedimos al edificio central, nos dimos cuenta de que fuera había una ligera tormenta de nieve. Viento frío, nieve por todos los lados, ventiscas llenas de nieve que se movían a gran velocidad y que impedían la visibilidad. En aquel momento, salir del edificio daba miedo. Pero lo hicimos.

El viento cesaba por momentos, lo que nos permitía alejarnos un poco más del edificio y poder visualizar en parte los montes Tatras.

Los montes Tatras forman parte de los Cárpatos, y constituyen la frontera geológica entre Polonia y Eslovaquia. Desde aquí las vistas son espectaculares, sobre todo, cuando se dejan ver.

Pese a cómo nos encontramos el tiempo en las montañas, creemos que merece la pena mucho, tanto si te lo encuentras así y mucho más si está despejado. Cuando el viento amainaba y conseguíamos ver algo, las vistas son maravillosas, sin más.

Zakopane en Navidad: Capilla del Sagrado Corazón de Jesús.

Si hay algo que tenía claro que quería ver en Zakopane en Navidad era visitar una de las típicas capillas de madera tan típicas de esta zona. Para ello escogí una de ellas, la que me parecía más bonita de todas, y al menos esa, tenía que conocerla.

Cuando hablamos con la mujer de nuestro hotel en Villa Labelle, una de la información que sacamos es que una de estas furgonetas que se usan a modo de autobús nos llevaría hasta la Capilla del Sagrado Corazón de Jesús. Pero para coger esta furgoneta debíamos bajar hasta la carretera general. En este caso y ya que había salido el sol, decidimos bajar caminando.

Llegamos al punto en el que estaba la parada del bus, y allí esperamos. No tardó mucho en aparecer la furgoneta y avisamos al conductor de donde nos queríamos bajar. No obstante, como llevaba mi mapa de google maps, iba visualizando por donde íbamos pasando y cuando nos acercábamos a la Capilla, avisamos para bajarnos.

zakopane-en-navidad-1

Una capilla construida en madera, con techos muy empinados para impedir la acumulación de la nieve, en medio de un entorno verde (y algo helado en nuestro caso), rodeado de árboles y con un pequeño puente en el lateral. Eran los ingredientes perfectos para constituir una estampa de perfecto ambiente navideño y sobre todo una foto de cuento. Con esto en mi cabeza tenía claro que este lugar era uno de los imprescindibles de nuestra visita a Zakopane en Navidad.

Y la visita no desmerece, desde luego. En Capilla del Sagrado Corazón de Jesús de Jaszczurówka, nos esperaba una única persona. El vigilante, que al ver que eramos su única visita del día se decidió a hacernos de guía. Nos mostró todo lo mejor que hay que ver en su interior, que desde luego no desmerece al exterior. Las dos vidrieras laterales, en las que se muestran los emblemas de Polonia y Lituania. Estos dos paises estaban unidos en República de las Dos Naciones durante los s. XVI y XVIII.

zakopane-en-navidad-2

Estuvimos un rato dentro y después salimos para sacar las últimas fotos. Estaba el suelo tan helado, que resbalé y en mi afán por salvar la bola de navidad de cristal que había comprado en Breslavia, me dí un buen golpe (eso sí, la bola de navidad se mantuvo intacta). Así que este fue uno de los avisos para tener cuidado.

Como el camino no era muy largo, y era cuesta abajo, decidimos regresar a Zakopane dando un paseo (el día además nos estaba acompañando, y el sol que se dejaba ver era un lujo para lo que podía haber sido visitar Zakopane en estas fechas).

zakopane-en-navidad-3

Comiendo en Zakopane.

Aprovechamos el camino de regreso a Zakopane para ir escogiendo un restaurante en el que comer. Una sopa caliente, una especie de hamburguesa y unos pierogies, fue nuestra comida de aquel día. Pero sobre todo, lo mejor fue poder estar sentados un rato y poder entrar en calor. Porque sí, el sol acompañaba, pero el frío era helador.

El camino de regreso a Zakopane nos pareció precioso, e íbamos impresionados con la arquitectura de esta zona de Polonia. Casas construidas íntegramente de madera, algunas sin un solo clavo de metal.

zakopane-en-navidad-4

Visita a Zakopane en Navidad.

Ya estábamos de nuevo en el pueblo de Zakopane y tocaba visitar los principales puntos de interés turístico de la ciudad. Comenzaríamos esta visita paseando por la calle Krupowki, la principal arteria comercial de Zakopane. Aquí encontramos en estas fechas algunos puestos callejeros, pero además tiendas de marcas de moda, y muchas relacionadas con la práctica de deportes de nieve.

Santuario de la Sagrada Familia de Zakopane

Aunque no era un lugar que yo quisiese visitar en Zakopane, es imposible no pasear por la ciudad y no pararte al menos frente a la iglesia católica de la Sagrada Familia. Y fue exactamente lo que hicimos, pararnos al frente, con la cierta elevación donde se construyó la iglesia hace que parezca que lo domina todo y que su altura es mucho mayor de lo que es.

zakopane-en-navidad-8

Calle Kościeliska

Se trata de la calle más antigua de Zakopane, y aquí encontramos, además de una bonita calle de casas tradicionales, 3 de los principales puntos de interés turístico de Zakopane: La Iglesia de Nuestra Señora de Czestochowa, la Capilla Gasienicow y el Cementerio Nacional Peksowy Brzyzek.

Iglesia de Nuestra Señora de Częstochowa y San Clemens en Zakopane

Fue construida a mediados del S.XIX y pese a que es una iglesia pequeña tiene un gran interés, ya que en ella podremos ver tallas de madera originales. Es conocida también como Iglesia Vieja o Stary Kościółek. Está construida, al igual que muchos de los edificios de Zakopane, íntegramente en maderas.

La Capilla Gąsieniców de Zakopane.

Al lado de la Iglesia de nuestra Señora o Iglesia Vieja, encontramos una pequeña capilla de piedra. Se trata de la Capilla Gąsieniców, el edificio de piedra más antiguo de Zakopane y el primer edificio religioso.

zakopane-en-navidad-14

Cementerio Nacional Pęksowy Brzyzek

Llama la atención que uno de los principales puntos de interés turístico de una ciudad sea un Cementerio. A nosotros no nos extraña tanto ya que somos de Luarca, una población marinera asturiana, donde uno de los principales puntos de interés reside en visitar su cementerio, con una de las mejores vistas del puerto y las 3 playas de la población.

Aunque en sus inicios este cementerio era un cementerio local, el caso es que con el tiempo se convirtió en un panteón de la patria polaca, donde se encuentran enterrados escritores, políticos, artistas… tanto locales como de todo Polonia.

Es un lugar de lo más curioso y sin duda un lugar imperdible en tu visita a la ciudad.

El precio de la entrada es simbólico: 2 zlotys.

Zakopane en Navidad: Funicular – Gubałówka

Y había llegado el momento de dejar el centro de la ciudad y antes de que oscureciese por completo queríamos subir en el funicular hasta Gubalowka. Aquí se encuentra uno de los miradores de la ciudad hacia los Montes Tatras. Así que queríamos verlo de día. Nos fuimos hasta la entrada, que está muy cerca del centro de Zakopane, y subimos al mirador.

Creo que es por la cercanía y la facilidad para acceder al Funicular, lo que hace que siempre haya mucha gente en Gubalowka. Eso no quita que las vistas desde allí sean maravillosas y que el principal atractivo de Zakopane en Navidad esté ahí arriba. Porque sí, allí es donde más decoración navideña vimos, donde más ambiente navideño respiramos y donde vivimos un atardecer de ensueño.

El lugar está muy acondicionado, con tiendas, bares… pero lo que lo hace especial es la panorámica de los Montes Tatras que tenemos justo en frente. La vista es realmente espectacular.

Funicular Gubałówka

Precio sólo ida: 19 zloty (4.25 euros), ida y vuelta: 25 zloty (5.60 euros).

Página web oficial: https://www.pkl.pl/gubalowka/gubalowka.html

Zakopane en Navidad: Atardecer

Después de sacar un montón de fotos, nos sentamos a disfrutar de un buen chocolate caliente. Y mientras tomábamos el chocolate Zakopane nos quiso despedir con una bonita puesta de sol, con cuantos tonos violáceos y anaranjados os podáis imaginar.

Mercadillos de Navidad en Zakopane

En Zakopane hay dos mercadillos de Navidad, bueno más bien hay un mercadillo y luego está la zona de Gubałówka que tiene más ambiente navideño aun sin tener ningún puesto de mercadillo de navidad.

El Mercado de Zakopane no puede decirse que sea de Navidad exclusivamente, porque es un mercadillo normal, con productos artesanales y típicos de la zona. Se encuentra entre la calle comercial de Zakopane y la subida a Gubałówka. Es un buen lugar para hacerte con algunos productos de la zona de los montes Tatras (como quesos, que tienen un gran valor gastronómico).

zakopane-en-navidad-10

La mayor desilusión la llevamos cuando a las 6 de la tarde, poco después de que se hubiese hecho de noche completamente, y haber abandonado la zona de Gubałówka, nos encontramos con que el mercadillo cerraba. Los puestos desaparecieron y nos quedamos con las ganas de disfrutar de un mercadillo.

Cómo acabábamos de tomar un contundente chocolate caliente, y como no teníamos mucho más que hacer en Zakopane cuando todo estaba cerrando, en nuestro camino hacia el hotel pasamos por un puesto para probar algo muy típico de Zakopane, el Oscypek. Es un queso de cabra ahumado, que lo normal es tomarlo caliente y con mermelada. Te lo hacen en el momento.

Tras esto y viendo que no había mucho más que hacer, nos fuimos al hotel, a descansar y a prepararnos para el viaje en autobús que tendríamos que sufrir al día siguiente. Un día entero de viaje para llegar a Varsovia.

descuento Mopane Game Safaris

Viaja con nosotros

Si quieres que te ayudemos a organizar un viaje igual a este o parecido, por libre o con agencia receptiva, o que simplemente te coticemos los hoteles que hayas elegido, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, haremos de tu sueño una realidad.

Callejeando por el Mundo es un blog de viajes propiedad de Viajes Callejeando por el Mundo, agencia con licencia AV-240-AS.

Escribe un comentario

He leído y acepto la Política de privacidad Detalle legal

Este sitio está protegido por el reCaptcha de Google y se aplica su Política de Privacidad y sus Términos de Servicio.