De Asturias a Cancún con Iberia.

Publicado en: América, México | 1

Dos meses después de aquel fatídico día en que perdí el control del coche en plena autovía salíamos rumbo hacia Cancún. Hacía poco más de un mes que habíamos decidido hacer este viaje y no tenía muy claro a donde íbamos ni lo que íbamos a ver, pero había perfilado una ruta y sin saber muy bien que era lo que nos íbamos a encontrar, sabía que este viaje lo iba a vivir de una forma muy diferente al resto. Quería mi primer viaje sin planificar y mi primer viaje “slow travel”.

asturias a cancun con iberia

Antecedentes.

 

Si bien puedo decir que en aquel accidente no me pasó nada, comparado con lo que puedo ser, tuve unos serios problemas de espalda. Es cierto que cuando compramos el vuelo y decidimos hacer este viaje estaba en proceso de recuperación del accidente de tráfico y es cierto que lo decidimos hacer porque en aquel momento me encontraba mal y necesitaba sol y calor. Necesitaba algo que me hiciese poder levantarme y sabía que un viaje podría hacer que mi recuperación fuese más rápida.

 

Aquellos días de baja, aquellos días muertos en mi casa, en reposo, más que nada porque no me podía mover, me puse a buscar un vuelo con destino a algún sitio donde hiciese calor. Mi primer intención fue volver a Asia, las fechas eran muy propicias pero los precios de los vuelos no. Así que hice una búsqueda por todo el mundo. Me daba igual el destino. Y al final el destino nos escogió. Decidimos volar a Cancún, vía México DF y esta vez saliendo desde Asturias. Volar con Iberia, aunque de mano no me hacía gracia, nos permitía, por el mismo precio que salir desde Madrid, poder salir desde Asturias. Además, a un precio que en aquellos días era inigualable.

 

De Asturias a México DF.

 

Y llegó el día, el día que debía de coger ese vuelo, y si es cierto que ya me encontraba mejor, no me encontraba con la espalda en plena forma para afrontar un vuelo de una hora, una escala de más de dos, otro vuelo de doce horas, una escala de otras dos y un vuelo de dos horas más para llegar a nuestro destino final. Me daba mucho miedo ese vuelo de 12 horas y tenía intención de tomar un relajante muscular y dejar que pasasen las horas. El problema fue que mi espalda no lo aguantaba.

 

Yo soy una persona que suelo llevar muy bien el tema de los vuelos largos. Me duermo. Así que no tengo ningún problema con la duración de los vuelos. Esta vez, tampoco podíamos dormir tanto. Cuando llegásemos a Cancún, hacia las 5 de la mañana hora española, pero las diez u once de la noche, hora mexicana, teníamos que dormir. Era la primera vez en mucho tiempo que hacíamos un vuelo así, en el que al llegar a destino nos fuésemos directos a dormir, así que para evitar los efectos del jet lag lo mejor en esta ocasión era dormir lo mínimo posible. Pero mi espalda me pedía pasar las horas de vuelo lo más dormida posible. Un dilema que no sabía como resolver, aunque mi cuerpo lo resolvió solo.

vuelo asturias a cancun con iberia (1)

Salimos de Oviedo en un bus hacia el aeropuerto a las 7 de la mañana después de haber dormido poco más de 4 horas. Eso no ayudaba a mantenerse despierto durante tantas horas. Como siempre, dejamos la preparación de las maletas para última hora, y el primer susto del viaje llegó cuando el pasaporte de Rubén no aparecía. Entre sustos, dilemas, ropa de verano que rescatar y demás, llegó la una de la mañana y aún seguíamos ultimando los detalles.

 

Llegamos al aeropuerto de Ranón (Asturias) poco antes de las 8 de la mañana y nos preparamos a facturar. Qué raro se me hacía estar en este aeropuerto tantos años después. Salir de Asturias es caro lo hagas como lo hagas y en vuelo pasa siempre por volar con Iberia, lo que tampoco nos hace excesiva gracia, pero si queremos hacer un vuelo internacional, hoy en día tiene que ser con esta compañía.

 

El día anterior ya nos llevamos el primer disgusto con ellos y es que al hacer el Check in on line nos pedían por escoger asiento 33 euros (por persona). Me escandalicé y no lo entendí. Nunca antes una compañía aérea nos había pedido en el check in nada por escoger asiento. Tras dejar constancia de mi indignación en las redes sociales, la compañía aérea no emitió ningún comentario. Para qué.

 

Un vuelo de una hora hasta Barajas que se hizo corto. La ilusión por empezar una nueva aventura hizo que el tiempo pasase volando, y volando también pasó la escala en Madrid.
Nos embarcamos en el vuelo hacia México DF ya a las una de la tarde y aunque salimos con retraso, por un fallo en la caja negra, parecía que recuperaríamos ese retraso en el vuelo.

vuelo asturias a cancun con iberia (2)

Poco después del despegue nos informan que al llegar a México, todos aquellos que hagamos escala tenemos que recoger el equipaje facturado, cosa que me sonaba de haber leído en algún sitio pero que en esos momentos me sonó a chino. Es decir, igual que en EEUU, que al llegar en un vuelo internacional has de recoger las maletas, pasar un control de equipaje y volver a dejarlas para que las suban al avión, parecía que en México habían copiado esto y también se debía de hacer.

 

No es de extrañar que ignorase este paso y es que este viaje no lo hemos preparado. Más que diseñar una posible ruta, solo por poder reservar hoteles, no hicimos mucho más. Nos íbamos a México, nos íbamos a recorrer la península de Yucatán en 15 días sin llevar prácticamente ningún tipo de información. Esto, en otras ocasiones me hubiese alterado y me hubiese puesto histérica, pero en este caso me lo tomé como una aventura más, no tenemos por qué verlo todo, no tenemos por qué visitar lo más emblemático, no tenemos por qué mirar que no nos podíamos perder, solo debíamos disfrutar de esos 15 días en el país de los mayas.

 

Y llegó la comida, que pese a la mala pinta que tenía la verdad es que de sabor estaba muy bueno ¿o sería que a esa hora, más de las 3 de la tarde, el hambre apretaba?

vuelo asturias a cancun con iberia (3)
No pude dormir. Pasaron las horas y no pude dormir. No me tomé el relajante muscular y me espalda lo pasó mal. He de reconocer que hacía mucho tiempo que no pasaba un vuelo tan malo. Y menos mal que vi tres películas y que las tres estuvieron muy entretenidas y eran muy actuales, lo que hizo que las horas pasasen rápido. Con momentos de crisis esos sí, pero rápido.

 

Estas son las tres que vi: ¿Tenía que ser él? Con la que me reí un montón.
Belleza oculta, que me gustó aunque me pareció un poco triste y para rematar “Lion” que si que es triste de verdad. Os recomiendo las tres.

Con la tercera película nos dieron un zumo y un bocadillo que no estaba nada bueno. Rubén, cosa rara en él, dormía. Normalmente soy yo la que soy muy mala acompañante en los vuelos pero esta vez él me ganó.

vuelo asturias a cancun con iberia (4)

Tras la tercera película ya eran más de las nueve de la noche (hora de España) y aún nos quedaban algo más de 3 para llegar a México DF. En ese momento ya habíamos entrado en la costa de EEUU, un poco por encima de Nueva York y nos dirigíamos a poco menos de 900 kilómetros por hora a nuestro destino final (final de este vuelo).

Al sobrevolar la ciudad de México nos impresionó la inmensidad que abarcaba. Casas, y casas, y más casas hasta donde nuestras vistas alcanzaban.

vuelo asturias a cancun con iberia (6)

vuelo asturias a cancun con iberia (7)

vuelo asturias a cancun con iberia (8)

 

Control de pasaportes y de equipajes en el aeropuerto de México DF.

Llegamos puntualmente a México DF. Antes de bajarnos del avión volvemos a preguntar sobre el que debemos recoger las maletas y volverlas a pasar por el control. No entendíamos muy bien y menos mal que hablamos el mismo idioma, porque nadie de la tripulación nos supo explicar si esto era igual que en EEUU, que solo debes recoger la maleta, pasarla por un escaner y volverla a dejar, o sí debíamos volver a facturación. El caso es que nos enviaron a buscar esa información una vez nos bajásemos del avión, en el aeropuerto.

 

Bien, pues menos mal que al estar en la cola para pasar el control de pasaportes, un señor nos explicó que, al igual que en EEUU debíamos recoger la maleta, pasarla por un control y volverla a dejar en el mismo sitio.

 

Así hicimos. Tras pasar por el control de pasaportes nos dirigimos a la cinta a por nuestra maleta (solo viajábamos con una). Tras esto nos fuimos al control de equipaje y como yo suele tener mala suerte para esto, al pulsar el botón que te da acceso o no, me salió rojo en lugar de verde y tuvieron que inspeccionar mi equipaje a mano. Claro, solo llevaba conmigo la mochila de la cámara, así que al policía que me lo revisó le pareció raro y me empezó a hacer preguntas del tipo: ¿a qué viene a México? ¿cuántos días se quedará?. Y me puso cara de no entender como podía llegar al país con tan solo ese equipaje para quedarme 15 días haciendo turismo. Pero no preguntó nada más.

 

Dejamos las maletas de nuevo en una cinta y continuamos nuestro camino. Cuando nos dimos cuenta estábamos fuera del aeropuerto. Es decir, en la parte que da acceso ya a la zona de buses y taxis. No entendía nada y me parecía que teníamos muy poco tiempo para tener que volver a pasar otra vez todos los controles. Pero así fue. De nuevo, nos pusimos a la cola para pasar el control de acceso al aeropuerto y definitivamente llegar a nuestra puerta de embarque.

 

Cambio de dinero en el aeropuerto.

 

Como nos parecía que todavía teníamos tiempo decidimos cambiar algo de dinero por si a nuestra llegada a Cancún, las casas de cambio estuvieran cerradas, como ya nos había pasado en otras ocasiones.

 

Cambiamos 100 euros a 21.95 pesos el euro y fue el mejor cambio que vimos durante la estancia de 15 días en el país.

 

Yo me hice con un sitio para sentarme al lado de la puerta de embarque mientras Rubén intentaba encontrar algún lugar donde le vendiesen una tarjeta para conexión 3G. No lo consiguió y tendría que ser algunos días después cuando por fin dimos conseguimos estar conectados al 100%.

El vuelo salió con una hora de retraso y esta vez sí que me dormí. La verdad es que me encontraba agotada y con muchas ganas de llegar ya a nuestro destino final.

vuelo asturias a cancun con iberia

Dos horas después, pasadas las once y cuarto de la noche aterrizábamos en el aeropuerto de Cancún y lo que yo creía que sería ya el final de este día agotador, no era más que el comienzo de una nueva aventura, la de conseguir nuestro coche de alquiler.

 

Fox Rental o Mex Rental Car, la peor compañía de alquiler de coche.

 

Siempre digo que para mi las compañías de alquiler de coche son como un dolor de estómago. No hay servicio que me cueste más contratar que es el de un coche de alquiler, con un montón de letra pequeña y siempre tienes que estar alerta con todo porque te intentan colar un montón de servicios que no necesitas o siempre te sacan alguna pega a la devolución del mismo. Pero la verdad es que nunca habíamos dado con una compañía tan mala como esta.

 

Al bajarnos del avión nos dirigimos a la cinta para recoger la maleta. Lo bueno de haber hecho el pase por el control de pasaportes en México DF hacía que aquí la cosa se agilizase y no tardamos nada en tener la maleta en la mano. Mientras yo esperaba a que saliese Rubén fue a ver donde estaba nuestra compañía de alquiler. De entre las 8 aproximadamente que había, la nuestra era la única que no tenía personal. Al igual que nosotros había mucha más gente que esperaba a que alguien apareciese por allí para hacer la entrega. Al pasar los minutos y ver que nada se movía decidimos salir al exterior. Allí no se veía nada tampoco. Paseos arriba y paseos abajo encontramos una furgoneta con el logotipo de la empresa de alquiler y para allí fuimos. Al acercamos ya comprobamos que los humos estaban muy caldeados. Estaban indicando a la gente que no había coches de alquiler y en palabras textuales la frase fue la siguiente: “Señores, ni hay coches ni los va a haber en al menos 15 días”. Yo no me lo podía creer, así que nosotros y otros cuantos chicos nos subimos a la furgoneta y nos llevaron a las oficinas centrales.

 

Allí, la respuesta fue la misma. No hay coches. Nosotros aguardábamos pacientemente nuestro turno en la cola. Eramos los últimos. Veíamos desfilar a familias enteras que les decían que no había coches y que no los iba a haber. Yo pensaba que al menos nosotros lo teníamos pagado, cosa que mucha de la gente que había allí no lo tenía. Justo delante de nosotros iba una pareja de españoles, que al igual que nosotros, llevaban el alquiler pagado.

 

Mientras la cola avanzaba y la gente se iba sin un coche, unos más cabreados que otros, íbamos escuchando las múltiples disculpas que daban: “usted ha llegado tarde, señor, y sin avisar no se puede hacer nada, se le ha dado el coche a otro que ha llegado antes”, “lo sentimos mucho señor pero esta reserva al no estar pagada, solo es eso una reserva, pero como no tenemos coche no se lo podemos dar”, y así, fue llegando el momento de nuestro turno.

 

Ya íbamos preparados para dar todas las respuestas: “nosotros si llegamos a la hora que pone nuestra reserva, las 23:30, otra cosa es que ustedes no estaban en el lugar de recepción de coches, pero nosotros estábamos allí antes de esa hora”, “tenemos una reserva pagada y ya me dirán que vamos a hacer si no tienen coche“, … La respuesta de ellos a esto último fue en plan “señora, haga usted la reclamación pertinente y que le devuelvan el dinero”.

 

Llegados a este punto yo ya me empecé a cabrear. Llevábamos más de dos horas allí y aquello no parecía mejorar, pero yo tenía claro que no me iba a ir de allí hasta que no me diesen un coche. En un momento de la discusión, se me ocurrió salir con mis frases mágicas, frases que tienen que ver con que somos agencia de viajes, con que tenemos relaciones comerciales con turismo en México…. y no sabemos si fue por esto, por amenazar con llamar a la policía o porqué, pero el caso es que nos dieron un coche. Es cierto que no era el mejor, tenía golpes por todos lados que tuvimos que ir dando nota de ellos, sacando fotografías porque lo que no iba a permitir es que me culpasen, al devolverlo, de los daños que tenía, que eran muchos.

El caso es que nos fuimos con un coche mucho más grande que el que habíamos pagado, eso sí, con muchos golpes, pero con el que estuvimos muy a gusto durante todo el viaje. Por fin, aquella locura se terminó y pudimos ir a dormir, si es que se puede decir dormir, a nuestro hotel, donde tomamos un tranquilizante que nos ayudó a descansar las pocas horas que pasamos allí.

hotel cancun aeropuerto

Si queréis leer los comentarios sobre el hotel: Confort Inn Aeropuerto Cancún, podéis hacerlo en Hoteles en Yucatán.

 

Gastos del día por persona

Bus al aeropuerto de Asturias: 8 euros; Desayuno en el aeropuerto: 2.20 euros;

Total de gastos: 10.20 euros.

 


Si quieres que te presupuestemos un road trip por Yucatan, y que te ayudemos a preparar tu viaje,no dudes en ponerte en contacto con nosotros: info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño mexicano se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
 

 

Si quieres leer el diario completo: Road Trip por Yucatan en 15 días.

mopane game safaris oferta de viaje gratis delta del okavang iati seguros callejeando por el mundo

Un comentario

  1. Angela
    | Responder

    Viajar en avión con la espalda mal es horrible. Y lo de Iberia….lo de siempre vamos. A nosotros quitando un problema en Bosnia siempre nos salió todo bien en el tema de alquilar coches. Me quedo con las ganas por ahora de leer sobre la foto de Ig. Un besin desde Gijón

Dejar un comentario