La caza de los leones (Moremi – Botswana)

Publicado en: Africa, Botswana | 0

Cuando realizamos un safari, sea donde sea, siempre tenemos estas escenas en mente, las escenas que tantas veces hemos visto en documentales, pero que tan difícil es que se nos muestren en un safari: os hablo de la escena de caza de los leones, lo que puede considerarse como las escenas más difíciles de ver y de las más impactantes. Hoy tendríamos la oportunidad de vernos inmersos en una de estas escenas, de una forma increíble, sofocante, alterable para los más inalterables, y vivida de una forma muy intensa, por como transcurrió, por lo que pasó y por las horas en las que fuimos testigos de una de las escenas más crueles que se pueden dar en un safari. Hoy veríamos una escena de caza y es lo más tremendo que hemos visto en nuestra vida.

caza de leones moremi botswana (10)

La naturaleza es así, para que unos vivan otros deben de morir, para que unos coman, otros deben ser el alimento que les sustente, y es inevitable que, aunque es algo que en un safari se busca, cuando se encuentra, las sensaciones son muy contradictorias, se vive de una manera muy intensa, y no todo el mundo es capaz de soportar la brutalidad  de estas escenas.

 

Aviso importante: estas imágenes son duras, muy duras, aunque más duro es vivirlo en persona, así que si no te ves capaz de visualizar lo que aquí os vamos a mostrar, no continúes leyendo. Aunque puedes hacerlo hasta que vuelva a aparecer otra señal de aviso. Pondremos una linea roja en el post, que si no te ves capaz, no debes cruzar.

 

El despertar en Moremi.

 

Hoy he dormido bien, pero he de reconocer que me he despertado en la noche por culpa de unas hienas haciendo de las suyas. El pie, después del accidente, ya me duele algo menos y puedo pasar la noche un poco mejor. Además, el agotamiento de los días de safari se hace notar, y caigo rota en la cama, con lo que cuando me duermo, y me duermo profundamente, es difícil que algo me despierte.

En el desayuno volvemos a comentar los ruidos de la noche. Es la primera noche que pasamos en Moremi. Habíamos llegado el día anterior desde la zona de Río Khwai y sabíamos que Moremí y su tranquilidad aparente, se estaba preparando para algo. Nos quedaban dos días completos de safari, y Botswana nos había mostrado mucho más de lo que nos esperábamos.

Llevábamos varios días a punto de ver una escena de caza, y Bea, que es la que más impulso le daba al grupo, no paraba de decir que estuviésemos tranquilos, que ella estaba segura de que veríamos una escena así, y que solo teníamos que tener paciencia y ponerle energía positiva al día, y así todo llegaría.

Así que los días se iban agotando, pero aún nos quedaba mucho tiempo en Moremi. Acabábamos de llegar al interior del Delta del Okavango y todavía no habíamos visto nada. Así que otras imágenes nos esperaban, un cambio radical de paisaje, y mucha energía positiva puesta en que ocurriesen las dos cosas que aún Botswana no nos había mostrado: una escena de caza y  ver el último de lo los 5 grandes, el único que no habíamos visto todavía: El rinoceronte. Esos eran los grandes momentos que esperábamos que Moremi nos deparase. No obstante sabíamos que ambas eran muy complicadas. En Botswana prácticamente no quedan Rinocerontes, y en un esfuerzo por reincorporarlos, actualmente, se han visto hasta 3 ejemplares en esta zona de Moremi, así que cruzamos los dedos y esperamos que el milagro ocurra. Y en cuanto a la escena de caza, esto si que es casi más difícil de ver que un rinoceronte en Botswana. Hay gente que se pasa años realizando safaris y nunca lo ha visto, así que mucha energía positiva le teníamos que poner para poder verlo. Pero siguiendo los consejos de Bea: debemos poner toda la carne en el asador y esperar que el milagro ocurra.

Todavía no había amanecido totalmente cuando salimos del campamento, tapados con nuestras mantas de viaje, y esperando que Moremi nos sorprendiese.

safari moremi botswana (1)

 

La gran charca de Moremi al amanecer.

 

Relativamente cerca de donde estaba nuestro campamento se encontraba lo que llamaré “la gran charca de Moremi”, esa zona cubierta en gran parte por una gran sabana, sabana que en otras ocasiones estoy segura de que estará inundada, cuando el nivel de agua suba en la época de grandes lluvias, pero de la que ahora solo queda una parte con agua, oculta tras un montón de vegetación que sobresale. Es más alta la vegetación del fondo de la charca que el nivel del agua, por lo que si no lo sabes pueden pensar que es pradera y no charca.

safari moremi botswana (3)

safari moremi botswana (4)

Este es uno de esas zonas del planeta, en la que podrías parar el coche, pasar el día y no necesitarías mucho más que contemplar. No haría falta más safari que pararse en un punto y ver lo que allí pasa. Esta zona es maravillosa, una auténtica arca de Noe, donde había de todo, compartiendo un mismo momento, un mismo lugar, y aparentemente todo en armonía.

Todavía no había amanecido del todo cuando llegamos a la charca. Estaba muy cerca del campamento y con la luz anaranjada del amanecer y el polvo del camino, quedaron estas imágenes que parecen tan irreales.

safari moremi botswana (5)

safari moremi botswana (6)

No había pasado todavía ni una hora desde que nos habíamos subido al coche cuando ya habíamos visto de todo, un montón de leones (21 dicen que forman esta manada), hipopótamos, gacelas, impalas, elefantes, … y todos compartiendo un mismo lugar, un mismo terrenos y viviendo con cordialidad o no tanta. Por que en esa primera hora de nuestra estancia en la charca de Moremi, ya habíamos visto 3 intentos de caza y habíamos sacado unas 150 fotos. Casi nada. Ya sabíamos que Moremí iba a ser el perfecto final para un safari perfecto, para un viaje ideal, para el viaje más top de todos los que habíamos realizado y solo llevábamos una hora en la charca.

safari moremi botswana (7)

safari moremi botswana (8)

safari moremi botswana (9)

safari moremi botswana (10)
Al fondo, desenfocado, está un león.
safari moremi botswana (11)
Leona intentando cazar.

Leones por aquí  y por allá, diseminados en grupos de dos o tres por toda la sabana. Cada cierto tiempo alguno de ellos intentaba en solitario intentar cazar algo. Moshé nos comentaba que tenían hambre, que iban a cazar, pero que había mucho joven y que tenían que organizarse. Y en eso debían estar, en esperar a que llegase el momento, porque se encontraban muy diseminados por toda aquella pradera y allá donde ponías los ojos había un león.

safari moremi botswana (13)

safari moremi botswana (14)

safari moremi botswana (16)
Había tantos leones, que cada cierto espacio, te encontrabas con uno
safari moremi botswana (18)
En el mismo plano, dos leones, los encontramos diseminados por toda la pradera. Esperando la oportunidad de cazar.

safari moremi botswana (19)

safari moremi botswana (20)

safari moremi botswana (22)

 

La charca de los Pelicanos y las aves.

 

Moshé decidió que era hora de abandonar la charca. Por ahora, habría que esperar, todavía no estaban preparados y les íbamos a dar unas horas para ver en que acababa aquello. Además, el sol empezaba a calentar y a no ser que se pusiese alguna presa muy a punto, esperarían.

Jirafas, elefantes, gacelas, ñus…. de todo. Moremi era el paraíso de los animales, y allá donde ibas, algún animal había.

safari moremi botswana (23)

safari moremi botswana (24)

safari moremi botswana (26)

safari moremi botswana (27)

safari moremi botswana (28)

Y pasamos por otra charca. Esta más limpia de vegetación, y aquí lo que encontramos fue una acumulación de aves impresionante. No habíamos visto tantas aves juntas desde el inicio del viaje, ¿o sí? porque ya no nos acordábamos del principio. Este era nuestro día 10 de viaje y parecía que habían pasado 30. Vivimos un viaje tan intenso, lleno de tantas imágenes que era imposible, hacer un resumen en ese momento de todo lo que habíamos visto. Y lo mejor, cada hora era una sorpresa.

safari moremi botswana (29)
Cocodrilos.

safari moremi botswana (30)

safari moremi botswana (31)

safari moremi botswana (32)

safari moremi botswana (33)

safari moremi botswana (34)

 

La hora del café de las 10:00.

 

Y llegó la hora del café. Ese momento ansiado de la mañana y es que ya llevábamos unas 4 horas de safari y estos momentos de bajarse del coche son muy esperados. Lo bien que sientan estas galletas acompañadas de un buen café de mañana, en un entorno tan salvaje, tan privilegiado y sabiendo que tras los árboles puede haber, cualquier cosa.

safari moremi botswana (35)
Edwin inspeccionando la zona del café.

hora del cafe moremi (1)

hora del cafe moremi (2)

hora del cafe moremi (2)
Los elefantes, como siempre, nos acompañan en la hora del café.
hora del cafe moremi (4)
Ana probando el 4×4

 

Después de un café (o dos) unas galletas, unas risas y unas fotos nos pusimos de nuevo en marcha. Aún quedaba mucha mañana y muchas cosas por ver.

 

La jirafa sentada.

 

¿No dicen que las jirafas no se tumban, no se sientan? Pues nosotros esta mañana vimos una sentada. Así que todo esto que vamos leyendo y nos van contando tanto en blogs como en artículos de animales, estábamos comprobando que no siempre se cumple.

safari moremi botswana (38)

safari moremi botswana (40)

safari moremi botswana (41)

Y entre tanta jirafa que había en esta zona no podía faltar otro de esos momentos que todavía no habíamos visto en un safari, ni en este ni en el de Kenia y Tanzania: Una jifafa bebiendo. Así, con las piernas abiertas, intentando llegar al agua. Nos cuenta Moshé, que las jirafas, cuando beben, es cuando más vulnerables son a ser cazadas. Esa posición no les favorece, y además, durante ese momento, dejan de respirar y se les corta la circulación de la sangre a la cabeza, así que todavía, más peligroso aún.

safari moremi botswana (42)

safari moremi botswana (42)

safari moremi botswana (45)

Y en el camino, las cebras nos acompañan. Tan bonitas, tan tranquilas…

safari moremi botswana (36)

safari moremi botswana (37)

 

Y de nuevo los leones de Moremi.

 

Y antes de llegar de nuevo a nuestro campamento para comer, vimos otra camada de leones. Esta vez eran menos, y estaban entre los matorrales, descansando, ocultos en la sombra del sol abrasador que caía estos días sobre Botswana.

safari moremi botswana (47)

safari moremi botswana (48)

 

El medio día en el Campamento.

 

Quizá en todos estos días de safari, en todos estos artículos en los que día tras días os hemos contado todo lo que nos ha acontecido, nos hemos centrado mucho más en los safaris y mucho menos en las personas y en estos momentos, sobre todo al medio día, en la que disfrutamos de la compañía de nuestros compañeros de safari. Tras la comida, y una ducha reconfortante, nos reunimos en el exterior de nuestras tiendas. Algunos aprovechan para dormir un rato, otros para leer, otros para dar un paseo por los alrededores del campamento, sin salir de entorno, claro, y otros aprovechamos para reírnos, hablar de nuestras cosas, conocernos un poco mejor y hoy, para sacarnos algunas fotos.

campamento moremi botswana (1)
Bea repasando las fotos de la mañana
campamento moremi botswana (2)
Ana bebiendo en las botellas que Mopane nos da para evitar los residuos plásticos.
campamento moremi botswana (3)
Las risas,… esas que nos acompañaron durante todo el viaje.
campamento moremi botswana (4)
Momento de relajación, y abanico, de Ana.
campamento moremi botswana (5)
A punto de quedarme dormida, otros aprovechan para dormitar, en la tienda o en las sillas.
campamento moremi botswana (5)
Pese a la seriedad de Moshe, le hemos sacado muchas sonrisas y muchas risas.

campamento moremi botswana (6)

Este es otro de los momentos ideales del viaje, un momento distinto, y un momento tan bueno por la gran compañía que nos tocó. Estas tres chicas con las que hemos compartido tanto, que ahora, tras este viaje, ya somos amigos, ayudaron, aún más, a que el viaje fuese maravilloso. ¡Os queremos, Bea, Ana y Silvia!

Pero toca volver a subirse al coche, nos toca el safari de la tarde, un safari más corto que el de la mañana, pero que nos suele dejar imágenes inolvidables

 

No sigas leyendo si no te encuentras cómodo con las imágenes de una caza. Esta es la linea roja que no debes de sobrepasar.

 

El safari de la tarde. La caza de los leones en Moremi.

 

Moshé nos dice que nos vamos de nuevo a la charca de Moremi, que tenemos que ver que ha pasado con los leones, si han cazado, si no lo han hecho o que nos va a deparar la tarde en la charca.

caza de leones moremi botswana (1)

Damos una vuelta por los alrededores y nos metemos de lleno en el entorno de la charca, pero esta vez lo hacemos por el lado contrario a por donde lo hicimos por la mañana. Íbamos charlando entre nosotros mientras rodeábamos la charca, relajados, contemplando el panorama, sacando algunas fotos. A nuestra izquierda, la gran explanada de la charca, lleno de animales. A nuestra derecha, una zona arbolada, llena de arbustos, densa.

De repente escuchamos un gran mugido y nos quedamos callados. Muy rápidamente Moshé acelera el paso. No sabemos que pasa. Nos grita ¡Agacharos y agarraros! Nos agarramos fuertemente a la barra de delante y nos agachamos todo lo que podemos. Moshé hace girar el coche bruscamente y se mete, como una bala, por el interior de los matorrales. Notamos como las ramas de los árboles crujen, nos pasan por encima, por debajo, por todos los lados. Todo esto ocurre muy rápidamente, diría que incluso en menos de un minuto y que he tardado más en escribirlo y vosotros en leerlo que el tiempo que trascurrió realmente.

Levantamos la cabeza y lo que nos encontramos fue algo tremendo. Allí no se oía ni una sola palabra. Nos quedamos totalmente paralizados. No sacamos la cámara ni grabamos en vídeo hasta unos minutos después.

caza de leones moremi botswana (2)

caza de leones moremi botswana (3)

Eramos conscientes. Estábamos metidos en medio de una caza, del inicio de una caza. Lo primero que mis ojos ven al incorporarme es una manada de leones, algunos subidos en el lomo de un búfalo, atacando por todos los lados. El búfalo nos mira, interpretamos que nos dice ¿Y porqué no me ayudáis? Estamos a escasos metros de la escena. El estómago se encoje. El búfalo se viene hacia nosotros. El corazón se pone a mil. Los leones continúan atacando. El búfalo recula. Sabe que por nuestra posición no puede hacer nada, tiene que volver sobre sus pasos, dirección a la charca y salir de los matorrales donde no se puede casi mover y donde a los leones les fue muy fácil rodearlo, atacarlo e intentar lo que estaban intentando y que tan difícil me resulta plasmar con palabras.

caza de leones moremi botswana (4)

caza de leones moremi botswana (4)

caza de leones moremi botswana (6)

Los mugidos del búfalo se nos hacen insoportables. Para algunos más que otros. Bea y Silvia no pueden mirar. Ni escuchar. Silvia se pone música. Bea se tapa los oídos. Ambas miran en dirección contraria. No lo pueden soportar. En el coche de nuestros compañeros ocurre una situación similar. Muchos de nuestros compañeros sacan fotos en dirección contraria a esta escena.

Estos momentos son de una intensidad tan grande, que es difícil explicar lo que cada uno siente. Por mi parte, que era una de las escenas que buscaba, se me hace muy duro ver lo que está pasando. El nudo en el estómago no se quita. El momento es tan intenso que emociona brutalmente.

Salimos de los matorrales. El búfalo ha salido también. Ahora se encuentra en terreno abierto pero los leones han conseguido tirarlo al suelo.

caza de leones moremi botswana (7)

caza de leones moremi botswana (9)

Los leones, normalmente, matan por asfixia, pero en este caso estamos ante una manada de leones (21 para ser exactos) donde la mayoría de ellos son jóvenes. Vemos lo que está pasando. Hay leonas adultas que no se están metiendo. Observan lo que los más jóvenes están haciendo. Al ser jóvenes tienen más miedo y no se acercan a la cabeza del búfalo, con lo cual no le pueden asfixiar y han de matarlo de otra manera. Una manera más lenta, más agonizante, más dura para quien lo está visualizando, y por supuesto más dura para el búfalo que lo está sufriendo. Moshé nos explica que uno de los dos leones de esta manada estuviese cerca, los dos leones macho, en dos minutos podría acabar con el búfalo y su agonía. Pero no están, y las leonas esperan que la caza la culminen los leones más jóvenes. Así aprenden. Y estábamos presenciando no solo una caza, sino el momento de aprendizaje a cazar de una manada de leones jóvenes.

caza de leones moremi botswana (11)

caza de leones moremi botswana (12)

caza de leones moremi botswana (13)

Y cómo es la naturaleza. Un segundo búfalo se acerca a ayudar al primero. Pero le es imposible. Son demasiados leones, y muy organizados. Mientras unos atacan al primer búfalo, otros salen tras el segundo, y así consiguen deshacerse de él. Son muchos leones, 18 contamos en este momento. Y mientras unos descansan los otros continúan con el trabajo.

Los leones intentan romperle la espina dorsal para que deje de moverse, o alguna de sus piernas. Pero el búfalo es macho y adulto, con lo que no se rendirá fácilmente.

Vuelve a levantarse, los leones le dan espacio, y se mete en el agua. Allí vuelven a atacar. Nosotros nos movemos. Ante esta situación inicialmente solo estábamos nosotros, después nuestro segundo coche y el coche de alguien que grababa, aparentemente un documental. Llevaban el día entero en la charca, esperando este acontecimiento. No había más.

caza de leones moremi botswana (14)

caza de leones moremi botswana (15)

caza de leones moremi botswana (16)

caza de leones moremi botswana (17)

Los del coche del documental nos pregunta como nos hemos enterado, ya que nos han visto meternos en los matorrales como una bala, y la respuesta es: “porque llevamos un gran guía, uno de los mejores, sin duda y entiende la naturaleza como nadie”.

El búfalo está en el agua pero todavía no acabará su sufrimiento. Llega un cocodrilo. Nos sorprende. ¿Ahora también un cocodrilo se une al festín? Sería la segunda vez que presenciamos una competición entre los leones y el cocodrilo, como fue aquella primera vez en la Rivera del Chobe. Pero creo que lo vio difícil, demasiados leones para competir con ellos y se dio la vuelta. Dos hipopótamos se acercan. Estos creemos que iban a intentar salvar al búfalo, pero también abandonan la escena, y vuelven a meterse en el agua.

caza de leones moremi botswana (18)

Llevábamos 1 hora desde que empezó la caza, y aún estábamos en este momento. Bea y Silvia habían abandonado la escena junto con otras 5 personas del grupo. Hicieron un cambio de coche, se cambiaron con Nerea y Vero que sí se querían quedar, y cada coche continuó su camino. Nosotros nos quedamos, a ver si le búfalo conseguía salvarse de aquello. Pero no ocurrió.

caza de leones moremi botswana (19)
Mientras unos continúan con el trabajo…
caza de leones moremi botswana (20)
Otros se toman un descanso antes de continuar.

Llevábamos más o menos una hora cuando el búfalo cayó en el agua. Los leones se subieron a él y empezaron a morder. Y llegó un momento de los más desagradables de la caza. Y es que todo es desagradable pero en este punto lo era mucho más. La agonía del Búfalo, que luchaba por sobrevivir a aquello, sin que ahora mismo ya existiese la más mínima duda, de que aquello no iba a acabar bien para él.

caza de leones moremi botswana (21)

caza de leones moremi botswana (22)

La naturaleza es así. Para que unos vivan otros tienen que morir. Y pese a que esto es algo que se busca en muchos de los safaris, os puedo asegurar que no es agradable ni fácil de percibir para nadie, ni para la más dura de las personas.

Abandonamos la escena de caza de los leones, cuando habían pasado más de dos horas. Era el límite. Estaba desapareciendo el sol y no podemos estar deambulando por el parque cuando se hace totalmente de noche. Así que era hora de irse. Más de dos horas después de aquella primera imagen entre los matorrales y aún los leones no habían conseguido reducir al búfalo. Así que nos fuimos, con la intención de volver en la madrugada del día siguiente para ver lo que acontecía en la charca. Pero eso ya será otra historia.

caza de leones moremi botswana (23)

caza de leones moremi botswana (24)

caza de leones moremi botswana (25)

 

La llegada al campamento.

 

Y llegamos al campamento y poco se habló de esto. Quienes habían abandonado la escena no querían ni oír hablar de ello, así que cada uno se metió en sus pensamientos. Me vi reviviendo una y otra vez aquellas imágenes durante la noche. Había sido un día duro, muy duro y tocaba descansar.

Después de la cena, nos sentamos frente al fuego, a pensar en nuestro día mientras tomábamos unas copas de vino. Aquello había sido lo más duro que habíamos vivido en un safari, en un viaje…. Y seguimos reviviendo aquellos momentos, como si fuese ese día, sin olvidarnos de ningún detalle. Aquel día nos quedará grabado para siempre.

 

Este es un viaje de Mopane Game Safaris. Un viaje auténtico, de aventura, un viaje increíble y un viaje que te marcará para siempre. Recuerda, que si reservas el viaje a través de nuestra agencia te llevarás totalmente gratis, el sobrevuelo en avioneta por el Delta del Okavango y nosotros cargamos con los gastos de transferencia a Botswana. 

info@viajescallejeandoporelmundo.com.
Estaremos encantados de ser participes de que tu sueño se haga realidad.
Viajes Callejeando por el Mundo
.

 

Si quieres leer el diario completo de viaje: Botswana y Victoria Falls en 14 días.

 

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.