Tour B en El Nido

Publicado en: Asia, Filipinas | 0

 

playa de pignabuyartan island tour b en el nido filipinas

Amanecía un nuevo día en El Nido. El sonido de los gallos, esta vez en la distancia, nos indicaba que el sol ya había salido. Nos levantamos apresuradamente. Aquí, no había tiempo que perder, ya todas las horas de luz que nos ofrecía esta parte del planeta eran pocas para poder disfrutar del entorno como se merecía. Un lugar tan fotogénico y especial como este no podía disfrutarse de otra manera que contemplando los maravillosos paisajes que nos ofrecía. No había tiempo que perder, había que empezar a llenar nuestros recuerdos con imágenes de postal.

Un buen desayuno a base de café, zumo de naranja, huevos revueltos, salchichas, tostadas con mantequilla y mermelada, y con una buenas vistas sobre la playa de Corong Corong, era la mejor manera de empezar nuestro último día en El Nido, el día en el que haríamos el último de los tours, el Tour B en el Nido.

Martes, 7 de Abril de 2015

Tras relajarnos un rato en las hamacas de la playa, empezaron a llegar el resto del grupo que nos acompañaría hoy: Unos australianos y un grupo de amigas alemanas. Eramos pocos. Este tour no es de los más habituales y eso hacía, no solo que en la propia excursión fuésemos pocos, si no que poca gente nos encontraríamos en el camino.

Así, partimos hacia nuestro primer destino del día, la playa de Pignabuyatan Island.

 

Pignabuyatan Island en el Tour B de El Nido.

 

Desembarcar en Pignabuyatan Island hizo que nos sintiésemos como Robinson Crusoe, llegando a una isla remota y desierta, sin edificaciones, sin nada que hacer ni ver salvo la propia naturaleza que nos regalaba imágenes como estas.

Pignabuyartan Island tour B en El Nido Filipinas

pignabuyartan island tour b de el nido filipinas 2

cabra e pignabuyartan island tour B en El Nido Filipinas

concha en pignabuyartan island tour b en el nido filipinas

 

Permanecimos largo rato en la isla. Aprovechamos para bañarnos, para disparar con la cámara a todo los rincones cada cual más fotogénico y para disfrutar de un momento en soledad. La playa pese a no ser grande, hizo que nos sintiésemos solos y sin compañía, aunque el resto de la gente no andaba muy lejos.

Tras un baño y unos momentos de relajación volvimos a la bangka para continuar con las visitas de este día.

 

Catedral Cave en el Tour B en el Nido.

Poco a poco nos fuimos acercando hacia una gran brecha que había en los cortantes acantilados del archipiélago de Bacuit. La brecha daba paso a una gran caverna llamada La Catedral. Es accesible solo por barca o kayak. En este momento, no se porqué razón, pensé que esta excursión no iba a dejarme buen sabor de boca, pero desde luego me equivoqué.

catedral cave tour b en el nido filipinas

 

Cudgnon Cave en el Tour B en el Nido.

 

Nuestra siguiente parada fue a los pies de la Cudgnon Cave, a la que se accede a través de un pequeño agujero. Una vez dentro, te encuentras con una zona de cuevas donde se cree que habitaban indígenas de Borneo. En su interior, además de las raras formaciones rocosas, encontramos una colina de piedra caliza a la que podemos subir para tener otra forma de ver las cuevas.

cudgnon cave tour b en el nido filipinas

cudgnon cave tour b en el nido filipinas (2)

 

Pasandigan Beach.

 

Tras una parada para hacer snorkel en la que me llevé un gran susto, continuamos hacia Pasandigan Beach. Cuando estaba haciendo snorkel, viendo el espectacular colorido que hay en el fondo marino de Filipinas, cerca de mi y pegada contra la roca, vi una medusa de tamaño descomunal, me doblaba casi en tamaño y tal fue el pánico que sentí, que saqué la cabeza del agua y nadé hacia el barco con la única intención de salir fuera de allí. Estaba hiperventilando, y por alguna razón llegué a sentir pánico. Y menos mal que no vi lo que a continuación me contaron. Justo cuando llego a la barca, veo que la australiana estaba contando que acababa de ver una de esas serpientes marinas de colores, esas que yo había leído que si te pican tienes dos horas para que te pongan el antídoto. Estando donde estábamos suponía que el antídoto no llegaría en 2 horas ni mucho menos. Bueno, pues nada, que salí del agua e intenté relajarme.

Llegamos a Pasandigan Beach y fue el momento de relajarse, de olvidarme por un momento del snorkel, de las medusas y de la serpiente. Allí, en PAsandigan Beach comimos. Pescados recién salidos del mar, frutas, pollo… delicioso todo aunque con el volumen de nuestros acompañantes de hoy, quizá un poco escaso.

bangka en pasandigan beach tour b en el nido filipinas

haciendo snorkel en pasandigan beach tour b en el nido filipinas

agua turquesa pasandigan beach tour b en el nido filipinas

 

La playa: pues como todas las de El Nido, una maravilla. Y mientras Rubén hacía snorkel yo me relajaba en la playa, caminaba por la arena y observaba todo lo que tenía a mi alrededor.

 

Snake Island en el Tour B en el Nido

 

El culmen del día de hoy llegó cuando desembarcamos en Snake Island. Snake Island es una bancada de arena que une dos islas El Nido. Puedes ir caminando de una isla a la otra y te llegas a encontrar rodeados de un mar azul turquesa. Millones de tonos azules hacia el infinito y un lugar idílico, como la mayoría de las zonas que nos encontramos en El Nido.

Pasamos de una isla a la otra, nos maravillamos de la existencia de estos lugares en el mundo y por la poca gente que había haciendo esta excursión. Estábamos casi solos en el paraíso.

 

snake island tour b en el nido filipinas (3)

snake island tour b en el nido filipinas

snake island tour b en el nido filipinas (2)

 

Al llegar de vuelta a Corong Corong y viendo que teníamos tiempo suficiente, salimos a la carretera general y esperamos a que pasase un triciclo. Nos fuimos a ver el atardecer a Las Cabanas Beach.

 

Las Cabanas Beach.

las cabanas beach el nido filipinas

Bajamos las millones de escalares que hay para acceder a Las Cabanas Beach. Allí, nos encontramos una alargada playa que llegaba hasta el infinito. Caminamos y caminamos. El enorme contraste que había entre el verde intenso de las palmeras, que por momentos iban tornando al color anaranjado del atardecer, la arena blanca, las rocas en el horizonte. Un lugar maravilloso. Paseamos hasta que empezamos a perder todo signo de civilización. Seguimos caminando y caminando hasta quedarnos totalmente solos. Nos refugiamos bajo las ramas de un árbol, pero no fue la mejor de las ideas, ya que empezamos a notar que los mosquitos nos estaban abrasando. Volvimos a la playa y empezamos a caminar de regreso.

atardecer en las cabanas beach el nido filipinas (2)

atardecer en las cabanas beach el nido filipinas

atardecer en las cabanas beach el nido filipinas (3)

atardecer en las cabanas beach el nido filipinas (4)

Durante la vuelta se fue haciendo, poco a poco, de noche y vivimos otro maravilloso atardecer, el último, en El Nido.

Cuando la noche se hizo sobre Las Cabanas, regresamos al inicio de la playa, subimos las escaleras y volvimos al hotel. Tras la ducha y sorprendernos con la cantidad de cosas raras que había en el hotel y que hasta el momento no nos habíamos percatado (un murciélago, un gecko… ) nos fuimos a cenar. Para despedirnos de El Nido, volvimos a cenar en Pizza El Nido, ya que la noche anterior nos había gustado mucho.

Una vez en el hotel de nuevo, hicimos el check out ya que considerábamos que a la mañana siguiente no iba a haber nadie para hacerlo. Queríamos salir muy temprano. Pagamos con la tarjeta ya que nos habíamos quedado sin efectivo, lo que supuso un incremento en la cuenta del 5% y nos fuimos a dormir.

El Nido nos había dejado grandes momentos, grandes imágenes para el recuerdo y nos daba mucha pena partir, pero… después de haberlo pensado detenidamente durante los últimos días, habíamos decidido dejar para otra ocasión el ir al Río Subterráneo de Sabang e ir a Port Barton. Así que otro paraíso nos esperaba a la vuelta de la esquina.

 

 

Gastos del día:

Tour B en el Nido: 1000 pesos (21.52 euros)

Triciclo hasta Las Cabanas: 20 de ida y 20 de vuelta (0.86 euros)

Cena en Pizza El Nido: 240 pesos (5.16 euros)

Triciclo de regreso a Corong Corong: 30 pesos (0.64 euros)

 

Total gastos del día por persona: 28.18 euros.

 

 

Si queréis leer el diario completo, podéis hacerlo aquí: 23 días en Hong Kong y Filipinas.

mopane game safaris oferta de viaje gratis delta del okavang iati seguros callejeando por el mundo

Dejar un comentario