Tiburones ballena en Oslob. Mejor busca otra opción.

Publicado en: Asia, Filipinas | 8

 

Domingo, 29 de Marzo de 2015

 

 oslob tiburones ballena (2)

 

Hay distintos sitios en Filipinas donde se puede nadar con los tiburones Ballena, y este no es el más recomendable. Considero, una vez habiéndolo hecho, que no merece la pena pudiendo hacerlo en otros puntos del país, por ejemplo en Donsol; aunque no he estado y no puedo asegurar que ahí sea turisticamente responsable, ya que aquí, en Oslob, no lo es. Y por ello, hoy, tendríamos nuestra primera discusión en Filipinas. Por ello os digo que no es recomendable nadar con los tiburones ballena en Oslob.

 

Vimos el amanecer en la playa. Estaba todavía en ese punto del día en el que el sol empieza a aparecer por el horizonte cuando llegamos a la zona desde donde se producen los embarques con destino a…

 

Nadar con el tiburón Ballena de Oslob. 

 

No fuimos muy conscientes de nada ya que todo sucedió a la velocidad de la luz. Nada más llegar nos sentamos a escuchar una charla sobre lo que se puede y lo que no se puede (más bien esto último) hacer cuando nadas con el Tiburón ballena. La charla no duró mucho, y lo que sacamos en claro es que queda terminantemente prohibido tocarlo y que no nos podemos acercar a menos de 4 metros. Yo iba pensando que ni a 4 ni a 8, menudo miedo. Todavía ahora, mientras escribo estas letras se me acelera el corazón y la tensión se pone por las nubes.

 

Lo dicho, no nos dio tiempo a pensar nada. Nada más escuchar la charla se abalanzaron sobre nosotros. Occidentales entre tanto oriental eran lo que estaban esperando. Creemos que ellos intuyen que nosotros, siendo occidentales, nos lanzaremos al agua sin pensar (como así es) mientras que muchos de los asiáticos (casi todos) que había allí, no se mueven de sus barcas y observan desde la lejanía.

 

Tras pagar los 1000 pesos que cuesta la broma, nos vimos subidos en una lancha y rápidamente se metió en el mar. No pasaron ni otros 5 minutos cuando nos dicen que nos quitemos el chaleco salvavidas y nos tiremos agua. Fue todo tan rápido y con tanto estrés que Rubén perdió las gafas de sol (se tiró al mar con ellas), no nos habíamos acabado de colocar las gafas y el tuvo, casi me ahogo.

 

Tras pasar el primer momento de agobio en el agua, consigo reajustar las gafas mientras me sujeto con un brazo a uno de los largueros de madera de la barca. Pruebo las gafas. Sumerjo la cabeza y lo que veo me hace volver a sacarla de inmediato. Ahora las pulsaciones sí que se ponían a mil. Mi primera imagen es de un pez enorme, unos 15 metros, que pasa, como “Pedro por su casa”, bajo nosotros. No me lo puedo creer. La impresión es brutal. Vuelvo a sumergir la cabeza y me quedo un rato impresionada, mientras no consigo soltarme de la barca. Al final, poco a poco, me doy cuenta de que no pasa nada, no nos va a hacer nada, no hay problema, es muy grande, pero muy torpe, se mueve lentamente y no se acerca a las personas. Me libero de la barca.

 

oslob tiburones ballena (5)

 

En ese momento me quedo sola con el Gran Tiburón Ballena. El momento es y será inolvidable. Estaba todavía con los primeros rayos de luz. Eran poco más de las 6 de la mañana, y allí en el medio del mar (aunque a unos 200 metros de la playa) solo estábamos nosotros dos, nuestra barca y una serie de Tiburones ballena. Como no, no podría fatal la segunda barca que llega para alimentar a los tiburones y que estos no se larguen.

 

Les dan de comer una especie de pescado con gambas totalmente macerado, parece un aceite denso. No ensucia el agua pero huele fatal. Al salir tendríamos una discusión por este tema con una persona del departamento de Turismo.

 

oslob tiburones ballena (4)

 

oslob tiburones ballena 1

 

En aquel momento no eres consciente de estas cosas, solo de estar a pocos metros de un enorme pez y te sientes cohibido e impresionado. Jamás había visto ni sentido algo parecido. Todavía sigo escribiendo estas letras y solo por eso mi corazón sigue latiendo a más pulsaciones de lo debido. Las experiencia hizo que soltásemos bastante adrenalina.

 

Estuvimos en el agua unos 30 minutos (lo sabemos porque pusimos a grabar la Go Pro y no dejamos de grabar hasta que salimos, no podíamos controlar las grabaciones). Al salir, el panorama había cambiado por completo. No os puedo decir la cantidad de barcas que había en ese momento, pero muchas, y llenas de gente, sobre todo de orientales con el chaleco puesto, que no se bajaban de la barca y miraban desde arriba (desde arriba no se vive igual).

 

oslob tiburon ballena (3)

 

Salimos del agua todavía abrumados por lo que habíamos visto. Nos intentamos secar (nos habíamos tirado con la camiseta al agua y ahora había que intentar secarla). Como sabía que mi camiseta no se iba a secar así como así decidimos dar una vuelta e ir a ver a Adriana.

 

Adriana es la chica que habíamos conocido la noche anterior en Oslob cuando buscábamos una tarjeta para la conexión 3G y que sin su ayuda hubiese sido imposible encontrarla. Adriana es propietaria del AJ Place que queda justo al lado del centro de visitantes del tiburón ballena. Nos acercamos hasta allí con intención de saludarla y no solo eso sino que nos invitó a café y nos dio una bonita conversación durante casi una hora.

 

oslob 1

 

Estuvimos hablando sobre la cultura filipina, sobre el idioma que tanta relación guarda con el español y de como los filipinos se sienten orgullosos de su pasado hispano (algo que ya habíamos notado en los días que llevábamos en el país). Pero no solo de esto, si no que también rememoramos nuestro viaje a la Costa Oeste de EEUU, ya que Adriana había vivido muchos años en California. Así, sentados a la sombra, degustando el café, pasó la hora. Nos despedimos de ella agradeciéndole todo el cariño que nos había dado, toda la amabilidad con a que nos trató, la gran acogida que nos había dado y sobre todo por habernos mostrado un poco más del carácter amable de los filipinos. Nos llevamos a ella, a su familia y a todos sus empleados en el corazón.

 

Como ir de Oslob pueblo al Centro de Visitantes del Tiburón Ballena.

 

Regresamos hacia la parada del bus. A las 5:30 de la mañana habíamos cogido el bus en Oslob pueblo con dirección al centro de visitantes del Tiburón ballena. Según nos habían comentado era mejor pararse en la primera de las paradas, justo cuando ves el primer cartel del Tiburón, ya que si te bajas, donde el bus te deja, según nos habían contado, para acceder te pedían pagar una tasa de 100 pesos. A nosotros entrando por el lateral nadie nos pidió nada.

 

Precio del bus de ida: 11 pesos (0.24 euros)

 

Precio del bus de vuelta (con aire acondicionado):30 pesos (0.65 euros).

 

A las 8:30 de la mañana ya habíamos regresado a Oslob pueblo. No habíamos desayunado así que entramos en una panadería y escogimos un par de bollos (5 pesos cada uno, 0.11 céntimos). Estaban tan ricos que a partir de este día se convirtieron en nuestro desayuno habitual. Comimos otros dos.

 

Nuestra discusión sobre el Tiburón Ballena de Oslob.

 

Regresamos al hostal a por las mochilas y a cambiarme de ropa. Al salir, nos encontramos con una chica del departamento de Turismo de Oslob. A estas alturas yo ya había asimilado todo lo vivido en las aguas esa mañana así que la conversación fue derivando en algo que ella no esperaba. Empezó con una sonrisa en la boca a contarnos como habían llegado a allí y porqué razón habían permanecido en la zona semejante animal.

 

La Historia:

 

Hace mucho tiempo los pescadores de Oslob empezaron a ver como varios ejemplares del gran Tiburón ballena se acercaban todas las mañanas mientras faenaban a intentar comer el cebo que utilizaban. Les tiraban con restos de pescado intentando alejarlos de la zona en la que faenaban pero era inútil, siempre seguían ahí. Se dieron cuenta de que podían aprovechar ese hecho para favorecer el turismo de la zona y … bueno, ya sabéis, para ganar dinero (y mucho).

 

Tras la bonita historia que nos contó, muy llena de adjetivos y de felicidad suma, le miro y le pregunto: “Todo muy bonito pero ¿consideras que esta es una actividad responsable con el medio ambiente? ¿qué es lo que comen los tiburones? ¿porqué les alimentáis? ¿Sabéis que esta actividad hace más daño que beneficio a los Tiburones y que vais a acabar eliminándolos? ¿sabéis que esta actividad, tal y como la lleváis a cabo, es pan para hoy y hambre para mañana? ¿sabéis que estáis afectado a su reproductividad y a que puedan valerse por si mismos? ¿Sabéis que en otros lugares de Filipinas se llevan a cabo las mismas actividades y nunca les alimentan? Sabía perfectamente de que le estaba hablando, no hizo falta mucho para que su tez cambiase y su sonrisa desapareciera.

 

Sus respuestas empezaron siendo sinceras y acabaron, como suelen acabar este tipo de discusiones, con lo de siempre: “si no hubiese sido por esto habrían desaparecido presos de los cazadores furtivos”. 

 

Y mi última frase: “Creo que entonces deberíais invertir más en  protegerlos y no tanto en alimentarlos”. 

 

Yo hoy lo tengo claro, no es necesario hacer esto en Oslob, porque se puede hacer de otra manera y de forma responsable. Hoy me iría a Legazpi.

Si quieres saber más sobre esta actividad te remitimos a la página web de FAADA:

Alimentar a los animales salvajes.
Actividades no responsables con los animales en Filipinas.

 

 

De Oslob a Siquijor.

 

Dicho esto salimos a la calle y esperamos por nuestro bus con dirección a Liloan Port. El primero que pasó era con aire acondicionado. Nos costó 44 pesos (0.95 euros). Ya veis que no hicimos distinción entre los autobuses con aire y los que no tenían aire. Seguimos con la regla de que con estos precios no da igual un servicio que otro lo importante es llegar lo antes posible a nuestro siguiente destino: Siquijor.
Dado el poco tiempo que invertimos en esta actividad nos hubiese dado tiempo a hacer otras cosas, entre ellas ver las Tumalog Falls. Prescindimos de esta visita por dos razones: que no nos apetecía ver unas cascadas más y preferíamos llegar lo antes posible a Siquijor, y otra porque nos habían comentado que en época antes de Semana Santa los ferries se reducían. De todas formas lo que queríamos era llegar a Siquijor y todavía nos quedaba un trecho.

 

Hoy en día pienso que teníamos que haber ido, pero ahora ya no hay vuelta a atrás.

 

Unos 20 minutos después de coger el bus nos bajamos en el puerto de Liloan. Allí intentamos aclararnos con los horarios hasta que vimos que el único problema es que en época de Semana Santa los horarios se reducen y que el último ferry sale a las 12. Para el resto de los días no habría problema a no ser que vayas dirección  Siquijor ya que desde Dumaguete a Siquijor solo sale un ferry al día.

 

El precio por cruzar de Liloan a Sibulan fue de 62 pesos tasas incluidas (1.33 euros).

 

Una vez que llegamos a Sibulán caminamos en busca de un jeepney que nos acercase al puerto de Dumaguete. Nos costó 11 pesos ir enlatados como las sardinas, pero en esos sitios es donde más conversas con la gente local y donde más interés provocas. Al final hasta nos dieron su cuenta de Facebook para amigarles (que majos). Nos dejaron en un cruce en Dumaguete y para llegar al puerto sufrimos una caminata, corta pero intensa bajo el sol abrasador, de unos 5-10 minutos. La verdad que los trasportes en Filipinas nos estaban saliendo redondos ya que no tuvimos que esperar mucho para embarcar en nuestro siguiente ferry.

 

horario ferry de Liloan a Sibulan Cebu

 

Menos mal que no esperamos para coger el ferry de las 12 ya que el único ferry que salía de Dumaguete a Siquijor lo hizo a las 12:50. Nos costó 210 pesos por el trayecto, 12 pesos de tasas y 40 pesos por facturar la mochila (no nos permitieron llevarla con nosotros). En total 262 pesos (5.64 euros).

 

El trayecto fue tranquilo, con bastante mar y con mucha lluvia, pero lo se hizo muy ameno ya que coincidimos con dos chicas españolas, a las que ya habíamos visto en Moalboal. Y hablando de lo divino y de lo humano (más bien de viajes) llegamos a Siquijor y nos recibió con un sol esplendido.

 

Nuestra llegada a Siquijor

 

Como ya habíamos hecho amigas decidimos compartir trasporte hasta un alojamiento. No teníamos nada reservado en Siquijor, como tampoco lo teníamos en Oslob, ya que no sabíamos muy bien que íbamos a hacer estos días.

 

 en triciclo hacia Siquijor

 

Nos empezaron pidiendo 350 pesos por llevarnos. Como nos escandalizamos nos ensañaron las tarifas que tienen y ahí empezó la dura negociación. Al final pagamos 35 pesos por persona. Eso sí, íbamos 5 en el mismo triciclo y ahora sí que parecíamos sardinas enlatadas, pero lo bueno es que nos divertimos un montón en el trayecto.

 

Nos sorprendieron mucho los precios de Siquijor, porque si bien estaba todo publicado en una tabla nos parecian muy desproporcionados.

 

tarifas triciclo en siquijor

 

A nosotros cuatro se unió una alemana que sí tenía reserva en un hotel. Así que dijimos: pues que nos lleve a ese mismo y después de comer ya decidimos donde nos vamos a quedar. Resultó que el hotel que ella dijo no era el que tenía reservado, se había confundido. No obstante, en esta ocasión los astros se alinearon y acabamos en un resort en el que pagamos 700 pesos por un bungalow que estaba de maravilla. Puro lujo asiático por 15 euros la noche. Se trata del Treasure Island.

 

Comimos en el restaurante del resort mientras negociábamos el precio (nos empezaron pidiendo 900, que aún así los vale). Un arroz con verduras, pollo y curry, un plato de pasta, y las bebidas, muchas bebidas por 380 pesos (8.18 euros).

 

Ahora sí, con el estomago lleno y con la habitación negociada vamos a hacer uso de nuestros aposentos, con muchas ganas de poner el bikini y meterme en la playa. El hotel es el Trasure Island Resort.

 

treasure island hotel siquijor

Si quieres leer más sobre los hoteles que utilizamos en Filipinas puedes hacerlo aquí: Alojamientos en Filipinas 

 

Cuando llego a la playa me quedo maravillada. Siquijor, a diferencia de todo lo que habíamos visto hasta el momento era mucho más salvaje, mucho menos poblado, o al menos mejor integrado. Desde la playa prácticamente no se veía ninguna edificación y cuando caminábamos por la carretera solo se veía vegetación. Me voy directa al agua y freno en seco.

 

panorámica Siquijor

paseando al atardecer por Paliton Beach

Todo tan ideal tenía que tener algún “pero”. El agua estaba lleno de medusas. No me lo podía creer. Poco a poco salí del agua. Me quedé boquiabierta mirando hacia el infinito. No podía ser… bueno, habría que conformarse, y si había unas medusas en el agua, pues tendríamos que convivir con ellas. Decidimos dar un paseo por la playa, ver la puesta de sol y esperar a que anocheciese sin meter un pie en el agua.

 

La puesta de sol, espectacular. Era la primera vez que veíamos una puesta de sol bonita pero no sería la mejor ni mucho menos, fue la peor de las mejores.

 

puesta de sol playa de san juan siquijor

 

puesta de sol playa paliton siquijor

 

Cenamos en un restaurante de un hotel próximo al nuestro, el Sunset View Hotel. Unos calamares (no podían faltar), una pizza, un sprite, mi cerveza (que tampoco podía faltar) y los gin tonics de después. Descubrimos lo baratos que eran los gin tonics y a partir de este día nuestros días en Siquijor terminaron con un gintonic en las manos (o dos).

 

cena siquijor

 

Cena en el Sunset View Hotel: 419 pesos (9.02 euros).

 

Nos fuimos a dormir, que el día había sido largo y muy intenso.

 

Gastos por persona:

 

Bus de ida al Centro de Visitantes del Tiburón Ballena: 11 pesos (0.24 euros)
Nadar con el Tiburón Ballena: 1000 pesos (21.53 euros)
Bus de vuelta a Oslob: 30 pesos (0.65 euros)
Bollos de desayuno: 10 pesos (0.22 euros)
Bus de Oslob a Liloan Port: 44 pesos (0.95 euros)
Ferry de Liloan a Sibulan: 62 pesos (1.33 euros)
Jeepney de Sibulan a Dumaguete: 11 pesos (0.24 euros)
Ferry de Dumaguete a Siquijor: 262 pesos (5.94 euros)
Triciclo de Siquijor al Treasure Island: 35 pesos (0.75 euros)
Comida en el Treasure Island: 190 pesos (4.09 euros)
Cena en el View Hotel: 209.5 pesos (4.51 euros)

 

Total gastos del día: 40.45 euros.

 

Si quieres leer el diario completo: Hong Kong y Filipinas en 23 días.

 

viaje a uganda callejeando por el mundo iati seguros callejeando por el mundo

8 Comentarios

  1. Carmen O
    | Responder

    Impresionantes las fotos nadando con los tiburones, tengo los pelos de punta todavía! No me extraña que se le cayesen las gafas al agua de los nervios… yo no se si me hubiese atrevido a bajar…ufff
    Me encanta todas las fotos, mis preferidas, las dos últimas del amanecer.
    Un saludo

    • Maria Garcia
      | Responder

      Los atardeceres son espectaculares en esta parte del mundo. Muchas gracias, Carmen.

  2. Libreta Viajera
    | Responder

    La experiencia con el tiburón ballena es espectacular, pero yo ahora no hago nada sin consultar antes con FAADA. Ya me han engañado bastante en algunas ocasiones en lo que a actividades con animales se trata y he vuelto destrozada y arrepentida.
    Mi excusa es que antes no había tanta información como ahora y era más fácil caer en la trampa, de unos años a esta parte el exceso de información nos ayuda bastante a evitar estas situaciones.
    Qué gozada de sitio para terminar el post…. que envidia 😀

    • Maria Garcia
      | Responder

      Siquijor es alucinante, guapa, y además, no está nada explotado turísiticamente. La gente es un encanto y además es super selvático. Una pasada.

  3. Bfff. que díficil resulta encontrar maneras de poder ver de cerca animales sin estar "cagándola". Había leído ya antes sobre esto en FAADA 🙁 Voy a Filipinas en Julio.. sabes si existe alguna opción responsable de hacer algo parecido??

    un abrazo!

    • Maria Garcia
      | Responder

      Hola Jariro!!! Ya he leido que vas y te va a encantar. Mira, puedes probar con Donsol, en Legazpi, ahora, enterate bien porque si no les alimentan es posible que no les veas. Eso quiere decir que desde Mayo a Noviembre (las fechas exactas no las se pero más o menos son esas) hay migración del tiburón y posiblemente no estén. Cuando estuvimos en Filipinas y a razón de todo esto, hablamos con mucha gente y nos comentaron que también se ven en Padre Burgos, que por lo que he visto y leído ahí no solo no les alimentan si no que son mucho más salvajes. Te pasas más de 4 horas en el agua, con aletas, nadando de un sitio a otro en el medio del mar, detrás de ellos, y no te aseguran verlos, claro, dado que están en estado "salvaje".

      Gracias por pasarte y comentar.

  4. ViajesxelMundo
    | Responder

    Yo vivo en Filipinas unos meses al año y nunca lo he hecho, pero siempre me quedan ganas de hacerlo… Intenaré buscar un sitio en Cebú responsable con los animales. Muchas gracias por el consejo

    • Maria Garcia
      | Responder

      Pues ya sabes, lo más cerca que tienes, en Cebú, es Padre Burgos, pero en temporada alta, si no difícilmente lo verás.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.